viernes, 15 de enero de 2010

Latinoamérica I: Comparaciones y explicaciones de la crisis

Claudio Katz (especial para ARGENPRESS.info)

El alivio que ha sucedido al duro impacto inicial de la crisis reproduce en América Latina una tendencia mundial. A mediados del 2008 irrumpió la recesión, el incremento del desempleo y la retracción del comercio, a pesar de los socorros a las empresas que improvisaron todos los gobiernos.

Pero al promediar el año pasado se generalizó la distensión financiera, se contuvo la compresión del crédito y la desvalorización de las materias primas. El producto bruto sufrió un significativo retroceso, pero tendería a recuperarse durante el 2010. ¿Qué dimensión presenta esta crisis, en comparación a las eclosiones que sacudieron a la región en las últimas décadas? (1)

Magnitudes y comparaciones

El PBI latinoamericano aumentó 4,1% en el 2008, declinaría 1,8% en el 2009 y volvería a subir 4,1% en el 2010. Este vaivén también sigue los lineamientos internacionales, con porcentuales más favorables que los países desarrollados y más adversos que las economías ascendentes de Asia. Este resultado intermedio confirma que el impacto ha sido inferior al Primer Mundo, pero no tan atenuado como en China o la India.

El estallido no se originó esta vez en América Latina, sino en el epicentro del capitalismo. No sucedió a los descalabros de la deuda externa, los desmoronamientos fiscales o las fuertes devaluaciones, que periódicamente acosan a la región. Esta localización externa destruye el mito de la invariable responsabilidad autóctona de las desgracias que padece la zona. Nadie puede atribuir el vendaval actual a la “corrupción de los funcionarios”, a la “escasa disciplina de la población” o la “menguante laboriosidad de los trabajadores”. Los neoliberales han debido resignar su argumento predilecto para explicar el temblor en la región.

El detonante externo es ahora esgrimido para exculpar a las clases dominantes locales de cualquier responsabilidad, olvidando que el capitalismo no funciona en otra galaxia. América Latina está inserta en un sistema que periódicamente soporta conmociones globales. Las mismas convulsiones que ahora desplomaron a los bancos estadounidenses, arrasaron en varias oportunidades a las finanzas de la periferia. Las crisis cambian de localización, pero obedecen siempre a un mismo determinante capitalista.

Al confirmar esta inestabilidad estructural del sistema, el nuevo estallido sacudió al establishment latinoamericano, que se había acostumbrado a un quinquenio de crecimiento y apostaba a un período semejante de apacibles negocios.

Pero el efecto de esta crisis ha sido muy desigual. El gran desplome del 7% del PBI que afectó a México dista de la moderada caída que soportó Brasil (uno o dos puntos). Mientras que Centroamérica sufrió el efecto inmediato de la recesión estadounidense, las economías diversificadas de Sudamérica lograron atemperar esa incidencia.

El origen estadounidense del crack y su menor impacto relativo sobre América Latina constituyen, hasta ahora, los únicos puntos en común de la eclosión reciente con la depresión del 30. Las comparaciones con los colapsos más recientes de las últimas dos décadas de neoliberalismo son más aleccionadoras. (2)

La recesión actual sería más aguda que las registradas durante 1990 y 2002 (caídas de PBI menores de un punto), pero no alcanzaría la gravedad de 1983 (declinación de 2,6%). Sería un shock profundo, pero de incidencia inferior a la “década perdida” del 80 o a la “media década perdida” de 1998-2003. (3)

En los derrumbes de esos períodos se verificaron desmoronamientos más dramáticos del PBI en varios países. Hubo colapsos de 17 % en Chile (1983-84), 10 % en México (1994), 11 % Argentina (2001-02) y declives muy pronunciados de Brasil (1998). La crisis actual presenta hasta ahora una magnitud inferior a esos antecedentes.

Sólo en México la escala de la tormenta presenta semejanzas con el Tequila de 1994, tanto en la regresión industrial, cómo en la expansión del desempleo. Pero la turbulencia actual no ha incluido los desmoronamientos de bancos y la pulverización de la moneda, que condujeron en esa oportunidad al inédito socorro de la Reserva Federal.

El brusco freno que ha sufrido la economía argentina tampoco guarda punto de comparación con la histórica catástrofe del 2001. La crisis ha puesto fin a un quinquenio de alto crecimiento, pero no produjo el desplome de un modelo (convertibilidad), ni generó cesaciones de pago, confiscaciones de depósitos bancarios o descalabros monetarios.

El mismo contraste se extiende a Brasil. La principal economía latinoamericana fue muy golpeada el año pasado, pero la devaluación inicial no precipitó fugas de capital, depreciaciones monetarias, rebrotes inflacionarios o astronómicos ascensos de las tasas de interés. Estos episodios acompañaron, en cambio, al ocaso del cruzado (1986), al fin del plan Collor (1990) y a la última quiebra fiscal (1999). La conmoción actual se ha caracterizado por un tipo de transmisión muy diferente.

Mayor impacto comercial que financiero

A diferencia de lo ocurrido en los 80 y 90 el efecto financiero de la crisis no ha sido significativo. La colocación internacional de bonos públicos se mantuvo con tasas de rendimiento elevadas y la severa caída inicial de las bolsas fue seguida por una persistente recuperación. En la segunda mitad del 2009, los mercados bursátiles de Brasil, Chile, Perú o Colombia registraron incrementos del 100%.

Por otra parte, el volumen de las reservas supera al nivel predominante durante las crisis de las últimas décadas y la carga del endeudamiento externo ha bajado. Estos pasivos (netos de reservas internacionales) equivalían al 6% de PIB (2008), frente al 30% predominante durante las eclosiones anteriores. (4)

Esta menor gravitación de los desequilibrios financieros ha reducido el interés de las interpretaciones centradas en esta órbita. También el énfasis en los aspectos monetarios ha decaído, ante la limitada corrosión sufrió que esta vez el sistema bancario.

Pero este cambio no es obra de la naturaleza. Reflejó la monumental transformación que sufrieron las entidades financieras, como consecuencia del tendal de quebrantos generados por las últimas crisis. Los bancos de la región han sido menos golpeados que sus equivalentes del Primer Mundo por haber procesado la depuración, actualmente en curso en las entidades de Estados Unidos y Europa.

Pero esta mayor consistencia poscrisis es un arma de doble filo, ya que atrae nuevas burbujas hacia la región. En un marco de bajas tasas de interés y alto riesgo de los bancos metropolitanos, los capitales de corto plazo afluyen a la zona para lucrar con los vaivenes de las acciones, los inmuebles y las monedas. Esta llegada de fondos contrasta, con la caída de 35- 45% de la inversión extranjera de largo plazo, que se registró durante el 2009.

Los conocidos efectos desestabilizadores que genera este arribo de capitales golondrinas han conducido a introducir restricciones (especialmente en Brasil). Pero si la rentabilidad de esas operaciones persiste, las barreras podrían quedar neutralizadas por otras vías de ingreso de los mismos fondos.

En esta oportunidad, el tradicional canal financiero de transmisión de la crisis ha sido reemplazado por un impacto comercial. La súbita caída de los precios (29%) y del volumen de las exportaciones, que se observó entre el comienzo de la crisis (septiembre 2008) tiene pocos precedentes. Aunque alcanzó un piso (junio del año siguiente) y fue seguido de una nueva apreciación de las materias primas, el resultado final de esta oscilación es incierto.

La renovada demanda de China, India y otras economías intermedias podría estabilizar estos precios, determinando una inédita gravitación de las compras asiáticas sobre el ciclo comercial latinoamericano. Pero este cambio de comprador no altera la fuerte atadura de la región al vaivén de cotizaciones de los bienes exportados. El ascenso de estos precios permitió cinco años de continuada reactivación y la reciente recuperación ha operado cómo un salvavidas de poca consistencia.

Regresión social y deterioro popular

El estallido de la crisis provocó un inmediato aumento de 1% de la desocupación en la región. Al menos tres millones de personas perdieron su empleo durante los primeros meses del 2009, revirtiendo la moderada recuperación de puestos de trabajo, que se registró durante el crecimiento del quinquenio precedente.

Las últimas estimaciones indican un incremento del 7,4 al 8,3% (o 9%) de la tasa promedio de desocupación. Esta media incide en forma variable en las distintas economías (Argentina 8,8%, Chile 10,7%, México 6,12%). El paro comenzó golpeando a los asalariados de las industrias más internacionalizadas y terminó afectando duramente a los trabajadores precarizados e informales. En la juventud el desempleo duplica el promedio general. Hay 50 millones de jóvenes latinoamericanos que se encuentran totalmente afuera del sistema educativo y 20 millones de niños trabajan en condiciones infrahumanas. (5)

Este agravamiento del desempleo coincide con una expansión de la pobreza, que afectaría a un rango de 6 a 10 millones de individuos. El porcentaje de los desamparados latinoamericanos continuará girando en torno al 40% de la población, con picos de agravamiento en las recesiones y reducidas mejoras durante las reactivaciones. Este océano de pobres alimenta crecientes formas de precariedad laboral en todos los países. (6)

En las naciones más desguarnecidas la irrupción de la crisis incluyó, además, la desgracia del hambre. Este flagelo es un resultado directo de la reconversión neoliberal del agro, que acentuó la especialización exportadora, el éxodo rural y la falta de alimentos. América Latina participa con 53 millones de individuos en el mapa mundial de la desnutrición. (7)

Otra consecuencia de la crisis ha sido la abrupta reducción de las remesas. Esta disminución de los envíos familiares afecta particularmente a los países centroamericanos, que sufrieron una verdadera desarticulación demográfica. Uno de cada 10 mexicanos reside en Estados Unidos y sus transferencias de fondos se han tornado vitales, al pasar de 7.500 millones de dólares (2000) a 26.000 millones (2007). (8)

En los últimos meses del 2009 se verificó incluso el inédito fenómeno de remesas inversas, es decir giros realizados desde el Sur hacia los familiares que perdieron su empleo en el Norte. Pero el retorno a casa no parece una opción, en el cuadro actual de recesión agravada por la gripe porcina y el desplome de turismo.

La crisis también deteriora la distribución del ingreso, recreando el ensanchamiento de la brecha social, que se atenuó levemente durante el reciente ciclo de crecimiento. El índice Gini (que mide este desnivel) registraría un incremento del 0,47% al 0,51%.

Para una región que padece los mayores índices de desigualdad del planeta, las consecuencias de cualquier desmejora en esta área son dramáticas. Basta observar las cifras predominantes en la principal economía de la región, para notar la dimensión de esa asimetría. En Brasil el 10 % más rico posee casi el 75% de la riqueza total y el 45% de estos recursos es acaparado por 5000 familias, localizadas en cuatro ciudades. (9)

La desintegración social que generan estos niveles de desigualdad se traduce en un explosivo incremento de la criminalidad. Las pandillas son reclutadas entre jóvenes desempleados que soportan la marginalidad urbana, potenciada por la destrucción de las comunidades agrarias. Una multitud de individuos sin trabajo, oficio u horizonte de vida ha sido empujada a esa informalidad por la reconversión capitalista de las últimas décadas.

