jueves, 16 de septiembre de 2010

Memorias de un infierno

PRIMERA FUENTE
.

Un ex preso que estuvo detenido cuatro años y medio por robo a mano armada, en una cárcel de Tucumán y de otra provincia vecina, nos cuenta en exclusivo el padecimiento que sufrió. Su relato estremece porque confiesa que la misma policía que lo detuvo, es la que lo drogaba para disminuir su agresividad (NdeR: se refiere a los guardiacárceles). Además, recordó que después de cada motín que le tocó vivir, era calificado como una persona violenta y que por lo tanto, lo medicaban con "Tranquilán" (en realidad el medicamento lleva el nombre comercial de Tranquinal).

A lo largo de este primer video comienza un relato que, en días sucesivos, se verá cómo pasan sus días los presos dentro de una cárcel. Este hombre a quien llamaremos Julio, para preservar su identidad, muestra con total crudeza los padecimientos de una persona que quiere rehacer su vida, pero el desamparo de un Defensor Oficial al que sólo vio dos veces, la lenta justicia y la sociedad que sigue en una postura de juzgar y condenar a pesar de haber cumplido su condena, juegan en contra de sus aspiraciones. (Ver primera parte del video- Edición: Marcelo Marín).


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.