jueves, 16 de diciembre de 2010

Italia: Persiste la incertidumbre política

.
La crisis política italiana continuó hoy tras las mociones de confianza y censura aplicadas al primer ministro Silvio Berlusconi, quien sobrevivió por solo tres votos en la Cámara de Diputados.

Un sondeo publicado por el diario La Repubblica reflejó que 34 por ciento de los entrevistados opina que el conflicto con el gobierno de Berlusconi no tiene aún un claro vencedor.

Medios periodísticos estiman que la estrecha victoria obtenida por Il Cavagliere -como llaman también al gobernante- impedirá que gobierne con estabilidad, lo cual sumirá a Italia en una profunda crisis social y económica, similar a las de Grecia e Irlanda.

El principal opositor y su ex aliado Gianfranco Fini advirtió que el recién constituido Polo de la Nación, que agrupa a diferentes partidos liberales y de centroderecha, actuará con unanimidad en el parlamento y hará frente a las maniobras políticas de Berlusconi.

A diferencia del titular de la Cámara baja, el Primer Ministro confía en lograr mayoría absoluta en la instancia parlamentaria a través del reclutamiento de diferentes diputados quienes, según afirma, no confían en sus partidos políticos actuales.

Diversos medios de difusión estiman que muchos de estos funcionarios recibieron grandes sumas monetarias y promesas de ocupar altos cargos en la administración.

La mayoría de los rotativos hacen referencia a la diputada Catia Polidori, acusada de cambiar de bando tras la posibilidad de que la universidad privada de su familia sería beneficiada por el gobierno de Berlusconi.

El controvertido político obtuvo el martes en la Cámara baja 314 votos a favor y 311 en contra durante la votación de una moción de censura. A última hora varios legisladores pertenecientes a la agrupación Futuro y Libertad para Italia, dirigida por Fini, decidieron no apoyar el recurso contra Berlusconi.

Horas antes, el Primer Ministro salió ileso al ganar una moción de confianza a su gobierno ante el Senado, donde goza de cómoda mayoría.

El descontento social se extendió también a las calles de ciudades como Palermo, Milán y Roma, donde grupos de manifestantes protagonizaron jornadas de protestas en rechazo a la gestión de Berlusconi.

Conforme a recientes reportes, la fuerte represión policial en la capital italiana ocasionó más de un centenar de heridos y unos 40 detenidos.

Sindicatos y organizaciones sociales se adhirieron a las demostraciones masivas convocadas en todo el país bajo el lema "Unidos contra la crisis" para rechazar la política de austeridad de Berlusconi.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.