lunes, 17 de mayo de 2010

Panorama económico de China

XINHUA

Bolsas chinas cierran al nivel más bajo del último año: Las bolsas de valores de China cerraron hoy lunes al nivel más bajo en casi un año, arrastradas por las compañías de valores y las minas de carbón.

El Índice Compuesto de la Bolsa de Valores de Shanghai cayó un 5,07 por ciento, cerrando en 2.559,93 puntos.
El Índice Compuesto de la Bolsa de Valores de Shenzhen bajó un 5,79 por ciento para situarse en 9.731,72 enteros al cierre.
El volumen combinado de transacciones aumentó a 150.610 millones de yuanes (22.050 millones de dólares), desde los 143.520 millones de yuanes registrados en la sesión anterior.
En Shanghai, un total de 868 valores sufrieron pérdidas frente a los 18 que registraron ganancias, mientras que la proporción en Shenzhen fue de 918 a 12.

IDE no financiera de China alcanza 11.400 millones de dólares en primeros cuatro meses de 2010
La inversión directa extranjera (IDE) de los sectores no financieros de China totalizó 11.400 millones de dólares en los primeros cuatro meses de este año, anunció hoy lunes el Ministerio de Comercio.
Sólo en abril, la IDE no financiera sumó 3.880 millones de dólares, cifra que supuso un aumento del 35,7 por ciento respecto al registrado el pasado mes de marzo, precisó Yao Jian, portavoz de la citada cartera, en conferencia de prensa.
El volumen comercial de los proyectos contratados con el extranjero durante los primeros cuatro meses de 2010 alcanzó los 23.080 millones de dólares, lo que supone un crecimiento interanual de un 28,7 por ciento, agregó Yao.
Los nuevos contratos, firmados entre enero y abril, están valorados en 36.640 millones de dólares, lo que representa una caída del 17,8 por ciento respecto al año anterior.
La IDE no financiera de China se situó en 7.520 millones de dólares en el primer trimestre del año en curso, un aumento del 103,3 por ciento respecto al lapso correspondiente de 2009, proveniente de 957 empresas extranjeras en 102 países y regiones, según la misma fuente.

Economistas chinos piden al gobierno diversificar oferta de vivienda además de controlar el mercado
Unos requisitos más estrictos para la autorización de préstamos podrían enfriar el recalentado mercado inmobiliario de China y llevar a una reducción de los precios en el corto plazo, pero la verdadera solución a la anormal situación del mismo es diversificar los tipos de vivienda que se ofrecen a los consumidores, dijieron economistas.
El gobierno debería ampliar el abanico de ofertas para los compradores de inmuebles más allá de los costosos proyectos comerciales, dijo Zhang Hanya, director la Asociación de Inversión de China, durante la más reciente entrega de China View, un programa emitido en CNC World, un nuevo canal de televisión de difusión global vía satélite lanzado recientemente por Xinhua.
El gobierno chino introdujo en abril medidas más estrictas para controlar los disparados precios de las casas, luego de que éstos se incrementaran en un récord de 11,7 por ciento en marzo en 70 de las más importantes ciudades del país.
A lo largo del último mes ha sido implementada una serie de duras medidas gubernamentales, entre ellas nuevos requisitos relacionados con la cuota inicial, tasas de interés más altas, una prohibición para la expedición de préstamos para la compra de un tercer inmueble y estudios más detallados sobre la condición financiera de las promotoras de vivienda.
A su vez, los gobiernos locales no se han quedado atrás y han impuesto nuevas restricciones. Es el caso de la capital, Beijing, en la que ahora cada familia está autorizada para adquirir un sólo apartamento nuevo.
"La administración está avanzando en la dirección correcta, pero debe ir más allá", sugirió Zhang, señalando que la mayor parte de las medidas se enfocan en contrarrestar la especulación.
La opinión de Zhang fue respaldada por Wang Jun, investigador del Centro para los Intercambios Económicos Internacionales de China, quien también fue invitado a participar en el programa.
"Las nuevas políticas en realidad refrescan el mercado a través de la restricción de la demanda, pero sólo son útiles de forma temporal", advirtió.
En vista de la elevada tasa de urbanización, la demanda de viviendas por parte de los ciudadanos chinos seguirá siendo alta a lo largo de los próximos 10 ó 20 años, vaticinó el experto.
"Es como presionar un resorte. Entre más fuerte lo presiones más energía almacena, y cuando lo sueltas, todo el mundo sabe lo que pasa", ejemplificó Wang.
Los dos entrevistados coincidieron en que en vez de simplemente impedir que la gente compre casas nuevas, el gobierno debería aumentar el suministro para satisfacer la amplia demanda, y especialmente incrementar la oferta de viviendas económicas y de bajo alquiler.
De acuerdo con Zhang el gobierno no debería interferir mucho en la tendencia de los precios en el mercado comercial de la vivienda. "Esto va en contra de la economía de mercado y el libre comercio", aseveró.
Pero la administración es responsable de garantizar el suministro de manera que los ciudadanos puedan acceder a casas cómodas, por lo tanto debería establecer un "sistema de suministro de viviendas de nivel múltiple", que lograra un equilibrio entre inmuebles de renta baja, casas baratas, y apartamentos de habitación comerciales, dijo Zhang.
Cuando los ciudadanos chinos tengan la posibilidad de adquirir viviendas de buena calidad y a precios razonables o de alquilar apartamentos con mensualidades al alcance de su bolsillo, la demanda en el mercado inmobiliario comercial decrecerá, lo que a su vez llevará a una reducción en los precios, concluyó Wang.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.