lunes, 14 de junio de 2010

México: Iniciativa de la plutocracia

Eduardo Ibarra Aguirre

“Pasar del México del si puede al México del ya se pudo”, como anuncia hasta la nausea, en nombre de Iniciativa México, el director técnico futbolístico mejor pagado de Latinoamérica –3.3 millones de euros anuales-, recibió su primer revés apenas fue inaugurada Sudáfrica 2010.

Son los riesgos que se corren cuando anteponen el voluntarismo y la demagogia sin límites “para transformar la percepciones sociales” –Héctor Aguilar Camín dixit- frente a la situación del país, las mismas de las que se queja Felipe (del Sagrado Corazón) de Jesús Calderón Hinojosa porque empañan lo que publicita como extraordinaria obra de su gobierno.

Y eso que el Mundial de Fútbol apenas comenzó y el sabor de la derrota, con el sufrido empate logrado frente a la selección de la tierra de Nelson Rolihlahla Mandela, “poco exigente y elemental a ratos”, dicen los que saben, se extiende por amplias franjas de los aficionados. No se requiere mucha imaginación para prever que la perorata televisiva de Javier Aguirre Onaindía no pasará la prueba de las siguientes semanas.

Vendrán otros anuncios más o menos incendiarios, acaso menos soporíferos y no de 2 minutos, porque Emilio Azcarraga Jean, humilde como son todos los plutócratas, en este caso por herencia, aspira a que en 2110 “alguien se acuerde que un buen día, en 2010, los mexicanos supimos poner de lado nuestras diferencias, para reconocer lo mejor de nosotros mismo y para conseguir la trasformación que el país aguarda”. Entre los que le aplaudían se encontraba Fernando Sariñana Vázquez, director de Canal 11, del Instituto Politécnico Nacional pero cada vez más imbricado con Los Pinos.

El duopolio de la televisión –con Televisa como decidido promotor- y el oligopolio de la radio –con la notable ausencia de Grupo Radio Centro-, manejaron el lanzamiento de Iniciativa México, el Día de la libertad de prensa, como si se tratara de un momento estelar en la fundación del nuevo país que anuncian sin recato ni la menor base.

Ricardo Benjamín Salinas Pliego, el segundo mexicano más rico del mundo, se sinceró con el auditorio que fue citado como si fueran acarreados de lujo, pero acarreados al fin, entre los que destacaba Hélene Elizabeth Louise Amelie Paula Dolores Poniatowska Amor- y preguntó: “¿No es verdad que con frecuencia le prestamos más atención a algún criminal que a alguien que está haciendo algo por mejorar el nivel de vida de los mexicanos?”

Tiene razón el señor que se autoerigió en juez, como hace años convocó a través de sus pantallas a desconocer las instituciones de la República.

Mas el núcleo del problema es que hoy como ayer el duopolio televisivo “administra la ignorancia”, como bien dice Andrés Manuel López Obrador; destruye en la mañana, tarde y noche lo que la escuela pública y privada construye en los tres turnos; mantiene brutalmente desinformada a la población e impulsa decididamente la alienación.

Y todo ello lo realiza con la complacencia de Calderón Hinojosa, el jefe del impugnado grupo gobernante, al que Televisa y Televisión Azteca ayudaron vigorosamente a ser tal, consorcios que reciben en pago de las facturas de 2006 más de 60 por ciento de los 4 mil 927 millones de pesos que se gastaron en materia publicitaria en 2009 –si nos atenemos a los estudios de Fundar, Centro de Análisis e Investigación-, frente a los 819 millones de pesos gastados en 2006, es decir: 600 por ciento más tres años después. Y ni así logran modificar las muy desfavorables percepciones ciudadanas sobre el gobierno y sus resultados.

Es muy rescatable, por otra parte, el discurso de José Narro Robles, pero equivocó en forma gruesa el auditorio y, sobre todo, involucrar a la Universidad Nacional en la nueva serie televisiva de la plutocracia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.