La delincuencia se ha expandido, además, por la cultura del consumismo y de la ostentación que propagó el neoliberalismo, mientras demolía el nivel de vida las familias obreras. Los capitalistas que causaron esta tragedia, ahora protestan vivamente contra sus efectos, especialmente cuando padecen en carne propia los secuestros o robos sanguinarios, que caracterizan a la nueva criminalidad. Los responsables de esta degradación también se quejan de la baja formación educativa, cómo si la regresión en este plano fuera ajena al aniquilamiento sufrido por la escuela pública.
Explicación por intervencionismo

Los voceros de CEPAL han acompañado las oscilantes interpretaciones de la crisis que expusieron los economistas más afamados. Primero caracterizaron la eclosión como el mayor estallido de la posguerra y al poco tiempo, diagnosticaron un súbito fin de ese desmoronamiento. Ponderaron, además, la madurez y capacidad de resistencia que ha exhibido América Latina frente a estos temblores. (10)

En ningún momento aclararon cómo se produjo el mágico pasaje de una catástrofe económica a una recaída irrelevante. En cambio, atribuyeron la novedosa capacidad que ha mostrado la zona para atemperar la crisis global, a las políticas heterodoxas de intervención estatal. Algunos autores contrastaron estas acciones con la parálisis o ineficacia, que impuso en ocasiones anteriores, la subordinación ortodoxa a los dictados del mercado.

La intervención del estado ha sido efectivamente un dato generalizado, que se manifestó en distinto tipo de medidas. Algunas tendieron a disuadir el aumento de las tasas de interés y otras a sostener parcialmente la demanda mediante la expansión monetaria. Esta política predominó con diversos matices en casi todos los países, desmintiendo la apología neoliberal a las cualidades autocorrectivas del mercado. Pero esta orientación no fue un invento latinoamericano. Acompañó una tendencia mundial que asumió mayor intensidad en Estados Unidos y Europa.

Pero esta intervención ha sido posible en la región por la existencia de reservas acumuladas durante la prosperidad del 2003-08. Como en ese período se registraron tasas de crecimiento del 5% anual y mejoras de los términos de intercambio del 100%, los gobiernos contaron con un margen de acción inexistente en los colapsos anteriores. Aprovecharon la coyuntura creada por el primer período de crecimiento latinoamericano superior a las economías desarrolladas desde la posguerra. Especialmente el auge externo proveyó ingresos fiscales, que permitieron evitar la repetición de la bancarrota mexicana de los 80 o el quebranto argentino del 2001.

Pero la intervención que pondera CEPAL no fue neutra. Socorrió con fondos públicos a los grandes bancos o empresas, mediante auxilios que excluyeron la redistribución de ingresos. El incremento del gasto público benefició a las clases dominantes y solo incorporó compensaciones secundarias en el área social.

La atención que igualmente se ha puesto en evitar un desplome del poder adquisitivo, refleja el temor que han dejado las grandes rebeliones populares de las últimas décadas. Más que una repentina inclinación por la heterodoxia, en la cúpula del poder ha estado fresco el recuerdo de esos levantamientos sociales.

Explicación por ajuste

Los economistas ortodoxos atribuyen el limitado impacto de la crisis en la región a la aplicación de estrictas políticas de superávit fiscal, restricción monetaria y endeudamiento controlado. Consideran que esta sobriedad permitió afrontar con sólidos escudos el vendaval externo. (11)

Esta caracterización registra la existencia de un contexto fiscal y monetario efectivamente distinto al pasado reciente. La deuda regional equivalente al 53% del PBI y al 365% de exportaciones en 1987 se redujo al 21% y el 87% de estos guarismos en el 2008. También los bancos presentan un nivel más acotado de apalancamiento, en un marco de endeudamiento público y privado más reducido. (12)

Pero este escenario no fue forjado con sobriedad administrativa. Ha sido el resultado de un ajuste social brutal, que incluyó procesos de licuación de deudas, desvalorización de capital y transferencias de ingresos solventados por las mayorías populares.

Los neoliberales omiten esta cirugía, que también condujo a la reorganización de las finanzas a favor de un grupo más selecto de entidades. Estas limpiezas han convertido por ejemplo a Brasil, en un niño mimado del establishment global. El país recibe altas calificaciones de los banqueros (investment grade) e incluso presta plata al FMI. Luego de una escalada de quiebras (1994), que centralizó todo el sistema en pocas manos, las principales instituciones sobrevivientes se han especializado en operaciones con derivados y opciones. Sólo 25 entidades controlan el 81% de los activos y mantienen altos lucros de intermediación, en un marco de mayor estabilidad monetaria.

En México se consumó un proceso semejante luego del colapso de 1994. Pero en este caso, la concentración de bancos se produjo junto a la extranjerización de todo el sistema, especialmente luego del pasaje del Banamex al Citigrup y del Bancomer al BBVA. Toda la estructura de préstamos ha quedado, además, muy conectada a la subordinación económica a Estados Unidos.

En Argentina la reorganización bancaria sucedió al descomunal colapso del 2001-02. Aquí no sólo hubo cierre y venta de entidades, sino también expropiaciones de depósitos, canjes compulsivos de las deudas, pesificaciones de acreencias dolarizadas y default de bonistas. La magnitud de este estallido terminó limitando la hegemonía lograda por las finanzas durante los años 90, pero no revirtió una estructura financiera retrógrada y concentrada. Sólo 10 entidades controlan el 77 % de los depósitos. (13)

Cómo procesos semejantes (o más turbulentos) de reorganización bancaria se registraron en Ecuador y Venezuela (y otros países), la eclosión reciente llegó a Latinoamérica en el período de reestructuraciones que sucede a las crisis. Pero esta coyuntura es frágil y no brinda protección frente a un rebote del temblor externo o una nueva erosión endógena. Las causas estructurales de la pulverización sufrida por los bancos durante los años 80 y 90 persisten y la repetición de esos estallidos es una posibilidad siempre latente.

Los dos factores que pospusieron este desenlace –altos precios de las materias primas exportadas y cierto control del déficit fiscal y la inflación- están sujetos a imprevisibles y repentinos desajustes. Los economistas ortodoxos presienten esta fragilidad y advierten contra los peligros que afronta la región. Pero siempre olvidan considerar cuán responsables son de esa vulnerabilidad.

Claudio Katz es economista, Investigador, Profesor. Miembro del EDI (Economistas de Izquierda).

Notas:
1) Esta evaluación continúa nuestro primer análisis: Katz Claudio, “América Latina frente a la crisis global”, Crisis capitalista, economía, política y movimiento, Espacio Crítico Ediciones, Bogotá, 2009.
2) Mientras que en Estados Unidos la crisis se prolongó hasta 1939, en la mayor parte de América Latina concluyó en 1932-35. Maira Luis, “¿Cómo afectará la crisis la integración regional?”, Nueva Sociedad, n 224, noviembre-diciembre 2009.
3) Esta evaluación presenta Ocampo José Antonio, “La crisis económica global”, Nueva Sociedad n 224, noviembre-diciembre 2009.
4) Ocampo La crisis.
5) Rojas Aravena Francisco, “Siete efectos políticos de la crisis internacional en América Latina”, Nueva Sociedad n 224, noviembre-diciembre 2009. Fazio Hugo, “Las grandes crisis latinoamericanas de los últimos 15 años”, La explosión de la crisis global, LOM, Santiago, 2009. También Página 12, 8-12-09
6) La Nación, 11-11-09, 6-9-09.
7) La Nación, 15-10-09.
8) CEPAL Informe, 15-7-09, La Nación, 22-11-09
9) La Nación, 6-9-09, Página 12, 26-12-09. Pochman Marcio. “El país de los desiguales”. Le Monde Diplo, diciembre 2007.
10) CEPAL, “Panorama de la inserción internacional de América Latina y el Caribe”, 10-12-2009, Santiago de Chile. También La Nación, 11-11-09.
11) Esta tesis plantea Arriazu Ricardo, “América Latina logró ser menos vulnerable”, Clarín, 21-9-09. También Sturzenegger Federico, en Página 12, 2-2-08.
12) Clarín, 21-9-09.
13) Página 12, 27-1-09.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El lado oscuro de la elección chilena

Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

Sebastián Piñera “gana” con 50,9% y Eduardo Frei alcanza 49,1%: el resultado de esta encuesta y la decisión de Marco Enríquez-Ominami (ME-O) de apoyar al candidato oficialista “para cerrarle el paso a la derecha” son los hechos más relevantes de las jornadas vísperas de las elecciones chilenas del domingo 17 de enero.

La encuesta Mori, difundida el 13 por la socióloga Marta Lagos, informó que la intención de voto del 40,8% –de 1.200 personas mayores de 18 años consultadas “cara a cara” entre el 1 y el 9 de enero– se pronunció a favor de Piñera, 39,4% dijo que votará por Frei, 7% votará nulo o blanco y 12,8% no vota, no sabe o no responde. Cómo sólo son válidas las preferencias adjudicadas a los candidatos, Piñera tendría mayoría absoluta (más de la mitad + 1 voto) que exige la ley, con una ventaja 1,8%, equivalente a 124.869 votos.

Empero, el 1,8% resulta inferior al margen de error de 3% de la muestra, de modo que el guarismo puede variar abajo o arriba. La pelea será voto a voto y captar a electores de ME-O es crucial para ambos candidatos, principalmente porque después de conocida la encuesta el joven político decidió apoyar a Frei. La muestra se cerró el 9 y no cubrió los estados de ánimo creados por el debate por TV, ni el impacto de la adhesión de ME-O, cuya votación en diciembre fue de 20,1 %.

Después de la primera vuelta se difundieron tres encuestas de escasa credibilidad, ninguna “cara a cara” y todas vinculadas a diarios de El Mercurio y universidades de extrema derecha. La encuestadora Mori anticipó al ganador en las elecciones 1993, 2000 y 2006, en tanto la socióloga Lagos acertó en las elecciones de 1988, 1989 y 2003 desde la encuestadora Cerc: en 2006 dieron 53% a Bachelet (obtuvo 53,5%) y 47% a Piñera (alcanzó 46,5%).

Medios sin independencia

La encuesta también demuestra que en Chile no existe prensa diaria independiente. Sólo 17% dice que El Mercurio (de Agustín Edwards) y La Nación (del Estado) son independientes, mientras 22% atribuye “independencia” a La Tercera (de Álvaro Saieh). La mitad de la población no sabe o no responde si los diarios son independientes o no, explicó la responsable de la encuesta. Dijo: “Todo lo anterior muestra que Chile está lejos de tener una prensa “independiente” a los ojos de la población y esto vale la pena consignarlo en el momento en que Chile entra a la OECD, para poder medir la evolución de este importante indicador del grado de desarrollo de un país, cual es contar con prensa independiente”.

