viernes, 17 de diciembre de 2010

FFCC Belgrano Carga y la Sociedad Operadora de Emergencia S.A. (Parte II)

Juan Carlos Cena (especial para ARGENPRESS.info)

Los pillos son tantos, que no es difícil que terminen por ahorcar a la gente honrada.
Shakespeare

El Estado Nacional Argentino es responsable de una tragedia nacional. Para este caso, se expulsaron 85.000 trabajadores y técnicos de los ferrocarriles, más los obreros que laboraban en las firmas proveedoras sumando un total aproximado de más de 130.000 asalariados. Estos últimos ligados al ferrocarril por ocuparse en plantas proveedoras de vagones, vagonetas, fundiciones, rectificadoras y otros insumos para Ferrocarriles Argentinos. Totalidad que pasó a engrosar el ejército de desocupados, es decir, fue un genocidio silencioso. Estos proletarios se convirtieron en desaparecidos sociales.

En forma paralela se clausuraron ramales dejando amplias zonas de nuestra geografía sin comunicación, agua, intercambio de mercancías, cesando la interconexión entre zonas y poblaciones. Como resultante sobrevino la desestructuración territorial y con ella la ruina de las economías regionales.

¿De qué manera se puede explicitar-sucintamente el pasaje de un estado-nación propietario de sus riquezas a otro enajenado totalmente de su poder material? Trataremos de aproximarnos describiendo dos programas basados en dos modos productivos en tanto análisis de situación.

Uno expresaba la conformación de grupos económicos argentinos los que, por medio de directorios de sus sociedades anónimas, articulaban las actividades industriales, bancos, seguros, producción agropecuaria, etc.; en donde su monopolio industrial se podía medir por medio de los censos económicos, según peso en la producción de cada rama, y la participación en el mercado interior y exterior en tanto gran industria.

Este modo productivo se expresaba a nivel superestructural y es el derrotado hacia la década del ’80, a nivel mundial. La característica que tomó en Argentina deviene del hecho de que se libró una guerra contra este modo productivo porque creaba las condiciones de la subversión del orden establecido.

Que el capitalismo cambia y se rectifica para fortalecer su verdadera naturaleza no es novedad. El arco completo de su historia es una sucesión de modificaciones. Se sabe, el capitalismo muda de aires, cambia sus maneras de comportamiento, pero no su sustancia esencial, que es la de su reproducción. Materia que se logra a través de la ganancia máxima, que no es otra cosa que la multiplicación del capital a través del beneficio pleno y la explotación de los trabajadores.

En la reproducción del capital está su dinámica, y ella, va produciendo las alteraciones y modificaciones en el sistema capitalista, variables afanosas que alimentan la constante de las utilidades. El capitalismo cambia, se integra a las nuevas circunstancias que el mismo ha generado.

Las crisis económicas generales siempre han sido una poderosa condensación de energías orientadas al cambio en el sistema capitalista. Nosotros, como país dependiente, no somos ni tributarios ni receptores, sólo absorbemos los coletazos de una crisis que no generamos.

"Si lo que hoy se llama globalización, es el reinado de Kartels según territorios económicos de distintos capitales financieros (petróleo, acero, alimentos, transporte, etc.) los que monopolizando el mercado mundial y apropiado de espacios nacionales, establecen redes articuladas a un centro único. Su manifestación a nivel político es la creación de marcas, espacios, colectoras, etc. etc. Bajo el mando de un comando único que dirige desde fuera y el gobierno ejecuta". "Si el proceso de transnacionalización comenzó en la década del '60 a nivel mundial y ahora en su realización se apropia de espacios con toda su organización, ¿qué implicancias tiene la hegemonía alcanzada por el capital financiero? Si bien tiene caracteres de rentístico, la gran industria forma parte de él, por lo que, ¿se encuentra en su más alto momento de descomposición? En relación a todo esto. ¿Cuántos interrogantes se nos plantean?¨ Beba C. Balvé - Ejercicio exploratorio para los hechos sociales de 2001.
Podemos colegir entonces, que en nuestro país dependiente y colonizado nada ha cambiado para bien en este período transcurrido, y que todo lo divulgado desde los despachos oficiales, sólo es apariencia. Al contrario, la realidad señala que se ha ahondado la expoliación al pueblo, y que la consolidación de los grupos económicos parasitarios abarca todo nuestro territorio. El caso que nos ocupa, que es el modo de transporte ferroviario, afirmamos que se ha profundizado el sistema de concesiones. Esto por un lado, por el otro, ha nacido, como lo veníamos anunciando, todo un engendro: que es la cartelización de los concesionarios ferroviarios. Ver prólogo Ferrocidio 2da edición, de mi autoría.

