viernes, 29 de enero de 2010

Denuncia y rechazo a las amenazas del presidente Álvaro Uribe a refugiados colombianos y periodistas

Roberto Gutiérrez (ANNCOL, especial para ARGENPRESS.info)


Uribe, en sus siete sangrientos años de ‘gobierno’ no ha hecho sino que perseguir a los medios alternativos en oposición a su mandato de sangre. Del presidente colombiano se puede esperar cualquier cosa. Y nada agradable. Su paso por la vida política colombiana está asociada al crimen organizado.

Uribe, es la expresión concentrada de lo que es la oligarquía colombiana. Una cloaca. NO ha sido solo el gobierno de la ‘seguridad democrática’. ANNCOL, desde sus inicios a mediados de la década del 90, ha soportado las intolerancias y agresiones de Bogotá. Desde liberales, conservadores, híbridos, hasta ciertos uribistas disfrazados de polistas.

Uribe Vélez, escogido -el Mesías- por su tenebroso pasado, es un sujeto transitorio en la Casa de Nari. Igual lo ha podido hacer otro, con sobrados ‘meritos’.

Leamos Denuncia:

A la opinión pública nacional e internacional

La Asociación Jaime Pardo Leal, Radio Café Stéreo y la Agencia de Noticias Nueva Colombia, ANNCOL, denunciamos y rechazamos las amenazas reiteradas del gobierno colombiano y de otras de sus ‘oscuros asesores’, en contra de la integridad psicológica y física de sus miembros.

En entrevistas concedida a radios regionales, en dias pasados Álvaro Uribe dijo entre otras; “Y a esos criminales y a ese psiquiatra y a otros bandidos, que son colombianos profesionales que viven por allá en Suecia y en otros países, a todos, a todos tenemos que acabarlos”, configurando con esto un explicito llamado a asesinarnos.

“Criminales de cuello blanco y bandidos” fueron ademas los calificativos usados por el presidente, Uribe Vélez, simplemente, porque disentimos y denunciamos las numerosas arbitrariedades cometidas en contra del pueblo colombiano, durante todo su historial como funcionario público. Léanse, masacres, ejecuciones extrajudiciales, sus vínculos con el narcotráfico y el paramilitarismo, corrupción, nepotismo, enriquecimiento ilícito, etc,,tec..,

No pudiendo desmentir lo anterior, apela a la mentira, la maña, la injuria, el engaño, los sabotajes y a los montajes. Características claramente identificables en la oligarquía colombiana, sin embargo el presidente Álvaro Uribe Vélez, ha logrado elevarlas a su máximo nivel. Hasta el colmo de intoxicar los supuestos computadores, memorias usb y discos duros, hurtados al dirigente guerrillero, Raúl Reyes, asesinado el 1 de marzo del 2008.

Como asilados políticos en Suecia, solicitamos al gobierno de Fredrik Reinfeldt, se nos brinde toda la protección necesaria. Dada la enorme peligrosidad del gobierno de Bogotá y por sus antecedentes ampliamente conocidos por el mundo, la seguridad sueca debe monitorear las recomendaciones impartidas por el canciller, Jaime Bermúdez, a sus embajadores incluido el establecido en Estocolmo.

Por estas tierras han pasado no gratas personalidades como embajadores y funcionarios de Colombia en Suecia. El último reciente caso, el agregado militar, Ernesto Yamhure, asiduo provocador y espía de las actividades de los refugiados colombianos en estas tierras. Se ha comprobado que el señor Yamhure, asesoraba al jefe paramilitar, Carlos Castaño, victimario de cientos de militantes de izquierda, sindicalistas, indígenas, defensores de Derechos Humanos y progresistas de Colombia.

Uribe Vélez, en su desesperada carrera por aferrarse en la presidencia de Colombia otros cuatro años más, ha cooptado todas las instancias del Estado. La Justicia y los Organismos de Control están en sus manos. La última aberración, su Procurador de bolsillo, Alejandro Ordóñez, en el día de hoy -13 de enero 2009- condena al país a votar un referéndum reeleccionista, donde seguramente, con toda la maquinaria paramilitar a disposición, logrará sus objetivos.

“A todos tenemos que acabarlos” afirmó recientemente el presidente colombiano. Y que expedita manera para justificar nuestra eliminación física, decir que somos, ’auxiliares terroristas de las Faaar’ y/o ‘auxiliadores internacionales del terrorismo’. De hecho, bajo esta matriz falsa, la oligarquía colombiana con sus aparatos represivos y el paramilitarismo han asesinado a miles de ciudadanos inermes. Los falsos positivos - ejecuciones extrajudiciales- su más reciente modelo de exterminio de jóvenes civiles pasados por los medios como ‘guerrilleros caídos en combate’.

