martes, 1 de junio de 2010

El Salvador: La historia que siempre se repite en San Marcelino

Beatriz Castillo (COLATINO)

Marta Flores se muestra escéptica. La historia en San Marcelino, en La Paz, siempre se repite cuando existen lluvias fuertes, que hacen que el cause del río Jiboa se desborde.

Por eso, Marta se muestra escéptica a los llamados de alerta y a las órdenes de evacuación. Sentada en la entrada de su casa, junto a su mesa vieja y su cocina, ve como el “revuelo” invade a los pobladores del casco de San Marcelino, un lugar que se caracteriza por la belleza de su playa y la atención de su gente.

Después de tres días de intensa lluvia, producto de la Tormenta Tropical Ágatha, San Marcelino fue inundado ayer de forma parcial y su atractivo se perdió. Algunos residentes de la zona tomaron la decisión de evacuarse por seguridad, ya que el desborde de las agua del río tocó sus casas y amenazaba con destruir otras.

Sin embargo, Marta tomó la decisión de quedarse y así vigilar lo poco que tiene en su vivienda. “Ahora estamos como el pájaro sin nido, pero siempre se le tiene que hacer frente a la vida, yo por eso no salgo corriendo”, explica Flores.

“Claro, en una emergencia grave me voy, tengo mi valija lista, pero hasta que no vea eso no me voy”, sentencia la mujer, que dice tener más de 20 años de vivir en San Marcelino.

Las autoridades decretaron desde la madrugada de ayer domingo alerta roja, por la acumulación de agua en zonas vulnerables producto del paso de la tormenta Ágatha.

Las lluvias generaron caos en todo el país y la zona de La Paz no fue la excepción. En San Marcelino, según Julio Alberto Serrano, encargado del Comité Loca, el problema es que el casco queda en medio del mar y de las riberas del río, entonces, cuando llueve muy fuerte se inundan primero las casas por el desborde del Jiboa y luego por la llena del mar.

Según datos de la Policía Nacional Civil (PNC), unas treinta familias de las comunidades de San Marcelino, San Carlos y la bocana fueron evacuadas y trasladas hacia los albergues habilitados en el Complejo Educativo e iglesia de Las Isletas.

El desbordamiento del río Jiboa provocó también alertas en las comunidades Las Hojas y La Herradura. También se reportó un desborde a eso de las 9 de la mañana, a la altura del kilómetro 53 de la carretera que conduce a la Costa del Sol y que está obstaculizando el tráfico ha la zona.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.