viernes, 15 de octubre de 2010

Gobierno de Estados Unidos busca demorar eliminación de política sobre homosexuales en ejército

.
El gobierno de Estados Unidos pidió a un tribunal federal que permita mantener durante una apelación, la política de "prohibido preguntar, prohibido decir" que impide a los homosexuales prestar sus servicios en el ejército de manera abierta.

El Departamento de Justicia dijo que solicitará "una orden para demorar la aplicación del mandato permanente del tribunal en este caso mientras se realiza la apelación".

El anuncio del departamento se produce apenas dos días después de que una juez federal emitió un mandato que ordena al ejército dejar de seguir imponiendo esta prohibición a los homosexuales en el ejército.

Virginia Philips, la juez federal del Tribunal de Distrito de Estados Unidos del Distrito Central de California, ordenó el martes al ejército "suspender y descontinuar de inmediato cualquier investigación, baja, separación u otro procedimiento que puedan haber comenzado por causa de la Ley de Prohibido Preguntar, Prohibido Decir".

La prohibición, introducida como medida de compromiso en 1993 por el entonces presidente Bill Clinton, prohíbe a los homosexuales prestar sus servicios de manera abierta en el ejército y es un importante motivo de controversia en la política estadounidense.

El Pentágono dijo hoy que cumplirá con el fallo del tribunal, mientras la administración sopesa una apelación.

"El Departamento (de Defensa) se apegará a los términos del fallo del tribunal, efectivo en el momento y en la fecha de dicho fallo", dijo el vocero del Pentágono, el coronel David Lapan, en una declaración enviada por correo electrónico. "El gobierno de Estados Unidos está considerando si apelará o si buscará una demora del mandato".

La prohibición del ejército en relación con los homosexuales ha generado fuertes críticas de los grupos defensores de los derechos de los homosexuales, los cuales argumentan que la política viola los derechos de los integrantes homosexuales del ejército a la libertad de expresión y de libre asociación.

El presidente Barack Obama se comprometió a revocar la prohibición durante su campaña presidencial y el Pentágono está revisando ahora el efecto que una revocación tendría sobre las tropas.

Obama reiteró hoy su oposición a la política del ejército hacia los homosexuales, pero dijo que debe ponérsele fin de manera ordenada.

"No se trata de determinar si la política terminará o no", dijo Obama durante una reunión en el ayuntamiento con adultos jóvenes. "Esta política terminará. Terminará durante mi periodo".

"Simplemente no puedo ignorar las leyes que existen. Tengo que trabajar para asegurarme de que sean modificadas", agregó.

El mes pasado, el Senado de Estados Unidos bloqueó la revocación de la prohibición militar sobre los homosexuales durante una votación de procedimiento, un revés importante para los defensores de los derechos de los homosexuales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.