viernes, 17 de diciembre de 2010

Show burlesque en los Oscars 2011: Lech Walesa con el punk cubano Gorki Aguila

Jean-Guy Allard

El músico “porno-opositor” cubano Gorki Águila está de vuelta en Estados Unidos, invitado “todo incluido” por una fundación gubernamental polaca, para participar en Los Angeles a un homenaje a Lech Walesa, al margen de la proyección del filme “All that I love”, que aborda la historia del etílico líder de Gdansk.

La obra, de fuerte contenido anticomunista, dirigida por Jacek Borcuch, es la “esperanza” polaca al premio Mejor Filme Extranjero en los Oscars 2011.

Walesa conoció la gloria en los años 80 cuando su “sindicato” Solidaridad lo propulsaba en primera plana de todas las revistas occidentales. Justo el contrario del cantante habanero que hace unas semanas salió corriendo del barrio donde pretendía tocar cuando los vecinos no se resolvieron a aguantar los sonidos asesinos de su formación.

Seleccionado por los funcionarios “culturales” de la Sección de Intereses Norteamericanos (SINA) de La Habana, Águila es invitado por el Instituto Adam Mickiewicz, una de las filiales bien subsidias del Gobierno de Polonia que consagran buena parte de sus fondos a la actividad injerencista en los asuntos internos de Cuba.

Gorki Aguila estuvo en Nueva York en el 2009. Viaja ahora a Los Angeles desde México, donde ya hizo unas estancias y no con sus “royalties”. Se supone que pasará por Miami para saludar a su escaso público antes de regresar a Cuba.

Walesa ha participado en los últimos años a algunas actividades “anticastristas” remuneradas tanto en Polonia como en Miami donde, en su último viaje, recomendó a sus interlocutores, todos nostálgicos de la dictadura cubana de Fulgencio Batista, “que fueran haciendo las maletas” porque “el régimen” se caía.

Para quién no se recuerda, Walesa creó en Gdansk el grupo Solidaridad que pronto recibió el abundante financiamiento de la National Endowment for Democracy (NED) a través del sindicato norteamericano mafioso AFL-CIO.

La campaña presidencial de 1989 la NED dio nada menos que $2.5 millones a Solidaridad, en un apoyo a la “democracia” idéntico a él que se regala hoy a cuantas organizaciones que juran fidelidad a la bandera del Tío Sam.

Walesa fue de nuevo candidato a la presidencia de su país en el 2000 y obtuvo apenas el uno por ciento de los votos. La gigantesca empresa naval de Gdansk donde predicaba el capitalismo cerró hace 20 años, dejando en la calle a sus compañeros de trabajo.

Washington sigue contratando esporádicamente este “héroe” prefabricado y alcohólico en cada escenario donde le hace falta. En Gorki Aguila, encontrará seguramente un buen alumno.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.