Luego de un proceso de cambios y recambios organizacionales, éstos, se han posicionado para poder parasitar más y mejor a este Estado que raptan y liberan según sus conveniencias de lucro. Podemos decir con certeza que el modelo perverso concesionarista impuesto por el imperio colonizador en la década de los 90, después de más de tres décadas de resistencia obrera, no solamente continúa sino que se ha ahondado de la manera más siniestra a través de los mismos personajes concurrencistas.

La aparición, de esta corporación extorsiva, fue para incrementar, entre otros quehaceres, los desvalijamientos y pillajes sobre los restos de la empresa ferroviaria: Como el vaciamiento de sus talleres y almacenes, la desaparición de máquinas y herramientas, materiales y repuestos de sus almacenes generales y regionales y la venta a precio vil de sus bienes muebles e inmuebles, o estaciones, es decir: El Ferrocidio, éste, se perpetúa. Ahora vienen por las conquistas de las tierras ferroviarias.

Todos los concesionarios, mal llamados industriales nacionales, poseen la misma naturaleza parasitaria. Todos están colonizados, los de adentro y los de afuera del aparato del estado.

El afán de lucro los ha llevado a cartelizarse (se unieron, en el UGOFE, primero, luego en la Sociedad Operadora de Emergencia y más tarde Ferrocentral) Estas congregación parasitarias no tienen nada que ver con el desarrollo del capitalismo en la Argentina, al contrario, lo obstruyen.

No es mi intención entonar un canto gregoriano sobre el sistema capitalista, al contrario, pero debemos hacer un esfuerzo por ver la verdadera naturaleza de estos concesionarios vividores de las ubres del Estado.

Subordinado todo a sus espurios intereses, raptan al Estado, y éstos unidos comienzan a imponer la cartelización de la economía en donde la estructura no es vertical, cortando transversalmente a los grupos sociales, sino horizontal según las necesidades del capital financiero, articulándose a un poder central por medio de redes. Donde aparece el otro fenómeno que son las tercerizaciones, factor degenerativo de este capitalismo prebendario, dependiente, a su vez, del sistema capitalista imperante en este país dependiente y colonizado, no ya por tropas de ocupación, sino por un sinnúmero de multinacionales, algunas son empresas estatales como Telecom, Telefónica, Repsol, entre otras, de países llamados desarrollados.

Antes la reproducción ampliada de capital regía la producción y el desarrollo expandiendo las fuerzas sociales productivas de la sociedad, ahora domina la productividad de la empresa, determinada por la rentabilidad. Esta es una determinación de la renta del dinero a la ganancia industrial. La subordina, frenando el desarrollo de las fuerzas productivas de la sociedad. Esto se constata con total nitidez hoy día.

A partir de 1983 se hacía nítida la falta de correspondencia entre la estructura económica y la superestructura. Se había desgranado, desarticulado el pueblo en tantas partes como profesiones ejercitaba mientras la superestructura se mantenía organizada en dos grandes partidos políticos.

Se violenta a la sociedad tratando de organizarla según espacios, marcas, sin ninguna intervención política salvo asistir al acto eleccionario en donde se vota lo que otros eligieron.

Hoy día, un número infinito de socialistas, reformistas, pacifistas, demócratas burgueses, apartidistas, y “devotos” de los derechos humanos, llamados progresistas conforman una corriente ideológica la que, de una parte, es producto de la descomposición de la social-democracia y la otra, es el fruto inevitable de la pequeña burguesía a quienes todo el ambiente los mantiene prisioneros de los prejuicios “burgueses y democráticos”.

