lunes, 6 de diciembre de 2010

Colombia: El coronel ajusticiado y sus crímenes

Dick Emanuelsson (especial para ARGENPRESS.info)

Un comando especial de la guerrilla de las FARC-EP ajustició el Coronel Edgar Jaime García Nieto, comandante de la 27 Brigada en el departamento de Putumayo, Puerto Asis, junto a 5 soldados más que le servían de escoltas, informó el 48 Frente de las Farc en un comunicado (http://anncol.eu/noticias-del-mundo/4/farc-confirma-ajusticiamiento-de-coronel1057?templateId=1057 ).

Una “sentencia popular", como lo llama la guerrilla, siempre es discutible y no es mi intención de justificar o decir que “si, tienen razón o no tienen razón". El reportero no lo puede hacer por que pierde su autonomía periodística.

Pero puede presentar elementos para dar una visión más amplia por lo sucedido y el porqué habrá podido pasar.

Estuve el mes de enero-febrero 1998 en en la región en donde el coronel fue eliminado por la guerrilla. Recibí varias denuncias de los habitantes de la población civil que acusaba al ejército y la policía nacional por haber traído paramilitares a la región que recibió una lista de más de 500 personas de la región que los uniformados querían ver asesinados.

Serian mucho más, según el diario oficialista El Tiempo:

“La Fiscalía también tiene un reporte de cementerios clandestinos en Colombia. La mayoría, eran antiguos centros de operaciones de los paramilitares. Hay fincas como Villa Sandra, en Puerto Asís (Putumayo), donde según los desmovilizados puede haber hasta 800 cadáveres". (http://www.eltiempo.com/colombia/justicia/n-n-sepultados-en-mutata_7855327-1).

Abajo esta los diferentes textos que escribí ese año en donde las denuncias, tanto de la población civil como de la misma guerrilla, fueron confirmadas por los mismos autores materiales.

¿Era responsable el Coronel Edgar Jaime García Nieto?

No lo sé pero que cada uno de los lectores saca sus propias conclusiones.

