jueves, 10 de junio de 2010

Argentina: Juicio Unidad Nº 9. “Mi palabra fue la de muchos otros”

AJB - ACTA

Rafael Alberto Moreno Kiernan declaró el lunes 7 de junio en la capital bonaerense en el marco del juicio por torturas, homicidios y desapariciones en la Unidad Carcelaria Nº 9 de La Plata.

Allí recordó que a los 26 años fue secuestrado en Córdoba entre el 12 y 13 de abril de 1976, y que estando herido de bala en la espalda lo torturaron durante toda esa noche y al otro día lo enviaron a Buenos Aires, presumiblemente al Pozo de Banfield.

Después lo trasladaron a Campo de Mayo y al llegar lo tiraron al pasto desde el camión y lo atacaron tres perros. Luego fue llevado a una comisaría teniendo como única prenda una capucha. Ya en la cárcel de Devoto, el médico se rehusó a atenderlo por el olor en el pelo y la barba.

En octubre de 1976, el ahora dirigente judicial fue trasladado a la Unidad Nº 9 en un estado calamitoso. Estas fueron algunas de las precisiones que hizo ante el tribunal, pero fundamentalmente estuvo “dando testimonio y cuenta de algo colectivo”, opinó luego.

Moreno Kiernan declaró cerca de dos horas ante el Tribunal Oral Federal Nº 1 de La Plata, que juzga a 14 ex represores de aquel centro de detención. Estuvo rodeado de medio centenar de amigos: sus hijos Julián y Emilia, 9 de sus hermanos con sus respectivas esposas e hijos, compañeros de la AJB, jueces.

El directivo de la AJB manifestó que “es una cosa insólita estar 34 años después en un tribunal que está juzgando esos hechos, mi testimonio no se basó en la venganza, el resentimiento ni en el odio; sí en una búsqueda de justicia, porque creo que estamos viviendo una época en donde si uno se compromete la justicia es posible una sociedad más justa, igualitaria, con más derechos, participación y democracia”.

“Cuando subí al estrado los miré -explicó sobre uno de los tantos instante históricos que vivió- , y cuando acomodé la campera los volví a mirar. Vicente me dijo después que mi mirada estaba como buscando apoyo, y lo tuve, fue realmente así”.

Moreno Kiernan reconoció, durante su exposición, a varios de los ex penitenciarios represores y médicos. "Te miraban como diciendo ´qué lástima que no te maté´”, dijo.

Consultado sobre las sensaciones de sus hijos tras el juicio, señaló que “estaban muy emocionados, contentos por lo que habíamos hecho juntos, porque mi relato no hubiera sido el mismo si no estaban ellos y tantos compañeros allí”.

A modo de anécdota, confesó que a poco de ingresar a declarar a la sala de audiencias fue llevado a sala donde estaban una psicóloga y una trabajadora social para contenerlo, “un momento horrible”, señaló, pero estuvo acompañado de su amigo Gabriel Vitale, juez de Lomas de Zamora.

Moreno Kiernan tiene solo palabras de agradecimiento para quienes lo acompañaron en esa histórica circunstancia. “Fue increíble estar allí y ver la lágrima que corría por la mejilla de la hija de Edgardo Ioskin, porque ella estaba escuchando que un compañero de su papá estaba contando lo que había leído por los libros; mi testimonio fue algo colectivo, y por eso agradezco la presencia de Manuel Fasano, Julio Bertomeu, Julián, Fabiana, al Dr. Piana, a Horacio Catino, a mis hermanos Pablo, Mercedes, Jorge, Osky, Malena, Belén, Justina, Tania y Pepe, a mis hijos, a Gustavo Peters, Daniel Pérez Guillén y a todos, todos”.

En otro momento, el secretario gremial de la AJB elogió las presencias de “el juez de La Plata Fabián Cacivio, que estuvo con su esposa e hija; a Alicia Cieri, compañera judicial de La Plata que en el día de su cumpleaños estuvo desde las cuatro y media hasta las ocho y media; al compañero Vicente Marcasciano, que recién ahora comienzan a hablar algo, es decir que cuando uno se anima otros también lo hacen. Fue una experiencia conmocionante, conmovedora, colectiva”.

También destacó las palabras de aliento de quienes no estuvieron allí, como Antonio Cortina, Fernando Chiarizia, entre otros, y refirió: “Estuve allí compartiendo mi experiencia, no buscando ser protagonista de nada, solamente diciendo lo que pasó, y a través de mi relato estuvieron hablando un montón de gente; inclusive las que no lo vivieron y estaban allí alentando que pudiera hablar, ese es el secreto y el meollo de compartirlo”.

Cabe mencionar que otras personas que acompañaron la exposición de Moreno Kiernan fueron: Oreste "Chino" Poggi, Víctor Mendibil, Hugo Blasco, Carlos Martínez, Fernández de ATE, Néstor Pardo, Martín Vizcarra, Agustín García, Santiago Fontella, Gisela Vesprini, Burbuja Jáurequi, María del Carmen Zubía, Alberto Igoldi, Osvaldo Rozas, Marcelo De la Torre, Sergio Pieri, Omar Rojas, Marta Kliun, Silvia Varela, Marcelo Romero, Roberto Páez, el Indio Gayol, Paulo Rivas. "Agradezco a todos mis amigos y compañeros", finalizó Moreno Kiernan.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.