La decisión de ME-O de “cerrarle el paso a la derecha” fue valorada por Frei, pero muy criticada por ciertas cúpulas de la Concertación que la estimaron tardía o soberbia, porque no lo aludió por su nombre sino como “el candidato que obtuvo el 29,6%” en diciembre (1.003.012 votos menos que los 3.056.526 de Piñera).

Los votos ME-O son ahora más anhelados que nunca. Según la encuesta, el 44% de sus 1.396.655 sufragios se volcarán a Frei, 20% a Piñera, 21% serán nulo/blanco y 15% no sabe o no votará. En segunda vuelta siempre vota menos gente que en la primera, y esta vez, según la encuesta, el nivel histórico de 3% de votos blancos/nulos se elevaría a 7%, con 3% proveniente de electores ME-O. La encuesta, terminada dos días antes del último debate por TV, se difundió horas después que ME-O anunciara que votaría por Frei y dejaba en libertad a sus adherentes, de modo que no registra el impacto de esos hechos. Lagos dijo que para revertir sus pronósticos debería volcarse a Frei la mitad de los votos nulo/blanco de ME-O. Y eso equivale a 143.813 sufragios, 18.944 votos más que la frágil ventaja atribuida a Piñera en la encuesta.

Legitimidad democrática cuestionable

La legitimidad del sistema democrático chileno deja mucho que desear, según el análisis de las cifras electorales oficiales citadas por la encuesta. En el juego democrático está participando sólo el 59% de la población mayor de 18 años. El futuro presidente será elegido por 6.937.519 electores de un total de 11.754.007 ciudadanos potencialmente aptos para votar, donde 31% no se ha inscrito.

La inscripción electoral es voluntaria, en cambio el acto de votar es obligatorio y, en teoría, no sufragar amerita una sanción. Existen 3.643.742 ciudadanos habilitado para elegir que no quieren inscribirse, y a este grupo debería añadirse el 12,8% de abstención (1.038.114 personas), y luego, sumar aquellos 284.369 que votaron en blanco (85.014) o nulo (199.355), cuya postura crítica ante la política de cogollos nunca se toma en cuenta.

La suma de no inscritos, inscritos renuentes a votar y quienes votan blanco/nulo representan el 41% de la población chilena apta para elegir su presidente (a). En números redondos, 4 de cada 10 chilenos no se interesan en el juego. La magnitud de la no participación se parece demasiado a las cifras que invoca la dictadura de Honduras cuando reivindica la “legitimidad” de su parodia electoral.

Los electores que en diciembre se abstuvieron de votar, más quienes votaron blanco/nulo ascendieron a 1.436.824, cifra parecida al codiciado botín de 1.396.655 electores que ME-O dejó en libertad de acción. La suma de ambos sectores identifica a 2.833.479 ciudadanos inscritos, 41% del electorado que en diciembre expresó algún grado de disconformidad con el sistema político imperante, de cúpulas partidarias omnipotentes, prácticamente estalinianas y que existen en las tiendas de todo el espectro. Si se agregan los 3.743.742 no inscritos existiría un 55,12% de chilenos mayores de 18 años con una visión crítica sobre el juego democrático y los barones de la política, o sea, 6.477.221 ciudadanos (as).

La encuesta reveló un 49% de insatisfechos con el funcionamiento de la democracia en Chile, contra 42% detectado en Enero de 2006. Los satisfechos descendieron desde el 56% detectado hace 4 años a 49% en enero 2010. Sólo 37% siente que lo representan determinados partidos políticos, cifra menor al 41% de 2006. Un 8% no respondió o dijo no saber si está representado, el doble del 4% de 2006.

El interés por la política también decreció en los últimos 21 años. En el plebiscito SI o NO que en 1988 aprobó el término de la dictadura de Pinochet participó el 98% del padrón electoral, entonces de 7.435.913 electores, es decir, votaron 7.251.930 personas. Veintiún años después, en diciembre pasado, la participación real descendió en 1%, a 7.221.880 electores, pese a que en más de dos décadas se inscribieron 849.273 nuevos votantes, cantidad ciertamente modesta. Desde la segunda vuelta de Michelle Bachelet en 2006 se registraron sólo 64.289 nuevos votantes.

Una de las exigencias de ME-O para apoyar a Frei fue una ley de inscripción automática y votación voluntaria (en futuras elecciones), y aunque el gobierno la envió al parlamento son urgencia, la iniciativa fue abortada por el derechista senador saliente ex DC Adolfo Zaldívar. Antes, el mismo proyecto fue bloqueado por los propios “lores” del oficialismo.

En el análisis de los resultados electorales de diciembre suele ignorarse la debilidad de Piñera en la primera vuelta –comentó Lagos– , al obtener escasos 3.056.526 votos, con 236.394 sufragios menos que en la segunda vuelta de 2006. Aquella vez, en primera vuelta la derecha (Piñera + Joaquín Lavín) alcanzó el 48% y en diciembre Piñera obtuvo apenas 44%.

El pinochetismo vive y colea

Un aspecto relevante de la encuesta, pero ignorado por los grandes medios, es la vigencia del pinochetismo sin Pinochet “realmente existente”. El 86% de de los votantes de Piñera que tenían derecho a voto en 1988 apoyaron al dictador, mientras 70% de los adherentes de Frei rechazó a Pinochet (los encuestados jóvenes no votaban en 1988). Sólo 14% de votantes por Piñera estima que la dictadura de Pinochet fue mala, mientras lo mismo piensa el 81% de los votantes de Frei.

La dualidad negocios-política de Piñera es aceptada por el 62% de sus partidarios, mientras 27% opina que tiene un conflicto de intereses. La vigencia de la Concertación también está en entredicho y en los hechos ya se amplió al incorporar indirectamente a los comunistas. El 76% de los votantes de Frei dice que la Concertación se mantiene vigente, mientras el 80% de los votantes de Piñera sostiene lo contrario. Una consecuencia de esta elección será por lo menos un aggiormiento de la alianza de gobierno.

Respecto al perfil ideológico “liberal versus conservador” de los candidatos, la gente considera más “liberal” a ME-O, “lo que a la vez dice mucho de su electorado”, comentó Lagos. Incluso, lo ven más “liberal” que al socialista disidente Jorge Arrate, mientras Frei y Piñera exhiben una valoración conservadora similar y “representan un Chile más conservador, como la mayoría del país”, reflexionó la socióloga. En la escala “liberal-conservador” de 0 a 10, ME-O registra 3,9, Arrate 4,2, Frei 7,41 y Piñera 10. Esta visión sitúa a Piñera en la extrema derecha y a Frei en el centro, que hoy se alude como “centro-izquierda”. (La derecha hoy se califica directamente a Frei y a la Concertación como “la izquierda”, como para introducir “miedo”).

En la escala de 0 a 10 “izquierda-derecha” ME-O se sitúa en 4,1, no muy lejos de Frei (4,76), aunque está suyo en la escala “liberal-conservador”. Piñera fue valorado 8,92, muy cerca del 10, que para la encuesta es la derecha máxima. “En otras palabras, opinó Lagos, la escala “izquierda-derecha” nos dice menos sobre esta elección que la escala “liberal-conservador” (Arrate se ubica en el 1,6 “izquierda-derecha”). “Si en algún momento se dijo que no había mucha diferencia entre los candidatos, estos datos muestran todo lo contrario, los electores distinguen grandes diferencias entre ellos”, aseguró Lagos. “La campaña no ha reflejado en toda su dimensión estas diferencias. La política importa para los electores que eligen a su candidato por su pasado, por el sector en que están, por los valores que han defendido”.

Comentario final

Al parecer, mucha gente no asocia a Piñera con los peores males del capitalismo salvaje, porque según la encuesta internacional de la compañía británica GlobeScan, encargada por la BBC para "celebrar" en noviembre la caída del Muro de Berlín, entre 29.033 encuestados en 27 países los chilenos lideraron la postura por un gobierno más activo en el control del capitalismo salvaje: 9 de cada 10 ciudadanos pidieron más acción gubernamental en la redistribución de la riqueza (algo que no está en la cabeza de Piñera), mientras 84% reclamó más acción del gobierno en la regulación del capitalismo e incluso 72% abogó por más propiedad estatal en la economía.

La encuesta tuvo escasa difusión porque los resultados mostraron un rechazo mundial de 74% al capitalismo neoliberal contemporáneo tal como existe hoy. En 2005 GlobeScan detectó en 20 países una mayoría de 63% favorable al capitalismo como el mejor sistema posible. Estos fueron los resultados obtenidos en Chile:

- 91% opinó que el gobierno debe tener un rol más activo en la distribución uniforme de la riqueza, solamente 5% apoya un papel menos activo y 3% prefiere el rol actual.
- 84% pidió una mayor presencia del gobierno en la actividad reguladora del capitalismo, mientras 9% clama por un rol menor y 3% apoya el papel actual.
- 72% reclamó más control gubernamental de industrias importantes (minería, energía, etc.), mientras 11% quiere menos control y 9% prefiere el actual.
- 59% dijo que el colapso de la Unión Soviética fue positivo, mientras 11% estima que fue malo y 30% no ofreció respuestas.
- 48% declaró que el capitalismo de libre mercado libre tiene problemas que se deben resolver con más regulación y reformas, pero el 20% cree que se necesita un sistema distinto y apenas 5% estima que el mercado libre es aceptable sin cambios.

Ernesto Carmona, periodista y escritor chileno.

Foto: Chile, Elecciones, Segunda Vuelta - Sebastián Piñera y Eduardo Frei

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Brasil sanciona la línea aérea de Piñera

Ozren Agnic Krstulovic (especial para ARGENPRESS.info)

El pasado lunes 11 de enero, gran parte de los televidentes chilenos presenciaron el último debate presidencial, organizado por los canales de la televisión abierta, participando los señores Piñera y Frei. Obviamente, los seguidores de uno u otro candidato se felicitaban por la actuación que les cupo y los comandos de ambos se dieron por ganadores. La verdad, es que al candidato de la derecha, Sebastián Piñera, se le apreció descolocado ante las preguntas de algunos periodistas, especialmente cuando le demandaron una clara respuesta acerca de lo haría con la propiedad de Chilevisión y LAN Chile, ante la eventualidad de resultar electo el próximo domingo. Mucha verborrea demagógica, pero ninguna contestación clara.

En cuanto a Chilevisión, sostuvo que se conservaría como un canal “aún más cultural” de lo que es hoy, además de otras consideraciones que no respondieron la interrogante de fondo. Ahora, si Piñera estima que los bodrios farandulescos – Primer Plano entre ellos- fomentan la cultura, vayan poniendo en remojo sus barbas los intelectuales y artistas que están apoyando su candidatura. Si para Piñera es “cultura” difundir en su canal quien se acuesta con la fulana, o como la fulanita engaña al fulanito con la (las) mengana (s), pobre el Chile cultural del que tanto habla y nada practica. Señor Piñera, basta de demagogia y engaños. Sus propias actitudes lo delatan y muestran de cuerpo entero. El dopaje a que somete diariamente a nuestro pueblo es copia fiel del lema de los viejos emperadores romanos: “Para que el pueblo no piense y por tanto no proteste, dadle pan y circo”

En cuanto a su evasiva respuesta respecto de Lan Chile, simplemente leamos lo que dice el periódico más influyente de Chile –El Mercurio- en el artículo investigado por la periodista Claudia Ramírez y sorprendentemente publicado, a pesar de la decidida inclinación de El Mercurio por la candidatura de Piñera, en su edición cibernética de hoy, 13 de enero, cuerpo Economía y Negocios:

COPIA FIEL DEL ARTICULO:

Gobierno brasileño pide sanción para filial de carga de LAN por supuesto cartel para subir tarifas

Según la Secretaría de Derecho Económico de ese país, la subsidiaria junto con otras seis compañías habría acordado el monto del alza y la fecha para aplicarla.