Dick Emanuelsson, Tegucigalpa 2010-12-05

----------

“Primero vienen los policías, indicando a los paramilitares que vienen detrás a quiénes deben matar, lo cual cumplen".
(Habitante de Puerto Asís en un Noticiero de la televisión colombiana, viernes 13 de febrero 1998).
La población civil acusa al Ejército y los paramilitares en el departamento de Putumayo por matanzas
“Los únicos que salen a patrullar son los paramilitares"
Por Dick Emanuelsson
PUTUMAYO / FEBRERO 1998 / A principios del mes de febrero se inició una escalada de asesinatos en el municipio de Puerto Asís, departamento del Putumayo, situado en el sur de Colombia y con fronteras con Ecuador. El alcalde denunció, durante una visita a la capital colombiana a finales de enero del año en curso, amenazas contra la población civil por parte de grupos paramilitares.
“En febrero concretizó quienes eran los responsables y acusó directamente al ejército de haber trasladado a los sicarios. La acusación hizo indignar a los generales, los cuales avisaban que iban a demandar al alcalde por calumnias. Según ellos, no habían visto paramilitares, no había muerto nadie y todo estaba tranquilo en Puerto Asís. Pero todo fue confirmado por la fiscalía, la Defensoría del Pueblo, los organismos de DD.HH. y la población civil que se atrevió a testimoniar.
Estuve precisamente en el Putumayo en los meses de enero y febrero, me entrevistó con varios representantes de la población civil y también con las FARC-EP, el movimiento guerrillero que tiene una gran influencia política en los putumayenses.
Abstención electoral total
En las elecciones regionales del 26 de octubre 1997, el Bloque Sur de las FARC-EP hizo un llamado al pueblo de Putumayo de no votar. Acerca 13.000 votantes de 166.679 habitantes del departamento no oyeron las recomendaciones guerrilleras y votaron. El alcalde de Puerto Asís salió electo con 103 votos. El concejal que más votos obtuvo salió elegido con 6.
“Como represalia, tanto por la simpatía hacia la guerrilla como la desmoralización por parte del ejército por las derrotas militares en el departamento, los mandos de las FF.MM. han iniciado matanzas indiscriminadas contra la población civil, dicen los jefes guerrilleros en entrevistas exclusivas.
‘En Puerto Asís hay dos bases militares del ejército y dos estaciones de policía. En total hay unos 1.500 efectivos y el municipio es extremadamente militarizado. A pesar de esto, la fuerza pública no hace nada para parar los asesinos, dicen los pobladores. Otros dicen que el ejercito quiere convertir a Putumayo en "otro Urabá", la región bananera al norte de Colombia donde toda la oposición política, sindical y cívica ha sido aniquilada por militares, paramilitares y reinsertados del grupo guerrillero maoísta, EPL, que el año 1991 entregó, no solamente sus armas, sino puso sus hombres al servicio del ejercito y los grupos paramilitares bajo el mando de Carlos Castaño, según las denuncias de los organismos de DD.HH.
Narcoparamilitares en alianza con las FF.MM.
Cerca de Puerto Asís, en Campo Azul, existía hasta 1991 una base paramilitar al servicio de la mafia del narcotráfico. Los narcotraficantes estaban y están vinculados con el ejército, denuncian varias fuentes. Las FARC-EP inició una ofensiva a finales del año 1989 y comienzos de 1991 exterminando los paramilitares. Y con la expulsión de ellos, volvió una cierta calma al Putumayo que ahora sido rota.
- - - - - - - - - -
"Los únicos que salen a patrullar son los paramilitares"
Por Dick Emanuelsson
(PUERTO ASIS / FEBRERO 1998) En un corregimiento, en las afueras de Puerto Asís me encontré a mediados del mes de febrero con la señora Laura Soto. Ha sido testigo cómo el Ejército y la policía de Puerto Asís han sido, como dice, los verdaderos responsables de las masacres cometidas en el municipio y sus alrededores. Por miedo de ser asesinada mantenemos su nombre en reserva. Hasta ahora son más de cien personas asesinadas brutalmente. El alcalde salió ileso de un atentado el 18 de febrero donde murieron sus tres guardaespaldas.
¿Nos puede contar lo que ha visto estas semanas?
"Hace poco llegaron unos 45 paramilitares. Ellos de frente dicen a la gente que “somos paramilitares y vamos a limpiar el Pueblo. Tenemos 500 personas en lista que vamos a matar". Y aquí han venido asesinando a estudiantes, campesinos y gente en común.
Un estudiante que estudiaba nocturna y trabajaba durante el día como cobrador, fue testigo cuando estaban masacrando un señor. El muchacho de 16 años se puso nervioso y quiso arrancar el motor de su vehículo. Le alcanzaron, le pegaron una golpiza y le arrastraron para después matarlo".
¿Se habla de un comerciante quemado vivo públicamente en la plaza en Puerto Asís?
