jueves, 30 de septiembre de 2010

Alemania a punto de liquidar sus deudas de la Primera Guerra Mundial

.
Alemania está a punto de liquidar por fin sus deudas de la Primera Guerra Mundial: el próximo domingo hará el último giro, de unos 70 millones de euros, en concepto de indemnizaciones que debe pagar mediante el tratado de paz suscrito en Versailles en 1919, escribe esta semana la prensa internacional.

Mediante este acuerdo, Alemania tenía que reparar los daños ocasionados a Francia y Bélgica - dos naciones especialmente castigadas por la Primera Guerra Mundial - así como compensar los gastos militares en que incurrieron otros miembros de la Triple Entente (Francia, Gran Bretaña y Rusia). La suma restante, de 69,9 millones de euros, fue incluida en el presupuesto de este año como "deuda ante Estados extranjeros", según el diario alemán Bild.

El rotativo británico Daily Telegraph señala que el grueso de esta suma irá a particulares, fondos de pensiones y titulares de bonos especiales. Originalmente, la llamada Comisión de Reparaciones estableció que Berlín debía a otros países 226 mil millones de marcos alemanes pero más tarde redujo el importe a 132 mil millones, lo que en aquella época equivalía a 22 mil millones de libras esterlinas.

Se supone que el Tratado de Versailles impuso condiciones tan drásticas y humillantes para Alemania, devastada por el conflicto bélico y debilitada por las crisis económicas de los años 20-30, que el creciente malestar social dio origen a las fuerzas de ultraderecha e instauró en el poder a los nazis.

Una moratoria decretada por EEUU en 1932 canceló las indemnizaciones pero, aun así, Alemania debía devolver los créditos extranjeros recibidos hasta la fecha. Lo habría hecho mucho antes, si Adolf Hitler no hubiera cesado tales pagos en 1933. Ya en 1950, después de terminada la Segunda Guerra Mundial, los aliados obligaron a Alemania a reanudar las transferencias derivadas del Tratado de Versailles aunque una cláusula especial, pactada en 1953, la eximió del pago de intereses hasta el momento de la reunificación.

Tras la caída del Muro de Berlín se le concedió un plazo de 20 años para pagar los intereses: unos 200 millones de euros en 1990-2010. La deuda en sí fue liquidada en 1983, según el Ministerio alemán de Finanzas.

Con la transferencia del próximo domingo, Alemania pasará página a la historia de la Primera Guerra Mundial y va a inaugurar una etapa nueva que coincide con el 20º aniversario de su reunificación. El último pago pendiente difícilmente afectará a la economía alemana, la única de la UE que muestra un crecimiento estable a pesar de la crisis.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.