Claudia Ramírez Friderichsen

ABSA, Aerolinhas Brasileiras S.A., filial de LAN Cargo -operador de carga de LAN Airlines- en Brasil, arriesga multas que van del 1% y hasta el 30% de su facturación bruta de 2005, debido a la supuesta conformación de un "cartel" para acordar el alza de tarifas que habría conformado junto con otras seis aerolíneas.

Así lo denunció la Secretaría de Derecho Económico de Brasil, dependiente del Ministerio de Justicia de ese país, a través de un comunicado publicado en su página Web.

Consultadas por "El Mercurio" LAN Cargo -compañía controlada por el Grupo Cueto y Sebastián Piñera- y ABSA declinaron realizar comentarios. Desde Brasil aseguraron que "ABSA Cargo Airline no formulará declaraciones ni emitirá opiniones mientras exista un proceso legal en curso".

La Secretaría de Derecho Económico de Brasil, dependiente del Ministerio de Justicia, anunció la semana pasada, que recomendará al Consejo Administrativo de Defensa Económica aplicar sanciones pecuniarias a las compañías. Las empresas sindicadas de participar en el cartel son Air France, American Airlines, KLM, ABSA, Varig Log, Alitalia y United Airlines.

La Secretaría de Derecho Económico explicó que en 2003, el Departamento de Aviación Civil permitió a las aerolíneas un aumento voluntario de las tarifas sobre la base de las alzas de los combustibles y estipuló un máximo a cobrar. En ese contexto, el organismo aseguró tener pruebas de que las siete aerolíneas habrían acordado aplicar el aumento máximo permitido entre 2003 y 2005 y que incluso pactaron la fecha en la que iban a realizar el alza.

Sanciones para ejecutivos

En el supuesto cartel también estarían implicados 15 ejecutivos y funcionarios de las compañías, de acuerdo con el ente brasileño. Para ellos también se pedirán sanciones que variarán entre el 10% y el 50% del castigo aplicado a la empresa. Para los funcionarios las multas solicitadas fluctúan entre US$ 3.500 y US$ 3,5 millones. En su comunicado, la Secretaría de Derecho Económico destacó que en otros países como EE.UU. se realizan investigaciones similares.

Firma ya acordó pagar multa en Estados Unidos

En enero de 2009, LAN Cargo aceptó pagar una multa de US$ 88 millones en cinco años, tras la investigación por presunta colusión para fijar el precio del cargo por combustible realizada por el Departamento de Justicia de EE.UU. con la Dirección General de Competencia de la Comisión Europea. Este acuerdo también contempló a ABSA, que acordó pagar US$ 21 millones en igual plazo. En la ocasión, LAN Cargo dijo que "el origen de esta investigación radica en actuaciones que han sido consideradas por la autoridad norteamericana como una trasgresión a las normas de libre competencia en EE.UU. y que LAN Cargo ha aceptado como tales". (Fin del artículo)

Compatriotas: ¿seguiremos engañados por el poco probo candidato? En nuestra voluntad y decisión está entregar el país o negarle la gerencia general de Chile a este individuo que, al igual que el Padre Gatica, predica pero no practica. Los escándalos que protagoniza no le otorgan mérito alguno para señalar, tan descaradamente, que “el será el mejor Presidente en la historia de Chile”. Solo los sordos y los ciegos no ven tanta suciedad que crea y desparrama a cada paso en candidato de la derecha dura de Chile.

Ozren Agnic Krstulovic es ingeniero comercial y escritor.

Autor foto: EOA

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Chile: Entrevista a la Secretaria General del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), compañera Mónica Quilodrán

EL REBELDE

.

P: Compañera Quilodrán, este fin de semana se realizará la segunda vuelta presidencial. ¿Cómo evalúa el MIR los resultados de las elecciones parlamentarias y de la primera vuelta?

Mónica Quilodrán: Cabe señalar que cualquier evaluación de los resultados que obtuvieron los pactos, es sólo la primera aproximación a los conflictos políticos sociales que se abre con los resultados.

Lo primero que hay que señalar es que la concertación llevó tres candidatos presidenciales, con el fin de recoger más votos, uno para recoger con la mano izquierda, otro con la mano centro derecha y otro por la tradicional de la concertación. Sin embargo, el hecho de que la suma de los porcentajes arroje un resultado favorable en la primera vuelta, no quiere decir que en la segunda vuelta, donde se enfrentan sólo Frei y Piñera, las matemáticas den el mismo resultado.

Hay sectores que aprovecharon la debilidad de la Concertación y después de 20 años de espera les tocó el turno. Esos mismos se hicieron radicales autocríticas por su pasado subversivo, al respecto, cabe recordar aquella “serie televisada” del desembarco de armas en carrizal bajo, donde entregaron con pelos y señales hasta los nombres de sus mecenas, como si nunca más en Chile se pudiera precisar de una ayuda similar. El ninguneo a la lucha de clases, y esas remilgadas autocríticas dan un resultado positivo meramente momentáneo, y servil a los intereses del sistema que les coopta.

Pero enfoquémonos en el día de hoy. Frente a la posibilidad más cierta de perder el gobierno, la concertación despliega la campaña del terror, convenciendo a los gobiernos democráticos de la Región que la llegada de Piñera a la presidencia significaría el comienzo de la derechización del continente, la que se inauguró con el golpe de estado en Honduras. El análisis parece coherente, pero lo que no se dice es que el golpe de estado en Honduras fue un golpe del congreso en pleno donde el individuo que toma el gobierno es un miembro del partido del presidente Zelaya, por lo tanto, las medias lecturas se prestan para las ambigüedades y eso juega a favor del capitalismo neoliberal. Esto no quiere decir que no condenemos el golpe en Honduras, por el contrario, lo condenamos con todas sus letras.

En Chile, el modelo constitucional Pinochetista y el modelo neoliberal no están en disputa, y no tienen para cuando comenzar a erosionarse, porque las dos fuerzas mayoritarias están muy de acuerdo en la forma que este ha adoptado. Chile pertenece a la alianza con los EEUU y al tratado de Libre Comercio (ALCA); no pertenece al ALBA y ni siquiera al MERCOSUR, por lo tanto, si los EEUU les pide que hagan trabajo sucio, tanto Piñera como Frei lo van hacer.

Ahora, puede ser posible que Piñera tenga que hacer muchos gestos a su sector y promulgue una ley de Amnistía, pero ¿dejaremos pasar una cosa de esa envergadura sin llevar al gobierno a la comisión de DDHH de la ONU, o al Tribunal Penal Internacional por seguir violando estos mismos?.

Los trabajadores tendrían eventualmente una mayor legitimidad para luchar en contra de una mayor flexibilidad laboral, porque actualmente esta existe gracias a un consenso alcanzado con la CUT, la que ha impedido la posibilidad de que los trabajadores se defiendan, pues hacen parecer que la lucha de clases no existe, y dan la sensación que se vive en una Sociedad inclusiva con mercado capitalista.

Cabe señalar nuevamente, que es increíble que la derecha mantenga el nivel de aceptación popular y que sean los partidos mayoritarios en nuestro país. Primero está la UDI, después viene RN, y después la DC. Con ese cuadro que más no puede pasar.

De todas maneras, quien le pavimentó el camino a la derecha es la propia Concertación, de hecho seguirán cogobernando, como siempre lo han hecho.

P: El candidato presidencial, Jorge Arrate, obtuvo un 6.21% de las votaciones, mientras el Partido Comunista logró meter 3 diputados al parlamento, esto gracias a sus acuerdos con la Concertación. Por varias vías han mostrado esto como un triunfo de la izquierda. ¿Qué opinión tiene el MIR frente a este hecho?

M.Q.: Ya es literatura como obtuvieron y por qué obtuvieron ese resultado, lo que hay que indicar es que la ingeniería electoral sí funcionó, no nos dimos cuenta como a la total apatía por las elecciones apareció de improviso una locura, como en las compras de navidad, empeñando hasta el ultimo bien con tal de no quedarse afuera de lo que la propaganda televisiva indicaba. Para bien o para mal, la cajita que hace milagros de vida y de muerte, indica el comportamiento de los chilenos.

Como tú dices, el PC logró meter 3 diputados, y de seguro con más diputados de otros sectores harán la bancada de “izquierda” si es que gana Frei, y si no gana lo harán igual, pero como los cupos no son propios ni ganados en buena lid, están sujetos a las necesidades de los amos. Pero hoy en día, con la dispersión y corrupción moral que existe, puede pasar desapercibido para la gente en general, e incluso para los adherentes a esos propios partidos, que por ahora están celebrando, y que quizás lo seguirán haciendo, sin pagar los costos históricos. Hay que tener en cuenta que los ciclos históricos de la lucha de clases son mucho más largos que los ciclos económicos. Una crisis económica se puede presentar tanto en dos años como en cuatro, y se recupera después de una serie de ajustes, aunque esta recuperación no sea perfecta. Los tiempos de la lucha de clases son tremendamente más largos, para que la clase obrera se emancipe, primero tiene que tomar conciencia de ello, después tiene que depurarse de todos los traidores que le van a impedir a que avance como vanguardia, y eso lleva muchos años.

De lo que si estamos seguros que lo que sucedió en las elecciones en Chile, deja mucho más evidente el camino de lucha que hay que emprender para lograr por lo menos que los trabajadores comprendan su papel en la lucha de clases.

La propaganda dice no da lo mismo quien sea el que gobierne Chile, y si así es, porque no daba lo mismo, mataron a Allende, aunque este combatió defendiendo su gobierno, y mataron a cuanto joven inteligente y preparado se les puso por delante que luchó para construir el socialismo en Chile. Hay algunos que llaman a votar hasta que duela, y ¿han dado hasta que duela? Para pedir esto.

No da lo mismo, ser honesto que sinvergüenza.

P: Compañera, como puede explicarse que la Unión Demócrata Independiente, UDI, y Renovación Nacional, dos partidos de Derecha, tuvieran una altísima votación, logrando en el caso de la UDI 40 y RN 18 diputados. ¿En opinión del MIR, cómo se explica esta situación, en donde la Derecha ligada al pinochetismos duro, tenga tanta votación?

M.Q.: La explicación es muy simple, en cada negociación de la concertación con estos partidos, ellos logran convertirlo en un capital popular, hay que entender que no esta en disputa el modelo neoliberal y la constitución del 80, la concertación la consolidó, y mientras la concertación se desgasta el pinochetismo crece.

