martes, 7 de septiembre de 2010

Argentina: Hallan en fosa común restos de militante asesinada en El camino de las Moras

MOMARANDU

El Equipo Argentino de Antropología Forense y el RUV Chaco identificaron los restos de Lucía Gladys Gómez, desaparecida desde el 22 de febrero de 1976 en Santa Fe a los 24 años de edad, tras haber sido en la “Masacre del Camino de Las Moras”.

34 años de incertidumbre llegan a su fin: el martes 24 de agosto se confirmó que los restos de la cuarta víctima y última víctima en identificar de la Masacre del Camino de las Moras pertenecen a Lucía Gladys Gómez, formoseña de nacimiento y chaqueña por adopción, con una activa militancia en la universidad, desaparecida desde el 22 de febrero de 1976, en Santa Fe capital cuando tenía 24 años de edad.

De las cuatro chicas víctimas de la masacre la primera que se identificó fue Olga Teresita Sánchez, el 15 de setiembre de 2004; la segunda, María Cristina Mattioli, el 6 de setiembre de 2007, y la tercera, Graciela Cristina Siryi, en abril de 2008.

Quedaba por averiguar la identidad del cuarto cuerpo, con el pálpito de que podía tratarse de Gladys, pero para saber la verdad era necesario contar con una muestra de sangre de un familiar. Gladys integró la Juventud Peronista en la Universidad, donde era una referente importante de la organización. Además de estudiar en la Universidad, trabajó como recepcionista en una empresa privada.

Juan Argañaraz, militante de la juventud peronista durante los setenta la recuerda así: "Luci Gomez, fue mi última responsable política en la JP del Chaco .Comenzó militando el ciencias económicas de la UNNE de Resistencia. Donde fue incorporado por otro compañero el "Pescado" Sandoval. Luego con el grado de aspirante se hizo responsable de un grupo de cuatro compañeros, entre los que me encontraba. Nuestro trabajo territorial de JP se realizaba en el barrio de Santa Catalina de Resistencia".

Con el golpe de Estado cada vez más cerca, y la represión ilegal haciendo estragos en todas partes, Lucía se vio obligada a abandonar la provincia y viajar a Santa Fe. En septiembre de 1975 su domicilio había sido allanado por la patota de la Brigada de Investigaciones. La mujer no estaba en ese momento, y se sospecha que entonces fue cuando decidió pasar a la clandestinidad. El ex detenido Luis Albano Rossi, testigo en la Causa Caballero, relató que fue sometido a salvajes torturas en la Brigada para que diga dónde se encontraba Lucía Gladys entre otras informaciones.

A la mamá de Lucía Gladys, Sarita Monzón, de 79 años, residente en Pirané, Formosa, la situación le generaba mucho dolor, por lo cual tenía dudas y no se decidía a realizar los exámenes genéticos. Después de varias charlas y encuentros con los trabajadores del Registro Único por la Verdad Chaco donde se le explicó de qué se trata el examen, (una simple muestra de sangre para cotejar el ADN de los restos óseos) para tranquilizarla y darle el apoyo anímico que necesitaba Sarita se animó. En esa entrevista con el RUV se le entregaron fotografías de su única hija, imágenes que le habían sido arrebatadas durante la dictadura asesina que además de desaparecer los cuerpos intentó borrar todo vestigio de los militantes perseguidos y asesinados en la clandestinidad.

La búsqueda de años y el reencuentro; donde hubo asesinato y ocultamiento de los cuerpos de las víctimas, lograr la identificación, devolverle el nombre y la historia personal a esos restos. Y entonces sí; el desaparecido que vuelve, aparece, y se cumple su derecho a una tumba sobre la tierra.

La Masacre del Camino las Moras

En la masacre del Camino las Moras cuatro jóvenes mujeres fueron asesinadas y enterradas en un camino rural cerca de Coronda, provincia de Santa Fe, a fines de febrero de 1976, en el único caso de fosa común descubierta en la citada provincia.

Olga Teresita Sanchez, Cristina Mattiolli, Siryi Numer Graciela y Lucia Gladys Gómez eran militantes de la Juventud Peronista y fueron ejecutadas con disparos en la cabeza mientras se encontraban maniatadas.

Después de que los cuerpos de las chicas fueran descubiertos por un campesino la dictadura intentó encubrir el crimen haciéndolo pasar como el asesinato por ahorcamiento de un grupo de prostitutas.

Lucia Gladys Gómez fue vista con vida por última vez en Santa Fé, escapando de la persecución a militantes políticos en el Chaco, donde era una referente de la Juventud Universitaria Peronista.

Lucía Gladys Gómez 1952-1976 *

Nació el 11 de febrero de 1952 en Pirané (Formosa). Sus padres fueron Rafael Gómez y Sara Feliciana Monzón. Cursó los estudios secundarios en la Escuela Normal Provincial N° 2 en su ciudad natal desde 1966 hasta 1970. Se trasladó a Resistencia y se inscribió en el Profesorado de Letras en la Universidad Nacional del Nordeste en 1971.

También ingresó en la Facultad de Ciencias Económicas. Integró la Juventud Peronista en la Universidad, donde Gladys era una referente importante de la organización. Además de estudiar en la Universidad, trabajó como recepcionista en una empresa privada.

Testimonios afirman que al lograr escapar del allanamiento permaneció en Resistencia hasta el 13 de septiembre de 1975 y luego se trasladó a Santa Fe capital. Al encontrarse en un estado delicado de salud fue internada en el Hospital Cullen donde fue vista por última vez el 22 de febrero de 1976.

* Investigación del Registro Único por la Verdad en base a las siguientes fuentes: Legajo Conadep
Investigación Documental – www.desaparecidos.org
Entrevistas a compañeros de militancia
Legajo Universitario
** Informe: Casa de la Memoria.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.