jueves, 21 de enero de 2010

Latinoamérica V: El peculiar ascenso de Brasil

Claudio Katz (especial para ARGENPRESS.info)

Durante el último año quedó reafirmada la relevancia geopolítica de Brasil, que para muchos analistas ya constituye una potencia emergente. Esta influencia tiene incluso expresiones simbólicas, cómo la obtención de la sede para organizar el Mundial de Fútbol (2014) y los juegos olímpicos (2016).

Existe un abismo entre la incidencia de Itamaraty y cualquier otro país latinoamericano en los conflictos regionales. Esta supremacía es ampliamente reconocida por su rival tradicional de Argentina. Las elites de este país aceptan un acompañamiento subordinado a las decisiones estratégicas que adopta Brasil. (1)

Pero ejercer ese liderazgo tiene un precio, que no están dispuestos a solventar todos los sectores de la clase dominante brasileña. Obliga a ciertas concesiones económicas en el corto plazo para asegurar la hegemonía posterior, que suscitan fuertes tensiones internas. Las controversias generadas por los precios de importación del gas boliviano y de la hidroelectricidad paraguaya son dos ejemplos recientes de esos conflictos.

Ventajas y límites

Las elites brasileñas saben que el poderío militar es un ingrediente indispensable, para reforzar el liderazgo sudamericano. Por eso Lula suscribió un acuerdo de aprovisionamiento bélico con Francia y aumentó un 50% el presupuesto militar desde el 2003. De paso, clausuró cualquier investigación de los crímenes cometidos por las Fuerzas Armadas, durante las últimas dictaduras. También ha concretado grandes compras aviones para vigilar la frontera.

Pero lo más conflicto sería una eventual revisión del tratado de No Proliferación de Armas Nucleares, firmado en los años 80 bajo presión norteamericana. Esta carta se mantiene en reserva y existe poca disposición del establishment a revertir esa decisión. Pero la discusión del tema permite negociar el ambicionado asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU, que las grandes potencias no le conceden a Brasil.

El país ya ha pasado su primera prueba de acción subimperial en Haití. Los militares brasileños comandan las fuerzas de ocupación (MINUSTAH), que mantienen el orden policial en la empobrecida isla. El costo de esta custodia supera toda la asistencia brindada y prometida a los haitianos, en infinitas conferencias internacionales.

En los últimos cinco años, las tropas han garantizado la continuidad de la opresión que sufren los habitantes de los barrios degradados, los obreros explotados de las maquiladoras y los campesinos que huyen hacia República Dominicana. En cambio, su labor no ha servido para evitar los centenares de muertos que dejaron los últimos huracanes. Los militares sólo cumplen funciones de intimidación de las protestas sociales, actuando como guardianes de un neoprotectorado.

Las clases dominantes del principal país sudamericano necesitan reforzar sus exhibiciones de fuerza, si quieren mantener bajo custodia las riquezas del Amazonas, en la mira de los marines afincados en Colombia. Las bases en ese país conspiran contra el proyecto brasileño de gestar un Consejo de Defensa bajo su mando, a través de UNASUR. Lula intentó recortar el alcance de las instalaciones norteamericanas, pero terminó aceptado el hecho consumado que impuso el Pentágono. (2)

En esta partida se juega quién manejará los cuantiosos recursos naturales que rodean a la mayor selva del planeta. El presidente actual dejó claramente establecidas sus prioridades en estas disputas, al entregar 67,4 millones de hectáreas del Amazonas a las latifundistas, que ocuparon predios en forma ilegal. En la distribución de las tierras usurpadas, los dominadores brasileños no quieren ninguna competencia extranjera.

Brasil aspira a ejercer una hegemonía regional, siguiendo el mismo sendero que recorren otras economías intermedias en ascenso. Pero carece de arsenales atómicos y de experiencia en funciones militares foráneas de gran alcance. Por eso mantiene una posición relegada, en comparación al papel que juegan Rusia o China. Algunos autores estiman que comparte esta diferencia con India y otros subrayan la semejanza con Sudáfrica. Al igual que estos dos casos, la creciente gravitación económica e incidencia geopolítica de un país, no alcanza para situarlo en el selecto club de potencias que definen el orden global. (3)

Es evidente que el perfil de Brasil dependerá de la relación que mantenga con Estados Unidos. La subordinación que predominó durante la mayor parte del siglo XX comenzó a modificarse con el desarrollo industrial de los años 60. Durante ese período se afianzó una diplomacia autónoma, más propia de país intermedio que de un socio auxiliar de la primera potencia. En los años 80 Brasil volvió a alinearse con Estados Unidos (y coqueteó con la aceptación del ALCA), pero desde el 2000 reafirmó su política de independencia desde la plataforma del MERCOSUR.

Este rumbo se consolidó en el último lustro, con la convalidación del desarrollo nuclear de Irán y la adopción de una actitud más equidistante frente a Israel. Brasil se ofrece como mediador en Medio Oriente y mantiene serias diferencias con las potencias centrales en la agenda ambiental. Pero sobre todo es evidente su intención de ocupar los espacios abiertos por la crisis de dominación estadounidense.

Este objetivo sólo conduce por el momento a una redistribución de roles, en la coordinación hegemónica con el poder norteamericano. Brasil mantiene un diálogo aparte con el gigante del norte e intenta realzar su papel de árbitro (y no de protagonista), en las zonas más calientes del planeta. No quiere remover los estrechos vínculos forjados con Estados Unidos durante la guerra fría.

Negociación del liderazgo

A diferencia de otros BRICs, Brasil también ha compartido muchos cursos económicos globales con varios gobiernos norteamericanos. Como exportador de materias primas es un ferviente partidario del libre comercio y en las negociaciones de la OMC ha roto frecuentemente el bloque de los países emergentes, para buscar arreglos bilaterales con las economías avanzadas. Tiene una economía más transnacionalizada e integrada al circuito de las empresas globales que Rusia o la India. Además, desenvuelve los biocombustibles en la misma dirección que Estados Unidos y apuesta a compartir un liderazgo en esta área.

Algunos autores estiman que el país se encuentra ante la disyuntiva de profundizar su condición periférica (mediante la primarización exportadora y la subordinación a Estados Unidos), o transitar un camino de liderazgo regional propio (con políticas de prioridad industrial). Consideran que el primer camino transformará a Brasil en una periferia de lujo (cómo en otros tiempos fue Argentina), mientras que el segundo lo guiará hacia el sitial que logró Canadá. (4)

Esta visión parte del cuestionable supuesto, que cada clase dominante elige su inserción predilecta en el mercado mundial. No aclara por qué razón la mayoría termina optando por el sendero de los perdedores. Además, en la trayectoria histórica reivindicada aparecen ciertas contradicciones, ya que Canadá terminó ubicado en el lugar elogiado cómo abastecedor de materias primas y socio político incondicional de Estados Unidos. No siguió el rumbo propuesto de industrialización autónoma e independencia diplomática.

En la actualidad Brasil está muy lejos del pelotón de líderes mundiales, pero ya no mantiene ningún rasgo de su vieja condición altamente dependiente. Para formular un diagnóstico más acertado del lugar que ocupa en el escenario internacional es necesario registrar este hecho. Las categorías contemporáneas de semiperiferia y subimperialismo son muy útiles para avanzar hacia una caracterización correcta.

La discusión en boga sobre el futuro de Brasil gira en torno a opciones capitalistas, que definirán ventajas y desventajas para distintos grupos dominantes. No se dirimen mejoras para al conjunto de la nación, ni menos aún para sus clases oprimidas. Es importante reconocer este dato, para situar cualquier análisis en sus justos términos.

El programa socioliberal de Lula canaliza el curso burgués que ha predominado. Por esta razón bloquea conquistas sociales en las ciudades y reformas agrarias en el campo. Ha provocado la reversión de un largo proceso de organización obrera en torno al PT, facilitando la desmovilización y la despolitización de los movimientos populares. El principal instrumento de esta acción ha sido una red de clientelismo, montada en torno a los planes asistenciales.

La estabilización capitalista de Brasil se explica en gran medida, por su escasa participación en el ciclo de rebeliones que conmovió al resto del continente. El sistema político elástico que tiene el país volvió a absorber varios tipos de crisis, sin grandes rupturas. También quedó nuevamente neutralizada la resistencia popular, como ya ocurrió en las dos conmociones anteriores de mayor alcance (1984 y 1992). En esta oportunidad ha cumplido un papel decisivo la cooptación de la burocracia obrera y la manipulación conservadora de los sentimientos populares. (5)

Dos cursos de centroizquierda

El perfil socio-liberal de Lula forma parte del espectro general de los gobiernos de centroizquierda. Estas administraciones se diferencian de la derecha por mantener una relación ambigua con Estados Unidos, mientras toleran conquistas democráticas y bloquean las mejoras populares. (6)

Los gobiernos de este tipo han sido favorecidos por el crecimiento económico del último quinquenio y pudieron absorber el cimbronazo de la crisis global. Atenuaron el impacto de esta eclosión con socorros a los empresarios y jerarquizaron el despliegue asistencial, para contrarrestar las resistencias populares.

La atención puesta en los planes sociales distingue a estas administraciones de sus pares derechistas y les ha permitido preservar cierta estabilidad política, sin modificar las desigualdades sociales. Si se reabre la crisis global será muy difícil continuar con esta política de contención. El asistencialismo se ha financiado con la tajada obtenida por los estados de la apreciación que tuvieron las materias primas.

La red de coberturas contribuyó a introducir un colchón en las tensiones sociales y facilitó la dominación de los acaudalados, sin recurrir al uso sistemático de la violencia que caracteriza a la derecha. Pero estos auxilios no sólo chocan con límites de financiamiento. También afrontan la insatisfacción de los sujetos sociales, que demandan trabajo bien remunerado y no dádivas del estado.

Por otra parte, los principales gobiernos de centroizquierda han cumplido una función clave en la contención política de Venezuela, Bolivia y Ecuador. Muchos analistas omiten este papel, al evaluar positivamente la acción de esas administraciones frente a la contraofensiva imperial. En los hechos, la capacidad para detener esta embestida ha sido muy reducida. Colombia reafirmó la instalación de las bases norteamericanas y el golpismo se recicló en Honduras, sin prestar mucha atención al disgusto de los presidentes progresistas

Esta franja de mandatarios cumplió una función mediadora en Centroamérica para obstruir la resistencia popular. Ejercieron una influencia permanente sobre Zelaya, buscando moderar sus reacciones y lo indujeron a aceptar las negociaciones manejadas por Hillary Clinton, Arias y la OEA. Este camino disuadió la estrategia de confrontación que promovían los movimientos sociales hondureños.

