martes, 7 de septiembre de 2010

Trabajadores de Paraná Metal resisten a los despidos: Luchando por el metal

PRENSA DE FRENTE

Desde el jueves 2 de septiembre los trabajadores de Paraná Metal mantienen cortada la autopista Rosario-Buenos Aires a la altura de Villa Constitución. Reclaman contra el proyecto de la empresa Oil M&S -propiedad del empresario kirchnerista Cristóbal López- de reducir el personal de 900 a 300 operarios y exigen la continuidad de todas las fuentes de trabajo. Hoy la UOM Seccional Villa Constitución tuvo una nueva reunión en el Ministerio de Trabajo de la Nación con el objeto de destrabar el conflicto que pasó a un cuarto intermedio para el miércoles a las 12.

“La medida de fuerza en la autopista sigue vigente ya que no hay una definición”, afirma Guillermo Frascarelli, delegado de la Unión Obrera Metalúrgica de Villa Constitución y obrero de Paraná Metal, sobre las negociaciones entre el sindicato, la empresa y el ministerio de trabajo de la nación. La empresa se mantiene intransigente y no se baja de su posición inicial de reducir a un tercio el total de trabajadores y que eventualmente el estado nacional se haga cargo del salario del resto de los obreros.

Las reuniones entre el sindicato, la empresa y representantes del Ministerio de Trabajo comenzaron el viernes en Buenos Aires. Sin haber llegado a un acuerdo, se resolvió un cuarto intermedio, para seguir discutiendo a partir del lunes.

Ante esta situación, los trabajadores realizaron una asamblea el sábado sobre la misma autopista. Allí resolvieron mantener por tiempo indeterminado el corte en la autopista, interrumpiendo totalmente el tránsito durante dos horas y habilitando la circulación por las colectoras del puente de acceso a Villa Constitución. También decidieron realizar un corte en la ruta provincial Nº 21 frente a Paraná Metal, deteniendo el tránsito en forma alternada: diez minutos de corte en una mano, y luego diez minutos en la otra.

Por su parte, en la asamblea los trabajadores mocionaron que “se solicite al Secretariado Nacional de la UOM un paro nacional de este sindicato en apoyo al reclamo de los metalúrgicos villenses. A la vez propusieron que se pida igual medida a la CTA y que también se convoque a un plenario regional de gremios para tratar un paro de todo el cordón industrial para que se solidarice con esta lucha”, según afirma un comunicado de la UOM Villa Constitución.

Los conflictos en la ex Metcon no son recientes. A finales del 2008, los trabajadores de Paraná Metal dieron una larga batalla y resistieron contra el cierre de la fábrica. Pocos meses más tarde, el empresario -estrechamente ligado al gobierno nacional- Cristóbal López se hizo cargo de la empresa. Las inversiones anunciadas nunca llegaron, los mercados se fueron cerrando y bajó la producción. Finalmente, el 4 de agosto, López se negó a presentar un plan de negocios para continuar con su gerenciamiento y desde entonces la planta está paralizada. “Hace un mes que no estamos cobrando un peso” afirma Frascarelli, y critica la lentitud del Ministerio de Trabajo: “tendría que actuar con mayor celeridad, estamos sufriendo un desgaste importante”.

El miércoles 18 de agosto los trabajadores realizaron una masiva movilización por las calles de Villa Constitución, acompañados de familiares y vecinos. Una imagen que recordaba las imágenes del “Villazo”: la resistencia de la UOM Villa Constitución y de toda la ciudad a la intervención del sindicato dispuesta por la burocracia encabezada por Lorenzo Miguel. El 26 de agosto, los obreros de Paraná Metal viajaron a Capital junto a los trabajadores de Sancor –que luchan por la reincorporación de 5 compañeros despedidos por su actividad gremial- para participar de la jornada nacional de lucha de la CTA.

Luego de la decisión de Cristóbal López de no continuar al frente de la fábrica, se lanzó en la justicia un plan de salvataje. Finalizado el plazo de inscripción de interesados para hacerse cargo de la compañía, la única registrada era Villa Metal, la cooperativa con la que los propios trabajadores se harían cargo de poner a producir y gestionar la fábrica. “Es uno de los posibles pasos a seguir”, afirma Frascarelli.

Al mismo tiempo, el delegado de Paraná Metal se refirió a posibles acciones: “nosotros vamos a ir paso a paso, esperamos ver la buena voluntad de todas las partes, para no tener que seguir aumentando las medidas”. Sin embargo, señaló que existe la “posibilidad de cortar en el casino City Center y en la refinería San Lorenzo”, ambas propiedad de Cristóbal López.

Fuente imagen: Daniel Pito Campos - PRENSA DE FRENTE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.