jueves, 30 de septiembre de 2010

Estados Unidos detiene el proveedor de armas del terrorista boliviano que intentó matar a Evo

Jean-Guy Allard

Estados Unidos detiene desde seis meses, sin inculparlo por terrorismo, a Alfredo Asbún, el presunto proveedor de armas del terrorista boliviano Eduardo Rózsa-Flores cuyo grupo paramilitar, que preparaba el asesinato del Presidente Evo Morales, fue desarticulado en abril del 2009.

El primero de abril último, la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos (y NO el FBI) anunció el arresto del negociante de armas boliviano Alfredo Asbún, residente en Santa Cruz, así como varios cómplices residente en Miami, Estados Unidos, los bolivianos Moisés Vargas Rojas, Frank Román Goycochea, y el ex convicto Alfredo Rodríguez.

Los delincuentes fueron acusados con 16 cargos, que incluyen conspiración, tráfico ilegal de armas y posesión ilegal de las mismas. A pesar del hecho que Asbún ha sido identificado en Bolivia como presunto proveedor de armas de guerra al grupo terrorista que encabezaba Rózsa Flores, no se ha tomado medida alguna en Estados Unidos para que se conozca y investiga la vinculación del preso y sus cómplices con la conspiración de Santa Cruz ni para establecer un expediente por terrorismo.

Al contrario, el caso fue manipulado de forma que se manejara públicamente como un caso común de venta ilegal de armas, sin relación con lo ocurrido en Bolivia, la prensa de Miami colaborando como de costumbre en este propósito evitando escrupulosamente toda referencia al intento de magnicidio y sus autores.
Más aún, en el comunicado donde se anuncia el arresto de Asbún y su pandilla, el Fiscal federal de Jeffrey H. Sloman afirma contundamente que "no hay conexión terrorista en este caso".

Hace unas semanas, se reveló en Bolivia que documentos encontrados en el laptop de Rózsa Flores - de origen hungaro - confirmaban que el agente hungaro de la CIA Istvan Belovai, asesoraba desde Estados Unidos, la conspiración asesina para asesinar al Presidente Morales. Belovai estaba informado además de planes asesinos del mercenario para provocar atentados contra brigadas humanitarias de médicos cubanos y de ingenieros venezolanos. El ex alto oficial traidor de la inteligencia hungara ha sido encontrado muerto en su domicilio de Colorado poco despues del descubrimiento de los documentos que lo involucraban en el intento de magnicidio.

Un arsenal de 372 armas de guerra

La OTF, una dependencia del Departamento de Justicia responsable de investigar los casos de tráfico de armas, explosivos y municiones detectó el 18 de marzo pasado que Vargas Rojas, de 22 años, y Frank Román Goycochea, de 20, intentaban exportar a Bolivia, por cuenta de Asbún, partes para pistolas semiautomáticas y para fusiles AR-15 y AK-47, camuflando la operación en un negocio de vente de repuestos para carros.

La investigación llevo al descubrimiento de un arsenal de 372 armas de fuego, entre las cuales un gran número de fusiles de asalto AK-47, así como 3.200 dotaciones de munición.

Vargas Rojas compraba las armas para Asbún con la proveedora Miami Police Supply – una firma ya involucrada en un caso de terrorismo contra Cuba, cuyo protagonista era el llamado “benefactor” de Luis Posada Carriles, el terrorista cubanoamericano Santiago Álvarez.

Asbún, no es ciudadano estadounidense lo que lo impedía comprar armas. En Santa Cruz, Bolivia, Asbún es dueño de una
tienda de “Caza y Pesca”, ubicada frente al Zoológico Municipal. El comercio fue allanado por la Fiscalía boliviana el 8 de abril último que se llevo folletos de propaganda autonomista, armamento de grueso calibre "que solo es utilizado por las Fuerzas Armadas" y más de tres mil proyectiles de distintos calibres diferentes y otros implementos.

Hace una semanas el ministro boliviano de Defensa, Rubén Saavedra, informó que se sospechaba a Alfredo Rodríguez, uno de los implicados, pudiera tener vínculos con la conspiración de Santa Cruz mientras mantenía relaciones estrechas con algunos legisladores de extrema derecha en el país andino.

Saavedra mostró en conferencia de prensa, varias fotos de Rodríguez con el ex candidato a la presidencia, Mánfred Reyes Villa, el actual senador opositor Bernard Gutiérrez, y con el ex diputado del partido derechista PODEMOS, Walter Arrazola.

Es de notoriedad que PODEMOS, el principal partido opositor en Bolivia, recibe fondos de Estados Unidos a través de la NED, el Instituto Republicano Internacional, Instituto Demócrata Internacional y la USAID.

El fiscal boliviano Marcelo Soza acaba de realizar un viaje en Estados Unidos, Canadá y México, para completar su dossier sobre el complot manejado por Roszá Flores.

El 16 de abril del 2009, un grupo de la Unidad Táctica de Resolución de Crisis de la Policía de Bolivia realizó una operación en el hotel Las Américas (Santa Cruz) y sorprendió a un comando terrorista. En esta acción murieron Rozsa Flores, Michael Dwyer (irlandés) y Árpád Magyarosi (rumano-húngaro). Luego fueron detenidos Mario Tadic (boliviano-croata) y Elod Toasó (húngaro), quienes siguenn en prisión preventiva en La Paz.

Marinkovic se encuentra en Estados Unidos. El jefe del complot, Alejandro Melgar Pereira, abogado de la Cámara de Industria y Comercio de Santa Cruz (CAINCO), huyó también a Miami, ciudad convertida en refugio por excelencia de patrocinadores del terrorismo.
Entre los patrocinadores de la conspiración terrorista prófugos de la justicia se encontraba un influyente empresario de Santa Cruz, Branko Marinkovic, croata de origen que también encontrado refugio en territorio norteamericano.
Se comprobó que Rózsa Flores estuvo en contacto con UnoAmérica, organización de extrema derecha encabezada por Alejandro Peña Esclusa, vinculado a la mafia cubanoamericana de Miami, detenido recientemente en Caracas después de una denuncia del salvadoreño Francisco Chávez Abarca, cómplice de Luis Posada Carriles, bajo arresto en Cuba.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.