miércoles, 29 de septiembre de 2010

Uruguay, artiguismo, socialismo

Carlos Amir González (especial para ARGENPRESS.info)

El 23 de septiembre, marcado como el inicio de la primavera, los uruguayos también ponen la mirada en retrospectiva y recuerdan la fecha de la muerte de su PATER NOSTER, José Gervasio Artigas.

Junto con Artigas morían en el Paraguay, país en el que fue el primer asilado político de América Latina y del cual no quiso retornar, la fuerza de ideas liberadoras que desde aquel lejano y diferente contexto histórico, tardarían mucho en reaparecer.

Los partidos tradicionales nacidos como emblemas políticos un año antes de su muerte, 1849 – vinchas blancas (Partido Nacional) vinchas coloradas (Partido Colorado) comenzaban a tener y tenían ya, intereses económicos, sociales y políticos muy diferentes a los del Ideario Artiguista.

Soy de los que creo, junto a las válidas argumentaciones de historiadores y sociólogos, que las ideas socialistas no hubiesen florecido en Uruguay si no las precedía el Ideario Artiguista.

Las campeantes ideas del Liberalismo Burgués Republicano, se asentaban en ambos partidos tradicionales y miraban con desconfianza a las “huestes levantiscas de los desposeídos de siempre” que trashumaban por la campaña de la gesta artiguista, ya sin liderazgo redentor.

El Artigas joven, proveniente de la sociedad del Montevideo “intramuros”, española y patricia, cortesana y borbónica a su modo, tuvo sus primeros encuentros con esta gente de la campaña rebelde, de faenas rurales, ágiles y hábiles jinetes, rudos arrieros, acostumbrados a vencer adversidades de inhóspitos territorios y climas, en la estancia de su abuelo en el Sauce – Canelones. Cuentan que este joven Artigas, de educación ciudadana y franciscana, se reconvertía con mucha ductilidad y pasión en uno más de esos hombres centauro de duros oficio.

Cuando ya hombre, el Artigas militar – Capitán del Cuerpo de Blandengues, se le encomienda la “pacificación y ordenamiento de la campaña” – abigeatos, penetración en la Banda Oriental de grupos de la lusitana Brasil y de Argentina – sin duda su conocimiento previo de gente y territorio le facilitó la labor.

Luego la Gesta Emancipadora, Libertadora, Revolucionaria, abandonar la ciudadela española y ponerse a las órdenes de la Junta Porteña aparentemente revolucionaria, librar y derrotar en batalla al ejército español superior en armamento en Las Piedras – 1811, y así hasta 1820 su lucha tenaz y empecinada, altruista, principista, educadora en los valores de que “los más infelices serán los más privilegiados”…”de que la tierra es para quién la trabaja”…fundador de las primeras escuelas…primer jefe militar demócrata con mayúsculas “…mi autoridad emana de vosotros, y ella cesa ante vuestra presencia soberana”…”todo tirano tiembla y agoniza, ante el marchar soberano de los pueblos libres”…”los pueblos libres del sur de las Américas, han jurado un odio eterno e irreconciliable a todo tipo de tiranía y dominación extranjera”…”los malos europeos y los peores americanos”…el levantamiento con sus tropas del Sitio de Montevideo frente a la traición porteña y el comienzo del Éxodo del Pueblo Oriental donde niños, mujeres, hombres y ancianos quemaban sus haciendas y seguían al Jefe de los Orientales en su forzada marcha a Paysandú.

Luego los orientales revolucionarios ganarían batallas hasta el ingreso de las tropas artiguistas a la ciudadela de Montevideo, al mando de Otorgués. Y ahí comenzó el principio del fin, la cacería inmisericorde parte de una triple alianza de los ejércitos lusitano-brasileño, argentino y sus financistas de la corona inglesa…las tropas orientales son diezmadas y perseguidas hasta la frontera con Paraguay…según relato de una historiadora uruguaya al preguntársele si Artigas no hubiera hecho bien en “negociar algún acuerdo” con las tropas enemigas, la misma contestó…”Artigas no negociaba, Artigas quebraba”…las tropas orientales presentaban batalla frente a su enemigo varias veces superior en número y luego retrocedían sin poder siquiera enterrar sus muertos frente a lo encarnizado de su persecución…Artigas manda a romper filas a los 400 hombres que lo custodian antes de ingresar al Paraguay…el historiador cuenta que ningún hombre se movía “parecía que les habían nacido raíces de Ñandubay en sus piernas”…

