jueves, 10 de junio de 2010

Argentina: Testimonio desde Buenos Aires. Cruce verbal entre el represor Menéndez y Alsogaray

PRIMERA FUENTE

Julio Alsogaray (h) relató el momento en que Bussi le confirmó a sus padres que mataron a su hermano, un militante montonero, en Tucumán. Contó que en esa oportunidad mostró los datos y fotos de los desaparecidos en la provincia antes del Golpe de Estado de marzo de 1976. “Me resulta incomprensible la jerga de este genocida condenado a prisión perpetua”, dijo el testigo al finalizar un tenso y antagónico intercambio de palabras que mantuvo con Menéndez.

Julio Alsogaray (h), desde Buenos Aires, a través del sistema de teleconferencias, y el represor Luciano Benjamín Menéndez, desde una sala de Tribunales Federales, protagonizaron ayer un cruce verbal luego de que el testigo relató el duro episodio en el que el genocida –como lo llamó en todo momento- Antonio Domingo Bussi le confirmó a sus padres que habían asesinado a su hermano, militante montonero, en Tucumán, en febrero de 1976.

Alsogaray (h) recordó ante los jueces del Tribunal Oral Federal que Bussi, en calidad de jefe de la V Brigada de Infantería, les mostró a sus padres, el ex comandante en Jefe del Ejército, Julio Rodolfo Alzogaray, y Zulema Legorburo, los legajos con los datos y fotos de los desaparecidos que hubo en la provincia antes del sangriento golpe militar del 24 de marzo de 1976. Allí figuraba su hermano, Juan Carlos Alsogaray, quien en ese entonces formaba parte de una patrulla de exploración montonera. “Mi padre me contó que era notable la puntillosidad con que se hacían los legajos”, acotó en su relato. Alsogaray (h) aseguró que también militó en el área de Inteligencia de la agrupación montonera, junto al periodista Rodolfo Walsh.

El dirigente, primo de la ex ministra menemista María Julia Alsogaray, aclaró que tenía un gran afecto con su padre pese a su abismal diferencia ideológica. “Mi papá era un militar golpista y reaccionario, era un admirador de la Junta Comandantes en Jefe y del personaje siniestro (Jorge) Videla, pero no actuó en el golpe del ‘76”, señaló.

Para Alsogaray (h), otro dato revelador que surgió tras la entrevista de sus padres con Bussi, es que en esa oportunidad, en febrero de 1976, el represor les confirmó que las agrupaciones de Montoneros y ERP ya se encontraban prácticamente diezmadas y próximas al aniquilamiento. “¿Entonces a quiénes perseguían después del golpe? A cualquier persona que pensara distinto al terrorismo de Estado”, reflexionó. “A mi no me sorprende que mientan…, son mentirosos por naturaleza”, agregó refiriéndose al argumento de los militares quienes sostiene que lo hicieron en defensa de la Patria.

En el turno de las preguntas, Menéndez – calificado como un patético general por el testigo- salió al cruce de Alsogaray (h). Le preguntó por qué consideraba que los “guerrilleros” fueron a los montes tucumanos, lo que derivó en un intercambio de palabras tenso y antagónico. “Me resulta incomprensible la jerga de este genocida condenado a prisión perpetua”, terminó diciendo Alsogaray al finalizar su participación del debate, desde Buenos Aires, en el marco del juicio oral y público que se sigue por los delitos de lesa humanidad cometidos en la ex Jefatura de Policía en la época de la última dictadura.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.