lunes, 6 de diciembre de 2010

Linchamientos a delincuentes aumentan en República Dominicana

XINHUA

El desbordamiento de la delincuencia y la indiferencia de las autoridades dominicanas ha empujado a los ciudadanos a tomar la justicia por sus propias manos, llegando incluso a linchar a supuestos delincuentes.

El caso más reciente ocurrió esta semana en la provincia San Cristóbal (al sur de la capital dominicana), donde un grupo de hombres asesinó a un individuo que supuestamente se proponía a cobrar el rescate de un secuestro junto a otros individuos en la referida zona.

El grupo enardecido le propinó una golpiza al hombre con palos y machetes hasta que perdió el sentido, y lo quemó frente a un grupo en el que había menores de edad.

Las imágenes del hecho de barbarie fueron grabadas por un aficionado y transmitidas al mundo a través del noticiero local "Noticias SIN", uno de los más populares programas de noticias de esta nación caribeña, causando gran revuelo en la sociedad dominicana.

Eventos como éstos ya no son nuevos en la nación caribeña, donde varias personas han sido asesinadas por la población luego de haber cometido alguna infracción contra la persona.

A diario mueren ciudadanos a mano de delincuentes sin que la Policía Nacional, institución llamada a enfrentar el crimen, pueda mantener la paz y seguridad ciudadana o realice una labor efectiva que permita castigar a los transgresores de la ley.

En otras ocasiones el sistema de justicia no responde de manera rápida, convirtiéndose esta impunidad en caldo de cultivo para que los ciudadanos tomen la justicia por sus manos frente al deterioro paulatino de la seguridad ciudadana.

Otro hecho similar ocurrió a dos agentes policiales que fueron atacados por una turba tras confundirlos con atracadores. Los pobladores trataron de asesinarlos pero los policías salvaron la vida.

El linchamiento ha sido calificado como un hecho cruel y, de manera particular, el presidente de la Comisión de los Derechos Humanos en República Dominicana, Manuel María Mercedes, manifestó que es parte de la degradación social en que está sumergida la nación.

Mercedes consideró que acciones inhumanas como la escenificada en la comunidad sureña de San Cristóbal, deben llamar la atención de todas las autoridades del país, para analizar los factores que están incidiendo en los crímenes de este tipo.

"En asesinatos como éste vemos el grado de violencia que afecta al país y los niveles de inseguridad, por lo que debemos reflexionar antes de que sea muy tarde y veamos linchamientos a diario", afirmó el representante de los derechos humanos.

El abogado dijo que espera que las autoridades policiales investiguen la muerte del hombre y sometan a las personas que actuaron hasta matarlo o, de lo contrario, "son cómplices" del hecho de salvajismo.

Indicó que si las autoridades no presentan a los responsables de la muerte, la Comisión de los Derechos Humanos se constituiría en actor civil de los familiares de la víctima, para tratar de que los estamentos judiciales actúen en este tipo de casos. La República Dominicana ha sido estremecida por los altos niveles de criminalidad, obligando al presidente Leonel Fernández a convocar en varias ocasiones en este año al Consejo de Seguridad Ciudadana para tratar de revertir la situación. A pesar del aumento del patrullaje y la remoción de agentes del orden público que actúan de manera indiferente, la situación aparenta que está fuera de control, provocando la ira colectiva y el linchamiento de los supuestos delincuentes, como ocurrió en esta semana.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.