"Si, lo mataron terriblemente. Llegaron al mismo pueblo y lo llevaron al barrio "Montañita" que esta cerca el casco urbano. Allí lo quemaron y lo dieron un tiro. Otra noche llegaron a una discoteca y mataron un joven de 20 años a sangre fría. Una muchacha de 16 años en la Galería también la mataron. Y así sucesivamente los paramilitares han asesinando gente en Puerto Asís que hasta el domingo pasado, según las estadísticas, desde el 10 de febrero, o sea en una semana, 38 personas.
¿Se dice que los paras llegaron a una escuela amenazando los jóvenes?
"Decían que iban a matarlos. Los padres de familias han sacado sus niños, unos 500 estudiantes, de la escuela por el miedo que tienen. Son familias con pocos recursos que piden limosnas para poder salir del pueblo y comprar pasajes para ir a Pasto (capital del departamento de Nariño) o a Cali".
¿Las personas han sido asesinadas indiscriminadamente o hay algún hilo en común entre las víctimas?
"Según los paramilitares quieren terminar con todo lo que es guerrilla. Pero la gente que ha sido asesinada no ha sido de la guerrilla y les voy a dar otro ejemplo.
Los paras llegaron en tres taxis a un billar que se llama "La 25 Alaska". Preguntaron por el señor Jorge, el dueño del billar. Salió el hijo de 18 años y les respondió "que no esta, pero yo estoy aquí y soy el hijo de Don Jorge". Los ´paras´ le dijeron "ven acá hijo de puta" y le hicieron colocar su cabeza en la mesa de billar y le dispararon. Los amigos del muchacho salieron corriendo para montarse en una moto y volarse, tratando de salvar sus vidas. Les dispararon también y los mataron. Tenían entre 16 y 18 años. En el billar habían más o menos 15 personas y varios salieron heridos cuando dispararon tantas balas a la cabeza del muchacho cuando estaba en la mesa del billar.
¿Han sido amenazados o asesinados activistas de organismos de derechos humanos?
"Si, el párroco de una iglesia fue amenazado y tuvo que irse después de haber sido perseguido. Otra persona de la organización de DD.HH. en Puerto Asís que había trabajado más de diez años por los DD.HH. también tuvo que irse y se encuentra desplazado. El señor Merino Gutiérrez, alto funcionario de la municipalidad también fue perseguido y desplazado. Él había sido dirigente de los campesinos hace dos años a los cuales defendió.
Los paramilitares escriben en las paredes que "no respondemos por las consecuencias si encontramos a alguien en las calles después a las seis de la tarde", firmados "Atentamente Los Paracos". Dos días después sacaron otro comunicado donde decía "no respondemos a partir de las ocho de la noche, Atentamente Los Paracos". O "Muerte a los colaboradores de la Guerrilla", atentamente Los Paracos".
¿Que es lo que han hecho las autoridades como la policía y/o el ejército? ¿No han visto los graffitis en las paredes?
"Un habitante de Puerto Asís fue donde al capitán de la policía y le preguntó: ¿"Que pasa?" ¿Porqué no hacen algo? ¿Que esta pasando con Uds.?". El capitán no le contestó nada.
¿O sea, la población no tiene ningún respaldo por su seguridad física?
¡"Nada, nada! Por qué los mismos soldados hacen retenes y los paramilitares observan todo desde sus carros que son tres taxis. En el kilómetro 5 hacen retenes y siempre hay cuatro paramilitares con ellos. Están conjuntamente con los soldados.
En cada retén sacan una lista, bajan toda la gente que va en el carro y si se encuentran en su lista, los matan. Un día mataron a siete personas así. Cuando los ´paras´ salen a matar gente en la noche, los policías y los militares de las dos bases militares que hay en Puerto Asís, se encuentran en sus cuarteles, no salen. Los únicos que salen a patrullar son los paramilitares.
¿Ha habido muchos operativos militares en la zona en el último tiempo con muchas tropas acantonadas en la zona. ¿A que se debe?
"Sí, helicópteros por acá y helicópteros por allá y bombardeos. Mataron a una señora de setenta años en uno de esos bombardeos en la vereda Campo Alegre.
¿Ud. también ha sido amenazada?
"Si, yo también tuve que salir, he estado escondida una semana en una pieza, encerrada, por qué anduvieron preguntando por mí".
¿Los paramilitares tuvieron presencia aquí antes?
"Si, hace unos seis años hasta cuando fueron expulsados por las FARC. Los paracos mataron mucha gente. Puerto Asís era casi un pueblo de fantasma. Toda la gente que vieran con botas las recogían en un carro blanco y al otro día se encontraban 15,16 o 18 muertos en un basurero que queda por el Cuílilí. Tener botas era sinónimo de ser guerrillero. Nadie podía ponerse botas, nadie, solamente zapatillas".
¿Que pasó después de que las FARC derrotó a los paramilitares en Puerto Asís?
"La paz volvió. Mucha gentes que habían llorado, por qué habían dejado sus casitas o fincas volvieron a trabajar. Y ahora otra vez han vuelto los crímenes y han convertido la ciudad en una ciudad de fantasma. Todo el mundo esta con las puertas cerradas y con miedo".
