lunes, 15 de noviembre de 2010

Comentario a tiempo: Comunicación indígena

Teodoro Rentería Arróyave (especial para ARGENPRESS.info)

De la mayor importancia es la decisión tomada en la IV Cumbre Continental de los Pueblos y Nacionalidades Indígenas que recién se llevó a cabo en La María Piendamó, Cauca, Colombia, al favorecer la comunicación entre si y hacía el exterior, sobre todo porque estas comunidades que son parte misma de nuestras raíces, por sus usos y costumbres y por la marginación a que las hemos sometido por siglos habían sido reacias a abrirse al mundo.

La Declaración de la Cumbre Continental de Comunicación Indígena que se desarrolló del 8 al 12 del presente mes lo dice todo: Cobijados en este territorio de convivencia, diálogo y negociación, bajo la guía de los espíritus de la Madre Tierra, Fuego, Agua y Viento, los comunicadores y comunicadoras, provenientes de diferentes pueblos y naciones indígenas acuerdan “que la comunicación indígena sólo tiene sentido si la practicamos en el marco de nuestra cosmovisión, nuestra lengua y cultura, para dar a conocer a todos los pueblos y naciones del Abya Yala - nombre dado al continente americano por la etnia Kuna de Panamá y Colombia antes de la llegada de Cristóbal Colón-, y al mundo, las luchas por nuestros territorios, por nuestros derechos, por nuestra dignidad e integridad y por la vida”.

Por ser un derecho que les asiste a los pueblos, a partir de ahora exigen a Naciones Unidas, a sus entidades y a todas las naciones, incluyan en sus agendas de trabajo el derecho a la comunicación e información de los pueblos y naciones indígenas a fin de que se respete y se cumpla la normativa internacional que favorece ese derecho.

Mucho de lo tratado, discutido y decidido tiene que ver con las Radios Comunitarias que siempre se les han negado a los pueblos indígenas, y cuando se atreven a instalarlas a falta de los permisos que se les niegan por sistema burocrático, con el pretexto de considerarlas “radiodifusoras piratas”, se les confiscan o destruyen.
Todavía más grave: se suman por cientos las víctimas, inclusive mortales, por la discriminación racial que se dimensiona cuando se trata de informadores, de ahí que otros de los acuerdos es la exigencia de respeto a la vida de los comunicadores y comunicadoras indígenas y al ejercicio libre y autónomo de la comunicación indígena, en el sentido de que se adecue a las legislaciones del ramo para garantizar que los pueblos y nacionalidades indígenas cuenten con un espectro suficiente y con recursos para cubrir las demandas de comunicación en todos sus territorios.

Los propios periodistas indígenas se comprometen, en afinidad con la ética, a ejercer con autonomía, con profundo respeto a su mundo espiritual y en el marco de la pluralidad cultural y lingüística de sus pueblos y nacionalidades, la comunicación indígena.

Por nuestra parte, hacemos nuestra la demanda a los gobiernos y organismos internacionales para que, como lo decidió la mencionada IV Cumbre, que el 2012, sea declarado como “El Año Internacional de la Comunicación Indígena”. Que así sea, para asegurar el desarrollo de nuestros pueblos ancestrales a quienes tanto les adeudamos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.