jueves, 13 de mayo de 2010

Panorama económico de China

XINHUA

Parejas chinas recurren al divorcio para evitar restricciones a compra de segunda vivienda: Li Guoliang, de 42 años, está preparando el divorcio con su esposa no porque hubiera problemas en la relación entre ambos sino para tener más facilidades a la hora de comprar una segunda vivienda ante la subida constante de los precios en China.

Li tomó esta decisión después de que el gobierno chino impusiera restricciones a la compra de una segunda vivienda por parte de las familias con el objetivo de frenar la especulación en el mercado inmobiliario nacional.
Un divorcio puede reducir la entrada para la compra de un piso en 140.000 yuanes (20.505 dólares) y los pagos de una hipoteca en 100.000 yuanes, señaló Li, quien está considerando adquirir una segunda vivienda por 720.000 yuanes (105.440 dólares) como inversión en Changsha, capital de la provincia central china de Hunan.
A mediados del pasado mes de abril, el Consejo de Estado (gabinete central) de China ordenó a los bancos chinos que aumenten la entrada exigida a las familias para la compra de una segunda vivienda desde el 40 a un mínimo del 50 por ciento del valor del apartamento, además de establecer un tipo de interés no inferior a 1,1 veces la tasa de interés de referencia.
"Después de que nos divorciemos, mi esposa reclamará nuestra casa actual, para que yo pueda solicitar una hipoteca como comprador de una primera vivienda porque para entonces no habrá ninguna propiedad inmobiliaria a mi nombre. Tras las gestiones, nos volveremos a casar", explicó Li, quien comentó que esta idea se la sugirieron en una agencia inmobiliaria.
La nueva normativa permite a los compradores de una primera vivienda pagar un mínimo del 30 por ciento del precio del piso como entrada si éste tiene una superficie de 90 metros cuadrados o mayor.
Li y su mujer son una de las muchas parejas que están planeando divorciarse para evitar las limitaciones gubernamentales a la compra de un segundo piso.
"Este 'falso' divorcio puede ahorrar a los compradores de una segunda propiedad inmobiliaria cientos de miles de yuanes. Entonces, ¿por qué no hacerlo?", añadió Chen Ping, agente inmobiliario de Changsha.
Chen señaló que había ayudado a muchas parejas casadas a solicitar una hipoteca preferencial como compradores de una primera vivienda a través de un "divorcio falso", lo que es "legítimo y viable, como lo es evitar pagar impuestos de forma razonable".
"En las dos semanas posteriores a la entrada en vigor de la nueva normativa, recibí a 16 clientes que me pidieron conseguir un préstamo hipotecario preferencial a través de un divorcio", explicó el abogado Li Yi, que trabaja en la Oficina Legal Tenghui en la municipalidad suroccidental de Chongqing.
"Casarse o divorciarse es una elección personal", señaló un trabajador de la oficina de registro matrimonial del Buró de Asuntos Civiles de Changsha. "No tenemos ningún derecho a intervenir, al margen de cuál sea la razón que tienen para hacerlo", añadió.
A pesar de que un "divorcio falso" de este tipo no supone una violación de la ley, los ciudadanos deberían ser conscientes de los riesgos potenciales, comentó el abogado Feng Kun, que trabaja en la Oficina Legal Xiangsheng, con sede en Changsha.
"¿Qué ocurriría si el marido o la mujer cambian de opinión y rechazan volver a casarse después? Sería una sorpresa desagradable", aseguró Feng.
No se ha desarrollado ningún concepto legal sobre "divorcio falso". Una vez la separación matrimonial se consuma, la división de bienes en el acuerdo de divorcio es completamente legal", subrayó Feng.
No obstante, este tipo de conductas son muy criticadas por una gran parte de la sociedad china, ya que suponen un quebrantamiento de la visión tradicional china del matrimonio.
De acuerdo con una encuesta realizada por el rotativo "Vespertino de Chongqing" a principios de mayo, 309 de los 388 ciudadanos entrevistados aseguraron que no se divorciarían para tratar de conseguir un precio más bajo a la hora de comprar una segunda vivienda.
"No sacrificaría la felicidad de mi familia por un piso más barato. No vale la pena", sostuvo Liu Zhiming, residente de Chongqing y padre de un niño de tres años.
La opinión de Liu fue compartida por Zhong Xiaowen, empleada de una compañía estatal en Beijing. "Ese engaño constituye una profanación del matrimonio", opinó la joven.

Renuncia vicepresidente ejecutivo del Banco de Construcción de China (BCCh)
El vicepresidente ejecutivo del Banco de Construcción de China (BCCh), Fan Yifei, presentó su renuncia debido a que decidió cambiar de empleo, informó hoy el banco en un informe presentado en el Mercado de Valores de Hong Kong.
Sin embargo, el informe no dio más detalles sobre la próxima actividad laboral de Fan ni en qué organización colaborará.
En el documento, el segundo mayor banco de China en términos de valor de mercado, elogió los logros de Fan durante sus 28 años de trabajo en el BCCh.
Durante su estancia en el banco, Fan ocupó varios cargos en la institución, incluyendo la dirección general del departamento de planeación y finanzas, fue presidente adjunto y vicepresidente ejecutivo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.