Los gobiernos de centroizquierda comparten estrategias internas semejantes y una alineación diplomática convergente, pero enfrentan situaciones nacionales muy diferentes. Especialmente llamativo es el contraste de la experiencia brasileña y argentina. Mientras que Lula logró consolidar su orientación socioliberal, los Kirchner han enfrentado un sobresalto tras otro. Esta asimetría obedece a marcadas diferencias en el nivel de la acción popular.

El legado de la rebelión popular del 2001 ha obligado a gobernar en Argentina con un ojo siempre puesto en la reacción de los oprimidos. Esta tensión acentúa la falta de cohesión histórica de las clases dominantes y la escasa gravitación estabilizadora de los funcionarios públicos. A pesar de la reconstitución de la autoridad estatal y del sostenido crecimiento económico, los Kirchner no han podido mantener la aprobación que lograron en el período 2003-2007. Se desgastaron en una confrontación con la derecha, que capturó a la clase media y rechazaron toda aproximación con los movimientos sociales.

En un país dónde la vida política se dirime en las calles, no se vislumbra aún quién ha quedado mejor parado. Al concluir el 2009 la derecha perdió capacidad de convocatoria y el gobierno demostró que tiene reservas para recuperar la iniciativa y fijar la agenda política. Pero se apoya en las arcaicas estructuras del Justicialismo y la burocracia sindical y no restablece la sintonía inicial que tuvo con los principales grupos capitalistas. Tampoco resucita la simpatía popular, en un momento de fuerte reaparición de los sindicatos y los movimientos sociales independientes.

Los sinsabores del progresismo

El gobierno centroizquierdista de Uruguay ha exhibido más parecidos con su colega brasileño, que con sus vecinos del Río de la Plata. Indujo la misma desmovilización que propicio Lula, adelantando pagos al FMI, autorizando la depredación forestal, permitiendo la contaminación de empresas forestales y el avance foráneo en el monocultivo de la soja. También generó frustraciones en el plano democrático, mediante el veto a la despenalización del aborto y la falta de compromiso del Frente Amplio con la campaña para anular la ley amnistía a los represores de la dictadura.

Pero es cierto también que en los últimos años se obtuvieron algunos logros parciales en materia de empleo, recuperación salarial y atenuación de la pobreza. Estas mejoras fueron suficientes para resucitar una reacción popular, frente a la tenebrosa perspectiva de una victoria electoral derechista. En esta resistencia se ha sustentado la renovación del mandato centroizquierdista. (7)

El nuevo presidente Mugica sustituye la vieja cultura institucionalista de la clase media por una retórica plebeya, que sintoniza con el empobrecimiento del país. Probablemente este cambio generó la identificación afectiva que facilitó la recuperación electoral del Frente Amplio. Lo que no ha cambiado es la emigración y el envejecimiento, que rodea a una sociedad estancada por la continuidad de un modelo que primariza y recicla la pobreza.

Esta regresión ha sido ignorada por todas las congratulaciones que expresó el establishment sudamericano con la “cultura cívica”, la “continuidad institucional” y la “opinión pública independiente” de Uruguay. Estos elogios sólo ilustran la sensación de satisfacción que exhiben los dominadores con la continuidad de un status quo, que perpetúa los privilegios de una minoría y los padecimientos de la mayoría. (8)

Resulta finalmente engañoso utilizar el calificativo de centroizquierda, para el gobierno de la concertación chilena. El apelativo sólo distingue en este caso, a la administración de las últimas dos décadas de sus adversarios explícitamente alineados con el legado pinochetista. Sin embargo, en los hechos la política seguida por Bachelet tiene muchos puntos de contacto con el neoliberalismo conservador.

Administró una herencia de la dictadura, que incluye la preservación de la Constitución de 1980 y un sistema electoral binominal, destinado a bloquear la representación proporcional. También mantuvo el librecomercio, la mercantilización de la educación y la privatización de las jubilaciones. Esta política ha conducido a situar al país, en el podio de las 15 naciones con peor distribución del ingreso del planeta. (9)

En la primera vuelta de las recientes elecciones se registró un importante avance de la derecha, que por primera vez en vez en 20 años ha quedado muy cerca de la presidencia. Su candidato es un empresario encumbrado por el marketing electoral. Este ascenso se apoya, a su vez, en una clase media conservadora forjada durante el pinochetismo, que le ha marcado el paso a todos los gobiernos de la concertación.

Esta coalición se ha desgastado y sufrió una implosión de varias fracciones, que intuyen la necesidad de renovar el libreto. Pero también crece la insatisfacción por abajo, la resistencia social de docentes, estudiantes secundarios, mineros y mapuches, en un marco de cierta recomposición de la izquierda. (10)

De conjunto las administraciones de centroizquierda han defraudado las expectativas que acompañaron su aparición. No concretaron las reformas sociales prometidas y actuaron al servicio de las clases dominantes. Pero esta frustración no se traduce en resultados uniformes de renacimiento de la derecha o consolidación de alternativas de izquierda. Hasta ahora predominan resultados muy variados, que no definen una tendencia general.

Ver también:

Claudio Katz es economista, Investigador, Profesor. Miembro del EDI (Economistas de Izquierda).

Notas:
1) “Somos vecinos de una potencia mundial y debemos diseñar política en función de ese dato”, Jozami Aníbal, “Aprendamos de Brasil”, www.clarin.com/diario/23-9-2009
2) Lo que está en juego es analizado por Arias Juan, “Lula ordenó reforzar la vigilancia de fronteras”, La Nación, 3-8-09. Tokatlian Juan, “¿Bye bye Consejo Sudamericano de Defensa?”, Página 12, 7-8-09. Tokatlian Gabriel, “Es hora de retirar las tropas de Haití”, Clarín, 26-5-09. Calle Fabián, “Brasil ¿fin de años dorados?”, Clarín, 12-11-09
3) Anderson y Fiori plantean estas comparaciones. Anderson Perry, “¿O declinio do imperio americano?”, Conferencia USP 17-11-09jornaldaimprensa.com.br/editoria_texto, Fiori José Luís, “A nova geopolítica das nacoes”, Oikos n 8, 2007, Río Janeiro.
4) Fiori José Luís, “America do Sul a beira do futuro”, www.cartamaior.com.br/templates/ 04/11/2009.
5) Dos análisis de esta tendencia en Arcary Valerio, “O governo e a crise mundial”, 8-7-09, listas.chasque.net/pipermail/ Oliveira Chico, “Consenso despolitiza sociedade e coloca a Lula a directa de FHC”, Jornal Valor Económico, Sao Paulo, 27-05-09. Otro aspecto en Zibechi Raúl, “Progresismo y neoliberalismo”, La Jornada, 17-7-09.
6) Hemos expuesto nuestra caracterización de este tipo de gobierno en Katz Claudio, Las disyuntivas de la izquierda en América Latina. Ediciones Luxemburg, Buenos Aires, 2008 (cap 6).
7) Distintas miradas críticas exponen: Herrera Ernesto, Berterretche Juan Luis, “Señales de alerta para el progresismo”, 7-7-09, postaportenia.blogspot.com. Zabalza Jorge, “No los voto más”, www.redota.com/foros/carpeta.asp 8-11-2009. Pieri Mario, “Orfandad estratégica”, www.egrupos.net/grupo/agendaradical/archivo/msg 10-12 2009. Labayen Sergio, “Agria victoria”, Rebelión 27-10-09. Zibechi Raúl, “Uruguay: la cultura plebeya camino del gobierno”, ALAI, 22-10-09.
8) Ejemplos de estos elogios en: Aliscioni Claudio, “Los desafíos en un país de consensos”, Clarín, 26-10. Palermo Vicente, “Los ejemplos de Uruguay. Brasil y Chile”, La Nación, 26-10-09. Natanson José, “Uruguay y el diálogo de las izquierdas”, Página 12, 29-11-09.
9) La Nación, 13-12-09.
10) Ver: Gaudichard Franck, “De la democracia neoliberal en Chile”, Rebelión, 14-12-09. González Mónica, “Punto final para la transición de la dictadura a la democracia”, Clarín, 14-12-09. Pérez Guerra Arnaldo, “La concertación se agotó”, ALAI, 9-1-209.

Foto: Brasil, Política - El presidente Luiz Inácio Lula da Silva durante un encuentro con el gobernador de Río de Janeiro, Sérgio Cabral. / Autor: José Cruz - ABR

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Panorama incierto

Juan Diego García (especial para ARGENPRESS.info)

Como solución a la crisis no ha habido refundación del capitalismo ni tampoco una vuelta a las fórmulas keynesianas que sirvieron en su día para aminorar el duro impacto de la recesión. Descontando cambios cosméticos y mucha retórica el modelo neoliberal se mantiene intacto, los responsables del colapso siguen al mando y quienes propiciaron el desastre son los mismos que ahora proponen las soluciones.

El capital financiero, salvado de la quiebra por el Estado, vuelve a sus prácticas tradicionales y anuncia alborozado cómo en 2009 ha vuelto a obtener ganancias fabulosas mientras crece el desempleo y se repiten cuadros de pobreza que en el primer mundo se creían superados para siempre y que en la periferia pobre del sistema adquieren dimensiones de tragedia. El riesgo de una explosión social generalizada no es pequeño.

Las declaraciones sobre la pronta recuperación de la economía mundial responden más bien a necesidades políticas de los gobiernos mientras los especialistas llaman a no sobredimensionar pequeñas señales de mejoramiento que bien podrían ser la antesala de crisis aún mayores a corto plazo.

La dura realidad he hecho añicos el mito neoliberal de un capitalismo sin ciclos económicos y un crecimiento ininterrumpido y se constata de nuevo que ésta y las anteriores crisis son un resultado natural del sistema. Las políticas económicas equivocadas, la mala fe o las prácticas mafiosas de algunos capitalistas pueden agravarlas pero no las explican. La misma dinámica del sistema las hace inevitables. Las fórmulas paliativas del reformismo que podrían aliviar la situación y propiciar algún tipo de equilibrio -inestable pero equilibrio a fin de cuentas- no parecen contar hoy día con apoyos suficientes dentro de la clase dominante, envalentonada ante la debilidad de una oposición social desconcertada que la obligue a pactar alguna fórmula con el mundo del trabajo. La experiencia muestra que los acuerdos capital-trabajo no nacen de la buena voluntad o inteligencia de los propietarios sino de la persistente y organizada lucha de las clases laboriosas.

