lunes, 6 de diciembre de 2010

Panamá: El pele police, un infame instrumento de represión

Pedro Rivera Ramos (especial para ARGENPRESS.info)

Ha sido la inseguridad en nuestras calles, barrios y hogares, la excusa principal que los gobernantes de antes y de ahora, han aprovechado para suspender, limitar o conculcar derechos y libertades públicas, que se creían sagradas. El miedo a perder la vida, bienes o ambas cosas, nos ha conducido a aceptar como natural cualquier ultraje, cualquier vejamen, cualquier invasión de nuestra privacidad o de nuestra intimidad, no importa el grado de disimulo o crudeza con que se presente, siempre que con ello nos creamos a salvo. Renunciamos a menudo al ejercicio pleno de nuestras garantías ciudadanas, para “disfrutar” de una seguridad fundada básicamente, en una de las herramientas más antiguas y brutales que el género humano ha conocido para controlar y manipular a los demás: el miedo.

De ese modo, consentimos, con el silencio de casi todos, ser constantemente observados por cámaras de vigilancia situadas en parques, calles y centros comerciales; adquirimos sofisticados y costosos sistemas de seguridad personal y familiar; sospechamos de cuanto desconocido se nos acerque demasiado; justificamos el rearme de nuestra policía y que hagan uso de aparejos que como el llamado “Pele Police”, violan nuestros más elementales derechos y ha servido para ensañarse contra periodistas, defensores de la naturaleza o ciudadanos humildes, principalmente de aquellos que la injusta distribución del bienestar social, ha condenado a sobrevivir en las zonas excluidas, marginadas o populares de nuestro país.

Lentamente a través del miedo y las inseguridades, se nos viene imponiendo una sociedad casi panóptica u orwelliana, que con cierta deliberación es atizada por algunos poderosos sectores, que ahora ven en el Pele Police el artefacto represivo que les faltaba, para anular al ciudadano junto con sus derechos fundamentales, convirtiéndolo así, sólo en un sujeto sospechoso y potencial delincuente.

De nada ha valido, la sensatez y cordura de algunos ciudadanos que se han levantado desde el principio, para solicitar la suspensión o reglamentación de este infame instrumento. Se ha optado en su lugar, por profundizar su uso y evaluar las posibilidades de multiplicar su alcance. En la defensa del Pele Police se arguyen las fantasías y medias verdades, que suelen difundir los que les resulta incómodo reconocer sus desatinos y los que ocultan sus protervos fines hacia los reclamos y protestas legítimas de los ciudadanos. Se busca imponer la desconfianza entre nosotros mismos, que el miedo sea una constante en nuestra existencia y que sacrifiquemos nuestras libertades para cederlas al control policial.

El Pele Police cumple aquí las funciones represivas no contempladas en su diseño original y que no realiza ni siquiera en Israel y sus ciudades, pese al permanente e histórico conflicto que esta Nación tiene con el pueblo palestino. Carece por completo de la eficacia del 110% que se le atribuye (ahí están por doquier los hechos que refutan tan temeraria afirmación) y tampoco es utilizado en 35 países, entre ellos algunos del primer mundo como se sostiene, a no ser que Rishon LeZion, Bat-Yam, Guivatayim, Kiryat Tivon, Kiriat Ata y tres pequeñas ciudades ucranianas, tengan ese nivel y al menos una, sea una nación desarrollada.

Por eso no nos llamemos a engaño. Lo que hay en marcha es una verdadera ofensiva neoliberal, principalmente contra los pobres, donde el Pele Police viene a representar una pieza fundamental. De allí que ahora se le descubran a este engendro represivo, “virtudes” para cobrar la tasa de aseo, verificar el pago de impuestos y la morosidad en el consumo del agua potable. Ninguna de estas propuestas deben resultarnos extrañas, cuando aquí ya es común perseguir con saña a humildes billeteras, desalojar brutalmente a familias enteras de sus viviendas, criminalizar las protestas y causar daños físicos irreparables a sus participantes; en un país que tiene el honroso honor de figurar entre las quince naciones de mayor desigualdad del planeta, según el último informe sobre Desarrollo Humano del PNUD.

Una de las particularidades más sobresalientes del Estado neoliberal, es su conducta invariable de zafarse de sus responsabilidades para con la sociedad, a la cual se supone se debe. De ese modo, suele hacernos creer a todos, entre otras cosas, que nos presta un servicio donde antes existía un asunto meramente de su competencia, que no exigía compensación económica alguna. Recoger la basura de las ciudades y sobre todo, garantizar el suministro permanente de agua potable a todos los ciudadanos sin excepción, no deben ser juzgados desde una estrecha óptica mercantilista, sino como la realización efectiva de derechos humanos básicos. El agua es un líquido tan indispensable, que está ligado a la vida desde su aparición hace más de 3,500 millones de años y, por consiguiente, sólo puede ser tratado como un bien social, nacional, cultural, público e innegociable.

Así que las actuales autoridades nacionales harían mucho mejor en invertir sus desmedidos desvelos con relación al agua, en procurarles a todos los panameños el acceso a un agua de buena calidad, distribuida con equidad, barata para unos y gratuita para los sectores pobres y marginados; antes de incorporar al Pele Police en otra violación de un derecho humano fundamental. Tal vez de esa forma, se acordarían del compromiso adquirido el 28 de julio del 2010, con la Resolución 64/292 del sexagésimo cuarto período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.