lunes, 6 de diciembre de 2010

Ricardo Jaime, la profundización del modelo

.
Desde el oficialismo disimulan los escándalos y el procesamiento del ex funcionario kirchnerista, pero su nefasto desempeño lo siguen padeciendo millones de ciudadanos.

Cuando desde el oficialismo o desde la militancia kirchnerista se habla de “profundizar el modelo”, y a uno le vienen a la memoria Jaime, Pedraza, la Barrick Gold, la British Petrolium y otras transnacionales, Gioja, Franco Macri, los barones el conurbano, los desmontes de los gobernadores del PJ, la violencia genocida de Insfrán contra la comunidad Qom, no cabe sino afirmar que, de llevarse a cabo, tal profundización supondría la entrega definitiva, el remate final de un modelo consustanciado con el ocaso de la poca autonomía estratégica que le queda a nuestro país. El caso de Ricardo Jaime es aquí paradigmático. En la historia argentina existen pocos ejemplos de vaciamiento como el efectuado, desde el menemato hasta hoy, sobre su sistema de transportes y de comunicación terrestre.

Pues bien, en los últimos días las novedades respecto de la actuación ex Secretario de Transporte hablan por sí mismas: la inminente apertura de múltiples causas para investigar negociados y sobornos han vuelto a poner de manifiesto el entramado de corruptelas y asociaciones ilícitas protagonizadas por el mentado funcionario durante su gestión. Sumándose a las causas de enriquecimiento ilícito y sobreprecios, en la última semana se procedió al procesamiento de Jaime, del presidente de la Terminal de Ómnibus de Buenos Aires (TEBA) y de dos miembros de la misma empresa. Se trata de la segunda causa que lo involucra por recibir dádivas de empresarios a los que debía controlar.

Se entiende que este último caso es apenas la punta de un iceberg de corrupción que vincula a políticos oficialistas, empresarios sindicales y firmas concesionarias. El mismo nudo mafioso que reprime y asesina a quienes se manifiestan contra la tercerización. La causa en torno a TEBA involucra a la empresa beneficiada con la concesión nada menos que de la Terminal de Retiro, prorrogada por Jaime hasta 2015. El dato es que sus directivos figuran como garantes del alquiler de dos lujosos departamentos en los que habitaron Jaime y su mujer, y de otro en el que el ex Secretario K vive actualmente.

Cabe destacar que Ricardo Jaime fue, durante largos años, un “intocable” del kirchnerismo. Aun si su proceder en la Secretaría de Transporte continuaba con la destrucción del sistema ferroviario y de los transportes iniciado en los años 90, y por ende apuntalaba una política regresiva, rigurosamente contraria a los intereses de la Nación, lo cierto es que estando al frente de un área estratégica del Estado tuvo carta abierta del Gobierno nacional para hacer y deshacer a su antojo.

La catástrofe del transporte en nuestro país tiene causas múltiples, recayendo de manera fundamental sobre la mentalidad inicua y la incapacidad moral de funcionarios más proclives a hacer negocios personales con lo público que a servir al pueblo que representan. Los recientes trascendidos de correos electrónicos del antiguo asesor y mano derecha del propio Jaime, Manuel Vázquez, en los que se menciona el pago de sobornos a cambio de contratos y la recaudación ilegal de fondos para campañas políticas ratifican sospechas que, en los últimos años, el diputado y precandidato presidencial de Proyecto Sur Fernando “Pino” solanas no ha dejado de denunciar pues afectan sensiblemente un área vinculada a varias de las propuestas madre del Movimiento que encabeza: la reconstrucción del sistema ferroviario (el “Tren para Todos”), de la flota mercante, y la promoción de la tecnología aeronáutica nacional.

Recordemos que, en 2005, bajo la administración del ex presidente Néstor Kirchner, la compra de chatarra ferroviaria a España y Portugal (298 vehículos adquiridos al voleo, sin planificación ni control sobre su estado) le costó a nuestro país más de 1500 millones de pesos. Se trató de un atentando directo contra la industria nacional, pues con esa suma se construirían en nuestro país, con tecnología propia, cientos de vagones y locomotoras, además de poner en marcha otros cientos de kilómetros de vías. En efecto, como en tiempos de la Colonia, nuestro sistema de transporte sigue soportando la connivencia fraudulenta de funcionarios locales y capitales transnacionales, en la misma línea de lo que actualmente ocurre con los hidrocarburos, la pesca, la minería y otros recursos estratégicos imprescindibles para el futuro de nuestro país.

Foto: Argentina - La Presidenta Cristina Fernández de Kirchner en un acto de anuncio de obras para ferrocarriles, junto al gobernador Daniel Scioli y el entonces secretario de Transporte, Ricardo Jaime. / Fuente: presidencia de la Nación

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.