Además, a la burguesía no le interesa desmantelar el modelo neoliberal porque si bien éste ha generado más pobreza a las mayorías y ha dado una dimensión catastrófica a la crisis, el gran capital no solo ha obtenido en el pasado grandes beneficios con el modelo sino que luego del paréntesis del año anterior vuelve a recogerlos. O sea, no se emprende la reforma del sistema por escasez de alternativas, estupidez o torpeza sino sencillamente por los enormes beneficios que reporta a las elites dominantes. Una ruptura social más profunda y posibles acciones desestabilizadoras o revolucionarias serían en todo caso controladas a través de un estado crecientemente represivo y alejado cada vez más del ideario liberal. Las voces sensatas que aún desde las mismas filas de la burguesía avizoran dificultades similares a las actuales o aún mayores a corto o mediano plazo no tienen eco alguno en las instancias del poder. Basta revisar los debates y las conclusiones de las muchas cumbres gubernamentales que se realizan para hacer frente a la crisis. Los cambios propuestos, cuando los hay, no afectan en lo fundamental la estrategia del neoliberalismo.

Apenas debe entonces extrañar que la cuestión medioambiental reciba un tratamiento similar como se ha puesto de manifiesto en la reciente cumbre de Dinamarca sobre el cambio climático. Y es comprensible que así ocurra puesto que a estas alturas a tenor de los análisis científicos, reducir el impacto negativo sobre el medio exige una profunda transformación de los modelos de producción y consumo, algo que afectaría de lleno los intereses del sistema capitalista. Producir menos o desistir definitivamente de ciertos productos no entra en los cálculos de ningún centro de poder aunque todo indique que a mediano plazo el actual modelo de producción y consumo resulta objetivamente insostenible. Un orden social que sea contrario al despilfarro y al consumismo desenfrenado, atendiendo antes a la calidad de vida que a sus aspectos cuantitativos va en principio contra la filosofía de la ganancia como meta central de la economía y supondría priorizar al ser humano e instituir decisivos controles la actividad humana ya no solo a nivel nacional sino regional y hasta mundial.

Igualmente crítico es el panorama de la paz. El fin de la Guerra Fría no canceló los conflictos de entonces –que han adquirido otras formas- y en la actualidad a aquellos hay que agregar otros nuevos en una perspectiva de conflicto interminable que escenifica bien la llamada guerra contra el terrorismo.

Asia es el escenario de guerras de destrucción masiva en que las potencias capitalistas occidentales intentan afianzar sus zonas de influencia y hacer frente la desafío de viejos rivales como Rusia y China (ahora también capitalistas) y de nuevos actores como India o Irán que desafían su hegemonía tradicional. África es el teatro dramático de todo tipo de guerras tras las cuales aparecen indefectiblemente las empresas multinacionales y los gobiernos de los países ricos, en dura disputa por los enormes recursos naturales del Continente Negro. América Latina, con democracias que se creían consolidadas y hacían innecesario el camino de la insurgencia popular, despierta de su sueño en medio del golpe militar en Honduras, intentos similares en Paraguay y Ecuador, amenazas a Venezuela y Bolivia, el mantenimiento del criminal bloqueo a Cuba, la “guerra contra las drogas” de México con los inevitables resultados de profunda descomposición social, destrucción de la institucionalidad y pérdida creciente de la soberanía nacional.

La derecha no descansa; se alientan planes desestabilizadores en Argentina y aumenta el despliegue militar de los Estados Unidos por tierra, mar y aire, convirtiendo a Colombia en una inmensa plataforma que amenaza la estabilidad de la región y extiende el campo de operaciones estratégicas del Pentágono hasta el sur profundo de Tierra de Fuego y el mismo continente africano. Solo proyectos integracionistas como la ALBA y un poder emergente como Brasil parecen perturbar esta nueva colonización del continente.

En el mundo rico la izquierda ensaya nuevos caminos. En Europa crece la fuerza e influencia de tendencias sociales y políticas que ponen en entredicho ya no el modelo neoliberal sino el sistema mismo, con perspectivas nada desdeñables de ocupar el espacio de una socialdemocracia en franca y profunda crisis tras su claudicación ante los postulados neoliberales y el abandono de sus banderas reformistas. Este proceso tampoco es ajeno a Japón e inclusive se produce en los mismos Estados Unidos.

En el Sur se destaca sin duda la respuesta popular en Latinoamérica, convulsionada por movimientos sociales muy diversos que han desequilibrado todo el andamiaje del control político y propician la aparición de gobiernos populares y nacionalistas. Luego de soportar la dura purga de un neoliberalismo feroz y abandonadas ya las ilusiones que generó la nueva administración en Washington, varios gobiernos de Latinoamérica y el Caribe apuestan en unos casos por un reformismo más o menos radical y en otros sencillamente por desmantelar el capitalismo y emprender caminos inéditos. Las iniciativas que proponen un modelo socialista original para estos países aún requieren ciertamente una formulación teórica más sólida y niveles de organización más eficaces que permitan ir más allá de la denuncia y la protesta y se conviertan en fórmulas de gobierno efectivas. Más aún si se proponen avanzar hacia una democracia de participación real que no se limite al evento electoral y genere formas de autogobierno y autogestión. Pero de momento son la respuesta civil más prometedora de la izquierda en el mundo.

Es éste un panorama mundial incierto sin duda, pero que en manera alguna determina necesariamente un desenlace negativo para las fuerzas del progreso. En realidad, la mayor incertidumbre amenaza el futuro del sistema. La crisis de la izquierda es una crisis de crecimiento mientras el capitalismo aparece agotado como proyecto y acabado como solución a los problemas más elementales de la humanidad además de representar un riesgo creciente para el medio ambiente y un peligro para la misma supervivencia de la especie. La evidente decadencia de los Estados Unidos - corazón mismo del sistema- es el canto de cisne de la burguesía, otrora una fuerza revolucionaria, convertida hoy en un parásito venenoso y en un obstáculo que es necesario remover.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Haití, víctima de una ocupación militar inusual

Homar Garcés (especial para ARGENPRESS.info)

La tragedia de Haití (un terremoto que fuera estimado por algunos científicos treinta y cinco veces más potente que la bomba atómica arrojada sobre Hiroshima) ha generado, además de los gestos de solidaridad internacional, las sospechas de ser víctima de una ocupación militar inusual por parte de Estados Unidos con el despliegue en puntos estratégicos de tropas fuertemente armadas de su 82ª División Aerotransportada, la cual ostenta -por cierto- el macabro registro histórico de haber intervenido en las operaciones de invasión a República Dominicana, Vietnam, Grenada, Panamá, Bosnia-Herzegovina, Afganistán e Iraq.

De este modo, Estados Unidos -al igual que lo hiciera durante la invasión a la isla de Grenada bajo la presidencia de Ronald Reagan- estaría justificando su excesivo y unilateral despliegue militar mediante la estrategia del caos, haciéndola ver como necesaria frente a la situación incontrolable que allí se desataría, ante la mirada cómplice o resignada de la ONU, la OEA y demás autoridades internacionales que, tácitamente, le estarían reconociendo al gobierno estadounidense la jurisdicción autoimpuesta. De tal suerte que las tareas de rescate en Haití no son ninguna prioridad para el gobierno de Barack Obama (como se puede deducir de algunas imágenes televisivas), lo que obviamente nos conduciría a pensar que el imperialismo yanqui estaría apoderándose implícitamente de dicho país, siendo éste un punto estratégico en el mar Caribe, sin fuerzas armadas que lo defiendan y con un gobierno carente de todo. Según lo expresado por el portavoz del Departamento de Estado y corroborado por su titular, Estados Unidos no tiene planeado abandonar suelo haitiano, una vez que comience a restablecerse la situación en éste, lo cual supone que su interés primordial es, sin lugar a dudas, meramente militar y no humanitario como quieren hacerlo ver ante la opinión pública mundial.

De hecho, la manipulación y transmisión de imágenes que dan cuenta de una realidad desquiciada ante la falta de atención médica, de tareas de salvamento y de alimentos, le permite a Estados Unidos convencer a todos de la necesidad de implantar un régimen marcial bajo su mando y coordinación, obviando la participación y presencia de la ONU y de aquellas naciones que, desde un primer momento, como Venezuela y Cuba, extendieron su mano solidaria al sufrido pueblo de Haití. Además, su control del aeropuerto de Port Au Prince, negándose a admitir el aterrizaje de aeronaves provenientes de otros países, establece el hecho indudable que Estados Unidos está protagonizando una invasión militar camuflada de ayuda humanitaria a los haitianos, lo cual debiera preocupar a los gobiernos de la región, por lo que ello implica para el necesario equilibrio de fuerzas y la autodeterminación de los pueblos de nuestra América. Asimismo, llama la atención la suspicacia divulgada en algunos medios, especialmente por Internet, sobre que este terremoto sería consecuencia de un bombardeo ionosférico de la Marina estadounidense que formaría parte del Proyecto de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia, mejor conocido como HAARP, por sus siglas en inglés, cuyas instalaciones están ubicadas en Alaska y que compone el arsenal de armas del Nuevo Orden Mundial bajo la Iniciativa de Defensa Estratégica (SDI), diseñada por Estados Unidos durante la Guerra Fría; una cuestión que empieza a preocupar a Rusia y Europa, dado que le daría mayor preponderancia en sus propósitos de controlar el planeta entero, con todos los recursos naturales y energéticos a su completa disposición.-

Foto: Haití, Terremoto - Pobladores del barrio Cité Soleil, en la capital haitiana Puerto Príncipe, esperan la distribución de alimentos. / Autor: Marcello Casal - ABR

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Elección presidencial en Chile: Entre los dioses y las bestias

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

Plotinus, el filósofo griego dice que, “La Humanidad se equilibra entre los dioses y las bestias”.

Hoy ese equilibrio definido por Plotinus, podría ser entre democracia y fascismo.

El sostenía la indivisibilidad de la ontología del ser, y se refería al “UNO” (el ser) inseparable de la experiencia.

Como todo filósofo de la antigua Grecia, antecedió a muchas elaboraciones de otros pensadores que se planteaban la cuestión de quién lidera (la moral y la experiencia) y para qué se lidera, la sociedad.

