martes, 14 de diciembre de 2010

Salud de rey Abdulah abre interrogantes sobre monarquía saudita

PL

El príncipe Mohammad bin Nayef controla, en la práctica, los asuntos trascendentales de Arabia Saudita, mientras la prolongada convalecencia del rey Abulah Bin Abdel Zziz abre hoy interrogantes sobre la suerte de la monarquía wahabita.

Abdulah ingresó el 22 de noviembre en el hospital Presbisteriano de Nueva York, en Estados Unidos, para atenderse una hernia discal complicada con un hematoma que afectó su columna vertebral, pero a comienzos de diciembre fue sometido a una segunda cirugía.

Mohammad bin Nayef se ha convertido en el gobernante de Arabia Saudita, en tanto controla las cuestiones más críticas del reino, afirmó al canal iraní Press TV Ali Al-Ahmed, director del Instituto para Asuntos del Golfo (Pérsico) (IGA, por sus siglas en inglés).

De acuerdo con el estudioso, Bin Nayef se ha convertido en un "príncipe en las sombras" y ahora es el "verdadero rey" del país porque "controla las fuerzas de seguridad y ha estado básicamente ganando más poder, e incluso está controlando a su padre".

Al-Ahmed se refirió al príncipe Nayef bin Abdul Aziz, de 76 años y quien actualmente está a cargo de los asuntos de la monarquía wahabita, aunque el soberano dejó formalmente al frente del país a su hermano, el príncipe heredero Sultán bin Abdul-Aziz (85 años).

El titular del IGA añadió que a los sauditas y a los Estados de la región preocupa el hecho de que Sultán bin Abdul-Aziz al parecer padece de cáncer y quizás por lo mismo "básicamente no está conduciendo ningún asunto".

Según el analista, aunque el heredero reside en Riad, "no se está reuniendo con la población ni dictando ninguna política", lo cual causa incertidumbre sobre la eventual sucesión del rey Abdulah.

La nueva realidad de la nación podría incluso afectar el remplazo del veterano ministro saudita de Petróleo, Ali Al-Naimi, quien debería primero obtener la bendición del soberano.

Fuentes oficiales en Riad informaron en noviembre que el rey Abdulah nombró a su hijo, el príncipe Miteb bin Abdullah bin Abdulaziz Al Saud, comandante de la Guardia Nacional, ministro de Estado y, por extensión, miembro del Gabinete saudita.

Entretanto, crecen las dudas sobre la recuperación tras la segunda intervención quirúrgica del convalesciente dignatario, de 86 años, pues el ministro saudita de Salud, Abdulah Al-Rabeeah, sólo dijo después de la primera cirugía que su estado era "muy tranquilizador".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.