Ellos los Pinochetistas, sabían que tenían que entregar el poder después de 17 años de gobierno, necesitaban volver a una “democracia a la estadounidense” sin marxistas y mucho menos leninistas, sin lucha de clases, con rebaños de Chilenos que ellos caracterizan de gente y no persona, acaso la propaganda de campañas anteriores de la propia concertación no era, gana la gente. Confluyeron los intereses de los distintos grupos económicos que tienen sus partidos y por lo tanto los dirigentes que ellos pagan tienen que adornar la política para que sus intereses nunca pierdan ni un solo centavo.

Desarmaron a los jóvenes, los dividieron en tribus urbanas, y la comunas pobres son un hervidero de venta de drogas que va dirigido a los niños y jóvenes, la edad penal juvenil a 14 años no la hizo Pinochet sino, el gobierno de Bachelet, alguien se pregunta porque.

Bueno la bomba de tiempo va a destaparse en algún momento, puede que no sea en Enero próximo pero, de seguro que el juego de cifras y matemáticas adulteradas tiene que acabarse. Se señala, que detrás de un Diputado o un Senador hay siempre un grupo empresarial detrás, bueno algunos Candidatos deberían dar cuenta de donde sacaron tanta plata para hacer sus campañas porque en la séptima región por ejemplo contrataron buses ara que salieran a recorrer los campos lo más temprano posible buscando campesinos y familia para que fueran a votar. Las cifras que se dan de los gastos individuales de Tres mil millones de pesos por candidato, si eso fuera a la Salud no habrían enfermos en Chile.

De todas maneras, lo que queda claro es el punto de inflexión en la lucha de clases en la cual estamos, ni más ni menos.

P: El MIR llamó a la abstención o al voto nulo para las votaciones del día 13 de diciembre. ¿Ahora, para el 17 de enero seguirá llamando a lo mismo? Y ¿Qué llamado hace el MIR a los trabajadores y pueblos de Chile?

M.Q.: El MIR sigue llamando a lo mismo, porque como no da lo mismo quien gobierne, el pueblo Chileno no tiene quien lo represente, hemos leído y escuchado llamados de un comando de izquierda que levantaron 12 puntos como certificado de blancura, revisando los puntos dan risa, Fortalecer Codelco, -rarísimo cuando la necesidad del país es nacionalizar la minería-, educación de calidad, -cuando necesitamos una educación gratuita, laica y en manos del estado-, no solo la primaria y secundaria sino también la Universitaria, en fin si desmenuzamos punto por punto nos damos cuento del medio show, así como los cinco puntos, y como creen que vive en un país de tontos (será), el punto más sentido de los comunistas cambiar la ley binominal, de elecciones, cuando la concertación tuvo mayoría parlamentaria en las dos cámaras, no pusieron en tabla la reforma, la pusieron cuando eran minoría, pero ni aun así porque al PRI, también le interesaba seguramente cambiar la ley.

Bueno, si nos dicen que Piñera invadiría Bolivia, y Freí no, -habría que pensarlo-, ¿pero estamos frente a esa eventualidad?

Vamos a seguir por cuatro años más sufriendo la política del terror mediático y el terrorismo del estado escondido y disfrazado. Pero hay que organizarse y luchar por nuestros derechos, esa es la única ley de los pobres.

También hay que señalar las incongruencias, por ejemplo, Bachelet manda una ley de renacionalizacion de las aguas y pone en venta el Mar, habla de educación publica, y los Profesores que son los que educan, los echan de los trabajos, no renovándoles los contratos, habla de Derechos Humanos, cuando ella, era favorable a que la impunidad fuera legitima a través de la mesa de dialogo con los militares en el gobierno de Freí, y dejando a las victimas como amorfas las mataron y desaparecieron por ser democráticos, en sustancia si, pero todos ellos deseaban construir una democracia en el Socialismo.

No da lo mismo quien gobierne, por eso no tenemos ninguna razón para votar el 17 de Enero. Nuestra lucha es por salir de la exclusión que nos condena a la indigencia, a la ignorancia, de la mayoría de nosotros el Pueblo y los Trabajadores.

Queremos un Chile para todos, con educación gratuita laica y en manos del Estado, queremos trabajos estables con contratos indefinidos, queremos una economía que resguarde nuestros intereses nacionales por eso la salida es nacionalizar toda la minería, nacionalizar los servicios de electricidad y agua potable, la telefonía, queremos un país fraterno, con servicios de salud al alcance de todos de calidad, queremos inversiones a largo plazo a una micro y pequeña industria nacional con intereses mínimos, queremos servicios de transportes eficientes y concientes y en manos del Estado. Queremos una nueva Constitución que resguarde los intereses de todos los Chilenos y no sea el país del botín de unos pocos, con una democratización efectiva de la sociedad desde abajo, inclusiva y que los sectores populares no sean los enemigos del Estado, queremos autodeterminación, queremos soberanía nacional conciente, queremos un país que respete la autonomía de los pueblos que conviven en esta tierra.

Por todo ellos llamamos a la verdadera izquierda a declararnos en un estado de Asamblea Constituyente.

Por una vida digna para todos.
Foto: Chile, Política - Mónica Quilodrán, secretaria General del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Pasión pagadora

Salvador María Lozada (especial para ARGENPRESS.info)

Sorprende que la multitud de opiniones, reclamos, quejas, y debates que ha suscitado la pretensión presidencial de crear un fondo con reservas del Banco Central para garantizar el pago de la deuda externa, en su enorme mayoría, de un lado y del otro sistemáticamente soslayan el asunto capital y decisivo, lo que realmente más importa: precisamente ese pago de la deuda, si corresponde hacerlo, si esa deuda es legítima, si pagarle a los presuntos acreedores es procedente; dicho de otro modo, la calidad jurídica de lo que se intenta hacer.

Lo grave, lo gravísimo es que se pretende afectar reservas del Banco Central para asegurar el pago de una deuda que en su origen fue declarada parcialmente ilegal. Lo dispuso así la sentencia dictada el 13 de julio de 2000 por el Juez en lo Criminal y Correccional Federal Jorge Ballesteros; también implica desconocer, además, que esa deuda, en alguno de sus segmentos más recientes, es materia de tres causas penales que tramitan en el Juzgado federal Nº 2 interinamente a cargo del Dr. Eduardo Martínez de Giorgi, lo que determina que hasta tanto este magistrado no se expida sobre su legalidad, resulta imposible que el Poder Ejecutivo, efectúe alguna renegociación de la misma o afecte fondos del Estado para su pago.
La cuestión fundamental radica entonces en que el destino que se quiere dar al dinero del Estado nacional es contrario al principio básico, esencial de todo ordenamiento jurídico, el principio de legalidad. Dicho de otro modo, se intenta pagar unas obligaciones inexigibles, cuyo núcleo originario ha sido declarado ilegitimo por esa sentencia firme en la célebre causa promovida por Alejandro Olmos.
Es por demás obvio que si bien el Poder Ejecutivo elabora la política económica, ello de ningún modo lo habilita para convalidar actos irregulares o sanear infracciones legales ni desconocer el orden jurídico que regula la legitimidad de sus decisiones.
La existencia de una investigación judicial sobre el endeudamiento externo, no tiene nada que ver con cuestionar una política económica en particular, sino en el hecho de poder demostrar que la deuda se estructuró sobre la base del desconocimiento de normas constitucionales y preceptos legales, configurándose así un sistema que escapó al control de legalidad que deben tener los actos de gobierno. Eso no supone judicializar la política económica del gobierno, sino simplemente poner en evidencia la conformación de diversos actos ilícitos que partiendo de decisiones políticas, solamente pudieron concretarse desconociendo o burlando el sistema legal que nos rige.
No se trata de cuestiones subjetivas, o facciosas o partidistas. Simplemente se trata de la observancia de la ley y el respeto de la cosa juzgada, emergente de una sentencia firme como la emitida en su momento por el juez Ballesteros.
En este debate sobre el Fondo del Bicentenario el asunto de la deuda externa y su judicialmente declarada ilegitimidad debe tener una excluyente centralidad, algo en que sólo parecen haber reparado los bloques que componen el Proyecto Sur. Como así también debe tener una significación prioritaria la Auditoría que se impone lleve adelante el Congreso de la Nación. Solo con el examen minucioso de cada una de estas presuntas obligaciones habrá seguridad y legitima exigibilidad de las acreencias que se le reclaman al gobierno nacional. Esta Auditoria sí es, en efecto, una deuda pendiente del órgano legislativo.
La sentencia del juez Ballesteros fue girada al Congreso para que este actuara en consecuencia respecto de los numerosos delitos y fraudes cometidos en la formación de la elefantiásica deuda externa que dejó la dictadura militar.
Las mayorías legislativa, con su robótica dependencia del Poder Ejecutivo, no han hecho otra cosa durante más de una década que ignorar esa sentencia y omitir dolosamente sus obligaciones. En ese lapso se han dado reciclajes, megacanjes, reestructuraciones, renovaciones de aquella deuda, todo lo cual siempre implica capitalización de los intereses supuestamente adeudados, Este procedimiento, también ilegítimo por claramente usurario, no ha hecho sino engrosar las cifras de las pretendidas acreencias.
En un país que está muy lejos de ocupar posiciones respetables en los rankings mundiales de transparencia y moralidad públicas, tal vez sea una ingenuidad muy grande preguntarse por los motivos en razón de las cuales hacen los gobiernos tanto y tan sostenido esfuerzo, para olvidar las importantes razones que tiene el país para oponerse al pago de esas deudas ilegitimas o muy dudosamente exigibles.
Quienes toman decisiones sobre la deuda externa parecen dominados por una irresistible y sospechosa Pasión Pagadora, que también en su momento convendrá investigar.
Salvador María Lozada es Director (In Absentia), Instituto de la Deuda Externa, Colegio Público de Abogados de la Capital Federal.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El Banco Central carece de fondos para el Fondo del Bicentenario DNU 2010


Mario Cafiero

.
Sres. Legisladores Nacionales.

Sres. Miembros de la Comisión Bicameral Permanente de Trámite Legislativo

Ass: DNU 2010/09.
Poner a disposición información relevante, alertar sobre graves riesgos financieros y la responsabilidad de los legisladores.

De mi consideración:

Estando a su consideración la decisión de rechazar o aprobar el DNU 2010/09, considero necesario aportarles información relevante que ha sido fundamento de la denuncia penal presentada en conjunto con el Dr. Ricardo Monner Sans y Javier Llorens el 28/12/09 ante la Justicia Federal, CNº 16.188/09 recaída en el Juzgado Federal Nº 3 del Dr. Rafecas, Fiscalia Nº 6 del Dr. Comparatore.

La esencia de esta presentación consiste en que en realidad, no existen reservas de libre disponibilidad en el Banco Central, como para destinarlas libremente al pago de la deuda, sin
poner en riesgo la estabilidad del sistema monetario y financiero del país, de acuerdo a los fundamentos que expongo a continuación:

1. Apelando a maquillajes y trucos contables, el Banco Central ha inflado en forma notable la supuesta cuantía de las reservas que dispone. Esta responsabilidad le cabe directamente tanto al actual gobierno, como al licenciado Martín Redrado, y a los restantes directores, síndicos y auditores del Banco Central.