Ese líder, a través del Estado, determinaría su equidistancia respecto a ese juicio tan extremo de convertirse en dios o bestia.

Los que no creen en paraísos se los crean con el culto a sus personas en la tierra, y allí emerge esa antigua necesidad de las sociedades y las naciones de tener un líder: para acercar ese paraíso.

Chile, ya tomó su decisión para equilibrarse entre los dioses y las bestias, y eligió a su líder.

Nadie quisiera haber votado por una bestia, y en 2010, los líderes convertidos en dioses circulan en instituciones especiales.

Eso sí que ojo, hasta el más capitalista quiere el Estado, y es el caso del nuevo presidente de Chile a partir de marzo.

Sebastián Piñera es un multimillonario en dólares. Dueño de empresas y accionista mayoritario en numerosas empresas. Desde las comunicaciones, el transporte, clubes deportivos, parques ecológicos, hasta clínicas privadas entran en un dossier suculento.

Sus raíces sociales se reconocen en la clase media chilena. Fue un tiempo senador y al rato se dedicó a las finanzas. No es un industrial del tipo Carlos Slim, y dicen sus enemigos que él no ha construido jamás una empresa o algo que se parezca a una industria. El es un maestro de las finanzas.

Compra bienes, capitales y empresas que mueven millones de dólares. Según su tío, Bernardino Piñera, un respetable sacerdote que estuvo en contra de la dictadura, en una entrevista el último sábado, hablaba de su sobrino como de “no estar interesado en el dinero propiamente tal”, pero “que su motivación era querer ser el primero en todo”. El dinero no era un fin en si mismo, sino un medio para hacer cosas y soñaba siempre con ser presidente.

Un trabajador empedernido de 18 horas al día, lleno de ideas, energía y de emprendimiento para hacer cosas y que las cosas funcionen.

Sus admiradores, que no son pocos en el mundo del liderazgo en Chile, piensan que si se le deja gobernar, va a colocar a Chile en una década en un estadio de desarrollo cercano al de los países europeos.

Hasta allí todo bien. El problema surge cuando se analiza el cómo fue elegido y la fuerza política que debió derrotar.

Fue elegido después de una masiva e intensa campaña mediática, para romper la continuidad de cuatro gobiernos de la coalición de centro izquierda y de paso quebrar la misma que se agrupa bajo la égida de Concertación de Partidos por la Democracia.

La campaña consistió en desacreditar lo más posible los logros de la Concertación para dar paso al concepto de cambio en todas aquellas facetas del gobierno que significaban eficiencia y probidad.

Inteligentemente, la campaña mediática no atacó el proyecto social de la Concertación, pero sí el uso de los recursos del estado y un conjunto de faltas a la probidad y de precisión en el uso de los recursos.

Una derecha muy vinculada aún a las fuerzas de la dictadura militar, dejó en el limbo el tema de los derechos humanos, y los medios que en casi un 100% están en poder de la derecha, manejaron editorialmente el tema para reducir su gravitación en el público.

La campaña se centró en desacreditar el proyecto político que sacó al país de la dictadura, pero evitando que el daño de la dictadura afectara al candidato de la derecha.

Consistió en una campaña mediática con un corte en la historia dejando las violaciones y los dolores del pasado lo más rezagado posible en el imaginario de la población. Lo que había hecho la Concertación malo o bueno era pasado, lo mismo que la dictadura.

La campaña del candidato fue elaborada por asesores estadounidenses ligados al partido republicano, según una periodista de una importante red local.

Fue montada en base a la esencia del neoconservadurismo, y los principios de Leo Strauss, el mentor de muchos de los ideólogos que ha instalado la agenda neoconservadora en EEUU. En breve. “De que el hecho (político) producido, contiene más impacto y elementos que desencadena, que los elementos que puedan gravitar por medio del análisis historicista en el hecho el presente”. (Strauss. L “¿Qué es la filosofía política”?).
El contenido, no deja de ser atractivo como método de análisis y aplicación en política, exhibiendo esa dosis de pragmatismo que se describe en la simplicidad de: “No importa el origen del ingrediente de la salchicha y como se hace, lo importante es que la coman”.

Sebastián Piñera venció con la aplicación de esa metodología en gran parte y esencialmente denostando al proyecto democratizador de la Concertación.

La Concertación no es un proyecto menor de la social democracia.

Como lo dije antes, se constituyó en el modelo de la tercera vía o de la social democracia progresista de nuevo tipo, que escogía la línea política del “entre medio o la zona del medio”, evitando la alienación que producen los extremismos, especialmente cuando el mundo después de la caída del campo socialista se volvió arrogantemente conservador.

Chile con la Concertación y considerando todos su defectos y proyectos pendientes en la estructura sociopolítica y económica, marchaba a su velocidad hacia una sociedad más igualitaria y menos excluyente.

El paso significativo de incluir en un pacto electoral parlamentario al Partido Comunista, en una alianza donde está la Democracia Cristiana que en su pathos y ethos es anticomunista, es uno de los indicadores de la dirección de progreso contra la exclusión a que estaba encaminada la Concertación.

No es desdeñable considerar que la Concertación navegaba a contra corriente, tanto hacia la derecha como hacia la izquierda más fundamentalista. Su línea política del entremedio, no canalizaba el apoyo de todos los sectores, y es así que fue fácil montar una campaña anti Concertación desde la derecha y el neoconservadurismo porque las condiciones existían.

Por eso esta derrota de la Concertación es peligrosa, porque puede estar abriendo una compuerta hacia el fascismo que parecía aparentemente cerrada.

Los dirigentes de la Concertación, están empeñados en abrir su convocatoria política, para
los sectores que concuerdan mejorar el proyecto democratizador, pluralista y de mayor equidad.

Hay un recambio generacional en su dirigencia que es evidente, y sin embargo no cae en la falsa disputa generacional que ha sido también un caballito de batalla de la derecha para significar que el proyecto de la Concertación está agotado.

Por ese pasado largo y pesado de las naciones en búsqueda de un líder o un Mesías que asuma esa responsabilidad y solucione los problemas, hoy, con toda la intensa globalización en algunas áreas, donde no se ha podido funcionar en clave de globalización (o de modernizar) es en el área de la política.

A pesar de que los jefes de estado han sido definidos a veces como “mega administradores” de “naciones funcionando como empresas” en un mercado planetario, se observa un estancamiento en la política por el tema de la soberanía del estado.

Por esa soberanía en los regímenes presidencialistas en especial, a los jefes de estado llamados presidentes, se les deífica en cierta medida y tanto medios como público influenciado por esos medios, convierten a esos líderes en la “llegada del Mesías”.

Ese estancamiento también se detecta en esa necesidad imperiosa, en especial por parte de los poderes económicos, de conquistar el Estado como la presa mayor en un mundo eminentemente financiado y administrado por las corporaciones transnacionales y multinacionales.

El Estado es como un anatema que busca y mantiene soberanía en un mundo transnacional particularmente invasor. No se sabe exactamente si hoy se elige un líder por razones de Estado, o por razones comerciales o económicas.

Es la gran incógnita en Chile. No se sabe donde se ubicará en el tiempo el futuro presidente, en ese amplio arco que existe entre dioses y bestias.
Foto: Chile, Elecciones - La presidenta de la República, Michelle Bachelet, visitó al presidente electo, Sebastián Piñera. Comuna de Las Condes. / Autor: José Manuel de la Maza - Presidencia Chile

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Los desafíos del Bicentenario. Educación inicial: Otra deuda pendiente (Parte II)

Elena Luz González Bazán (especial para ARGENPRESS.info)

Censo poblacional 2001

Lo que vamos a mostrar es un trabajo de cuadros realizados por la CTERA en base al Censo poblacional 2001. Este es el último censo poblacional realizado por el INDEC y esta medición nos muestra las serias falencias en cuanto a escolarización.

Educación inicial el 52,85 por ciento contra el 47.15 que no lo hizo.

En la sala de cinco es obligatoria.

Las salas de 3 y 4 no.

En este cuadro podemos observar la población total de niños y niñas que asistieron y cuántos no al Nivel Inicial, quedando así demostrado los porcentajes respectivos a la cantidad de niños/as que en el año 2001 fueron escolarizados en nuestro país.

Ver Gráfico 1

Como se conoce el Censo 2001 fue realizado posteriormente, casi una década después, de la obligatoriedad para la Sala de 5 o el pre escolar, es importante remarcarlo porque esto sobrevoló sobre toda la situación educacional en estos años.

En este gráfico se observa como cambian los valores dentro del mismo ciclo de Nivel Inicial, no es lo mismo la asistencia a la Sala de 3 y 4, que la obligatoriedad a los 5 años. Mientras el ciclo sea obligatorio, ese sector de población crecerá en desmedro de las otras edades de niños/as que forman parte de este ciclo de Educación Inicial.

Poner en marcha la obligatoriedad produjo diferencias: regionales, provinciales y en los ámbitos provinciales o de las ciudades, podemos agregar. Por ello se sostiene que la oferta educativa es baja.

Lo que podemos apreciar en los próximos gráficos es un relevamiento integral de la educación en el Nivel Inicial: obligatorio y no obligatorio. Su comparación a nivel regional, jurisdiccional, las categorías utilizadas para este sondeo son los datos que comparan la población existente y la cantidad de niños/as que asisten al Jardín de Infantes

Ver Gráfico 2

Observando las regiones, no es casual el Nordeste NEA tiene el índice más bajo, el 64,29 por ciento. Sobre un total de 88.772 chicos y chicas de 5 años concurren 57.054, más de 31 mil niños y niñas no concurren a la denominada Sala de 5 años.

Le sigue la otra franja del norte, el Noroeste o NOA, con un 70.08 por ciento. Allí nos encontramos con un total de 110.355 niños y niñas de cinco años y tan solo 77.339 concurren a la sala de 5.

Le sigue la zona Cuyana con un 71.84% Todas estas regiones están por debajo de la media del país que es de 78.80% y solo son superadas por la región Patagónica, Metropolitana y Pampeana.

Esto demuestra que la obligatoriedad aunque haya sido de ayuda para la asistencia de los niños/as al último tramo del ciclo del nivel Inicial deja por fuera de dicho ciclo inicial al 21.20% de la población total. Este índice es mayor en las regiones y jurisdicciones que muestran el más bajo nivel de escolarización.

Es bueno destacar que sobre un total del país de 714.495 niños y niñas 151.497, en ese momento, no concurrían a la sala de 5 años obligatoria.

