jueves, 15 de julio de 2010

En 2010, más de 120 víctimas de femicidios en Argentina

ANB - TUCUMAN NOTICIAS

Un informe realizado por la Sociedad Civil “Adriana Marisel Zambrano” en los primeros seis meses de 2010, reveló que 126 mujeres y niñas fueron víctimas de esta “extrema forma de violencia” en el país, un 30 por ciento más que el mismo periodo del año pasado. Allí, se especifica que la mayoría de los casos son cometidos dentro del círculo familiar o cercano y que el rango de edad más afectado es entre los 19 y los 50 años. Desde la organización reiteran la necesidad de tener estadísticas oficiales, mayor protección y la incorporación de esta figura al Código Penal.

El Observatorio de Femicidios en Argentina de esta organización realiza cada año este relevamiento y seguimiento de los casos mediante noticias publicadas en agencias de noticias y 120 diarios de distribución nacional y provincial ante la falta de estadísticas oficiales que de cuenta de la dimensión de esta problemática que respecto de 2009 registró un crecimiento del 30 por ciento.

El informe indicó que en el periodo que va del 1 de Enero al 30 de Junio de 2010, se registraron 126 Femicidios de mujeres y niñas y otros seis denominados “vinculados” de hombres y niños.

De este total, las provincias con mayor incidencia fueron la de Buenos Aires con 43 casos, Santa Fe con 12, Córdoba con 11 y Entre Ríos con 9, también las de mayor densidad poblacional. Mientras que en Misiones hubo 6 casos, en San Luis, Ciudad de Buenos Aires y Santiago del Estero 5, en Mendoza, Corrientes y Chaco 4, en Catamarca y Salta 3, en La Pampa, Tucumán, Río Negro, Chubut y Neuquén 2, y en La Rioja y Formosa 1.

Los datos demuestran que de los casos 126 casos 99 fueron cometidos en el círculo afectivo o cercano y solo 27 sin vínculo aparente; 43 de ellos por ex esposos, parejas o novios y 38 de ellos con relaciones actuales. Y en las edades de mayor incidencia figura el rango entre los 19 y 30 años, que corresponde a 43 casos, y el de 31 a 50 años, que también fueron más de 40.

Las víctimas en un 23 por ciento de los casos fueron baleadas, en un 21 golpeadas, un 19 apuñaladas y en un 10 por ciento en cada caso degolladas y estranguladas. “Estos datos demuestran el ensañamiento, la ferocidad, la planificación y la alevosía, de los femicidas hacia las mujeres a quien consideran de su propiedad”, informaron desde la organización.

De acuerdo a la información a la que accedieron mediante el seguimiento de los casos, se determinó que al menos 18 de estas víctimas habían registrado denuncias y exposiciones previas por violencia y siete de los femicidas presuntamente son integrantes de las fuerzas de seguridad. Y existen otros 80 casos de mujeres heridas de gravedad en recuperación, un 20 por ciento hospitalizadas con pronostico reservado.

Como aclaración, en el informe se aclaró que “por la insuficiente información que surgen de los medios de comunicación” no fueron contabilizados “los casos de mujeres que ingresaron a los hospitales con evidencia de violencia sexista, pero al fallecer en sus certificados de defunción figura muerte por paro cardiorrespiratorio u otro causal, invisibilizando la violencia que generó el cuadro traumático” y las “mujeres que mueren por abortos clandestinos”.

Según la definición de las organizaciones que se dedican a la atención de esta problemática central, el Femicidio es una de las formas más extremas de violencia hacia las mujeres, es el asesinato cometido por un hombre hacia una mujer a quien considera de su propiedad. Se trata de un término político y es la denuncia a la naturalización de la sociedad hacia este tipo de violencia. Mientras que los casos denominados “vinculados” se refiere a personas asesinadas por el femicida, al intentar impedir el hecho o quedaron atrapadas “en la línea de fuego”.

En ese contexto, las organizaciones reiteraron la necesidad que existan estadísticas oficiales sobre la violencia hacia las mujeres monitoreadas por la sociedad civil, la incorporación en el Código Penal de la figura de Femicidio, la pérdida automática y definitiva de la patria potestad del femicida, no así de sus obligaciones alimentarías y la protección integral y efectiva para la mujer víctima de violencia.

En cuanto a las normativas, solicitaron la reglamentación de la Ley 26.485 de “Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres”. Y advirtieron que “es necesario considerar a la violencia sexista, como una cuestión política, social, cultural y de Derechos Humanos, para ver la grave situación que viven las mujeres en la Argentina como una realidad colectiva por la que se debe actuar de manera inmediata”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.