viernes, 11 de junio de 2010

El Salvador: La derecha y su debacle continuada

José Mario Zavaleta (especial para ARGENPRESS.info)

A un poco más de un año de las elecciones en las que el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN, venciera a la ex gobernante Arena, las réplicas de la conmoción por la derrota de la derecha política aún continúan en El Salvador.

Habría que recordar que para esa ocasión todos los partidos de derecha se sumaron presurosos e incondicionales a la fórmula presidencial arenera con la esperanza de así impedir que por primera vez en la historia de El Salvador un partido de izquierda llegara al Ejecutivo. Aún en ese proceso, ante la decisión desesperada de sus liderazgos por intentar detener el fantasma que la izquierda progresista representa, no les preocupó aún llevarse de encuentro a sus mismos candidatos, como el caso del Partido de Conciliación Nacional, PCN, que concluyó expulsando al suyo porque no quería supeditarse a la maniobra de todos contra uno. Estos hechos aún cobran factura al interior de los pequeños partidos como de la misma Arena, que no había terminado de contar los votos cuando ya iniciaban sus guerras intestinas que derivaron en su descalabro, reduciendo su número original de 32 diputados, a 18 que por el momento cuenta su bancada, al provocarse un cisma que tampoco nadie cree haya tocado fondo.

Hoy le toca el turno al Partido Demócrata Cristiano – PDC -, que contando con sólo 5 diputados, puede quedarse con 2; pero también ha perdido al alcalde que mediáticamente y en la realidad le ha representado al mayor caudal de votos. Se trata de Will Salgado, que ya había ganado la comuna de San Miguel previamente para dos partidos diferentes, Arena y PCN, de los cuales fue expulsado, como lo ha sido del PDC esta semana.

Los conflictos en este minúsculo partido, aliado de Arena y del sector empresarial más conservador, se destaparon a inicios de esta semana cuando Salgado, junto a los diputados Francis Zablah del departamento de La Libertad, Juan Carlos Mendoza por Santa Ana, al igual que la diputada Sandra Salgado, hermana del primero, denunciaron que sectores al interior del partido, al mando de la tránsfuga ex guerrillera Ana Guadalupe Martínez, que ostenta un alto cargo, habían estado maniobrando con las bases de sus territorios, presumiblemente para desplazarlos.

La denuncia pública hecha a inicios de semana, con señalamientos contra la Martínez, trajo como consecuencia la inmediata expulsión inapelable del alcalde Salgado por la dirigencia partidaria, en un verdadero juicio sumario, y el establecimiento del mismo proceso contra los 3 diputados. Sin duda en este suceso se mezclan los choques de personalidades, pero también el trabajo subterráneo de otros personajes – como también han indicado los denunciantes - que desde afuera influyen en algunos miembros hoy demócratas cristianos, y que antes profesaban militancia en el Ejército Revolucionario del Pueblo, ERP, en apariencia aún muy influenciados por Joaquín Villalobos, ex comandante guerrillero, y hoy asesor de gobiernos de derecha como el de México y Colombia.

Este embrollo que era de esperarse aflorara, sucede mientras la mayoría de los salvadoreños, al igual que en casi todo el mundo, se aprestan a dejarse llevar por las pasiones propias del evento internacional de más impacto, como es el campeonato mundial de fútbol, que de alguna manera servirá de distracción pasajera y necesaria.

Ojalá que esta etapa del año en que el fervor futbolístico impere, no sea aprovechado por los enemigos de la paz para lanzar otros de sus zarpazos acostumbrados, tanto localmente como en el resto del mundo, tal como lo ha advertido sabiamente el Comandante Fidel Castro.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.