Ver Gráfico3

Los números cantan y la realidad es incontrastable, la jurisdicción con más bajo nivel nacional es Misiones, con el 60.71 por ciento de los niños y niñas de 5 años que asisten, más de 10.000 chicos no van a la escuela.

Si bien Tierra del Fuego muestra el mejor nivel de asistencia, hay que observar que sólo 80 niños y/o niñas no asistían a la sala de 5 años.

Ver Gráfico 4

Este gráfico pauta la población total de 3,4 y 5 años. La situación escolar inicial es incontrastable, los números críticos se verifican nuevamente en la NEA que llega escasamente a sobrepasar el 30% en lo que hace a la asistencia de niños/as al ciclo del Nivel Inicial, tan sólo uno cada tres chicos iban al nivel inicial.

Estas cifras por debajo de la media nacional también se ven reflejadas tanto en la región del NOA como en la Cuyana donde no llegan a alcanzar el 40%

Se puede decir entonces que desde el NEA pasando por el NOA hasta la región Cuyana y Patagónica menos de 50% de los niños/as acceden a este nivel de enseñanza.

Ver Gráfico 5

En este caso la media es algo más del 50 por ciento, sólo la Ciudad de Buenos Aires arrima al 81,28 por ciento, el resto del país incluido la provincia de Buenos Aires, la que tiene el mayor caudal de población infantil, tan solo el 64,34 por ciento.

Ver también:


Ver texto completo...

El Pacto de Olivos de los Kirchner. O cuidado con las segundas partes

Jorge Altamira (especial para ARGENPRESS.info)

La Presidenta va a realizar su sueño (¿de piba?), que es repetir la historia como una farsa. La opinión pública lo intuyó cuando calificó a la crisis política del verano del bicentenario como “un culebrón”. Es que todos, oficialistas y opositores, coinciden en que hay que seguir pagando la deuda usuraria, y la mayoría de ellos está de acuerdo en hacerlo con un crédito de las reservas del Banco Central.

Las páginas de Ámbito Financiero abundan con opiniones favorables por parte de consultores de grandes empresas y capitales. Lo reclaman los banqueros, los capitalistas, las entidades empresarias. El Fondo del Bicentenario lo inventó un agente de la banca internacional y candidato ‘in pectore’ del kirchnerismo, Mario Blejer, con dos décadas a cuestas como funcionario del FMI. Argentina ha retrocedido a tal extremo que, nuestros nacionales y populares no encuentran otras fuentes de inspiración. Ni siquiera Redrado se opone al manotazo, sólo pide que lo apruebe el Congreso y que en lugar de transferirlo al Tesoro el fondo se quede en el Central como garantía del pago de la deuda.

En torno a estas presiones se ha ido armando un acuerdo entre los K y la UCR, cuyo antecedente más próximo es el que alcanzaron por la reforma política proscriptiva. Los radicales están dispuestos a convalidar los decretos de necesidad y urgencia en el Congreso. Un lobbista de la Asociación de Bancos, Christian Colombo, oficia de enlace con la UCR en su condición de radical y ex mandamás en el gobierno de De la Rúa, para que salga el fondo bicentenario. Pero los K no pueden quedar agarrados de la UCR, si no obtienen la salida de Cobos. Por eso la Presidenta realizó el martes pasado una maniobra a dos puntas: por un lado, convocó a la bicameral que asesora sobre decretos de necesidad y urgencia, y decidió, por el otro, meter presión para que se vaya Cobos con el anuncio de que no viaja a China para no transferirle el mando. Todo indica que la bicameral (¡presidida por Cobos!) está dispuesta a convalidar el decreto contra Redrado, pero no sin antes citar a Redrado para que haga su descargo. Así, el culebrón continúa. Lo que queda por verse es si los K están dispuestos a ir a fondo en la apretada a la UCR, como sería convocar a un plebiscito para decidir si Cobos debe seguir en la vice-presidencia, esto en el caso que la comisión bicameral rechace el decreto que destituyó a Redrado, o que dé largas al asunto. Los K reclamarían, en la variante del plebiscito, que Macri, Carrió y una parte de la UCR apoye la salida de Cobos, como lo vienen haciendo en las declaraciones. Como se ve, la tentativa de armar un nuevo pacto de Olivos, recurriendo a la misma amenaza que utilizó Menem contra Alfonsín, o sea convocar a un plebiscito, podría acabar en un desastre. Es instructiva, por otro lado, que la Presidenta prefiera poner a examen, ante la bicameral, el decreto que echa a Redrado y no el que crea el Fondo del endeudamiento (no desendeudamiento), o sea que ya ha llegado a un acuerdo para cambiar algunos de sus términos (lo cual lo hace caduco).

El centroizquierdismo balconea la crisis desde afuera, refugiado en la consigna de que el Congreso forme una comisión para investigar la deuda externa. La UCR y Carrió respondieron que sí, y hasta el marido de la Presidenta desautorizó a su esposa coqueteando con una aprobación. Tendríamos en este caso la solución Perón: cajonear un reclamo formando comisiones. Los líderes de Proyecto Sur no asistieron a la conferencia de prensa que anunció una marcha para el vienes por el no pago de la deuda. O sea que le hurtan el bulto. ¿Qué conclusión sacarán los izquierdistas que se empeñaron en organizar la marcha por la expectativa de una presencia estelar de Solanas? Sea como fuere, Proyecto Sur continúa su trabajo de armar un frente con Binner, Juez e incluso Stolbizer –tres inconmovibles partidarios de pagar la usura. La transparencia del binomio Solanas-Lozano deja que desear. En la Convención Constituyente de 1994 Solanas votó la cláusula del Pacto de Olivos que estableció los decretos de necesidad y urgencia, sin condicionarlos a ninguna investigación de la deuda.

Las noticias del miércoles, dando cuenta de un déficit fiscal en 2009, que sería de 40 mil millones de pesos si se le descuentan los aportes de la Anses y las ganancias del Banco Central y se le suman los déficits de las provincias, demuestran que los K no tienen recursos para pagar la deuda externa sin recurrir a nuevas deudas, o sea a someterse a los mercados internacionales. Es lo que se llama una situación de cesación de pagos. El mismo panorama aparece si dejamos el Presupuesto y vamos al balance del Banco Central, esto porque sus reservas netas serían negativas si se computan los préstamos contraídos con la banca local y con el Banco de Basilea. Es cierto que los pronósticos hablan de un superávit comercial, para 2010, de 15 mil millones de dólares, lo mismo que hay que pagar por capital e intereses de la deuda pública. Pero la crisis fiscal que se extiende en Europa (Islandia acaba de aprobar la realización de un referendo para no pagar su deuda, que será ganado en forma abrumadora) hace prever una salida de capitales de los países emergentes. De lo que se concluye que no se sale de la crisis haciendo números sino poniendo fin a las condiciones sociales que han llevado a este derrumbe. Que Argentina haya entrado en la enésima crisis de la deuda y en una crisis política más del régimen construido para pagarla, es la prueba irrefutable de que la sociedad ha entrado en una contradicción irremediable con las condiciones existentes. Se trata de sacar las conclusiones políticas de esta evidencia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Solanas y Olmos aseguraron que es posible una auditoria de la deuda

INFOSUR

El diputado por Proyecto Sur y el investigador de la deuda, estuvieron en “Palabras + Palabras -” en TN, en un programa especial sobre deuda externa que hizo record de rating para el programa. Solanas exigió que “el Congreso tiene que investigar la deuda con una auditoria lejos de toda sospecha” y Olmos aseguró que “la auditoria que hizo Ecuador le permitió liberarse de la mayor parte de su deuda”.

Comenzó el diputado Solanas, mostrándose sorprendido porque “la presidente argentina utiliza los mismos argumentos que los acreedores” para deslegitimar una investigación de la deuda externa. “Acá hay un monstruo que se devora los ahorros de los argentinos, siendo fraudulento por varios motivos. La presidente no puede ignorar la existencia de una causa que llevó 18 años de investigación y que tiene sentencia firme de un juez federal. Sobre esa causa, hay otras tres en pleno curso”, sostuvo Solanas.

En tanto, Olmos aclaró que “un hecho fundamental que no se dice, es que los actos ilícitos no generan en ningún caso consecuencias lícitas. El Código Civil es muy claro en este sentido, y ningún Congreso a través de leyes de Presupuesto que autorizan emisión de bonos, pueden convalidar lo que es un fraude.”

“Esto lo vimos en Ecuador –sostuvo el investigador Olmos-, que en este momento ha ordenado una investigación penal contra presidentes, ministros, titulares del Banco Central del Ecuador, que estuvieron en eso. Por otro lado, por respeto elemental al orden jurídico no puede un gobierno negociar lo que está siendo materia de investigación penal. Hasta que el Juez no sentencie, hay que abstenerse”, explicó.

Luego, Olmos Gaona, uno de los principales investigadores de la auditoria que hizo el Ecuador desde el 2008, afirmó que “al gobierno le enviamos una especie de listado de todas las pruebas que existen en la Justicia Federal, que lamentablemente la dirigencia política desconoce. En esas tres causas están probados delitos de acción pública, irregularidades diversas, la fraudulenta estatización de la deuda privada que hoy estamos pagando toda la comunidad, y que es la mitad de la deuda pública actual.”

Zlotowiazda, escéptico al argumento jurídico, preguntó qué “beneficios prácticos” podría tener el curso de una auditoria de la deuda. El periodista insistía en la “practicidad” de las causas y apuntó a qué deudas hoy son parte de las mismas deudas del pasado, tras haber pasado por varios megacanjes y reparto de títulos. Olmos sentenció: “Para la legislación de los Estados Unidos, todo acto celebrado en violación a las leyes del país es un acto impugnable y puede ser cuestionado”.

“Cuando el presidente Correa me pidió que presentara la auditoria del Ecuador –contó Olmos-, a las cinco horas de ser presentada, se comunicó conmigo el doctor Arturo Carrillo, del estudio más importante de Estados Unidos, abogados del Chase Morgan, para preguntarme cómo se podía arreglar esto. Su problema es que tenían una auditoria que demostraba la fraudulencia de la deuda externa del Ecuador desde 1976 hasta el 2005. Correa les dijo que iban a pagarles un mínimo stock de la deuda y que si no les gustaba, que fueran a litigar adonde quisieran. Claro, la auditoria tenía 55.000 páginas que mostraban minuciosamente el fraude y por supuesto los acreedores aceptaron en su totalidad la suspensión del pago y después ese mendrugo que se les dio. Y no hubo ningún fondo buitre y el Ecuador se liberó de la mayor parte de su deuda.”

