viernes, 17 de diciembre de 2010

Argentina, Córdoba: Repudio a la indiscriminada violencia policial durante la aprobación de la Ley de Educación

PRENSA RED

Diversos sectores condenaron los hechos de violencia ocurridos ayer frente a la legislatura provincial que estuvo vallada -como siempre ocurre con leyes que ofrecen oposición-, para evitar el ingreso de los ciudadanos.

Pese a que desde hora temprana se conocía que los votos alcanzaban para lograr su aprobación, el gobierno provincial eligió usar la represión policial con los ciudadanos que se llegaron hasta las inmediaciones de la legislatura a manifestar su descontento con la norma. Y no conforme con ello se llevaron de los pelos y a los golpes a 13 militantes rumbo a la unidad carcelaria. Fueron liberados tras arduas gestiones y la presión de más de 400 militantes que se hicieron presentes en el lugar. Ahora pesa sobre ellos la aplicación de una contravención.

El director de derechos humanos de la Municipalidad de la ciudad Miguel Baronetto estuvo en el lugar de los hechos y realizó gestiones ante la autoridad de la UCA junto a las legisladoras Adela Coria y Liliana Olivero y los abogados Claudio Orosz y Martín Fresneda de HIJOS, y Leticia Celli del Ceproh.

Baronetto consideró que la decisión de votar esta ley sin el consenso necesario fue “innecesaria e inoportuna cuando hubo unas demandas de participación que se expresaron en marchas y movilizaciones” y cuestionó el apuro del gobierno provincial en lograr la aprobación “dejando afuera a otros actores sociales que pugnan por participar y de esta manera garantizar mayor democracia”.

Desde diferentes sectores se condenó el abuso policial empleado contra un grupo de jóvenes estudiantes, padres y maestros que se opusieron a la aprobación de la nueva ley. La televisión mostró como fueron arrastrados y golpeados y no se ha escuchado ninguna voz oficial que condenara los hechos. Si lo hicieron organizaciones sociales y colectivos militantes.

Por caso, el Archivo provincial y los espacios de promoción de los derechos humanos “La Perla” y el sitio de memoria “Campo de la Ribera”, repudiaron enérgicamente la represión desatada contra estudiantes y otros manifestantes en reclamo a la aprobación de la polémica Ley de Educación”.

“Nosotros luchamos para que el Nunca Más no sea sólo una consigna sino una realidad cotidiana. Ayer el Estado provincial violó los derechos humanos de los manifestantes. Usó el Pasaje Santa Catalina como lugar de emboscada. Golpeó, arrastró, insultó a ciudadanos cordobeses”, expresa el documento de la institución.

Asimismo recuerda que con argumentos parecidos a los que hoy enarbolan como que “no eran estudiantes, que eran mayores de edad, que tenían la cara tapada, que tiraban piedras… Hace treinta años, en plena dictadura mientras el Estado reprimía y desaparecía” muchos miraban para otro lado y decían “por algo será”.

En tanto la Central de los Trabajadores de la Argentina (CTA-Córdoba) también se expresó en contra de la represión consumada por la policía “contra grupos de jóvenes que rechazaban la aprobación de la ley de reforma educativa, reforma que la CTA también rechaza” y responsabiliza al gobierno por lo ocurrido.

Al periodista de Indymedia José Fernández que registraba los hechos le arrebataron la cámara de fotos que luego pudo recuperar. El Cispren condena estas actitudes que atentan contra la libertad de prensa y la integridad física del trabajador.

Los organismos de derechos humanos Abuelas de Plaza de Mayo Córdoba,Asociación de Ex Presos Políticos de Córdoba, Comisión de Homenaje UP1, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas de Córdoba, H.I.J.O.S. Córdoba en la Red Nacional , y también el Servicio Paz y Justicia se manifestaron en igual sentido.

"Exactamente a una semana de la finalización de los juicios donde integrantes de las fuerzas de seguridad de la provincia están siendo acusados de tormentos y muertes, cuyos miembros hace un mes atrás eran sospechados por el Gobernador de ser los autores de amenazas a testigos y abogados, esta misma policía es la que fue mandada a reprimir brutalmente por el mismo Gobernador", señalan y a la vez le exigen al Ministro de Educación y al Gobierno de la Provincia de Córdoba " la derogación de la Ley 8113, la coherencia suficiente para garantizar la justicia, el respeto por los reclamos sociales y para que Nunca Más el Estado utilice la violencia en contra del propio pueblo como si se tratara del enemigo porque la sociedad ya no lo va a tolerar", sostienen.

Finalmente, los manifestantes no pudieron ingresar a la legislatura ni mucho menos permanecer en las inmediaciones. Como viene pasando desde hace varios años los vallados y la fuerte presencia policial son instrumentos de control social que emplean los gobiernos democráticos cordobeses sin distinción de partidos para disciplinar a los ciudadanos.

La pérdida de calidad institucional primero se manifestó en la reducción del poder legislativo a una sola cámara y esto se perfeccionó con la lógica de funcionamiento. Los acuerdos preestablecidos que luego se transformaban en “manos de yeso” como supieron decir los gremios y las organizaciones que lucharon en contra de la privatización del agua.

Desde la Izquierda Socialista, "repudiamos enérgicamente la represión indiscriminada, en un contexto antidemocrático con legisladores acostumbrados impunemente a votar leyes de espaldas al pueblo en una legislatura cerrada, vallada y armada hasta los dientes.

Donde la cantidad de policías y agentes de la Guardia de Infantería triplicaba la de estudiantes, padres y docentes que desde hace mas de dos meses levantamos nuestra voz por una educación laica, gratuita, de calidad, inclusiva y participativa para todas y todos los cordobeses.

Esto es claramente una actitud de provocación por lo que hacemos responsables de todos lo hechos de violencia al gobernador Juan Schiaretti y al ministro de Educación, Walter Grahovac", finaliza el comunicado de prensa.

La Corriente Revolucionaria Nacional, el Peronismo Cordobés y la Casa de los Trabajadores también condenaron en términos similares la metodología empleada que recuerda a los tiempos de la dictadura.

La solidaridad con los militantes reprimidos, detenidos y luego liberados fue unánime desde diversos sectores de la sociedad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.