lunes, 6 de diciembre de 2010

Ahmadinejad asegura que la Era de la bomba atómica quedó atrás

PL

El presidente Mahmoud Ahmadinejad afirmó que la época de utilizar bombas atómicas quedó atrás, un mensaje dirigido a seis potencias mundiales con las que Irán inicia hoy en Ginebra conversaciones sobre su programa nuclear.

Mientras delegaciones del país persa dialogan con representantes del llamado Grupo 5+1 (los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania) en la ciudad suiza, Ahmadinejad recordaba que Occidente posee la mayor cantidad de artefactos atómicos del mundo.

Puntualizó que "Estados Unidos lanzó guerras contra Iraq y Afganistán, pero no utilizó bombas atómicas porque la era de usar esas armas ha llegado a su fin", según declaraciones citadas por el canal televisivo IRIB.

El jefe de Estado iraní criticó a las potencias mundiales por poseer arsenal nuclear y, aún así, "mostrar preocupación porque la República Islámica pueda ser capaz de desarrollar bombas atómicas en un período de tres años".

En otro momento de su intervención, Ahmadinejad responsabilizó a Washington por los ataques terroristas registrados en Teherán la semana pasada contra dos científicos iraníes, uno de los cuales murió en el acto y otro resultó herido.

"Los norteamericanos son peores que los dictadores más represivos. Ellos asesinan científicos nucleares porque no son lo suficientemente fuertes para frenar a Irán, y piensan que el país retrocederá por los asesinatos de sus seres queridos", fustigó.

Opinó que los enemigos del país han entendido que si se le da una oportunidad a la República Islámica, ésta cambiará rápidamente todas las ecuaciones a favor de la prosperidad global.

Teherán insistió en que en las pláticas con el G5+1 desea un debate multilateral para analizar y solucionar varios asuntos mundiales, mientras Occidente, por intermedio del Organismo Internacional de la Energía Atómica, pretende enfocarse sólo en el programa nuclear de esta nación.

La reunión de hoy en Ginebra ocurre luego de 14 meses de diálogo interrumpido, pero analistas vaticinan pocas sorpresas o ningún acuerdo trascendente, porque Teherán adelantó su negativa a someter a negociación los que considera sus derechos legítimos en ese tema.

Ello es, básicamente, el rechazo a detener el desarrollo de la energía atómica con fines pacíficos, pese a que Occidente le acusa de pretender fabricar armas nucleares, y el enriquecimiento de uranio para modernizar sus plantas de generación eléctrica.

El Gobierno persa anunció el domingo que había alcanzado la autosuficiencia al lograr producir el primer lote de óxido de uranio concentrado, también conocido como torta amarilla, que sirve de base para el enriquecimiento de uranio.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.