Esto lo logró últimamente en el curso de este año, en el marco de una sustancial fuga de divisas, mediante propender a la colocación de depósitos en dólares, y a la tenencia de dólares por parte de las entidades financieras (o sea mediante propender a una redolarización del país, de la que tanto nos costó salir desde el 2002 en adelante). De esa manera se infló por un lado la tenencia de divisas en el Banco Central en siete mil millones de dólares. Y por otro lado se desinfló en forma proporcional la base monetaria en pesos, que debería tener respaldo en divisas, conforme los retazos de la ley de convertibilidad aun vigente. De esta manera las reservas del Banco Central no serían de u$s 48 mil millones como se afirma oficialmente, sino que solo orillarían los u$s 40
mil millones.

2. Además de ello, el Banco Central se habría prestado a realizar en los años 2006 y 2007, sucesivas operaciones de triangulación de colocación de deuda, por un importe del orden de los u$s 4.500 millones, en connivencia con el ministerio de Economía, y con los bancos que no casualmente hoy son los beneficiados con el dictado del DNU 2010. Esta responsabilidad le cabría directamente al titular del anterior gobierno, Dr. Nestor Kirchner, y los funcionarios del ministerio de Economía, y también al licenciado Martín Redrado, y a los restantes directores, síndicos y auditores del Banco Central

Esta modalidad habría consistido en el depósito de reservas por parte del Banco Central en los antedichos bancos, las que mediante operaciones deliberadamente calzadas habrían sido destinadas a adquirir títulos de deuda que paralelamente emitía el Tesoro Argentino, eludiendo de esta manera los retazos de la ley de convertibilidad vigente, que prohíbe integrar las reservas con títulos públicos del Tesoro.

La Republica Argentina logro de esta manera obtener en esos momentos, tasas de interés razonables, del orden del 7 % anual, que después nunca más se concretaron, llegando a pagar el Tesoro más del doble de esas tasas. Existen múltiples indicios precisos y concordantes, respecto la existencia de estas maniobras de triangulación en la colocación de deuda entre el Banco Central y el Tesoro, que por razones de espacio no detallo en esta presentación. Pero los Srs. Legisladores pueden comprobar o no la existencia de esas operaciones calzadas, pidiendo al Banco Central un informe sobre las inversiones realizadas con las reservas, con el detalle de sus fechas y modalidades, y cuáles de ellas están atadas a instrumentos financieros derivados, rubro que este año ha comenzado a figurar en los balances del Banco Central. Esta información referida a la administración de reservas es absolutamente negada al público, razón por la que lamento no poder aportar mayores detalles al respecto.

De esta manera las reservas realmente disponibles por parte del BCRA, treparían solo a alrededor de los u$s 35 mil millones, o sea apenas por encima de la base monetaria equivalente a u$s 32 mil millones (122 mil millones de pesos). Al respecto cabe apuntar la existencia de un reciente informe del subgerente de Economía y Finanzas del Banco Central, Pedro Rabasa, quien manifestó al directorio de esa entidad que la experiencia de la Argentina “muestra de manera contundente que el respaldo de las reservas debe exceder la Base Monetaria para asegurar la estabilidad monetaria, financiera y cambiaria”.

3. Sin embargo esta cuestión de insuficiencia de reservas lamentable no acaba allí, sino que se agrava sustancialmente. El Banco Central, que tenía prohibido emitir deuda, gracias a la modificación introducida a su Carta Orgánica por el Decreto de Necesidad y Urgencia 401/03, tiene en estos momentos una deuda neta, correspondiente a letras y pases pasivos con entidades financieras, equivalente a u$s 14 mil millones de dólares. De tal manera las reservas realmente disponibles por el Banco Central como contrapartida de la base monetaria solo llegarían a poco mas de u$s 21 mil millones. Muy por debajo de los u$s 32 mil millones que sería la exigencia legal. Ante este delicado cuadro en que se encontraría el Banco Central (que no mejoraría sustancialmente aunque cuando no se hubiese producido la triangulación en la colocación de deuda de la cual vehementemente sospechamos) el disponer alegremente de u$s 6.569 millones como ordena el DNU 2010 es un acto de desadministracion casi demencial, porque de tal manera las reservas en el mejor de los casos, quedarían en u$s 19 mil millones, y en el peor de los casos en u$s 15 mil millones. O sea menos de la mitad de las reservas exigidas legalmente.

Y ante el supuesto de que el Poder Ejecutivo se apropiara de los u$s 17 mil millones al que se auto autorizó por el DNU 2010, a cuyo cumplimiento opuso reparos el Lic. Redrado, la situación sería calamitosa, ya que las reservas realmente disponibles como contrapartida de la base monetaria descenderían a u$s 5 mil millones, resultando necesario para equilibrar esto un dólar a 12 pesos, si no existiera la triangulación en la colocación de deuda antes referida. Y un dólar a 23 pesos si esta existiera. Ante este panorama que representaría una vuelta de la Argentina a la catástrofe económica financiera del año 2001, resulta indudable que los reparos puestos por parte del presidente del Banco Central Lic. Redrado a la implementación del ilegal e irracional DNU 2010, son propios de los que debía oponer cualquier administrador prudente y diligente, en defensa de los bienes que le fueron confiados, en el marco bimonetario con absoluta libertad en el movimiento de capitales, en el que el Banco Central desenvuelve sus operaciones.

4. Por último, no puedo dejar de apuntar la existencia de graves inconsistencias, lindantes con la falsedad ideológica, en el Decreto de Necesidad y Urgencia Nº 18/08, por el que se dispuso la remoción del mencionado funcionario, y se instruyó al Procurador del Tesoro a efectuar denuncia penal contra él. Estas inconsistencias son de una gravedad tal, que podrían llegar a configurar una falsa denuncia.

En efecto, en el referido DNU 18/08 a los efectos de configurar los cargos reprochados al Lic. Redrado en estas actuaciones, se invoca para ello la opinión de la Gerencia Principal de Asuntos Legales, a cargo del Dr. Marcos Moiseef, pese a que conforme el organigrama del Banco Central que figura en el portal de este organismo, quién debía expedirse respecto ese tema es la Gerencia Principal de Estudios y Dictámenes Jurídicos, a cargo de la Dra. María del Carmen Urquiza.

En la página “Organización” del portal del Banco Central, están claramente discriminadas ambas funciones, sin ninguna ambigüedad ni confusión, estando a cargo de la Gerencia Principal de Estudios y Dictámenes Jurídicos a cargo de Urquiza: "Asistir y asesorar en materia jurídica a las autoridades y a las áreas y unidades orgánicas de la Institución, emitiendo dictámenes e informes en los aspectos relacionados con la aplicación del régimen jurídico." Y está a cargo de la Gerencia Principal de Asuntos Legales a cargo de Moiseff: "Ejercer el patrocinio y la representación legal de la Institución cuando ésta deba actuar en asuntos de naturaleza penal o Institucional".

Es público y notorio conforme lo trascendido a través de la prensa, que la Gerencia Gerencia Principal de Estudios y Dictámenes Jurídicos a cargo de Urquiza, se expidió plenamente a favor de la postura adoptada por el Lic. Redrado. Por su parte según también trascendió en la prensa, Moiseff, a cargo de la Gerencia Principal de Asuntos Legales, se habría expedido sobre lo que no le correspondía mientras gozaba de vacaciones, a través de un mail, que habría servido de fundamento para la confección del DNU 18/10. Y en premio de este inusual favor efectuado al gobierno al brindar los fundamentos de ese decreto, y para asegurar en alguna manera la validez de ese informal dictamen, Moiseff fue premiado según también trascendió en la prensa, con su designación, en el periodo en que Redrado estuvo suspendido en sus funciones, como titular de la Subgerencia General Jurídica, puesto que se encontraba vacante hasta ese momento. Titularidad que a su vez habría perdido cuando Redrado reasumió su cargo en el Banco Central, razón por la cual Moiseff, movilizado seguramente por los mismos intereses, efectuó recientemente una denuncia penal contra Redrado, según también trascendió en la prensa.

Otro elemento de cargo empleado para destituir a Redrado y para pedir su procesamiento penal, fue el comunicado de ADEBA (Asociación de Entidades Bancarias Argentinas), firmado por el banquero Jorge Brito, íntimamente relacionado con el gobierno. Según trascendió en la prensa, Britos habría emitido ese comunicado, por un requerimiento efectuado por el ex presidente Néstor Kirchner, y sin la consulta ni la conformidad de sus pares en ADEBA.

De ser ciertos estos pormenores difundidos por la prensa en relación a la confección del DNU 18/10, esto pondría en evidencia una degradación absoluta en sus procederes por parte de determinadas figuras de este gobierno, al haberlo convertido, mediante artilugios y tramoyas degradantes para cualquiera que ejerza el poder con dignidad, en el “Deus ex machina” de una denuncia penal, que evidentemente solo puede prosperar si la Justicia incumpliera gravemente el rol que tiene destinado en la sociedad.

5. Tampoco puedo dejar de apuntar el inusitado regreso al año 2001, que supone el dictado DNU 18/10, en el que se transcriben extensamente las consideraciones vertidas en el decreto 460 de abril del año 2001. Con el cual, con la firma de De la Rua y Cavallo, se removió de su cargo al entonces presidente del banco Central Pedro Pou, quien con una extraña similitud con el caso actual, se oponía también al uso de las reservas para pagar deuda, y a su canje por títulos públicos.

Se puede decir que ese decreto, dictado a principios del año 2001, cuando las reservas financieras y de la convertibilidad había llegado a su record histórico, fue el comienzo de la catástrofe socioeconómica que se produjo al final de ese año, con la instauración del célebre corralito; al constatarse que las reservas financieras habían desaparecido, al haber sido sustituidas por títulos públicos par parte de los banqueros, y las de convertibilidad estaban en vías de extinción.

Esta inusitada vuelta al pasado también se configura con la propuesta del gobierno, de que el ex director del FMI Mario Blejer vuelva a encabezar el Banco Central. Pese a que desembarcó en dichas funciones en plena crisis del año 2001, junto con el préstamo extraordinario que nos otorgara el FMI para reforzar las reservas, con la casi evidente intención de desempeñarse como comisario político de ese organismo en el BCRA, para que las divisas se fugaran adonde debían fugarse, y no se destinaran a ninguna otra cosa, aunque esto tuviera por objeto el bienestar del país.

