miércoles, 29 de septiembre de 2010

Netanyahu desautoriza a su canciller por discurso sobre Oriente Medio ante la ONU

.
El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, desautorizó la intervención del canciller israelí Avigdor Lieberman, que desde la tribuna de la ONU propuso dilatar el arreglo del conflicto con los palestinos y rechazar el principio "paz a cambio de territorios".

"El discurso del canciller en la ONU no fue coordinado con el jefe del gobierno, y el primer ministro es el único que sostiene negociaciones políticas del Estado de Israel", dijo Netanyahu en el comunicado difundido por su gabinete.

El gabinete del primer ministro recordó que las negociaciones con los palestinos es una prerrogativa exclusiva de Netanyahu quien está dispuesto a discutir todos los problemas del estatuto final y a alcanzar un resultado próximo.

Al intervenir ayer, martes, en el debate político de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, Lieberman reiteró su tesis de que en un futuro previsible el arreglo final es imposible y propuso centrarse en la elaboración de un acuerdo intermedio de paz.

"Un acuerdo intermedio de paz garantizaría a los palestinos el desarrollo de la economía y cierta libertad de acciones, y permitiría a nuevas generaciones de los palestinos, que no sean criados en ambiente de odio e instigación, a alcanzar la paz universal durante unas décadas", dijo Lieberman ante la ONU, citado por la oficina de prensa de su partido "Nuestra Casa es Israel".

El partido de Lieberman es la tercera fracción más grande del parlamento israelí y es un importante socio coalicionista del partido gobernante "Likud", encabezado por Netanyahu.

En su discurso Lieberman propuso rechazar el principio de "paz a cambio de territorios" y basar el proceso de paz en la idea del intercambio de territorios habitados, con la anexión de los asentamientos judíos en Cisjordania y la entrega en posesión del Estado palestino de las regiones mayormente habitadas por árabes israelíes.

"El arreglo final del conflicto palestino-israelí debe basarse en el programa de intercambio de territorios y habitantes...No se trata de desplazar a las personas sino que desplazar las fronteras de tal modo que reflejen de mejor manera la realidad demográfica", dijo Lieberman.

A su vez, Netanyahu en respuesta a esa declaración dijo que "diferentes aspectos de un acuerdo de paz se discutirán en ninguna parte más que en la mesa de las negociaciones".

El diálogo palestino-israelí se vio bajo la amenaza después de que Israel reanudara la construcción de asentamientos en Cisjordania. Por su parte, los palestinos insistieron en prolongar la moratoria de diez meses que finalizó el pasado lunes, con lo vinculan su participación en el proceso de paz.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.