miércoles, 10 de noviembre de 2010

Trabajadores del Ajo de Mendoza: "Queremos dejar de ser esclavos"

Carlos Saglul (ACTA)

El Sindicato de Trabajadores del Ajo de Mendoza que corta la ruta 50 en demanda de mejoras laborales será recibido hoy en la Secretaria de Trabajo por representantes del gobierno provincial. El secretario adjunto del gremio perteneciente a la CTA,Fabian Bravo sintetizó en diálogo con ACTA sus demandas: "queremos dejar de ser tratados como esclavos".

El dirigente explicó “nos tratan como esclavos, la mayoría de los trabajadores son bolivianos también hay argentinos y hermanos de otros países del continente. Nos llevan a trabajar en chacras donde no hay baños ni siquiera agua. Nos pagan no más de 40 pesos la jornada por un trabajo muy duro”

¿Derechos laborales?, se pregunta.”No tenemos ninguno. Y lo peor es que gran parte de los ajeros son niños Lo hemos denunciado miles de veces ante todas las autoridades pero nadie hace nada. Los chicos van en camiones bajo el sol radiante. No tienen ni una lona bajo la que refugiarse. Estamos peor que animales”.

Hoy los ajeros se reunirán con autoridades de la secretaria de Trabajo. “No es la primera vez que protestamos. Cuando realizamos la presentación ante el gobierno nacional se nos dijo que le tocaba intervenir a la provincia. El gobernador Celso Jaque hace muy poco en la practica por seguir la política que predica Cristina Kirchner a nivel nacional. Ella mostró respetar a la colectividad boliviana”.

Los trabajadores están en negro, no les quieren tramitar el documento, “desde el gobierno tardan todo el tiempo posible” , Migraciones nunca se hace presente. En una de esas hay gente a la que le convienen asi pobres e indocumentados. Listos para ser explotados como esclavos.

Bravo es contundente, “pedimos que nos traten dignamente. Si no responden vamos a seguir cortando la ruta para que sepa todo el país como tratan aquí a los trabajadores del ajo, como se explota a sus niños. Pedimos Justicia, así de simple”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.