jueves, 23 de diciembre de 2010

Argentina, Chaco. Masacre de Margarita Belén: Duros cruces tras los careo

Marcos Salomón (CHACO DIA POR DIA)

No se lograron dilucidar las contradicciones entre el ministro de Educación, Francisco Romero, María del Carmen Mac Donald y el ex soldado Alfredo Maidana. Las partes se tiraron con munición gruesa.

La última audiencia del año, en el juicio oral y público por la Masacre de Margarita Belén fue caliente de principio al fin, con el centro del conflicto en la disputa leguleya entre fiscales, querellantes, defensores y el Tribunal Oral Federal, mientras que el careo pasó casi a segundo plano.

Todo comenzó con el pedido del defensor Carlos Pujol de remitir a la Justicia Federal de Misiones el caso de Carlos Zamudio, dado que su cuerpo fue entregado en Posadas, tal como lo indica su certificado de defunción, y aparece como abatido en un enfrentamiento en una zona rural misionera.

Como era de esperar, fiscales y querellantes salieron al cruce y se entabló la primera disputa, que no era otra cosa que el anuncio de una jornada con mucha tensión sobre todo porque se esperaba en principio que del careo entre Francisco Romero, ministro de Educación; María del Carmen “Chiquita” Mac Donald, ex responsable del Área Letras de la ex Subsecretaría de Cultura; y Alfredo Maidana, ex soldado clase 55, salga detenido alguno de ellos por falso testimonio.

Para entender la historia, es necesario contextualizar. En 2002, Maidana ansía escribir un libro sobre su pasado por la colimba. Contacta a María del Carmen “Chiquita” Mac Donald, quien a su vez lo deriva con Romero, que iba a ayudarlo con el objetivo de convertirse en escritor.

Hasta ahí todo bien. Las discrepancias surgen por el nombre del libro, el contenido (si estaba pensado un capítulo sobre la Masacre) y si era autobiográfico o bien de ficción con algunos hechos reales y el objetivo del careo, era, justamente, develar estas gruesas contradicciones.

El careo

En primer término, el careo fue entre el ministro Romero y el ex soldado Maidana. En al menos un par de ocasiones, el Tribunal Oral Federal le pidió al testigo Maidana que reflexione sobre las contradicciones en las que incurría.

Ambos testigos se mantuvieron en sus dichos.

Más tarde, el careo fue entre Maidana –otra vez- y Mac Donald. Se repitió prácticamente la misma situación, con los testigos ratificando sus dichos y con el Tribunal apercibiendo al ex soldado.

Romero y Mac Donald insistían en que originalmente, el libro, preveía un capítulo sobre la Masacre, que desde un primer momento se iba a llamar Los del medio, que el Ministro le había advertido a Maidana sobre la implicancia legal que tendría la publicación del libro, que siempre se habló de una autobiografía con relato histórico, y en el caso particular del funcionario de Capitanich, que se le iba a pagar dinero como escritor y no para declarar.

El ex soldado refutó los dichos de ambos. Dijo que siempre había explicado a sus interlocutores que se trataba de una ficción con hechos verídicos, que nunca estuvo dispuesto a hablar sobre la Masacre, que el nombre del libro se lo puso Romero y que él prefería Memorias de un soldado (la memoria implica realidad más que ficción) o bien Bajo bandera, que nunca le advirtieron sobre consecuencias legales alguna y que el dinero ofrecido fue para declarar.

Pedidos

Así las cosas, el fiscal ad hoc Carlos Amad, que para ese momento ya se había sacado el saco y arremangado la camisa (estaba claramente ofuscado), los querellantes Mario Bosch, Sergio Quirós y Ataliva Dinani, pidieron que se le aplique a Maidana la figura del falso testimonio y que se lo detenga.

Del otro lado, el abogado Pujol y el defensor oficial Juan Manuel Costilla refutaron los pedidos. En el caso del primero de los nombrados, fue más allá pidiendo que se aplique la figura de falso testimonio a Romero y Macdonald.

No conforme con ello, también solicitó la recusación de todo el Ministerio Público Fiscal.

A la espera

Escuchados los pedidos de las partes, el Tribunal hizo un cuarto intermedio y resolvió lo que algunos especulaban que iba a suceder. Los jueces decidieron postergar su veredicto sobre los pedidos de falso testimonio para el momento en que dictará sentencia sobre la causa por la Masacre de Margarita Belén, decisión que deja en vilo a los tres testigos, a pesar de que los magistrados sólo advirtieron sobre las gruesas contradicciones de Maidana.

Finalizada la última audiencia del año, la presidenta del TOF, Gladys Yunes, anunció que el juicio se reanudará el 9 y 10 de febrero del próximo año, con un viaje programado a Buenos Aires.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.