jueves, 10 de junio de 2010

El Banco Mundial prevé un crecimiento de la economía global del 2,9% en el 2010 y del 3,3% en el 2011

RIA NOVOSTI

El Banco Mundial (BM) pronosticó hoy un crecimiento de la economía mundial del 2,9% en 2010 y el 3,3% en 2011, frente a su contracción de un 2,1% en 2009, según el informe del organismo Perspectivas económicas globales 2010.

"La recuperación económica mundial continúa pero la crisis de la deuda de Europa ha puesto nuevos obstáculos en el camino hacia el crecimiento. El PIB mundial que bajó en un 2,1% en 2009, tiene que subir del 2,9% al 3,3% entre 2010 y 2011, y del 3,2% al 3,5% en 2012", indicó el informe del BM.

El BM espera un crecimiento económico del 4,1% en 2010 en Europa y Asia Central, un 3% menos que en promedio en la región durante los cinco años precedentes a la crisis.

Los expertos explican el fenómeno con un fuerte crecimiento de los sistemas económicos de Rusia y Turquía, poseedores de tres cuartos del Producto Interno Bruto (PIB) regional.

En el resto de los países de la región se espera un crecimiento relativamente bajo o negativo debido al proceso de corrección a través del cual se vieron obligados a pasar varios países por grandes déficits de cuentas de operaciones corrientes antes de la crisis.

Otro obstáculo al crecimiento económico en la región es, según expertos del BM, la creciente inestabilidad por la crisis de la deuda soberana en algunos países europeos, como Grecia, Irlanda, Italia, Portugal y España.

De acuerdo con los expertos, entre 2010 y 2012 el incremento económico en los países emergentes llegará a entre 5,7% y 6,2%.

El crecimiento económico en los países con un alto nivel de ingresos llegará a entre 2,1% y 2,3% en 2010, lo que es insuficiente para compensar la reducción del 3,3% en 2009.

El BM estima un crecimiento económico de entre 1,9% y 2,4 % en 2011

"En la perspectiva a medio plazo, una serie de factores pondrán obstáculos al restablecimiento de la economía, incluida desaceleración de los flujos internacionales del capital, alto desempleo y desuso de potencias productoras que en muchos países superarán un 10% de un total de las mismas", agregó el BM en su informe.

Según el documento, "el prolongado crecimiento de la deuda soberana podrá traducirse en el encarecimiento del crédito, reducción de inversiones y declinación del crecimiento económico en países desarrollados".

De acuerdo con el BM, el comercio mundial ha crecido fuertemente, y se prevé que en 2010 aumentará un 21%, mientras entre 2011 y 2012 la tasa de crecimiento disminuirá un 8%.

Casi la mitad del incremento de la demanda mundial entre 2011 y 2012 se realizará por la cuenta de los países emergentes.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.