A esto se le suma el hecho de que es este mismo personaje, a quién las auditorias externas del BCRA le rechazaron el balance del año 2001, por la graves anomalías que contenía, con las que encubrió el vaciamiento que se había perpetrado en el sistema financiero en el transcurso de ese año, mediante el empapelamiento de las reservas financieras con títulos públicos, razón por la que está procesado penalmente en la causa del corralito, por pedido del fiscal Amirante. Con la plena complicidad de Blejer, ese descomunal vaciamiento se disimuló haciendo figurar a los títulos públicos con que se habían empapelado las reservas, como “prestamos garantizados”, para de esta manera dar a entender al público, que la caída de los préstamos con que se atendió la fuga de depósitos de los bancos no había existido, y que esta había sido atendida con las reservas financieras, cuando en realidad había ocurrido todo lo contrario.

Como si estos antecedentes absolutamente descalificantes fueran pocos, a ellos se le suma las prohibiciones existentes en el código de ética que caen respecto su nombramiento, al desempeñarse actualmente Blejer como director del BHN y de YPF, habiéndose desempeñado hasta hace poco como director del Banco de Inglaterra.

Por todo lo aquí expuesto, en relación a esta situación lindante con lo grotesco, en que la tragedia del año 2001 parece querer repetirse ahora nuevamente como farsa, creo humildemente que el mejor servicio que los Sres. Legisladores pueden brindar al país y al actual gobierno, y en especial a la Sra. Presidenta, es el rechazo liso y llano y de inmediato del DNU 2010/09, por sus enormes exageraciones a favor de los acreedores; los riegos enormes que implica para las reservas, poniendo al país en manos de sus acreedores judiciales; y la inquietud que esto está suscitando en el sistema financiero, que podría tener derivaciones fatales con una inesperada vuelta al 2001.

No puede escapar de su consideración la enorme improvisación e impericia que en todo este asunto ha demostrado poseer el Sr. Ministro de Economía Lic. Amado Boudou. Quién ahora en una actitud absurda e infantil acusa al juez norteamericano Griesa de "embargador serial", al mismo tiempo que propone lanzar bonos por u$s 15 mil millones, prorrogando la jurisdicción de los mismos a favor de ese "embargador serial".

Sugiero que los Sres. Legisladores junto con el rechazo al DNU 2010/09, deberían recomendar la remoción inmediata del Sr. Ministro Amado Boudou, por la manifiesta falta de idoneidad que ha manifestado en su accionar, y por su prurito de manifestar de cualquier manera una actitud amistosa hacia los acreedores, como en los mejores tiempos de las relaciones carnales de Menem y Cavallo. No otra cosa se puede decir del DNU 2010, que es una mezcla del blindaje del año 2.000 de Machinea, que puso el ahorro de los argentinos a disposición de los acreedores; y de la ley de "déficit cero" de De La Rúa-Cavallo del año 2001, que puso como primera prioridad el pago a dichos acreedores, por sobre todos los otros restantes sectores.

Y esto al solo efecto de llevar adelante un “megacanje” como el de aquellos tiempos, en el que se beneficiarán notablemente los mismos bancos inveteradamente involucrados en la cuestión de la deuda. Que están por hacer un pingue negocio tras haber comprado a precio de ganga bonos en default, con motivo de la crisis financiera que asoló a EE.UU.

Ante la pretensión del gobierno de que ese enorme negociado se viera correspondido al menos en parte con un simbólico aporte de plata fresca con módicos intereses por parte de esos frescos banqueros, la contra exigencia de estos fue que se pusieran a las reservas como garantía de pago de dichos bonos. Y así nació en forma retorcida y equívoca el hoy famoso DNU 2010, cuya fama puede llegar a superar largamente la de la resolución 125.

Como si por una maldición estuviéramos atados al eterno corsi y ricorsi de la cuestión de la deuda, no puedo dejar de resaltar la vuelta del bipartidismo de la deuda, con la “solución” de desplumar al Central -pero en cuotas que no se note- que sugirieron dos viejos conocidos de la deuda: los hoy asesores Baglini y Brodershon. El primero autor del triste teorema posibilista, que a la deuda no hay que investigarla, sino pagarla religiosamente de cualquier manera, y agachando lo mas posible al cabeza. Y el segundo uno de los principales artífices por la que el radicalismo aceptó en 1984 hacerse cargo de una deuda claramente odiosa.

En tal sentido les recuerdo a los Sres. Legisladores que aún duerme en el Congreso, sin el tratamiento jurídico-político correspondiente, el fallo recaído en la causa iniciada por Alejandro Olmos sobre la deuda ilegitima y fraudulenta. Y que además existen otras causas penales en proceso sobre operaciones de reestructuraciones de deuda, canjes y megacanjes, que no podrán seguir siendo ignoradas a la hora que el Congreso asuma la responsabilidad constitucional de “arreglar el pago de la deuda interior y exterior de la Nación”.

Mario Cafiero es ingeniero y diputado nacional (MC).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Como un rayo en cielo sereno

Eduardo Lucita (LA ARENA)

La temporada veraniega trajo un culebrón politizado que le dio cierto aire al neoconservadurismo. Pero sería un error ver una intención destituyente en el avance de la derecha. Ni ésta ni el imperialismo están interesados en que el kirchnerismo deje antes de tiempo el gobierno. Su objetivo es otro: limarlo y que llegue rengueando al 2011.

Como acompañando el inicio de la temporada estival, la economía parecía haber entrado en un período de relativa tranquilidad, y por el contrario la política se mostraba inusualmente activa pululando precandidaturas presidenciales varias hasta que imprevistamente se desplegó una crisis política alrededor del Fondo del Bicentenario y su puesta en práctica.

Efectivamente, una calma chicha se extendía en los primeros días del año. Al compás de la economía mundial los pronósticos optimistas ya no eran sólo propiedad del oficialismo, sino que tanto la oposición como los principales analistas y medios de comunicación también se sumaban a estas expectativas. Sólo el deteriorado superávit fiscal y el temor a la inflación encendían señales rojas. Así, las previsiones de crecimiento del PBI fueron rápidamente superadas. Sin embargo en esta serenidad la crisis estalló como un rayo.

Culebrón politizado

El conflicto se inicia cuando para dar muestras de su voluntad de continuar pagando la deuda, el gobierno nacional decide crear un fondo especial con una porción de las reservas internacionales que atesora el Banco Central. Lo hace por un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que llama pomposamente "Fondo del Bicentenario para el Desendeudamiento y la Estabilidad", cuando en realidad busca conseguir refinanciación a tasas de un dígito. Es decir, el objetivo no era otro que garantizar el pago con reservas para crear condiciones menos onerosas y volver al ciclo de endeudamiento.

La implementación del DNU por el BC era sencilla, un pase contable creando una cuenta con poco más que 6.500 millones de dólares. Sin embargo, el titular del banco se niega a poner en marcha ese mecanismo bajo el argumento que no tiene la aprobación del Congreso de la Nación. Otras críticas señalan que puede alterar el programa monetario y que el texto del decreto abre la posibilidad para que se paguen otras deudas y el país quede a merced de los fondos buitres.

El viceministro de Economía sale al cruce de los cuestionamientos al uso de reservas para pago de deuda. "...No se priorizaría la deuda por sobre los sectores más desprotegidos", dijo y se sinceró para señalar que "...se liberan recursos para sostener los estímulos de la demanda", lo que abrió otro frente de debate.

La oposición de derecha se abroquela en la defensa "patriótica" de las instituciones y la autonomía del BC, algo que no hizo cuando este mismo gobierno decidió pagarle con reservas y por adelantado al FMI. Tampoco lo hizo cuando allá por el 2008 otro DNU habilitaba para pagar la deuda con el Club de París, que por la crisis no se concretó, pero que ninguno de los que hoy se rasgan las vestiduras puso demasiado énfasis en objetarlo.

Por si fuera poco, parte de la centroizquierda en ascenso, defendiendo las instituciones -y por lo tanto la autonomía del Central- hace una vez más causa común con la derecha, olvidando que esa autonomía es clara continuidad del neoliberalismo de los '90, que sabemos encuentra sus orígenes en la propia fundación de la institución allá por la década de '30, bajo iniciativa y supervisión de capitales ingleses.

Crisis política y neoconservadurismo

Como con la crisis de la 125, la coyuntura favorece la reorganización de la derecha. Cuando venía de una serie de fracasos y no lograba seleccionar un liderazgo que englobara a todas las fracciones, encontró un nuevo eje detrás del cual nuclearse. Sería un error ver una intención destituyente en el avance de la derecha, ni ésta ni el imperialismo están interesados en que el kirchnerismo deje antes de tiempo el gobierno. Su objetivo es otro: limarlo y que llegue rengueando al 2011. Si la derecha conservadora llega al gobierno nacional por medio de elecciones, algo que no logra desde las primeras décadas del siglo pasado, no sólo se legitimaría sino que sería para ella un triunfo histórico difícil de revertir y de duras consecuencias para el campo popular.

Pero sería una ingenuidad no ver este avance neoconservador nacional formando parte de la contraofensiva imperialista a escala mundial, que puntualmente se expresa en el golpe en Honduras, las bases en Colombia, la arremetida contra Lugo en Paraguay, las provocaciones contra Venezuela y Bolivia, o la nueva escalada en Afganistán y ahora en Yemén.

La destitución de Redrado es un contragolpe que va más allá del conflicto en sí. Pero conviene preguntarse ¿porqué reemplazarlo por Blejer, el respetable hombre del FMI? o ¿porqué, en un hecho inédito en su historia, la CGT recibe en este momento a la comitiva de diputados norteamericanos presidida por la embajadora?

En el limbo

El titular del BC fue restituido por una jueza que además bloqueó la transferencia de fondos; el vicepresidente cita a sesión extraordinaria al Senado, el oficialismo dice que es inconstitucional. Todo está en un limbo jurídico. La crisis política tendrá nuevas etapas, seguirá un curso judicial y legislativo, aunque es difícil que la sangre llegue al río.

Hay sí un punto de coincidencia básico: tanto oficialismo como oposición de derecha están de acuerdo en que las deudas hay que honrarlas, por eso aprobaron a dos manos reabrir el canje. Por eso es que quienes hoy claman al cielo nada dijeron cuando el pago adelantado al FMI o el anterior DNU para el Club de París, pero sí presionan al gobierno que apure el arreglo con los bonistas, que imponga disciplina fiscal, que pague lo que hay que pagar y arregle con el FMI. Así Argentina volvería a ser "un país normal".

¿Qué hace la diferencia? El origen de los recursos para pagarla. El gobierno plantea volver a los mercados voluntarios de crédito, dejando de lado al FMI, y poner las reservas como garantía de pago y así obtener mejores tasas. Si finalmente paga con reservas podrá disponer de las partidas presupuestarias asignadas a esos pagos y mejorar las cuentas fiscales. La oposición se opone al uso de reservas y propone hacer frente a los vencimientos con superávit fiscal, pero como este se esfumó no encuentra mejor salida que volver a los '90 bajando el gasto público. Léase congelar salarios estatales, reducir subsidios a las tarifas de servicios públicos y planes sociales y menor obra pública.

Es cierto, no es una diferencia menor, encierra si hay o no ajuste con las consecuencias conocidas, pero esto no implica necesidad de aval alguno al pago de la deuda, cualquiera sean los recursos a utilizar.