Frente al llamado de la “autoconvocatoria” opositora y la disposición a investigar la deuda, Solanas se explayó: “El Congreso tiene que investigar la deuda con una auditoria lejos de toda sospecha, con expertos nacionales e internacionales. No se trata de armar una comisión que patee para adelante. Nosotros vamos a hacer del tema de la deuda un eje central de nuestra acción en el Congreso.”

“No se trata de anzuelos y carnadas”, comentó el diputado. Luego continuó: “Estamos hablando de la mayor estafa que recuerda la historia argentina, que sigue vigente, y que se está comiendo los ahorros argentinos que precisamos para reactivar el país. Por eso planteamos la investigación de la deuda y la creación de un Fondo Nacional de Desarrollo. Si la dirigencia política tiene una posición sincera, debe reconocer que estamos ante un fraude monumental de acción continuada.”

Luego, el referente de Proyecto Sur finalizó: “Hasta que la deuda no sea auditada por el Congreso como acto de reparación histórica y de dignidad nacional, no puede salir ni un dólar más del Banco Central. Porque nos llenamos la boca hablando de ‘seguridad jurídica’ y con qué argumento se piensan saltear estas causas en la Justicia.”

Ver video.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: «Las tierras se están peleando para toda la gente»

Raquel Schrott - Ezequiel Miodownik (BIODIVERSIDADLA)

Al este de la provincia de Jujuy, sobre la Ruta Provincial 6, familias de tradición agrícola ganadera de la localidad de Palma Sola, sufrieron el 30 de diciembre pasado la usurpación «violenta» sobre las tierras que habitan tradicionalmente. El accionar, «mediante el uso de armas de fuego», fue efectuado por empleados de KRAM S.A., empresa dedicada a la siembra de soja transgénica en el norte argentino. La intención era extraer madera del monte perteneciente a las tierras donde vive la familia Mamani.

«... los empleados de KRAM S.A. golpearon y arrastraron por el piso a Gloria Mamani», una octogenaria e histórica pobladora de la zona, explicaron las familias en un comunicado de prensa recientemente divulgado.[1]

Juan Mamani, al ver cómo golpeaban a sus padres, Gloria (80) y Agustín (90), intentó persuadir con un disparo al aire «a los usurpadores de la empresa para que se retiren de la propiedad de la familia». Pese a la violencia con la que actuó KRAM S.A., la policía optó por detener a los campesinos que defendían la tierra y el bosque nativo como «legítimos poseedores del territorio», acusándolos de haber efectuado «amenazas con armas de fuego».

Las familias denunciaron que la fuerza policial «se ha puesto al servicio de los intereses económicos vinculados al poder político, como ya ha sucedido en otras tantas oportunidades». Los Mamani fueron liberados a las 5 de la mañana del día 31 de diciembre de 2009, excepto por Juan, quien permaneció detenido otros cuatro días.

En Jujuy rige la ley de protección de bosques nativos. La norma, de carácter nacional, establece que cada provincia debe realizar un plan de ordenamiento territorial «a fin de zonificar áreas donde se prohíba el desmonte y áreas donde se haga un uso sustentable del mismo», frenando así el avance de la frontera agropecuaria y «fomentando el enriquecimiento, la conservación, restauración y producción sostenible de los bosques nativos».

En el texto del comunicado, los Mamani señalaron que en la región el plan de ordenamiento territorial «se realizó de forma irregular», sin convocar a audiencias públicas y dejando exentas de participación a las comunidades campesinas e indígenas.

La nieta de Gloria Mamani heredó el nombre de su abuela; desde la ruta, la joven de 27 años expresó la indignación e impotencia que sienten las familias del norte argentino ante la falta de justicia que padecen y asegura que ésta sólo existe para quien pueda pagarla.

―¿Con qué intención ingresa la empresa a las tierras?

Mamani.―Las compraron, supuestamente.

―¿Y la empresa a qué se dedica?

Mamani.―A la producción de soja y a los desmontes. Ya tienen unos campos donde han plantado soja el año pasado, frente de mi casa y al fondo de mi casa; ahora están desmontando en la parte de mi abuela, ya han desmontado más de 300 hectáreas y siguen desmontando. Hoy, casualmente (8 de enero), vinieron a desmontar y a mi abuelo se le sube la presión, ya le agarró una parálisis facial, por la misma bronca, por la misma impotencia. Digamos que la justicia para el pobre acá no existe lamentablemente. Es doloroso decirlo, pero no existe. Lo que puede acá es la política y la plata. El que tiene plata tiene justicia y el pobre no, eso es lo que pasa. Mis abuelos ¿qué iban a hacer los dos solos?, mi abuelo me mandó a buscar con un vecino, fui a ver, le voy a hablar a los hombres bien, porque ya habían pasado todos lo golpes, y me dijo que él está cumpliendo órdenes de su patrón, nada más, que lo deje de molestar.

―¿Ustedes ejercen la posesión del lugar o tienen algún título comunitario?

Mamani.―Nosotros hicimos juicio, pero como el tema de la plata acá lo puede todo, cambiamos un montón de abogados. Mi abuela fue la que luchó antes que yo me meta, ya no da para más, más que la golpean y todo eso, no puede seguir. Antes, uno como joven no le lleva mucha importancia y piensa que todo es fácil, y hasta que no estás en el tema no te das cuenta. Entran por el tema del poder, el tema de la plata lo puede todo, entonces nosotros no tenemos título de tierras, nada más que la posesión. Viene de hace años, de mis ancestros que vivimos todos acá; nacimos y nos criamos todos acá. Mis abuelos, además, fundaron la primera escuelita en otro paraje más adelante; de ahí también los corrieron, hace 40 años, y de ahí se vinieron para acá y ahora los están tratando de sacar. En ese paraje que se llama Siete Aguas, que está a 7 kilómetros de donde estamos viviendo nosotros, mi abuelo con mi abuela, con mis padres y mis tíos hicieron la escuelita, hicieron salitas de primeros auxilios y mandó mi abuelo a mi abuela a hacer un curso de partera. Era jefa del Registro Civil, hacía nacer a los chicos, los asentaba, daba de comer a la gente, tenían comedores comunitarios. Hacían todo eso, mi abuela con mi abuelo y los hijos, que son 5 hermanos varones.

―Son habitantes históricos del lugar que fueron heredando la tierra por generaciones, ¿a qué se dedican como actividad productiva, como forma de vida?

Mamani.―Nos dedicamos más que nada a la ganadería y a la siembra de maíz para el gasto de nosotros nada más, para la pequeña huerta de las familias que vivimos aquí.

―¿Cómo es el uso de las tierras?, ¿el manejo es comunitario?

Mamani.―Sí, toda la gente es ganadera, son pequeños agricultores de la zona, nativos de esta zona, más de 100 años que habitan estas tierras, porque viene de mis bisabuelos, mis tatarabuelos que vivían acá, y mis abuelos, mis padres y todos los que estamos ahora.

―¿Las familias están organizadas en algún movimiento campesino?

Mamani.―No, nada. Siempre hemos vivido así; la verdad, hasta que llegaron estos, nunca nos habíamos organizado, estábamos viviendo tranquilos hasta que llegaron estos empresarios y empezamos a pasar por todo esto. Ahora sí nos estamos reuniendo las familias de acá con chicos que vienen de afuera. Los chicos tienen sus organizaciones y están viniendo de Humahuaca, de la Quebrada, de San Salvador de Jujuy. Nos están ayudando en estos últimos días, nos están viniendo a apoyar y ayudar.

―¿Quiénes se están solidarizando con ustedes?

Mamani.―Ahora estamos tratando de organizarnos para ver cómo hacemos para tratar de pararlos, porque siguen ingresando después que le pegaron a mi abuela, a mi abuelo y a mi tío, que lo tuvieron detenido y todas esas cosas. Pero lo mismo, ellos continúan con esto, no les importa nada. Está la Red Puna, el Colectivo Caminando, está CAPOMA, son varias las organizaciones que están en esta situación, que ya han pasado por esto.

―¿Qué extensión tienen las tierras de las familias?

Mamani.―Son varias familias las que viven acá. Entre todas las familias son como 10 mil hectáreas. Los que estamos afectados somos nosotros en este lugar, pero las tierras se están peleando para toda la gente, todas las familias, porque son más de 30, sólo que estamos medio separados. Los que estamos más juntos somos los Ortega, los Mamani y los Palma. Después, la demás gente está más separada, están los Herrera, los Flores, los Espinoza, un montón de gente nativa de este lugar. Los que estamos juntos somos 4 familias.

―¿Y las tierras afectadas en este momento serían las de estas 4 familias?

Mamani.―Sí, somos nosotros a los que están fumigando. Hay un barrio en la ciudad de Palma Sola, que está más retirado, que después de los desmontes y las inundaciones se los llevó a un barrio que se llamaba Puerto Nuevo y la gente que quedó creó otro barrio que se llama La Nueva Esperanza, y están a la vuelta de la plantación de soja también, están a la vuelta de los porotales donde está la soja. Estuvimos viendo a la gente de ahí también, no se une mucho la gente, pero vimos que a través de lo que ya han fumigado hay nenitas que ya tienen alergias, que ya están con granitos en la piel, como quemaduras tienen. Después, un señor que pasó justo cuando estaban fumigando como que después se vió afectado en los ojos, no veía, decía. Le ardía y se tuvo que poner vendados los ojos.

―¿Ese día tus abuelos estaban solos?

Mamani.―Sí, porque nosotros tenemos la casa a 200 o 300 metros de ellos, no estamos cerca.

―Tu abuela fue golpeada cuando ingresó la empresa, ¿qué sucedió ese día?

Mamani.―El abogado que teníamos le dijo a mi abuela que podía cerrar el portón de la finca y ponerle candado. Entonces, mi abuela agarró y con mi abuelo cerraron el portón, como a las 18.30. A las 20.30 llegan estos dos señores rompiendo el portón, ingresan rompiendo el portón y atacando a mis abuelos, que estaban tranquilos en el patio de su casa, pegándole a mi abuela, arrastrándola por el suelo. Mi abuelo tiene 90 años y mi abuela tiene 80; después, el vecino que al escuchar los gritos se acercó también fue atacado verbalmente más que nada porque es un hombre más joven que mi abuelo, tiene 65 años. Lo único que hizo fue escudarlo a mi abuelo y como ellos tenían revólver y tenían palos, él hizo de defensa de mi abuelo, que no le vayan a pegar, que no escucha ni ve, y cuando él quizo cubrirlo, ya la habían tirado a mi abuela por el suelo.

