miércoles, 26 de mayo de 2010

Perú: Lori Berenson logra la libertad condicional tras casi 15 años de prisión

CORRESPONDENCIA DE PRENSA - Agencias

El 30 de noviembre de 1995 Lori Berenson, un activista social nacida en Nueva Yrok, fue detenida a la salida del Congreso peruano, al que había ingresado con una credencial falsa de periodista en compañía de Nancy Gilvonio, la compañera del principlal dirigente del MRTA, Néstor Cerpa (asesinado el 22 de abril de 1997 tras la recaptura de la embajada de Japón por las "fuerzas especiales" del régimen fijimorista).

Lori Berenson fue acusada de liderar el insurgente Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA). Luego de ser brutalmente torturada y mantenida en un aislamiento infrahumano durante meses, un tribunal "sin rostro" (encapuchado), utilizando una "legislación antiterrorista" promulgada por el dictador Fujimori, la sentenció a cadena perpetua por "traición a la patria". Cuatro años y medio más tarde, debido a las denuncias de organizaciones de derechos humanos y a la presión internacional, su sentencia se revocó para ser "rejuzgada" por una corte civil bajo la misma "legislación antiterrorista". La condenaron a 20 años de prisión por "colaboración con el terrorismo".

El martes 25 de mayo, Lori logró la libertad condicional tras casi 15 años de encarcelamiento. La resolución que le permite acceder al beneficio penitenciario fue leída durante una sesión que duró cerca de una hora y que se realizó en la sala judicial del penal de mujeres del barrio limeño de Chorrillos, donde se encontraba recluida Berenson. La estadounidense podría abandonar el penal en las próximas horas o tal vez mañana.

Berenson deberá personarse cada mes ante las autoridades penitenciarias, no podrá relacionarse con ninguna persona condenada por terrorismo ni grupo afín y tiene prohibido el consumo de bebidas alcohólicas y estupefacientes. La expectación ante la vista de hoy era enorme y varias decenas de periodistas se habían desplazado hasta el penal, poniendo de manifiesto el enorme interés que el "caso Berenson" ha despertado entre la prensa desde que fue detenida en 1995, cuando era una joven militante de 26 años.

Delgada, envuelta en un chal a rayas y con el pelo recogido en una trenza, Berenson mantuvo durante toda la lectura una gran calma que solo se rompió al final de la sesión, cuando poco antes de abandonar la sala dio un emotivo abrazo a su abogado, Aníbal Apari, quien ha sido además su pareja sentimental y padre de su hijo. Apari dijo al término de la vista que se trataba de una resolución "valiente", teniendo en cuenta las voces que se habían alzado contra la excarcelación de Berenson, alegando que una ley de 2009 niega los beneficios carcelarios a los condenados por terrorismo.

El hijo de Berenson y Apari, de poco más de un año de edad y que vive en la prisión junto a su madre, fue uno de los puntos principales de la petición de libertad condicional, y fue repetidamente nombrado durante la lectura de la resolución. "La interna busca relacionarse con otras madres de niños pequeños permitiendo que su bebé reciba lo mejor de ella y de su entorno (...); también ha establecido metas concretas junto a su hijo y en función a ello realiza trabajos", señala uno de los informes psicológicos que fueron leídos hoy.

Otro de los puntos que pesaron en la respuesta favorable de la titular del juzgado ante la petición de libertad provisional fueron las palabras de Berenson sobre su pasado junto al MRTA. "Es importante señalar lo que dijo al ser entrevistada por el ministerio público, donde ha indicado que consideró que la violencia del MRTA ha sido nociva para la sociedad peruana", recoge la resolución emitida por la jueza Jessica León.

En dicha declaración, la estadounidense considera "un error" haber apoyado a dicho grupo, asume su responsabilidad y pide "perdón a las personas que hayan resultado dañadas". "Estoy presa más de 14 años y he podido reflexionar sobre los caminos para cambiar las cosas que veo como injustas, y creo que la violencia no se cambia con más violencia, ni la pobreza con más violencia", señaló Berenson, tal y como recoge la decisión de la jueza.

Aunque Lori sólo ha pasado en prisión 14 años con 5 meses, lo que no alcanza las tres cuartas partes de los 20 años a los que fue condenada y que es requisito para acceder a la libertad condicional, la suma del beneficio de conmutación de pena por trabajo en prisión le permite alcanzar los 15 años con 6 meses. Estos trabajos en prisión incluyen la integración del grupo musical del centro penitenciario y estudios de panadería y pastelería, precisamente la actividad que Berenson ha señalado como la que le gustaría desarrollar en un negocio propio en los próximos cinco años que le quedan por pasar obligatoriamente en Perú, hasta el término total de su pena. Pondrá una panadería y trabajará como traductora en una empresa que ya la ha contratado, otro de los requisitos necesarios para lograr la libertad.

La decisión de la jueza León establece varios puntos que la ex miembro del MRTA deberá cumplir hasta el cumplimiento de su pena, entre ellos residir en un domicilio fijo, que será un apartamento en el barrio residencial de Miraflores, que se encuentra alquilado por una amiga de Berenson.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.