miércoles, 11 de agosto de 2010

México: Arrepentido

Teodoro Rentería Arróyave (especial para ARGENPRESS.info)

Dice el dicho “que de arrepentidos quiere el cielo”; como anillo al dedo queda la conseja popular en cuanto a las actitudes y decisiones de los gobiernos panistas que ostentan el poder desde hace 10 años, prueba de ello es que desde la cúpula del poder toman decisiones y acuerdos y con la mayor facilidad los cambian sin tomar en cuenta el daño que provocan en la sociedad.

Cerrar filas es la petición que hizo el presidente Felipe Calderón Hinojosa a los partidos políticos en torno a la lucha que se libra en contra del crimen organizado, pero el ejecutivo federal que hechó a andar el debate sobre la legalización de las drogas, ahora con la mayor facilidad se definió en contra de esa posibilidad, y ruega reunirse con legisladores para definir una estrategia de Estado para combatir el flagelo.

Mientras tanto el ex presidente Vicente Fox Quesada, que al igual que otros se fueron con la finta, defendió la propuesta para legalizar la producción, venta y distribución de drogas en el país y así golpear la estructura económica de los cárteles.

Además, crítico, calificó de error el meter al Ejército en la lucha contra los cárteles, ya que lo único que se ha conseguido es el desprestigio político del instituto armado sobre el que pesa, además, un rosario interminable de violaciones a los más elementales derechos humanos.

La cifra de 28 mil muertos durante el combate al crimen organizado es una muestra de la estrategia fallida del presidente Felipe Calderón Hinojosa, advirtió por su parte el presidente de la Comisión de Participación Ciudadana de la Cámara de Diputados, el perredista Arturo Santana. Nadie en verdad puede refutar al del Sol Azteca.

Y ante el drama de los periodistas, así como muchos lo han hecho, se pronuncian senadores de la República por nuevos protocolos de seguridad para garantizar la labor de los periodistas y salvaguardar la libertad de expresión, sin antes conocer un diagnóstico sobre este lacerante fenómeno que tiene como objetivo cancelar el derecho constitucional del pueblo de México de estar bien y oportunamente informado.

Por último y para conocer de la lacerante realidad, se encuentran en México los relatores de Naciones Unidas, prácticamente secuestrados por el poder, puesto que sólo conocerán la versión oficial de lo que sucede en México. Al momento de cerrar este Comentario a Tiempo, sólo hemos recibido invitaciones a medias.

Sea como sea, la verdad es que los comunicadores en México estamos a expensas de la negligencia de las autoridades, posiblemente de su complicidad y en muchos casos de las autorías de estos crímenes contra la libertad de prensa y expresión y el derecho a la información de los pueblos.

Así es, de los arrepentidos quiere el cielo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.