―¿Hay algo que te gustaría agregar?

Mamani.―Tratar de que se haga un poco de justicia; a ver si a través de las radios, de la comunicación, alguien nos puede ayudar, porque nosotros sentimos tanta bronca, tanta impotencia, y ya no sabemos qué vamos a hacer, porque nos mataron los animales, los balearon, amontonados con las máquinas los tiraron en medio de los palos. Nos tiraron toda la hacienda de ganado vacuno, caballar, a las chivas, a los chanchos, a todos los balearon. Nos envenenan el agua, no tenemos agua potable. Tomamos de un arrollito que corre acá a 100 o 200 metros; ellos, fumigando, nos envenenan el agua. Traen para preparar el veneno, para fumigar sí traen agua potable, y para lavar las máquinas, para limpiarlas, lavan con el agua del arroyo y nos contaminan el agua. Esa es la única agua que tenemos para tomar, porque el municipio no nos lleva agua. Presentamos cantidad de notas para que el municipio nos traiga y nos deje agua y nunca nos escucharon, nunca tuvimos respuesta. El otro vecino, Palma, tenía su pequeña huerta y fueron estos señores y le hicieron una barranca, le estancaron toda el agua, le plantaron en el agua y se le secó toda la huerta. Él tiene 6 hijitos y no tiene trabajo, no tiene nada, vive igual que nosotros de los animales y la verdura de su huerta para consumo propio y para los hijos. Es algo contarlo y otra vivirlo, por hablar nada más se me pone un nudo en la garganta y la piel de gallina, porque no se cómo contarle las cosas que pasan en este país y que no se hace justicia.

Notas:
1] Familias campesinas de Palma Sola en lucha, 6 de enero de 2010. Comunicado de prensa.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: ¿Educación superior manipulada por mineras?

Hernán Scandizzo (NOTICIAS ALIADAS)

El rechazo el año pasado de tres universidades nacionales argentinas a recibir fondos mineros, inició un debate sobre la pertinencia de aceptar financiamiento proveniente de actividades que tienen un impacto negativo sobre el medio ambiente. Algunos plantean que ese dinero puede significar una intervención de las empresas en los planes de estudio, mientras que otros consideran que aporta al presupuesto universitario.

A lo largo del 2009, tres universidades nacionales -Córdoba (UNC), Río Cuarto (UNRC) y Luján (UNLu)-, 26 facultades y tres unidades académicas rechazaron los fondos mineros. La oposición comenzó en el 2008, cuando la Sede Esquel de la Universidad Nacional de la Patagonia "San Juan Bosco" no aceptó el dinero. Entre otros argumentos el Consejo Asesor Zonal de dicha universidad enfatizó que el pueblo de Esquel rechaza ampliamente la megaminería por ser una actividad contaminante -como lo manifestó en el 2003 cuando en una consulta popular el 81% de la población votó por la no explotación de un yacimiento de oro cercano a la localidad-, y que dicha unidad académica no era ajena a la voluntad de la ciudadanía.

En ese momento las utilidades mineras recibidas por el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) -instancia de coordinación de políticas universitarias-, para administrar entre las 40 universidades nacionales del país, ascendían a 50 millones de pesos (US$13.2 millones).

En el contexto del proceso de movilización popular, iniciado en el 2002, contra el emplazamiento de proyectos de megaminería a cielo abierto en la Cordillera de los Andes, la distribución de 36.8 millones de pesos ($9 millones) entre las universidades nacionales, correspondientes a las utilidades de la explotación del Yacimiento Minero Aguas de Dionisio (YMAD), agitó las aguas en la comunidad académica.

Origen de los fondos

En 1948 fue descubierta en la provincia noroccidental de Catamarca la mina de oro y cobre Aguas de Dionisio, cuya propiedad quedó en manos del gobierno catamarqueño, la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) y el Estado Nacional, que conformaron el organismo interestadual YMAD. A mediados de la década de 1990, en el marco de una reforma neoliberal del Estado impulsada por el gobierno del ex presidente Carlos Saúl Menem (1989-99) que generó condiciones ventajosas para el desarrollo de proyectos mineros, el YMAD se asoció a Minera Alumbrera Ltd., perteneciente a la corporación suiza Xstrata Plc (50%) y las canadienses Goldcorp Inc. (37.5%) y Yamana Gold (12.5%), para la explotación del yacimiento.

Desde 1997 esta Unión Transitoria de Empresas (UTE) opera en Bajo La Alumbrera. El sector privado se alza con el 80% de las utilidades, mientras que al organismo interestadual le corresponde el 20%. Según la ley 14.771 de 1958, que legisla al YMAD, el 60% de los beneficios son para la provincia de Catamarca y el 40% se divide en partes iguales entre la UNT y el Estado Nacional, que está obligado a destinar los fondos al sostenimiento de las universidades públicas. En síntesis, el 4% de las utilidades de la explotación de la mina llega al CIN.

En los últimos 10 años se sucedieron denuncias contra el emprendimiento minero por filtración de drenajes ácidos y derrames por roturas del mineraloducto de 316 km de largo que transporta un caldo mineral hasta la provincia de Tucumán. En mayo del 2008 la Cámara Federal de Tucumán Nº 2 procesó al vicepresidente de Minera La Alumbrera, Julián Rooney, como presunto autor penalmente responsable del delito de contaminación peligrosa para la salud, causa que aún sigue abierta.

Argumentos en contra

El 10 de junio último el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, envió una carta al CIN y a los rectores de todas las universidades nacionales pidiendo el rechazo de los fondos porque "provienen de una actividad destructiva y contaminante, que genera cada día más violaciones a los derechos humanos de las poblaciones aledañas al mega-emprendimiento".

Un argumento similar esgrimió Raúl Montenegro, profesor titular de Biología Evolutiva de la UNC, presidente de la Fundación para la Defensa del Medio Ambiente y uno de los artífices del "no a los fondos minero" de la Universidad Nacional de Córdoba. En sus intervenciones insistió en que la explotación del yacimiento demanda diariamente 95 millones de litros de agua en una región semiárida.

"El rechazo incluye la capacidad de escucha, el respeto y la sensibilidad de la comunidad universitaria ante las voces ciudadanas, los reclamos colectivos y las afecciones intersubjetivas [cambios a nivel cultural, de valores, de formas de relacionarse con el territorio] que produce la implementación del modelo extractivo de la megaminería. Estas últimas van más allá de los impactos ambientales, para anclarse en el núcleo de los lazos sociales, la diversidad cultural, los derechos humanos y el sufrimiento psíquico de pobladores", sostuvo Mirta Antonelli, docente investigadora de la Facultad de Filosofía e Humanidades de la UNC, en diálogo con Noticias Aliadas.

"Los ejes del debate procuraron dar cuenta de todos los aspectos implicados en el modelo de la megaminería: las leyes que la rigen desde los 90, los impactos ambientales, sanitarios, patrimoniales, culturales; las modalidades de cooptación, compra de conciencia de las empresas y la connivencia de gobiernos de distintas jurisdicciones", señaló.

En tanto, los sectores que aceptaron los fondos plantearon diferentes argumentos, desde la formalidad de cumplir con lo que manda la ley 14.771 a la puesta en duda o el rechazo de los impactos negativos derivados de la explotación de dicha mina.

"No incorporar ese dinero al presupuesto -que como todo dinero puede ser considerado sucio, o como se lo quiera tildar, ya que hablamos de la madre de las mercancías del sistema capitalista- nos llevaría lógicamente a renunciar al presupuesto mismo de las universidades públicas que, como todos sabemos, se compone de otros dineros procedentes de actividades muy cuestionables. Por ejemplo, el que proviene de las retenciones a la producción sojera", relativizó Hugo Trinchero, decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (UBA), a través de un comunicado difundido a fines de agosto.

Por su parte, Antonelli subrayó que esta polémica "abre a una discusión más amplia: cuáles son las políticas científicas que se han diseñado, sus relaciones con el sector empresarial -no sólo minero-, y qué semántica del ‘desarrollo’ se viene institucionalizando para avalarlas".

Consultado por Noticias Aliadas, Jair Zolotow, presidente del Centro de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA -la única que rechazó los fondos dentro de esa universidad-, señaló que "si bien la plata es parte del 20% que recibe el Estado Nacional por YMAD, aceptarla es una forma de legitimar las actividades empresariales y dejarse intervenir por las empresas, que terminan marcando la agenda de los planes de estudio [ya que los adecuarían a las necesidades de las empresas]. El dirigente estudiantil afirmó que "hay casi 5,500 convenios de empresas privadas con las universidades públicas".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Padrones y listas

Claudia Cesaroni (APE)

La noticia publicada el martes 18 de enero en el sitio mdzonline, dice que el gobierno de Mendoza “(…) elaborará un listado con los nombres de los más de 60.000 chicos y jóvenes que viven en condiciones de vulnerabilidad, entendiendo a esta como situaciones familiares de necesidades económicas y de trabajo irregular, que en muchas condiciones (sic) derivan en violencia familiar, según la definición que dio el propio ministro de Desarrollo Humano, Carlos Ciurca. Este padrón permitirá tener identificados los chicos de hasta 26 años que reciben ayuda estatal y realizar un seguimiento de su situación…”. Al final de la nota se refleja cuál es el objetivo de este empadronamiento, según el ministro de Desarrollo Humano: “Al dar la conferencia de prensa, Ciurca dijo que se trata de medidas que apuntan a la integración social y a la disminución del delito”.

El sociólogo francés Loïc Wacquant escribió hace unos años un libro que se llama “Las cárceles de la miseria”. Allí describe cómo, a partir de las políticas impuestas en los Estados Unidos y luego “derramadas” hacia Europa y América Latina, el Estado Social, o Estado de Bienestar, fue perdiendo peso frente al Estado penal-policial, y cómo ese proceso se ha ido desarrollando a través de las agencias estatales creadas para atender la problemática sanitaria, educativa, poblacional y cultural de los ciudadanos, y que luego son utilizadas como instrumentos de control social. En ese contexto, las listas de quienes reciben algún tipo de ayuda social, porque son considerados en “situación de vulnerabilidad”, son luego cruzadas con las listas de las agencias judiciales y policiales, porque, como dice el ministro de Desarrollo Humano mendocino, la lógica que predomina en estos programas es que su función es disminuir el delito.

