martes, 15 de junio de 2010

La ONU expresa preocupación por el hundimiento del buque surcoreano

RIA NOVOSTI

El Consejo de Seguridad de la ONU manifestó su preocupación por el hundimiento del buque surcoreano Cheonan, no obstante por ahora no llegó al consenso sobre medidas concretas a adoptar, declaró su presidente de turno, embajador de México, Claude Heller.

"El Consejo de Seguridad se muestra muy preocupado por el incidente que causó la muerte de 46 marineros y afectó a la paz y estabilidad en la península coreana, hace un fuerte llamado a las partes para evitar cualquier acto que pueda hacer escalar la tensión en la región y pide mantener la paz y estabilidad en la península de Corea", dijo Heller a los periodistas la víspera.

Asimismo, señaló que el Consejo de Seguridad "continuará consultas sobre el asunto para elaborar una decisión adecuada".

El buque surcoreano Cheonan naufragó el pasado 26 de marzo, el incidente costó la vida de 46 marineros, otros 58 lograron salvarse. Expertos de EEUU, Gran Bretaña y Australia realizaron una investigación del incidente y llegaron a la conclusión de que Cheonan fue hundido por un torpedo norcoreano. Pero Pyongyang negó toda implicación en el caso. Corea del Sur presentó un informe sobre la investigación ante el Consejo de la ONU.

La reunión del Consejo de Seguridad se realizó con el formato de "un diálogo informal", debido a que las delegaciones de las dos Coreas rechazaron encontrarse en la sala juntos. La cita se celebró fuera de la sala para reuniones oficiales. Los argumentos surcoreanos resultaron más convincentes para la mayoría de los miembros occidentales del Consejo.

El embajador de Japón ante la ONU, Yuki Takaso, dijo a los periodistas que "Japón junto con otras delegaciones considera que los argumentos (surcoreanos) presentados a los miembros del Consejo son suficientes y convincentes", no obstante según agregó, se acordó "continuar las consultas sobre las medidas a adoptar".

"Cualquier decisión del Consejo tendrá consecuencias políticas para la península", señaló Takaso al destacar que "la grave situación en la región" exige a la ONU "reaccionar con mucho cuidado y responsabilidad para evitar las posibles consecuencias negativas".

No obstante, según diplomáticos occidentales, Rusia y China, miembros permanentes de la ONU con derecho de veto, expresan su duda respecto a las conclusiones de los expertos sobre la culpa de Corea del Norte. Anteriormente, China resaltó que está absolutamente en contra de nuevas sanciones contra Pyongyang.

Por su parte, los diplomáticos norcoreanos rechazaron todas las acusaciones e instaron a realizar su propia investigación.

"No tenemos ninguna vinculación con el incidente, todas las conclusiones de la parte surcoreana han sido falsificadas. Proponemos enviar a nuestros expertos a Corea del Sur y hacia el lugar del hundimiento de la corbeta para comprobar las conclusiones de Seúl", dijo el embajador adjunto de Corea del Norte ante la ONU, Pak Tok Hun.

Así, el Consejo de Seguridad expresó su preocupación por el hundimiento y la muerte de los marineros, pero todavía no acordó su reacción y se negó a responsabilizar a Pyongyang de lo sucedido.

En este contexto, ciertos diplomáticos de la ONU consideran posible que los debates concluyan con una dura declaración del presidente que no obstante no será jurídicamente vinculante.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.