viernes, 15 de octubre de 2010

Nanotecnología brasileña garantiza transporte eficaz de medicinas

.
Un transportador a escala nanométrica desarrollado por investigadores brasileños permite conducir con eficacia medicinas hidrofílicas hasta los locales del organismo en las que tienen que actuar.

El nanocargador fue desarrollado por investigadores de la Universidad de Sao Paulo (USP) y del Instituto de Pesquisas Tecnológicas (IPT), informó hoy la Fundación de Apoyo a la Investigación en el Estado de Sao Paulo (Fapesp), que financió el proyecto.

La innovación, ya protegida en Brasil con una patente, fue presentada este mes en la Segunda Conferencia Internacional sobre Innovaciones en Entregas de Drogas, que se celebró en la ciudad francesa de Aix-en-Provence.

"Se trata de un nanocargador capaz de transportar las drogas hidrofílicas, es decir las que son solubles en agua, lo que es algo inédito", explicó Antonio Claudio Tedesco, investigador del Departamento de Química de la USP y uno de los coordinadores del proyecto.

El especialista aclaró que los nanocargadores hasta ahora desarrollados en otras partes del mundo apenas logran resultados exitosos cuando transportaron sustancias hidrofóbicas, es decir las que no se disuelven en agua, lo que limita su uso.

La bioquímica farmacéutica Natalia Neto Pereira Cerize, principal responsable por el estudio, afirmó que la tecnología puede ser utilizada en diferentes partes del organismo, como la piel y las mucosas, y que por esa razón la innovación patentada fue la fabricación del nanocargador y no una medicina o una aplicación específica.

La tecnología permite que los tratamientos sean realizados con cantidades menores del principio activo y con mayor eficiencia, a diferencia de los tratamientos convencionales, que suministran dosis mayores del principio activo para garantizar que al menos una parte llegue hasta el local deseado.

Además de reducir la cantidad de fármacos suministrada y de transportarla efectivamente hasta el local deseado, la innovación reduce los efectos colaterales provocadas por las medicinas.

El nanocargador, además, también libera de forma gradual y controlada las medicinas.

La tecnología comenzó a ser experimentada en el tratamiento de cáncer de piel mediante la aplicación sobre la piel. El nanocargador transporta la medicina hasta las células cancerígenas y las libera al ser expuesta a luces especiales.

Según Carize, otro objetivo de los investigadores fue desarrollar un nanocargador que pudiese ser fabricado a larga escala con los equipos con los que ya cuenta la industria química.

"Hay muchos estudios que generan productos eficaces pero que no son comercialmente viables por ser incompatibles con la capacidad tecnológica de las farmacias", explicó.

La tecnología desarrollada aún tendrá que pasar por varias pruebas en laboratorio, con animales y con humanos antes de poder ser comercializada.

"Se trata de un producto innovador y prometedor, con perspectivas de aplicación, pero que aún requiere muchos estudios antes de ser puesto a disposición del mercado", dijo la investigadora.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.