jueves, 18 de noviembre de 2010

Guerra de los preservativos se intensifica en Perú

PL

Un conflicto en torno al reparto gratuito de 18 millones de preservativos por el Ministerio de Salud de Perú, rechazado por el conservador Cardenal católico Juan Luis Cipriani, subió de tono con duras respuestas al religioso.

El sacerdote católico Marco Arana, líder del grupo centro-izquierdista Tierra y Libertad, respaldó la campaña oficial y dijo que Cipriani parece no haberse percatado de que Perú es una república y una democracia, no una teocracia.

"La época en la que se sostenía que la autoridad episcopal estaba por encima del rey o del presidente han pasado", manifestó, a tiempo de señalar que las políticas públicas competen al Estado y recomendó al dignatario eclesiástico la fórmula de "zapatero a tus zapatos".

Cipriani había acusado al ministro de Salud, Oscar Ugarte, de promover "el libertinaje y el abuso sexual", a lo que el titular respondió que "la caridad empieza por casa" y aclaró que el reparto de condones no se debe a una decisión personal sino a una política del Estado.

En marzo pasado Cipriani sostuvo que Ugarte debía renunciar por haber puesto en marcha un programa de distribución gratuita de anticonceptivos orales de emergencia, conocidos como "píldora del día siguiente".

Tras recordar que 13 por ciento de las adolescentes peruanas han tenido un embarazo, Ugarte dijo que los preservativos son una buena forma de enfrentar ese problema y de prevenir enfermedades de transmisión sexual, como el sida.

Más dura fue la ex presidenta de la Comisión de Salud del Congreso de la República y legisladora del gobernante Partido Aprista, Hilda Guevara, quien pidio al Cardenal que dirija sus preocupaciones a la conducta de los sacerdoes católicos.

"Monseñor Cipriani debe velar por la moral y el comportamiento de los sacerdotes", expresó, al respaldar el plan de distribución de preservativos del Ministerio de Salud.

Agregó que el Cardenal guardó silencio luego que un canal de televisión difundió un video en el que un sacerdote tenía relaciones sexuales con la empleada doméstica de su parroquia, que dijo ser víctima de acoso.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.