Jaime Bermudes, ministro de relaciones exteriores de Colombia, complementó el llamamiento de su jefe a “acabar” con los opositores en el exilio llamando a actuar a sus hordas en el exterior, organizados desde las embajadas diciendo: "para que las comunidades de colombianos en el exterior estén atentos" a las actividades de "este tipo de organizaciones".

Nuestra única labor es informar desde otro ángulo el acontecer colombiano. Siempre encaminada a buscar la solidaridad del pueblo escandinavo para transitar por caminos del diálogo para la construcción de la Nueva Colombia.

Hacemos responsable a Álvaro Uribe Vélez y a su gobierno si algo llega a sucederle a los colaboradores de Radio Café Stéreo, de Anncol, miembros de la Asociación Jaime Pardo Leal o miembros de otras organizaciones de exiliados colombianos contra quienes impartió la orden de muerte.

Atentamente
Miguel Suárez, Director Radio Café Stéreo
Roberto Gutiérrez, Director ANNCOL
Cecilia Calero, Presidenta Asociación Jaime Pardo Leal
Enero 2010
Foto: Colombia - Presidente Álvaro Uribe Vélez.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Los colombianos en el extranjero deben volverse informantes. “El embajador Álvaro García Jiménez llama a realizar "inteligencia" en Argentina"

Dick Emanuelsson - Hernando Vanegas Toloza (especial para ARGENPRESS.info)

En un ataque de rabia el señor presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, arremetió contra todos los exiliados políticos en el extranjero bajo la argumentación de ser “brazo civil de las FARC”.

Declaraciones de Uribe Vélez

El señor Uribe Vélez desesperado y en un ataque de histeria atacó a las FARC y por ahí derecho se fue lanza en ristre contra los exiliados políticos, declaraciones que dio en diversas radios colombianas

Es una costumbre inveterada del señor Uribe Vélez cuando está en campaña o cuando está frustrado porque las cosas no le salen como él quiere en relación con las FARC, atacar a las FARC y atacar a los exiliados políticos. Ésta vez fue porque unos documentalistas argentinos hicieron un excelente documental que muestra la otra cara de las FARC, la de campesinos que cultivan la tierra.

Declaraciones del canciller Jaime Bermúdez

En consonancia con las declaraciones de Uribe Vélez, el canciller Jaime Bermúdez dijo que habían hecho una reunión con 20 embajadores colombianos y les habían dado personalmente las órdenes. Sabemos porque lo hemos vivido que las órdenes son el espionaje de los refugiados políticos. Ésta práctica ha sido develada por el periodista Dick Emanuelsson cuando tomó en flagrancia al Primer secretario de la embajada colombiana en Estocolmo, Ernesto Yamhure, tomándole fotos a los refugiados políticos que protestaban por el anclaje en Estocolmo del buque escuela Gloria, buque que ha estado salpicado por el narcotráfico toda vez que en muchas ocasiones ha sido hallada alijos de la sustancia maldita.

Hace poco el reportero Dick Emanuelsson entrevistó Juan G. García, ex asesor político de Carlos Castaño, entonces máximo jefe de los grupos paramilitares colombianos, que contaba al reportero sueco que Ernesto Yamhure no solamente frecuentaba en los campamentos de los escuadrones de la muerte colombianos sino también fue amigo y asesor político de Castaño que le pagaba por su asesoría, suceso que el mismo García presenció. Posteriormente lo ha confirmado a la prensa colombiana Freddy Rendón, jefe paramilitar.

¿Será que ese tipo de “diplomáticos” son típicos en las legaciones colombianas en el exterior? ¿Será que en la embajada colombiana en Buenos Aires también tiene su “Yamhure” como jefe de la inteligencia militar con la tarea de “sapear” y “neutralzar” tanto colombianos como argentinos?

En Suecia hay más de 300 exiliados afectos al régimen de Uribe Vélez que están desarrollando lo que ellos llaman “la red de los 100.000 amigos”. Ésta red está articulada en su primera fase, es decir, la ubicación de los “amigos de Uribe” en Estocolmo desde los pueblos en los cuáles fueron ubicados en el norte de Suecia. Entre las tareas que desarrollarían sería en primer lugar, el espionaje de los refugiados políticos, y en segundo lugar, el “choque” y saboteo de actividades que los refugiados políticos adelanten.