¿El jefe del ejército, Mario Hugo Galán, dice que no tiene ningún conocimiento sobre los asesinatos en Puerto Asís y ha rechazado fuertemente las acusaciones de que ha sido el ejército que ha trasladado a los paramilitares a Puerto Asís¿
"De frente trajeron los policías a 20 paramilitares en una avioneta (avioneta) de la policía con placas GJD-103, con los colores verde y blanco. En una otra avioneta trajo 21 o 22 paracos más. El 8 o el 9 de febrero trajeron en un avión Hércules del ejército otros carros y más civiles, es decir paramilitares. Como no van a saber ellos cuando los han traído".
¿Cuál sería su mensaje a la opinión pública nacional e internacional sobre los acontecimientos en Puerto Asís?
"Como uno ha visto como han sido traídos los paramilitares y como andan juntos con los policías y los militares, uno no tiene ninguna confianza en ellos. El mismo pueblo no se arrima, por qué no les tienen confianza por qué lo puede matar a uno, no hay ningún respaldo.
A la gente quisiera decirle que denuncie esta situación, que los militares dejen de realizar las masacres y que el gobierno llame la atención que no juegue doble. El pueblo colombiano no cree en ellos". . .
- - - - - - - - - -
Relato y testimonios sobre la vinculación militares-narcos-paramilitares en el Putumayo, publicado en el informe de la Comisión Andina de Jurista, editado en marzo 1993:
LOS VERDADEROS RESPONSABLES POR LA VIOLENCIA EN EL PUTUMAYO:
"Muchas personas entrevistadas consideren que los principales responsables de la violencia en el Putumayo han sido la Fuerza Pública y los narcotraficantes incluyendo a los paramilitares en estos últimos. La relación entre narcotráfico y violación de DD.HH. no hace parte de una red nacional asociada a los carteles de la droga sino una red departamental vinculada a la Fuerza Pública. Es una característica regional que si bien es cierto que ha venido ocurriendo desde la década ochenta cuando el contacto era con grupos paramilitares y carteles nacionales. También muestra la capacidad de acción criminal que puede tener una institución cuando no tiene el control disciplinario adecuado.
- - - - - - - - - -
"Dirigentes indígenas son colaboradores
de la guerrilla": Ejercito y funcionarios civiles
"De acuerdo con las percepciones de las propias comunidades los indígenas son vistos como un guerrillero en potencia. Su descontento social ha sido criminalizado no solamente por autoridades militares y de policía sino también por autoridades civiles, máxime cuando el mayor conflicto de las comunidades indígenas ha sido con las administraciones departamentales. Hay, además, una actitud discriminatoria de los funcionarios hacia los indígenas y, añadiendo a eso, los territorios de algunos resguardos han sido tenidos escenarios de guerra por el ejército y grupos guerrilleros, algunos funcionarios civiles y militares consideran que los dirigentes indígenas son colaboradores de la guerrilla".
- - - - - - - - - -
Policía castró y mató indígena
"El 17 de Julio 1990 dos indígenas de la comunidad de Siona, Julia Bellamil Iguaje y Salomon Florentin Iguaje del resguardo de Buenavista en Puerto Asís fueron retenidos y hallados muertos el día siguiente. Desaparecieron del casco urbano de Puerto Asís luego de que agentes de civil se los llevara en un carro blanco que era conocido como del F2 de la policía. Fueron torturados con alfileres clavados en sus uñas y con cortaduras y golpes en diferentes partes del cuerpo.
A Bellamil le introdujeron un palo en la vagina y luego recibió un impacto de bala. Salomon presentaba signos de tortura, heridas producidas con un pulzón, golpes en un ojo y estaba castrado".
- - - - - - - - - -
FUSILAMIENTO:
"Los hechos que son considerados como fusilamiento tiene en el Putumayo una de sus máximas demostraciones en la masacre de Las Palmeras. El 23 de enero 1991 en la escuela de la vereda de Las Palmeras, cinco kilómetros de Mocoa fueron ejecutadas cinco personas por fuerzas combinadas del ejército y del Cuarto Elite de la policía. La masacre fue ejecutada en presencia de los estudiantes de la escuela y estuvo presidida de un gran operativo que incluyó el uso de helicópteros artillados. (...) En comunicado emitido por el comandante del departamento de policía, el coronel Pedro Paulo Linares se informó que se trataba de guerrilleros dados de baja en combate los cuales iban a dinamitar un oleoducto hecho que fue desmentido por el propio secretario del gobierno departamental por el conocimiento que tenia de las víctimas y por qué en Mocoa no hay oleoducto. Esta masacre provocó una protesta ciudadana en la que se rechazó el hecho y se exhibieron pancartas que reconocían las víctimas como personas de bien oficios conocidas en la localidad.
