martes, 15 de junio de 2010

China: Cada vez más chinos encuentran novias extranjeras

XINHUA

En la sociedad china tradicional existía cierta tendencia a la endogamia y a la desconfianza hacia todo lo extranjero. Por ello, en tal sociedad casarse con un extranjero era algo fuera de lo común, que incluso podía producir el rechazo comunitario.

A medida que el país se fue abriendo al exterior, la mentalidad fue cambiando. En un primer momento, un fenómeno popular fue la combinación “esposo extranjero mayor y esposa china joven”. Obviamente, en este tipo de uniones ambas partes tenían unos intereses muy concretos, que aceptaban mutuamente.

Sin embargo, la situación parece haber cambiado actualmente. Según la Oficina de Registro Civil de Matrimonios de Ningbo (Provincia de Zhejiang), en 2009 el Centro Municipal de Registro de Matrimonios Mixtos ha tramitado el matrimonio para 162 parejas, entre ellas 22 novias de nacionalidad extranjera que se registran en Ningbo. De enero a mayo del presente año, otras 10 chicas extranjeras han encontrado su media naranja en esta próspera ciudad de la costa oriental china.

El empleado de dicha Oficina, de apellido Zheng, revela que en los últimos años están disminuyendo los casos de matrimonios entre hombres extranjeros y mujeres locales de Ningbo, mientras cada día más chicas extranjeras quieren casarse con muchachos del lugar y establecerse en allí.

La estadística muestra que en los registros matrimoniales, la proporción que representan las mujeres extranjeras aumenta de año en año, pasando del 2 por ciento en 1999 al 14 por ciento en 2009. Las esposas extranjeras en Ningbo proceden principalmente de Corea, Japón, Estados Unidos, Australia, Canadá y Vietnam y en lo fundamental saben hablar y escribir chino, algunas de ellas tienen incluso un alto nivel educativo.

Según explican los empleados de la Oficina, tal aumento tiene relación con el incremento del contacto entre hombres locales y mujeres extranjeras. En algunos casos, los hombres poseen la doble condición de chino residente en el extranjero y ciudadano de la parte continental de China; conocen a sus novias extranjeras durante sus estancias en el exterior o fuera de Ningbo y ambas partes tienen un nivel educativo bastante alto.

Entre los matrimonios transfronterizos registrados en 2009, se nota una notable reducción en la diferencia de edad, un acercamiento en el nivel educativo, una mejora en la capacidad de comunicación verbal, un alargamiento del tiempo de noviazgo y un gran aumento de la calidad de la relación.

En el pasado, la relación entre un “esposo extranjero mayor y esposa china joven” desprendía, en muchos casos (no todos), unas razones obviamente prácticas y utilitaristas. Los trabajadores de la referida Oficina cuentan: “Estábamos muy preocupados por el futuro de esas relaciones cuando veíamos a las parejas comunicarse con las manos y gestos al rellenar los formularios de registro. Pero ahora, la mayoría de las parejas pueden comunicarse entre sí normalmente en chino, japonés, coreano o inglés. Sobre todo en los matrimonios entre chinos y japoneses o entre chinos y coreanos, numerosos japoneses y coreanos son capaces de hablar y escribir chino”, cuentan.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.