martes, 14 de diciembre de 2010

México: Regular los medios

Teodoro Rentería Arróyave (especial para ARGENPRESS.info)

Cuando en todo el mundo a través de las organizaciones civiles, universitarias e inclusive políticas, se libra la gran batalla para abrir o para consolidar en su caso más y más espacios de libertad, el gobierno perredista del Distrito Federal que preside Marcelo Ebrard Casaubón y que se supone de avanzada, nos anuncia su intención de regular los medios.

Con el pretexto de un manejo ordenado de la información policíaca, el gobierno de la Capital de la República a través de su Procuraduría General de Justicia, plantea promover una ley para regular la actuación de los medios de comunicación respecto, dice, de temas de seguridad.

Lo grave del caso es que la pretendida agresión a las libertades de prensa y expresión va muy avanzada, puesto que desde el jueves pasado la dependencia capitalina dio a conocer su manual de Política Criminal para la Procuración de Justicia en el Distrito Federal, Programa Integral 2010-2012, para enfrentar el fenómeno delictivo en la Ciudad de México y mejorar su trabajo en el cual como punto relevante viene toda una reglamentación de ley mordaza.

En la información oficial se asegura que el documento fue elaborado con catedráticos de la Facultad de Estudios Superiores de la UNAM, mejor conocida como la FES de Acatlán, para servir de base para la ejecución de políticas públicas en la materia de procuración de justicia en el D. F.

Desde luego se guarda de decir que esa Facultad lo apoya o lo propone, lo cual sería simplemente inadmisible, ya que en la página 46 se encuentra el meollo y lo grave de la intentona, exacto, en el apartado Medios de Comunicación del capítulo La Política Criminal para la Procuración de Justicia señala, ojo, que las autoridades deben:

“Proponer una ley que regule el actuar de los medios de comunicación, con un apartado especial que contenga los principios básicos de la publicación de notas policiacas, así como de programas de contenido altamente violento”. No contentos con el enunciado nos remiten a antecedentes extranjeros con calificativos y todo: “Una buena práctica es la que desde 2004 emitió el gobierno de Venezuela, a través de la publicación de la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión".

El texto es parte de las políticas generales a implementar, luego matiza con el cuento de que las autoridades deben pactar con los medios de comunicación la adecuada difusión de la información, es decir “trabajar concertadamente con los medios de comunicación para generar una adecuada y responsable difusión de la información sobre la criminalidad”.

Desde ahora le decimos a Marcelo Ebrard Casaubón que no cuente con el gremio periodístico organizado, el cual tiene amargas experiencias en cuanto a la mordaza y agresiones a los comunicadores de sus aliados de la derecha en el gobierno federal. En verdad es inconcebible el solo hecho de proponer la regulación de medos, que reprueba nuestra Constitución, a ella nos atenemos y a ella recurriremos en caso necesario.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.