jueves, 25 de noviembre de 2010

México: “Qué ni lo piense”

Teodoro Rentería Arróyave (especial para ARGENPRESS.info)

Los acontecimientos prolegómenos de la contienda electoral presidencial de 2012, van determinando de alguna manera los escenarios que marcarán para bien o para mal el destino de nuestro país.

Los tres partidos mayoritarios Acción Nacional, en el poder; Revolucionario Institucional, en una franca recuperación, y el de la Revolución Democrática, que no acaba de unificar a sus tribus, son los pilares de una contienda que todos quieren ganar sin acertar hasta ahora a presentar un frente común y maduro ante la contienda por venir.

Empecemos por el Partido de la Revolución Democrática, el cual de acuerdo a su actual y ya saliente dirigencia, Jesús Ortega Martínez, ya anunció que deja su liderazgo en marzo de 2011, sigue apostando a las alianzas antinatura.

Ello a pesar de que sólo se encamina a la presidencia nacional del PRD el ex gobernador de Michoacán, Lázaro Cárdenas Batel, tal situación se presentó al momento en que Jesús Ortega Martínez entregara la noche de este martes a la Comisión Política Nacional del PRD su propuesta para dejar la presidencia de ese instituto en marzo próximo, y mencionara a Lázaro Cárdenas Batel como su posible sustituto.

Es más, en el acto culminante de las fiestas del Centenario de la Revolución Mexicana, Marcelo Ebrard Casaubón invitó como principal orador al líder moral por antonomasia del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano. En el mismo reiteró posturas que de ninguna forma concilian con las derechas.

A estas alturas, nos parece inverosímil que el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard Casaubón, imagine aún la idea de ser el candidato presidencial de una aberrante alianza de las izquierdas y las derechas, como se lo han hecho creer.

Los Cárdenas, Cuauhtémoc y Lázaro, recordemos siempre se han manifestado en contra de esos absurdos matrimonios políticos entre las izquierdas y las derechas. De llegar Lázaro a la presidencia del PRD, nunca permitiría tales coaliciones, simple, porque traicionaría el legado histórico de su abuelo, el general Lázaro Cárdenas del Río, a quien un grupo de empresarios le fundaran el Partido Acción Nacional en oposición a sus políticas sociales.

El PAN, mientras tanto, juega a la democracia, para componer imagen, en competencia dirigida desde Los Pinos para renovar su dirigencia.

Por su parte el gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto nuevamente otorgó todo su apoyo al gobernador de Coahuila, Humberto Moreira Valdés para la presidencia del Partido Revolucionario Institucional, después de insistir que en el PRI se buscará un candidato de unidad a la Presidencia de la República, al advertir que “no hay que adelantarse al 2012”.

Así están los tres partidos mayoritarios en los prolegómenos de la contienda presidencial del 2012, de lo cual se desprenden los comentarios afines de panistas y perredistas ortodoxos consultados, “sí Marcelo Ebrard Casaubón cree que puede ser el candidato presidencial de las derechas y de la izquierdas, qué ni lo piense”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.