lunes, 24 de mayo de 2010

México: La solidez de un líquido

Laura M. López Murillo

En algún lugar mezquino, donde los ideales se destruyen y se desechan, funciona un taller con actividad intensa e incesante: se fabrican las verdades colectivas, se dibujan los perfiles de héroes y villanos, y se emiten mensajes para manipular las opiniones y degradar las conciencias...

La opinión pública ya no es el garante de la democracia porque se ha degradado hasta convertirse en un elemento cambiante y maleable; la solidez del concepto se transformó en la veleidosa condición de los líquidos y adquiere la forma del recipiente que la contiene. La opinión pública se ajusta a los devaneos del estado y los medios.

La fabricación de verdades es una prioridad de la mediocracia; los líderes de opinión dirigen el pensamiento de las multitudes expuestas a mensajes transmitidos hasta el hartazgo. Los medios dirigen, o desvían, la atención de la audiencia masiva hacia determinados eventos y detrás de las notas informativas emiten un mensaje tendencioso. Los recientes escándalos mediáticos de cobertura nacional así lo confirman:

El misterioso fallecimiento de la pequeña Paulette exhibió una secuencia insufrible de impericias y contradicciones insólitas. La cobertura mediática fue un ataque inclemente contra la inteligencia del auditorio para fabricar el rechazo a las autoridades como consenso social. Ahora, ese rechazo se dirige a un objetivo específico: Enrique Peña Nieto, el poderoso contendiente por la presidencia.

Y la enigmática desaparición de Diego Fernández de Cevallos se convirtió en un asunto de estado por la privilegiada posición de este señor feudal. Por una exigencia atribuida a los “misteriosos desaparecedores” la Procuraduría de Justicia suspendió las investigaciones y los consorcios informativos se mantienen al margen. Ahora, la sumisión del silencio generalizado enfatiza el discurso en que Felipe Calderón eleva a un mercenario de las leyes y traficante de influencias al altar de los mártires de la democracia.

El vehemente discurso presidencial convocó a la unidad del partido y erigió al paladín del panismo rampante en el umbral del proceso electoral 2012. Hoy por hoy, están definidas las imágenes del héroe y del villano que habrán de dividir a la opinión pública. El éxito de la estrategia se sustenta en la carencia masiva de memoria y en la vulnerabilidad del pensamiento ante el bombardeo mediático de mensajes idiotizantes. Sólo así podrá disimularse la prostitución de los ideales partidistas en la confabulación de alianzas inescrupulosas (PAN y PRD) para conservar el poder.

Y así, el discurso mediático divulga verdades prefabricadas, alaba a los héroes y condena a los villanos en la emisión incesante de mensajes diseñados para manipular las opiniones y degradar las conciencias…

Laura M. López Murillo es Lic. en Contaduría por la UNAM. Con Maestría en Estudios Humanísticos, Especializada en Literatura en el Itesm.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.