De Revoluciones hablamos

Las revoluciones verdaderas, como muchas expresiones culturales de los pueblos, pueden ser derrotadas y replegarse durante mucho tiempo, pero si han tenido lo genuino de la participación popular, de miles de familias que conservarán en la memoria de sus torrentes sanguíneos, en duendes justicieros que transitan los corazones de la gente, renacerán en los más en la penitente búsqueda humana de construir un mundo mejor.

Por ello las ideas del socialismo que se fue engendrando en el pueblo uruguayo pasada la mitad del siglo XIX y los albores del siglo XIX, fundamentalmente en su clase obrera y en sectores intelectuales de la pequeña burguesía, reivindicó y se fundió en la Identidad del Ideario Artiguista. De más está decir que las 200 a 300 familias que conformaron la oligarquía nativa uruguaya y que respaldaron financieramente a los partidos tradicionales, siempre fueron la “parte negadora” de este Ideario y jugaron siempre a darle un entierro de lujo, tratando de constreñir al mismo al bronce y los oropeles del homenaje, a una fraseología desprendida del contexto, mientras con plumíferos mercenarios construían una historia negra de Artigas, para suplir la esencia medular y progresista de su Ideario.

Otros que bien “visten y calzan” en estos desconocimientos revestidos de reconocimiento, son las FFAA uruguayas. Se reconocen en Artigas desde la retrospectiva que el mismo fue su Fundador. Artigas, frente a la intención de la Junta Porteña de ganarse su simpatía entregándole encadenados a dos de sus jefes enemigos, mandando liberarlos envió un mensaje a la Junta en estos términos…”el Jefe de los Orientales, no es verdugo…”. Las FFAA uruguayas, durante la Dictadura que mantuvieron de 1973 a 1985, torturaron, mataron, apresaron por décadas, desaparecieron, cambiaron la identidad de niños, robaron abundantemente, a decenas de miles de uruguayos.

Los miembros de la oficialidad que estuvieron al frente de estas atrocidades cometidas contra su propio pueblo, conformaron en su momento la llamada “Logia de los Tenientes de Artigas”, de cuño netamente fascista. Estas bestias, que en sus mazmorras de tortura, hacían nacer los niños para luego venderlos y matar a sus padres, pretender refugiarse en el nombre de quién amparó a su pueblo de niños, hombres, mujeres y ancianos, enlenteciendo la marcha de sus tropas.

El lunes 27 de septiembre, el general retirado Manuel Fernández presidente del Centro Militar, al cual concurrieron varios oficiales en actividad, se despachó a gusto contra el actual gobierno frenteamplista en lo que hace a lo destinado en el Presupuesto Nacional para las FFAA, y tildando al mismo “de marxistas leninistas que solo buscan la liquidación de las FFAA”…dentro de otra galería de denostaciones que inclusive involucró como “inoperantes e ineficientes” a la oposición que no votó al Frente Amplio.

Este nerviosismo parece estar precedido del próximo ascenso de una figura militar que será coordinador entre la operativa de las FFAA y el Poder Ejecutivo, llamado Jefe de Defensa, y que ya se pronunció en el sentido que buscará FFAA más modernas y eficientes, y una reducción de 10 000 efectivos, de los 30 000 que actualmente existen. Otro elemento del nerviosismo castrense, es que ya existe un proyecto de anulación de la “Ley de Impunidad”, que hasta hoy ampara a muchos de sus miembros.

“Que los más infelices sean los más privilegiados”

A seis meses del segundo gobierno del Frente Amplio, si nos guiamos por las declaraciones de los presidentes de las entidades empresariales más importantes del país, a saber la Asociación Rural del Uruguay y la Cámara de Industrias, en lo que hace a sus intereses las cosas “marchan bien”, con algunas salvedades, los ruralistas con respecto a las formas de fluctuación del dólar y los empresarios industriales con respecto a la cuestión impositiva, los intereses bancarios y la Deuda.