Además hubo testigos adultos y niños que precisaron que forma ocurrieron los hechos. Un niño herido en el ametrallamiento dijo: Allá llegaron los policías, llegaron bravos y el profesor Hernán Cuarán se quedó con los policías de sombrero (cuerpo élite de policía)´. Contaron además que a los niños gritaron: ´Vayense si no quieren que los matemos´. Otro alumno declaró que él rogó a los policías que no los mataran, ´qué Hernán Ariel es profesor´. Pero los agentes lo contestaron: ´no, son guerrilleros´. Por un policía en la estación de Mocoa se supo, que Artemio Antoja insistió mucho que no los mataran y para eso invocaba el hecho que su hija trabajaba en la policía. El mismo agente manifestó que por radio llamaron a Mocoa pero que el coronel Linares dio órdenes que los mataran a todos.
El caso de la masacre en Las Palmeras fue atendido por la Procuraduría departamental pero según el Procurador departamental Elio José Acedo, la investigación fue archivada por qué una inspección interna de la Policía Nacional asumió el caso para luego absolver los responsables oficiales y agentes. La investigación penal fue iniciada por el Juzgado 25 de Instrucción Criminal pero su titular fue amenazada y tuvo que ser trasladada a otro municipio. Luego, el asunto pasó a manos de un Juzgado Penal Militar. El Procurador provincial fue el mismo al lugar por los hechos y estima que hubo excesos de la Fuerza Pública ya que había perforaciones de balas en las paredes de la escuela. Uno de los sacerdotes que participó en la misa campal del entierro de las víctimas fue amenazado y tuvo que ser traslado a otra parroquia. A los familiares se les hostigó durante mucho tiempo señalándolos como hermanos o padres de los guerrilleros".
- - - - - - - - - -
A CALLAR LOS TESTIGOS:
EL CASO DEL HOTEL EL INCA
El 19 enero 1989 en el Hotel El Inca de Puerto Asís, en horas de la mañana, 12 agentes de la policía nacional, sacaron de su habitación y se llevaron detenido un joven allí hospedado. Pocas horas después fue hallado su cadáver con señales de tortura. El dueño del hotel, Sr. Jesús Eduardo Herazo, se dirigió a un Juzgado a formular la denuncia acusando de tal hecho la policía pero más tarde también fue asesinado.
- - - - - - - - - -
EL CASO DEL "METRALLETA",
ASESINO DE LA POLICIA
Otro caso conocido por la comunidad y denunciada por ella ocurrió en el Valle de Guamés donde era ampliamente conocido por su espíritu matón, un policía apodado ´Metralleta´. En ese municipio el agente de la policía José Raúl González Torres, alias Metralla o ´Metralleta´ estuvo desde mayo 1990 hasta mayo 1991 y, según declaración de varios habitantes del municipio, este hombre mató a unas 30 personas este año por quererles guerrilleros, por asuntos personales o por mandato de narcotraficantes. Llegó incluso a amenazar de muerte al cura párraqo por sus críticas en los cermones dominicales de la misa mayor. El 7 de diciembre 1990, junto con a un agente de apellido Niño, perpetró una masacre en la cual murieron cuatro personas, una niña de siete años, Gloria Amparo Gómez, una mujer embarazada Sorayaa Gómez y dos hombres, Leonidas Peña y Dorley Carbajal. El 21 de abril mató en el Valle de Guamés en el parque principal y en presencia de muchas personas Orlando Canacuán, acusándole de ser guerrillero.
Las autoridades civiles ni siquiera se daban por enteradas, por miedo o pusilanimidad y ni el alcalde, el jefe local de la policía o el personero de la municipalidad por los DD.HH. iniciaron alguna acción. Solamente el Juzgado 23 de Instrucción Criminal había iniciado alguna acción contra el mencionado agente de la policía Raúl González, alias Metralleta, dictando auto de detención y en su contra por el asesinato de Canacuán.
Pero el proceso fue archivado cuando el 9 de mayo de 1991 la guerrilla de las FARC asesinó a Metralleta cerca el hospital del pueblo cuando era vestido civil".
- - - - - - - - - -
EL GENOCIDIO POLITICO: EL CASO DE
LA UNION PATRIOTICA EN PUTUMAYO
"Asesinatos de militantes políticos y cívicos comunales como un mecanismo de obstrucción o por la participación política, fue desde 1989 hasta 1991, una causa frecuente de ejecución de personas en el Putumayo. Los opositores políticos han sido víctimas predilectas de ejecuciones sumarias producidas como resultado del empleo abusivo de la Fuerza de Policía, Fuerzas Armadas y de otras fuerzas gubernamentales.

Se lleva a tal punto que la Unión Patriótica, UP (partido político de izquierda que fue el fruto por el acuerdo de paz entre el gobierno de Betancourt y las FARC-EP en Mayo el 1984, nota del redactor) desaparecieron de la escena política en el Putumayo 1989, principalmente en Puerto Asís en donde era más fuerte. A los militantes de la UP y del Partido Comunista Colombiano se les considera ´auxiliares a la Guerrilla´ o guerrilleros. Las personas de esa zona escondían el periódico VOZ, órgano del Partido Comunista por qué si lo encontraban con esa publicación podía costarles la vida".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.