Por estos días sólo personalidades como "Pino" Solanas, Mario Cafiero, Perez Esquivel o integrantes del EDI y la izquierda de clase plantean el no pago. Desde hace tiempo, incluso desde esta misma columna, quien esto escribe ha planteado que la única solución que verdaderamente defiende los intereses nacionales es la suspensión unilateral de los pagos y crear una comisión con personalidades locales e internacionales para determinar qué parte de la deuda es legítima y debe pagarse, y cuál la ilegítima y hay que repudiarla.

Hay antecedentes. Ecuador lo acaba de hacer recientemente; en la administración provisoria de Rodríguez Saá se declaró la suspensión de pagos, que duró nada menos que 38 meses y no pasó nada grave. El país no quedó aislado, el Estado salió de la asfixia financiera y estuvo en mejores condiciones de negociación, y lo más significativo: no nos invadieron los marines... claro que el Congreso se negó a investigar la deuda, a pesar de la denuncia de Olmos y del fallo de inconstitucionalidad del juez Ballesteros.

Los trabajadores y los sectores populares deben tener la mayor claridad en esta coyuntura: no avalar el pago de la deuda ni que se vuelva a un nuevo ciclo de endeudamiento. Por el contrario, hay que anteponer las necesidades sociales insatisfechas, pero al mismo tiempo, y en un orden no menor, salir al cruce del avance de la derecha conservadora y el imperialismo. Esto es, desenvolver una política propia. En cualquier otra opción, a la corta o a la larga, serán los principales perjudicados.

Eduardo Lucita es integrante del colectivo EDI-Economistas de Izquierda.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El "Precio del aire"

INFORMACION LIBRE

Como una agencia productora de propaganda oficialista, el programa "6 en el 7 a las 8", reproduce sin ningún temor los valores obsecuentes de una prensa charlatana y mercenaria. Cumpliendo la función de "team leader mediático" o "supervisor fabril en la industria de los mass media" socorren en forma permanente a aquellos puntos oscuros patronales, intentando salvaguardar la plusvalía kirchnerista.

La producción de cortinas de humo cotiza a un alto valor, motivo por el cual el productor Diego Gvirtz (Duro de Domar, TVR, 678,...) logró unir la brecha que separa al mundo del espectáculo, el entretenimiento televisivo en este caso, y el poder político.

Posteriormente al "voto no positivo" (cuando TVR tomó posición contra la 125) y con el comienzo de la discusión respecto a la "ley de servicios audiovisuales" la línea editorial del productor en sus programas se fue vistiendo de oficial, al mismo tiempo que los televidentes comenzaron a darle la espalda en las planillas del rating, motivo por el cual sus programas fueron quedando relegados a horarios marginales.

No siempre la noticia suele ser comunicada, en muchas ocasiones lo relevante se omite adrede o se transmite en forma confusa, siendo estos los métodos por excelencia en los momentos en los cuales los intereses de clase son puestos en discusión. Sucede que los medios de comunicación tienen su propia línea editorial y responden a los intereses de sus patrones alineados con sus respectivos representantes partidarios, Crónica al justicialismo, Clarín y La Nación al poder de turno, Página/12 devenido en kirchnerista, etc... Esto mismo sucede en el caso de la televisión, Telefé (telefónica) a los K, Canal 13-TN alineado junto con el grupo Clarín, Canal 9-C5N de Hadad junto al Kirchnerismo, los mismo que 26TV de Alberto Pierri, Canal 2-AméricaNoticias al grupo Vila y De Narváez.

Las patas de la mentira

Así como resultaría imposible escuchar de boca de un fascista sostener la defensa de los Derechos Humanos, también resulta imposible ver a un gobierno pro patronal defender a los trabajadores. Por eso para su sequito, comunicar o decir la verdad respecto a los atropellos que, por ejemplo la norteamericana Kraft comete con los empleados de la ex terrabusi, o como el gobierno K, Metrovías y la UTA cierran filas contra quienes se desloman en el subte y el premetro pese a las condiciones insalubres de su labor, constituye una blasfemia a la cual no hacen referencia, es decir no es noticia.

Haciendo eje en la polarización, los medios avanzan intencionalmente hacia la reconstrucción de un régimen bipartidista que no cuenta con base social y por ende es una caja de cristal intentando contener la lucha de clases que se presenta hacia su interior. Por un lado los patrones reclamando "seguridad jurídica" y por otro el obrero contra su despido, contra el INDEC, por recomponer el nivel salarial y el desocupado pidiendo trabajo legítimo sin punteros.

Cuando esta verdad se hace de perogrullo comienzan a tergiversarse las noticias, se pretende instalar la idea de que todo lo francamente opositor y que avanza hacia la discusión del color del sistema mismo, resulta "funcional a una derecha" que no existe en la realidad política.

Por eso las manifestaciones por el NO pago de la Deuda Externa son consideradas "apoyo a Redrado", de esa misma manera la crítica socialista a la 125 y por la reforma agraria con aumento de retenciones a los grandes patrones y pules siembra son comunicadas como apoyo a una Mesa de Enlace que siempre estuvo desbordada por los pequeños productores autoconvocados, es decir en las antípodas del programa de la SRA.

En la lucha de clases se ve ¿quién es quién?

Aurelio Benito Ramón Narvaja es integrante del espacio "Carta Abierta" desde dónde se sostienen todas las decisiones tomadas por el poder ejecutivo de la familia Kirchner, por ejemplo las nacionalizaciones truchas de Aerolíneas y las AFJP, que en realidad fueron el salvataje a los Bancos afectados por la crisis financiera y su especulación "timbera" y al empresario Marsans de España.

El espacio que pretende ser progresista cuenta con patrones como el de Colihue, quien incumple con las conciliaciones dictadas por el ministerio de trabajo y deja en la calle a sus trabajadores, en defensa de sus ganancias en tiempo de crisis, ¿cuánto de esto fue denunciado en la tribuna de 678?.

Quienes confunden y quienes son confundidos comparten una misma cualidad, ninguno de los dos pretende disputar o avanzar en un verdadero cambio social.

Que Mariano Grondona, Clarín o La Nación confundan, eso forma parte de su pertenencia de clase y los intereses a los cuales ellos defienden, pero que un partido que se dice Obrero caiga en la confusión reproduciendo "las caracterizaciones de La Nación" como algo verdadero, no sólo deja entrever la miserabilidad de su redactor, sino lo que es peor demuestra la ausencia total de coherencia clasista y de marxismo en el seno de su dirección política.

La obsecuencia ciega de un verdadero mercenario de la comunicación como Orlando Barone, quien vive cómodo en algún departamento de la Ciudad de Buenos Aires y no en un pueblo del interior de Salta, lo cataloga como quién es verdaderamente su propia obsecuencia, la subjetividad que le representa su rentabilidad mediática frente a la objetividad periodística lo hace el "opinólogo, profesional del panelismo" que es y no un periodista crítico y con conciencia de clase. Su pequeñoburguesía descolla en la pantalla al ver a una comunidad originaria o a un pibe pobre de la calle con los pies descalzos y embarrados ...pero sus zapatos núnca tendrán una sola mancha de siquiera caminar por el conurbano bonaerense para comprobar fehacientemente los precios de la canasta básica. Allí quién confunde al que se deja confundir blandiendo en su "verdad obrera" la defensa a la intervención del INDEC (con fuerza bruta patoteril sobre los trabajadores), acordando implícitamente con pagar al FMI y a los fondos buitres tenedores de bonos, pero "no pagar tanto" dirán ellos.

La verdad se encuentra allí a la vista de todos, sólo es necesario analizar la realidad sabiendo separar lo subjetivo de lo objetivo, y transmitir la noticia de quienes son los que construyen la realidad. En pleno siglo XXI el marxismo sigue tan vigente e incorruptible como núnca y el paradigma de la supervivencia de la humanidad se va presentando como una epifanía en la conciencia de ese pueblo que forjará el cambio hacia un sistema político y social, ¿Socialismo o barbarie capitalista?

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Así en la provincia como en la ciudad

Carlos del Frade (APE)

No hay diferencias de signo político para el sistema.

Se trata de remarcar un concepto: castigar a los empobrecidos.

Donde sea, así en la provincia más importante como en la ciudad más importante.

Eso cuentan las víctimas y el periodismo.

-Los chicos que limpian los vidrios en el triángulo de Bernal son adictos al paco. El otro día un policía le hizo sacar la ropa a uno y se la prendió fuego. Acá, a dos cuadras, presenciamos cómo están vendiendo droga y el patrullero está parado ahí cubriendo que no le pase nada – dice Luis, uno de los cincuenta mil vecinos de Villa Itatí en relación a un nuevo capítulo de la triste e impune saga de la continuidad de la matriz de La Bonaerense, la mayor policía del más grande estado argentino, la provincia de Buenos Aires.

-La Policía baja del colectivo a palazos a los laburantes, que por ahí se tomaron unos vinos de más, pero que tienen la mochila llena de herramientas, y a los delincuentes no les hacen nada – le agrega Jorge, de profesión comerciante, a los cronistas.

-Te verduguean, te ven tomando una Coca-Cola y piensan que tenés pastillas. A mi me agarraron peleándome con otro pibe y, en vez de separarnos, me rompieron dos costillas y me patearon la cabeza. A los chorros no los tocan – sostiene Jonathan, de tan solo diecisiete años.

En cada una de estas palabras aflora un conjunto de pautas comunes: microsociedades entre distintos nichos de delincuencia organizada e integrantes de la fuerza, ferocidad contra los excluidos, zona liberada para lo que paga mejor como es la distribución del paco y un poder político que sobreactúa su supuesta preocupación ante los casos de inseguridad.

Pero la verdadera inseguridad es la derivada de la injusticia social. Para los multiplicadores de la exclusión no hay mano dura.

Lógica estricta del sistema: satanizar a las víctimas.

De allí que ya se anuncie con bombos y platillos el lanzamiento de la ya célebre policía metropolitana de la ciudad de Buenos Aires.

Será en febrero, en los barrios de Saavedra y Coghlan, y sus efectivos serán, en un 75 por ciento, ex integrantes de la policía federal. Una verdadera joyita. Todavía en las tribunas populares de las canchas de fútbol se escucha: “Policía Federal, la vergüenza nacional”.

Así lo anunció su jefe, Eugenio Burzaco, y sostiene que la administración del Señor Mauricio quiere “que su fuerza avance desde la periferia de la Ciudad hacia el centro. Además, Saavedra es un barrio típico de clase media con índices estándares de inseguridad, con fiscalías propias y con conexión directa con la General Paz, que ofrece ventajas logísticas para el Gobierno”, sostienen las crónicas periodísticas.

La Metropolitana, además, contará con el “valioso” aporte de ex integrantes de La Bonaerense y otras fuerzas del interior.

Repetición de actores, repetición de guión.

Nada hace trepidar al sistema. Más mano dura contra los empobrecidos en la provincia de Buenos Aires y más mano dura contra los empobrecidos en la ciudad de Buenos Aires.

La abrumadora lógica del sistema.

Castigar cada vez más fuerte a los ya castigados.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...