martes, 10 de agosto de 2010

Puerto Rico: Un país que se debate entre las voces y los ecos

Jesús Dávila (NCM, especial para ARGENPRESS.info)

La convocatoria abierta del Gobernador, Luis Fortuño, al fraude electoral masivo se juntó con una intentona similar de figuras vinculadas a la oposición en una elección especial para elegir un alcalde del interior del país, pero ambas parecieron carecer de impacto mientras se consolidó la jefatura conservadora en el autonomista Partido Popular Democrático.

Días antes, se cumplió una temporada de varias semanas en las que el retorno de un expreso político y el fallecimiento de la heroína nacionalista Doña Lolita Lebrón sirvieron de marco para la exposición reiterada de los temas del derecho a la lucha armada y el pacifismo, sin que hayan encontrado eco en la discusión pública.

De esta forma, llamados que nadie parece escuchar siguen proliferando desde todos los campos políticos mientras avanza el deterioro institucional del Estado y la crisis social en esta nación caribeña y colonia de Estados Unidos, que parece estar apostando a que Washington no cumplirá su compromiso o amenaza de resolver el caso colonial este mismo cuatrienio.

Para el anexionista Fortuño, quien hace menos de dos años capitaneó el mayor triunfo en la historia de su Partido Nuevo Progresista, el deterioro administrativo y político ya es tal que los funcionarios del Palacio de Santa Catalina tuvieron que referir al Capitolio el pedido de NCM Noticias sobre las leyes firmadas por el Gobernador este año. La incapacidad volvió a manifestarse cuando el Ejecutivo pidió abiertamente que gentes que no fueran del PPD votasen en la elección interna de la formación opositora para elegir al sustituto del fenecido alcalde de Caguas, William Miranda Marín.

Muy pocos seguidores de Fortuño fueron detectados cometiendo el fraude en la elección especial, evento en que triunfó de manera arrolladora William Miranda Torres, hijo del legendario alcalde autonomista y candidato favorecido por el jefe del PPD, Héctor Ferrer. Pero aún de los pocos que parecieron escuchar el llamado, no todos eran del bando del PNP.

El delegado presidencial del PPD en la elección, Antonio Fas Alzamora, confirmó que entre los que fueron sorprendidos en la intentona estuvo una conocida periodista, identificada públicamente como una independentista de izquierda, que trató de votar en la elección de los populares sin siquiera cumplir el formalismo de ingresar a ese partido. Por lo menos otro caso similar fue detectado por los funcionarios del PPD y tampoco se le dejó votar.

Pero los intentos de anexionistas e izquierdistas de intervenir el proceso electoral interno del PPD no fueron las únicas rarezas del evento. Los informes de participación electoral continuaron aumentando después de haberse cerrado las mesas de votación y mientras al comenzar el conteo se informó que habían votado “más de doce mil”, esa cifra siguió aumentando hasta 16.500 a las cinco de la tarde y a más de 21.800 en el informe final preliminar de la Comisión Estatal de Elecciones.

La crisis de credibilidad en los partidos pro EEUU contrastó con las convocatorias independentistas.

Los llamados de rebeldía estuvieron de temporada desde que dos ex prisioneros como miembros del Ejército Popular Boricua-Macheteros –Luis Segarra Palmer y Hilton Fernández- fueron invitados como oradores a la conmemoración en el Cerro Maravilla de la muerte de dos jóvenes independentistas fusilados sumariamente por la Policía nacional en 1978. Días después se produjo el recibimiento nutrido al ex prisionero Carlos Alberto Torres, encarcelado como miembro de las Fuerzas Armadas de Liberación (FALN) desde hacía treinta años.

Torres fue presentado en varios homenajes de masas en distintos puntos del país, pero pocos días después se produjo el fallecimiento de Lebrón, quien estuvo a cargo de cumplir las funciones de comandante de campo del ataque nacionalista al Congreso de EEUU en 1954.

Durante el velorio de la heroína, en el Ateneo Puertorriqueño, se leyó un mensaje de compromiso de continuar la lucha firmado “desde algún lugar del corazón de la Patria” por el Comandante Guasábara, jefe del estado mayor de los Macheteros.

Horas después, la multitud colmó la Catedral de San Juan Bautista para una misa fúnebre solemne en la que se invitó a ocupar un puesto de honor a veteranos ex prisioneros vinculados a los Young Lords, las FALN, los Macheteros y el Partido Nacionalista. Como portavoz de los ex prisioneros, el pintor Elizam Escobar leyó una declaración en la que reiteró la “voluntad inapelable” de recurrir “al legado de la lucha armada cuando sea necesario” para la lucha por la independencia de Puerto Rico.

Por su parte, el Arzobispo Metropolitano de San Juan, Roberto González Nieves, comparó la gesta armada de Doña Lolita en el marco de su vocación de católica con las de Santa Juana de Arco y San Luis Rey de Francia. Pero el prelado insistió en que lo que procede en el presente es la lucha pacífica porque está disponible la posibilidad de un proceso de descolonización a base del derecho internacional.

La propia heroína fue ejemplo de los dos tipos de lucha. Ya había cumplido los ochenta años cuando fue de nuevo a prisión por la lucha para desalojar a la Armada de EEUU de la isla de Vieques, pero se trató de un acto de desobediencia civil pacífica, de la misma forma que años después convocó a cien mujeres para una manifestación pacífica frente al Palacio de Santa Catalina y se expuso a ser encarcelada cuando penetró a la misma sede de la gobernación con otro contingente pacífico en defensa de un grupo obrero que reclamaba derechos sindicales.

El duelo fue despedido por el abogado Carlos Mondríguez y el presidente del Partido Independentista Puertorriqueño, Rubén Berríos, pero ambos tuvieron que dar sus discursos en una capilla del cementerio sin que la multitud que se arremolinaba afuera pudiera escucharlos. Las palabras de Berríos, sin embargo, fueron en parte reproducidas por la prensa nacional que hizo resonar como un eco su llamado de “¡Ni un paso atrás!” hasta que se le pueda rendir el homenaje póstumo a los héroes y mártires del pasado de haber logrado la independencia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.