Tienen la virtud, los progresista, de compartir a su vez, con el neoliberalismo: La adopción a raja tabla de la democracia liberal, rebautizada como discursiva, de consenso, inclusiva, de derechos humanos, etc., adoptan la economía de mercado, a pesar de su discurso en contra de los grupos concentrados, y la homogeneización cultural planetaria, más allá de su arenga sobre el multiculturalismo.

Esto es así, porque el progresista es su propio proyecto. El se instala siempre en el futuro pues ha adoptado la vanguardia como método…

Todo esto y más decíamos por esa fecha (2005) que todo es un juego perverso, porque como se admite que un Secretario de Transporte en estado de enjuiciamiento legal, con un fuerte cuestionamiento social y político, seguía permaneciendo en su puesto por voluntad del presidente de la Nación, y el progresismo ensobrado y los no tanto, hacían mutis por el foro..

El ex Secretario de Transporte ante tantos cuestionamientos, por esos tiempos, ya no debería haber estado en ese cargo, y si le agregamos el judicial, su permanencia era una afrenta, además agregábamos: y si a pesar de ello continúa, la responsabilidad es de quien lo nombró. El progresismo parasitario y prebendario, continuaba diciendo que el silencio es salud, aún hoy.

Reiteramos, la Cámara Federal había ordenado reabrir una causa penal contra el ex secretario de Transporte, Ricardo Jaime, y el ex subsecretario de Transporte Ferroviario, Julio Tito Montaña, por el pago de subsidios millonarios a empresas concesionarias de ferrocarriles, a pesar de ello, estos seguían comandando las acciones de esa secretaria como si nada hubiese pasado. Era la impunidad en estado crudo. (ARGENPRESS 23/09/2005 VILLA CRESPO MI BARRIO)

Si a los antecedentes (prontuario) penales de Jaime y cía, le sumábamos las referencias y andanzas comerciales de don francisco Macri, solamente menciono, el no pago de los cánones cuando gerenciaba el Correo Argentino, para no extendernos más.” El libertinaje continuaba y el silencio progre de ayer y de hoy aturdía. (ARGENPRESS y VILLA CRESPO MI BARRIO 23/09/2005)

A estos dislates, hay que sumarles las pretensiones de estos nuevos socios (Hopefull Grain de China y SIDECO, de BENITO ROGGIO, EMEPA) al paquete accionario de la misma, o sea, al de la cartelización, donde se desprende que, a pesar de los nuevos adherentes, la presidencia del directorio recaería en la persona del señor Armando Amasanti de la empresa SIDECO (hombre de confianza de Franco Macri en la extinta SEVEL); también estarían definidos otros puestos claves de dicha empresa, los cuales serían ocupados por personal de la empresa SIDECO (todos de extrema confianza de Franco Macri) y el Ingeniero Alfredo Cargnello (cabe destacar que esta persona es originaria del Grupo EMEPA, y hasta el día 31/03/2006 se desempeñaba como gerente general de UGOFE – Unidad de Gestión Operativa, que también en forma corporativa se anotó para entrar en el negocio inmobiliario de las Tierras de Retiro) como Gerente de Operaciones de la nueva empresa BELGRANO CARGAS.

Estos son algunos antecedentes de los aprontes de organización para tomar por asalto el F.C. Belgrano Cargas. Ferrocarril fundamental para implementar los corredores bioceánicos, donde está involucrado IRSA, eL Banco Mundial, las cerealeras (Cargill, Monsanto, Dreyfus, Aceitera General Deheza, Grobocopatel, Bunge, los chinos, y el cartel criollo la Sociedad Operadora de Emergencia S.A.

Ver también:

Fuente imagen: Alejandro - RAILNET

Juan Carlos Cena es miembro fundador del MONAREFA (Movimiento Nacional por la Recuperación de los Ferrocarriles Argentinos)

Nota:
1) http://www.villacrespomibarrio.com.ar

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.