martes, 7 de diciembre de 2010

Chile considera un corredor sin soberanía para Bolivia

.
El presidente de Chile, Sebastián Piñera, consideró posible una solución a la histórica demanda boliviana de una salida al mar con la cesión de un corredor sin soberanía al norte del río Lluta.

De acuerdo con informaciones publicadas por el diario "La Tercera", el gobierno chileno no está de acuerdo con la entrega de un enclave marítimo a Bolivia.

Piñera frenó la oferta de un enclave marítimo que su predecesora, Michelle Bachelet, pretendía firmar con Bolivia.

Se trataba de una idea que habían trabajado ambos países desde 2007: la posibilidad de un enclave boliviano sin soberanía en el litoral del país, al sur de la quebrada de Camarones y al norte de la ciudad de Iquique.

A mediados de 2009, Bolivia envió a la zona a un equipo técnico para ver en terreno las condiciones de este enclave, y dejó de manifiesto su interés por avanzar en este mecanismo.

Bolivia pedía cerca de 400 kilómetros cuadrados de territorio, un muelle para la exportación de minerales y la posibilidad de construir una zona urbana y turística en el lugar.

De acuerdo con fuentes oficiales, el problema de esa fórmula de enclave es que no tenía especificada la conexión de dicho lugar con Bolivia ni tampoco su proyección en el mar (12 millas de mar territorial y 200 millas de zona económica exclusiva que pertenecen a Chile).

Ni esa ni otras fórmulas parecidas figuraron en las conversaciones con Bolivia, que tuvieron lugar en La Paz entre delegaciones de ambas naciones el 14 de julio pasado.

Bolivia reclama una salida al Pacífico desde que, junto a Perú, fue derrotada en la Guerra del Pacífico (1879-1883), cuando ambos países perdieron miles de kilómetros de territorio y costas a manos de las fuerzas chilenas.

Al ser consultado sobre la posición del gobierno, el canciller Alfredo Moreno no quiso referirse a este tema, pero explicó este domingo en una entrevista televisiva que la fórmula de entregar un enclave a Bolivia no era la mejor porque dividía al país.

"Con Bolivia, nosotros queremos buscar todas las soluciones que cooperen con el acceso mejor de Bolivia al mar, pero siempre buscando el interés de Chile. Y el interés de Chile nunca va a estar en algo que divida al país en dos", precisó.

"Lo que buscamos es que el pueblo boliviano y el pueblo chileno estén mejor después del acuerdo y no peor", sentenció Moreno.

Trascendió que el gobierno apuesta a llegar a acuerdo con Bolivia, pero esperaría a que se resuelva la demanda marítima de Perú ante el Tribunal Internacional de La Haya y que Chile finalmente sortee en buenos términos ese litigio.

Mientras tanto, Santiago intentará seguir construyendo confianzas con su vecino sobre la base de avances concretos en el resto de la agenda de 13 puntos con La Paz, que incluye una variedad de temas, entre ellos, el reclamo marítimo boliviano.

Piñera ha ordenado avanzar en la construcción del tren Arica-La Paz, que estaría abierto en 2012, y otorgar facilidades en los puertos y almacenes de Arica y Antofagasta.

Santiago quiere evitar un quiebre en las conversaciones, ahora que el gobierno de Evo Morales ha aumentado la presión para que Chile presente "propuestas concretas, factibles y útiles" para resolver su demanda marítima.

Por eso, las autoridades chilenas han reiterado su positiva valoración sobre Morales como su mejor interlocutor, debido a su amplio respaldo interno, y también están preocupadas con lo que pueda pasar en el Tribunal de La Haya con el reclamo peruano.

Además, en 2012, la ciudad boliviana de Cochabamba será sede de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) y en Chile no olvidan lo que ocurrió en 1979, la última vez que el organismo hemisférico se reunió en una localidad en ese país.

Aquella vez, Bolivia introdujo la demanda marítima en una resolución de la OEA, que tuvo un respaldo mayoritario.

La semana pasada, durante una visita a Santiago, el secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, dijo que era hora de que Chile hiciera propuestas concretas para buscar una solución al histórico diferendo.

En los últimos meses, el tema de la salida al mar para Bolivia ha sido parte del debate político en Chile, pero existe el criterio generalizado de que hay que buscarle una solución, pero sin otorgarle soberanía a Bolivia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.