En línea con los empresarios rurales, el presidente Mujica manifestó en la Rural del Prado…”preocupación por la eventual compra de tierras de uso agropecuario en Uruguay por parte de gobiernos extranjeros”. Pero más allá de la preocupación del presidente y los empresarios rurales, está la contundente realidad que se muestra a través de afirmaciones del economista Jorge Notaro…”Son extranjeros los dueños de la producción agropecuaria…”

Y corrobora esta afirmación con los siguientes datos…

- El Frigorífico brasileño Marfrig monopoliza el 40 % de la faena uruguaya de carne.

- El capital brasileño Camin S.A, también controla el cultivo, acopio, industrialización y exportación del arroz uruguayo.

- 54 plantadores extranjeros acapararon la mitad de la producción de soja – compraron tierra a mitad de precio, están libres del control sobre los agrotóxicos, y las exportaciones (95% sin industrializar) no pagan ningún impuesto, ¡! Que buen negocio ¡! El área sembrada se extendió de 30 mil a 500 mil hectáreas en menos de ocho años.

- De la celulosa mejor ni hablar, la empresa UPM instalada en la zona franca de Fray Bentos se lleva 500 millones de dólares al año, sin pagar un peso de impuestos.

- La lechería Flor de la Banda Oriental, esta siendo invadida por capitales extranjeros, brasileños y norteamericanos.

- Del año 2000 al 2008 la propiedad del 30 % de la superficie agropecuaria, cambió de manos.

En lo que hace a la Redistribución del ingreso, Notaro dice lo siguiente:

En el trienio 2005/2007 los asalariados recibieron el 20 % de la torta (ingreso nacional) mucho menos que en el trienio de los años 1997/99 que recibían el 30 %...las familias asalariadas han perdido unos 1.700 millones de dólares por año en beneficio del capital.

La parte del capital que va a los jubilados a través del Banco de Previsión Social, sufrió un fenómeno similar…entre 1997/99 el gasto del BPS representaba un 10 % del PBI, y en 2005/2007, representó un 8 %.

Uruguay en cifras

Visto desde las cifras netas, el Uruguay de hoy día es un país en desarrollo y progreso. Sus exportaciones alcanzan los 10.000 millones de dólares.

El Producto Bruto interno anduvo en los 32.000 millones de dólares en los años 2008/2009.

Según Jorge Zabalza lo mismo se debe a:

“…repercusión local del auge mundial del capitalismo arrastrado por la locomotora china, cuya producción y consumo continúan cuesta arriba a pesar de la Crisis Mundial del Capital Especulativo. La bonanza sostuvo la demanda y los precios de los “commodities”, fenómeno que en el Uruguay se tradujo en el crecimiento explosivo del modelo Forestal, Sojero y Ganadero”.

La apuesta de las dos administraciones frenteamplistas es el incremento del gasto social para reducir la pobreza, con logros que van de un 40 % de la población por debajo de la línea de la pobreza al asumir su primera administración a un hoy día en que la cifra se ubica en un 20 %.

Una atención Universal de la Salud Pública que a través del FONASA Fondo Nacional de Salud, una ingeniería de asociar la Salud Privada con la Pública brinda una atención más extendida y transversal a la población uruguaya.

De dos dígitos en la desocupación mantenidos históricamente por ambos partidos tradicionales, se ha bajado a menos del 7 %.

A pesar de estos avances, queremos concluir con razonamientos del economista Jorge Notaro, en aguda observación del fenómeno del crecimiento económico en Uruguay y lo que el mismo tiene que ver con su contracara social.

“La riqueza producida actualmente es mayor que antes de la crisis del 2002, pero alguien se está apropiando de una parte cada vez mayor de lo que produce la sangre, sudor y lágrimas del pueblo asalariado…El estilo Astori (primer gobierno del FA min. de Economía y Finanzas, actual Vice-presidente) de reparto de la torta hace que:

Los ricos sean mucho más ricos, y los pobres sean un poco menos pobres…”

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.