jueves, 16 de diciembre de 2010

México: Morir solo

Teodoro Rentería Arróyave (especial para ARGENPRESS.info)

En el caso del desaforado hasta ahora diputado Julio César Godoy Toscano debe haber todo un mar de fondo para que el perredismo casi en su conjunto lo haya dejado morir solo.

Era prácticamente inimaginable que después de aquella teatral acción para introducirlo en el Palacio Legislativo de San Lázaro, no obstante la vigilancia de policías federales para detenerlo, haya podido evadir el operativo y llegar hasta la tribuna para rendir la protesta de ley y obtener el fuero federal que le otorgaba su posición diputado federal.

La Comisión Instructora, formada por dos diputados del Partido Revolucionario Institucional, uno del Partido Acción Nacional y otro más del propio Partido de la Revolución Democrática, votó por unanimidad el dictamen a favor del desafuero. Decisión que fue avalada por el pleno con 384 votos a favor, 2 en contra y 21 abstenciones.

La información lacónica es en el sentido de que Julio César Godoy Toscano nunca pudo zafarse de las grabaciones telefónicas donde sostiene varias, complicadas y comprometedoras pláticas con el llamado jefe del grupo delincuencial “La Familia Michoacana”, Servando Gómez, alías “La Tuta”.

También, en ese mismo concepto, no pudo explicar la existencia de 24 millones de pesos en sus cuentas bancarias, por lo que ahora además de los delitos ya conocidos, la Procuraduría General de la República le agregará uno más, el de enriquecimiento ilícito.

Tal situación ha provocado un golpe brutal a la imagen del Partido de la Revolución Democrática, no obstante que al final una gran mayoría de los propios diputados de ese instituto político votaron a favor del desafuero.

Y no obstante, también el discurso preciso del líder de la bancada, Alejandro Encinas Rodríguez quién para justificar la decisión aseguró que imperará en México una nueva etapa en lo que se refiere a las restricciones que deben de contener los fueros federales.

Dramático es el desplegado del medio hermano del indiciado, el gobernador de Michoacán, Leonel Godoy Rangel quién en forma por demás responsable y anteponiendo los vínculos familiares cumple con su papel de gobernante constitucional de la entidad ante el pueblo que lo eligió.

En el mismo reivindica su respeto y cumplimiento a la Constitución y demás leyes y exige a su consanguíneo presentarse a responder de las acusaciones que se le imputan.

En el aspecto familiar, hace un deslinde en lo que se refiere al tronco familiar que se dividió y tuvo que ser educado en el norte de la República por parte de su madre y de sus tías, pero siempre en la exigencia de respetar a los familiares inclusive los directos de Julio César porque las leyes no son trascendentales.

Como se quiera, este es un drama político familiar que ha vivido intensamente el pueblo de México por culpa del circo que llevaron a cabo los compañeros de partido del indiciado para introducirlo subrepticiamente al recinto parlamentario para que tomara posesión.

Ante el fracaso del llamado “michoacanazo”, muchos creímos en la inocencia de Julio César Godoy Toscano, hoy la tendrá que probar ante sus jueces pero de que hay un mar de fondo, lo hay, para dejar morir solo al que se había convertido en un héroe, en forma efímera, de “la persecución del poder”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.