martes, 8 de junio de 2010

La banca de Bolivia debe dar liquidez al sector productivo

René Quenallata Paredes (XINHUA)

La liquidez de la banca en Bolivia es señal de estabilidad, pero también tiene el riesgo de estancamiento si no ejecuta políticas de crédito al sector productivo, advirtió un análisis del Banco Central de Bolivia (BCB).

El criterio es compartido por el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas que recomendó a la banca boliviana contribuir al desarrollo del país con créditos fáciles al sector productivo chico y grande, para generar empleos y fortalecer las empresas.

Según el ministro de Economía, Luis Arce Catacora, para hacer atractivo los créditos se emitiió un decreto, aprobado en gabinete ministerial, que permite al cliente que vuelve para amortizar su deuda, paga capital, interés corriente e interés penal sólo del período que estuvo en mora y no del crédito total.

Un informe del BCB indicó que la liquidez en el sistema financiero, especialmente en moneda nacional, debería orientarse hacia actividades productivas para contribuir a un crecimiento económico sostenido en un contexto de baja inflación.

El documento, referente a las perspectivas de la economía boliviana para este año, señaló que continuará la gradual expansión monetaria con un estricto seguimiento de la evolución del nivel de precios y el dinamismo de la demanda agregada.

Según el analista económico Luis Ballivián, este periodo estable y de gran liquidez de la banca debe ser aprovechado con créditos.

"No hacer trabajar ese dinero podría causar estancamiento, porque dinero que no trabaja es pérdida en el sistema bancario", dijo Ballivián.

Además, la evaluación del ente emisor muestra que la economía nacional mantendrá una baja inflación, tendiendo a su nivel de largo plazo (4%), junto con un crecimiento razonable de la economía (entre 4,5% y 5,5%), dependiendo de los niveles de inversión, en un posible contexto de moderados déficit en balanza de pagos y fiscal.

Ballivián aseguró que este año se proyecta un desenvolvimiento estable en los próximos meses y hasta final de este año, pese a la crisis internacional, que no afectó a Bolivia, y la crisis griega.

"El crecimiento de los depósitos no acompaña la colocación de créditos, a pesar de la reducción de la tasa de interés y mayores ofertas de las entidades financieras por movilizar los recursos disponibles", añadió Ballivián.

Hasta el primer trimestre de este año la liquidez de la banca llegó a 3.453 millones de dólares.

Dicho recursos no han podido colocarse por falta de inversiones grandes, a pesar de la reducción de las tasas de interés.

Para tratar de corregir esa situación, la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) viabilizó al menos tres normas para bajar el costo del crédito y promocionar el financiamiento en moneda nacional.

Datos de la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban) indicaron que hasta 2008 las disponibilidades del sistema eran de 2.604 millones de dólares y el año pasado aumentaron 3.309 millones de dólares.

Hasta el 31 de marzo el crecimiento fue 24 por ciento respecto a igual período de 2009.

Se trata de recursos que están colocados en inversiones temporarias por 1.305 millones de dólares, inversiones permanentes por 93 millones de dólares y un efectivo de 2.056 millones de dólares.

El crecimiento de la liquidez, según Asoban, está vinculado a la expansión de los depósitos, que pasaron de 2.604 millones de dólares el 2008 a 3.309 millones de dólares en 2009, y hasta el 31 de marzo de este año a 3.453 millones de dólares.

El gobierno boliviano espera una mayor coordinación con la banca para encontrar mecanismos que permitan orientar la liquidez del sistema al sector productivo.

Según el presidente de la Federación de Empresarios Privados de La Paz (FEPLP), Enrique García, no existen inversiones importantes que permitan demandar créditos más altos del sistema financiero.

Una de las causas es la inseguridad jurídica que no garantiza respeto a la propiedad privada como ocurrió hace dos semanas con la toma de la mina San Cristóbal por comunarios de la zona y terminan ahuyentando el capital.

A esto se suma la rigidez de las condiciones para acceder a créditos. Por ejemplo, cuando una persona demanda un préstamo y tiene una edad determinada, se le exige un cogarante con un mínimo de ingresos, lo cual no siempre es posible garantizar.

La ASFI, en un intento por movilizar el crédito, introdujo modificaciones a la normativa a efectos de mejorar las condiciones de acceso al financiamiento.

Para ello trabajó en una nueva forma de cálculo de la Tasa de Referencia (TRE) que variaba en función a la tasa de interés pasiva promedio de los depósitos a plazo fijo (DPF) de 91 a 180 días.

Ahora, esa tasa varía en función a los DPF captados en todos los plazos de operaciones, lo que permitió reducir la TRE para moneda nacional de 9,03 por ciento en enero del 2009 a 0,98 por ciento marzo pasado y en moneda extranjera de 4,88 por ciento a 0,47 por ciento.

Esto significa que si antes se otorgaba un crédito al 7 por ciento con la TRE de 3 por ciento, la tasa efectiva era de 10 por ciento. Ahora es de sólo 7 por ciento.

También se modificó el régimen de previsiones favoreciendo a la remonetización de la cartera de créditos en moneda nacional.

Además, se incluyó en la normativa las condiciones de registro para que el sistema otorgue créditos garantizados con Fondos de Garantía, aspecto que repercute favorablemente el acceso al financiamiento.

Con el mismo propósito el gobierno boliviano modificó la modalidad de aplicación del interés penal para los préstamos en mora y será aplicado a los créditos nuevos, no a los vigentes.

El ministro boliviano de Economía explicó que el decreto supremo aprobado en gabinete ministerial el miércoles pasado pretende que la aplicación de intereses sea racional en el cobro del interés penal, evitando que el cliente ese interés por el total del monto prestado.

También se quiere apoyar al sector productivo para que la carga no sea tan pesada, cuando entran en mora sus créditos, dijo Arce Catacora.

El ministro de Economia dijo que hasta la fecha el cobro de intereses penales en los bancos eran calculados con base al monto total del préstamo, aunque se haya incurrido en el incumplimiento de los pagos de intereses solamente en una cuota.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.