miércoles, 10 de noviembre de 2010

El trabajo infantil mata

Elena Luz González Bazán (especial para ARGENPRESS.info)

Según las cifras privadas, de organizaciones internacionales como la OIT, las estadísticas que se suceden todos los 12 de junio cuando se visibiliza la lucha contra el trabajo infantil, dan cuenta que en nuestro país hay niños entre 3 y 14 años que trabajan. Estas cifras que grafican que se trata de seres humanos trepan entre el millón y medio y dos millones de chicos que laboran a la par de un adulto, con salarios menores en un cincuenta por ciento o más comparándola con una persona adulta que desarrolla tarea similar.

Para esto no hay llanto, no hay cadena nacional, no hay parafernalia sofocante, no hay fútbol para todos, no existen lacrimógenas editoriales, ni hay sollozos asfixiantes.

Hace unos días y como si fuera algo natural, no hubo movilizaciones para llorar sobre los cajones de 206 chiquitos que fallecieron en Misiones por desnutrición.

Hoy, en el Centro Gallego un niño de tan sólo seis años, víctima del trabajo infantil y por la manipulación asesina con agro tóxicos se debate entre la vida y la muerte.

Tiene cáncer, el tumor le está tomando todo su cerebro.

Hay una responsable, es la empresa avícola Nuestra Huella S.A., ¿el Estado? Bien gracias, el gobierno provincial, ausente sin aviso y el gobierno nacional… seguimos con el duelo nacional y ahora viajando en un lujoso avión.

El niño es Ezequiel Ferreira, la granja donde trabajaba manipulando pesticidas y agroquímicos en la empresa avícola Nuestra Huella S.A.

La Fundación Alameda junto a los cartoneros de la Cooperativa del Movimiento de Trabajadores Excluidos se movilizan hoy martes al Centro Gallego, el niño está internado en Belgrano 2199 y bajo la custodia de la seguridad privada de la empresa y la policía, paradojas de la vida… ahora tiene custodia…

En el comunicado de la Alameda se sostiene que este lunes 8 de noviembre se realizó una denuncia penal contra la empresa avícola Nuestra Huella S.A.

La Alameda lo había entrevistado a este pequeño niño ya en agosto del 2008, allí el reconocía que removía el guano de las gallinas y manipulaba veneno que provee la empresa exportadora y distribuidora de huevos a grandes cadenas de supermercados locales.

En breve la Alameda mostrará el video y más abajo, gentileza de la Fundación mostramos la carita de este pequeño niño trabajador.

Esta es la muestra del genocidio silencioso de nuestros niños… silencioso también es el accionar del gobierno nacional que se dice nacional y popular…

¿Dónde están los derechos humanos? Y sus organismos… ¿Dónde?

Esto con María Eva Duarte de Perón al frente de la Fundación junto al ministro de Salud, doctor Santiago Carrillo, no hubiera pasado…

Los niños eran los únicos privilegiados…

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.