Quienes vivimos en la Ciudad de Buenos Aires hemos escuchado decir al actual jefe de gobierno Mauricio Macri, cuando hacía campaña electoral para el cargo, que iba a “prevenir el delito” mediante la creación de programas sociales. Es la misma lógica punitiva. La educación pública universal, de calidad y gratuita es un derecho de todos los niños y niñas, así como la salud y la vivienda dignas. El acceso a la universidad, lo mismo. La posibilidad de conseguir un primer empleo, igual. No son “ayudas”, sino obligaciones que el Estado tiene con cada uno de sus ciudadanos, y de manera muy especial, con sus niños y niñas. Y no deben ser implementadas para “prevenir el delito”, sino como cumplimiento de esa obligación. No educamos a nuestros hijos, o los mandamos a hacer deportes, o los ayudamos a encontrar trabajo “para que no cometan delitos”, sino porque entendemos que tienen derecho a estudiar, divertirse y trabajar cuando tengan edad para hacerlo.

Las listas y padrones son una forma de recortar derechos y de controlar personas. Implican una visión estigmatizante en sí misma. Se asocia pobreza con violencia familiar y con delito, y se comienza a marcar a los niños desde que nacen, porque son hijos de determinada familia o viven en un barrio “vulnerable”.

En Mendoza, como en Buenos Aires o en cualquier otra provincia, hay barrios donde se vive en condiciones inhumanas, y hay miles de niños no van a la escuela porque deben trabajar -en la cosecha, en la calle- para ayudar a sus familias. En lugar de enlistarlos, y ponerle nombre y apellido a la exclusión, lo que debería hacerse es remover las condiciones estructurales que ponen a esos barrios, a esas familias y a esos niños en “condición de vulnerabilidad”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Caso Garrido-Baigorria. 20 años después, la Nación pide a Mendoza su esclarecimiento urgente

Jorge Hirschbrand (MDZOL)

Funcionarios de Cancillería están Mendoza para exigir resultados en la investigación. Aseguran que el Estado argentino está muy cerca de recibir una sanción de la Corte Interamericana de Derechos Humanos por esta causa.

Adolfo Garrido y Raúl Baigorria fueron secuestrados en 1990 por la Policía de Mendoza. Nunca más aparecieron.

Como un fantasma del pasado, el caso Garrido-Baigorria aparece cada tanto en la agenda del gobierno provincia y nacional. Es un mensaje que sirve para recordar que en Mendoza hubo desapariciones forzadas de personas en democracia. Fueron secuestros llevados a cabo por efectivos de la policía local, quienes, veinte años después y a pesar de la cantidad de testimonios que existen en el expediente, no pudieron ser identificados.

Esa falta de eficacia judicial le puede costar muy caro al Estado argentino. Se trata de un caso que se convirtió en ejemplo claro sobre la violación de los Derechos Humanos en esta parte del mundo, sin la presencia de gobiernos dictatoriales.

Por eso ayer llegó a la provincia una comisión de Cancillería, para ponerse al tanto de una investigación que actualmente está a cargo de la fiscal de Delitos Complejos, Claudia Ríos. Hubo reuniones varias: con el ministro de Gobierno, Mario Adaro; con el subsecretario de Justicia, Sebastián Godoy Lemos, y con la directora de Derechos Humanos de la provincia, María José Ubaldini.

Precisamente, para Ubaldini no se trata de un caso más. Lo conoció de cerca cuando trabajó en la Corte Interamericana de Derechos Humanos, donde, desde un primer momento, supo que Mendoza era tristemente célebre en el mundo por estas desapariciones.

Para Cancillería, el avance, retroceso o estancamiento de la investigación es una preocupación. Si no surgen novedades importantes –y eso sólo sería la imputación de los sospechosos-, Argentina quedará al borde de una nueva sanción internacional en materia de Derechos Humanos.

“No acepto lo que está haciendo la fiscal Ríos y me preocupa que no impute a nadie. Que veinte años después vuelva a citar a testigos no es más que una medida dilatoria. Me voy a juntar con el presidente de la Corte de Mendoza y se lo voy a plantear. Con una sola declaración de los testigos que aparecen en el expediente, alcanza para imputar”, aseguró Jorge Cardozo, el hombre fuerte de la Cancillería en relación la con la Corte Interamericana.

El discurso de Cardozo fue claro: “Esto le costó el cargo al fiscal (Enrique) Knoll –echado en jury de enjuiciamiento-. Y le puede costar el cargo a alguien más. Argentina no va a recibir una sanción por culpa de una fiscal o de un juez que no quieran investigar, no sepan o encubran a la policía”.

Un poco de historia

Adolfo Garrido y Raúl Baigorria fueron detenidos sin causa alguna el 28 de abril de 1990. Estaban en el Parque San Martín cuando fueron levantados por efectivos de Motorizada. Y esa fue la última vez que los vieron con vida.

A lo largo de este tiempo, la causa pasó por diferentes manos. El año pasado, el expediente quedó a cargo de la fiscal Claudia Ríos, quien, entre otras cosas, conformó una comisión policial especial para trabajar exclusivamente en esta causa.

Según Ríos, si volvió a citar a algunos testigos, “no fue para que me digan lo mismo que ya declararon. Lo que pasa es que hay muchos datos y muchas preguntas que no fueron hechas. Y me parece muy importante poder contar con esos testimonios”.

La fiscal aclaró que durante el último mes se llevaron a cabo un montón de medidas que, a lo largo de veinte años, nunca se habían hecho. “No puedo decir si voy a imputar a alguien o cuándo lo voy a hacer. Tomaré las medidas que crea necesario y a partir de los resultados, tomaré decisiones”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Bolivia: Considera Rigoberta Menchú al pueblo boliviano el eje de la emancipación indígena

.
La premio Nobel de la Paz 1992, la guatemalteca Rigoberta Menchú, consideró hoy al pueblo de Bolivia el artífice de la emancipación indígena mundial, encarado por el presidente de este país sudamericano, Evo Morales.

"El pueblo boliviano nos está señalando la necesidad de la libertad de los pueblos indígenas en las toma de decisiones", destacó.

En una conferencia de prensa en el Palacio Quemado, la indígena guatemalteca, que llegó a La Paz para la segunda juramentación constitucional de Morales y para un encuentro de movimientos sociales, consideró que en Bolivia se vive un "profundo proceso revolucionario, que es el comienzo para América Latina".

Para Menchú, la victoria de Morales en las pasadas elecciones generales "es una referencia extraordinaria de autoestima enorme que nos indica que podemos queremos".

Según la dirigente indígena, Morales inició un proceso de cambio sin retroceso y en beneficio de los pueblos indígenas.

"(Evo Morales) es nuestro presidente hermano, es nuestra insignia, él ha generado un paradigma nuevo en torno a la lucha de los pueblos indígenas y es un garante de que ha iniciado este proceso que no tiene retroceso, sino más bien va para adelante y estamos muy contentos", sostuvo.

La premio Nobel de Paz 1992 comentó que uno de los motivos principales de su visita a Bolivia es "acompañar" a Morales en la ceremonia étnica de investidura el jueves 21 de enero en la ciudadela prehispánica de Tiwanaku y en la toma de posesión oficial prevista para el viernes 22 de enero en la Asamblea Legislativa Plurinacional.

La Nobel guatemalteca resaltó la importancia de que los dirigentes de organizaciones indígenas de la región, en especial las mujeres, "tejan alianzas" para lograr una mayor participación de estos sectores en la toma de decisiones en cada país.

"Venimos con toda la expectativa de que las mujeres se fortalezcan en la toma de decisiones, en sus puestos y en un liderazgo nacional. Es muy importante que nos acompañemos mutuamente", dijo.

Menchú destacó que se han dado pasos importantes para lograr la participación femenina en la política a nivel regional, si bien consideró que aún hay tareas pendientes para que cada vez haya más mujeres en espacios de poder en los gobiernos nacionales, regionales y municipales.Al encuentro de mujeres indígenas también asisten parlamentarias de Bolivia, Venezuela, Perú y Ecuador, entre otros países.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Chile: Inauguran el mayor parque eólico

.

Con una inversión de 140 millones de dólares, la filial de la noruega SN Power, Norvind S.A., inauguró en la localidad de Canela, el Parque Eólico Totoral, el proyecto más grande de Chile en su tipo.

El parque tiene una capacidad instalada de 46 megavatios (MW), consta de 23 aerogeneradores de 125 metros de alto y un peso de 225 toneladas cada uno, y considera la emisión de bonos de carbono, como parte sustantiva de su viabilidad económica.

La instalación eólica, a 295 kilómetros al norte de la capital chilena, implicará una reducción de 65 mil toneladas de CO2 al año, la eliminación de 15 mil autos de las calles de una ciudad como Santiago.

La iniciativa, en la que también participa la sociedad chilena Centinela, se construye al alero de la nueva ley de Energías Renovables No Convencionales, y aportará su potencia al Sistema Interconectado Central, que abastece a la zona central del territorio.

La ceremonia de inauguración estuvo encabezada por la presidenta de Chile, Michelle Bachelet y el ministro de Energía, Marcelo Tokman; así como por la subsecretaria del Ministerio de Petróleo y Energía de Noruega, Sigrid Hjornegard, y los máximos representantes de SN Power a nivel internacional.

La mandataria chilena indicó que "esta iniciativa es un gran aporte para Chile, porque desarrolla una fuente de energía amigable con el medioambiente; por lo que queremos agradecer especialmente a Noruega por haber confiado en nuestro país".

Nils Huseby, vicepresidente ejecutivo de SN Power para Sudamérica, señaló que en el proyecto se aplica un modelo de negocios que concilia el desarrollo energético y el desarrollo sustentable "y que además es capaz de vincularse con su entorno social y permite la creación de oportunidades para la comunidad".

Fundada en 2002, SN Power es una empresa abocada al desarrollo de proyectos de generación eléctrica con fuentes renovables en países en desarrollo, con presencia en Africa, Asia y Latinoamérica.

En Chile, además de Totoral, participa en Tinguiririca Energía, con proyectos que se desarrollan en la región de Rancagua, en la zona central del país, y en Trayenko, con proyectos implementados en la región de Los Ríos, en la zona sur.

Foto: Chile - Inauguración en la localidad de Canela, del Parque Eólico Totoral, el proyecto más grande de Chile en su tipo. / Fuente: XINHUA

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...