No se descarta que en algunos casos esos “amigos de Uribe” -narcoparamilitares- adelantarían acciones de asesinato a un determinado número de refugiados políticos.

La carta de la Embajada Colombiana en Argentina

La puesta en práctica del sueño de Uribe Vélez de conformar los 100.000 ”amigos” para adelantar las labores anteriormente descritas, es una realidad espantosa. La siguiente carta de la Embajada de Colombia en Argentina lo demuestra:


En la década -70 y -80 fue convertida la embajada chilena en Estocolmo a una central de inteligencia. Además fueron agredidos y atacados en sus propias casas varios de los lideres de la organización antifascista chilena. La policía de migración y los organismos de seguridad sueca fueron alertados y varios de los “diplomáticos” chilenos fueron declarados expulsados. Lo que vemos ahora, con el Memorando de la embajada colombiana en Argentina es una flagrante violación de las facultades que tienen la embajada y sus funcionarios.

Habría que preguntarse en la Cancillería argentina si les van a permitir un espionaje abierto y público que el mismo embajador colombiano, Álvaro García Jiménez, está convocando entre sus compatriotas en la tierra de San Martín.

¿Qué pasa con los nacionales argentinos que no están de acuerdo con la política de Uribe y que lo expresan? ¿O los cineastas o documentalistas que han hecho excelentes reportajes en Colombia, será que van a ser clasificados como “aliados a la guerrilla” y ser objetivo militar para los “100.000 amigos de Uribe” en Argentina?

Los chilenos o argentinos o uruguayos que fueron tildados “terroristas” ayer por las juntas militares en el Cono Sur, hoy son considerados en la historia como luchadores por la libertad y los verdugos de ayer están en gran parte detrás las rejas en las cárceles, cumpliendo cadenas largas por su impresionante “Hoja de Vida” sangrientas.

Las labores de los funcionarios de las embajadas

Los funcionarios de las embajadas colombianas desarrollarían la labor de ”inteligencia” asistidos por los ”100.000 amigos de Uribe”. Ello se ha visto en algunos países como Estados Unidos, en varios países latinoamericanos como Honduras bajo la sombra del golpe de estado, etcétera.

A principio de este mes fueron convocados los embajadores colombianos en el mundo, llegaron 24 a Bogota y otros doce estaban conectados con la reunión a través de una videoconferencia. Ahí fueron informados y ordenados sobre las tareas de una nueva estrategia y campaña internacional que el canciller Jaime Bermúdez consideró debe ser “una política exterior más audaz" y "sin complejos” [1]. El mismo Bermúdez lo subrayo “en alusión a la divulgación en Argentina de un video que muestra a los guerrilleros como inofensivos agricultores”, escribía El Tiempo.

Las declaraciones de Carlos Lozano Guillén

El 12 de enero 2010 fue publicado en el semanario VOZ una nota en la pagina 15 en donde se relata como uno de los dos firmantes de este texto, Dick Emanuelsson, había sido victima por los agentes bajo el mando directo de Álvaro Uribe del organismo G-3 del DAS. G-3 es una unidad especial que se ha dedicado (y seguramente sigue haciéndolo) de hacer inteligencia contra periodistas, magistrados, lideres políticos y populares. Y dice la nota de VOZ:

“En las capretas del G-3 del DAS, el grupo que hacía seguimientos a periodistas, magistrados, y dirigentes político, una de las más voluminosas es la del periodista sueco Dick Emanuelsson, corresponsal de varios periódicos de su país, quien aparece fotografiado haciendo gimnasia cerca de su vivienda, saliendo de Caracol Radio (la emisora más grande de Colombia en donde Emanuelsson participaba los viernes por la noche en el programa “HORA 20”, dirigido por Néstor Morales) con otros periodistas, en encuentros con amigos y colegas en distintos sitios de Bogota y detallados informes de cada uno de sus desplazamientos. Es copiosa la información que recogieron del periodista, hasta de su vida privada, en varios años de seguimiento, interceptación de correos electrónicos y de teléfonos”.

Ya en febrero del 2008 se había filtrado información del DAS que fue publicada en la Revista Semana en Colombia en donde Emanuelsson fue objeto por discusiones internas del DAS y su agentes junto con el periodista Hollman Morris, el Colectivo de abogados Alvear Restrepo. En conversación con Carlos Lozano, el director de VOZ y mil veces amenazados de muerte éste confirma a Emanuelsson de la existencia de las carpetas en DAS:

“Me encontré con la carpeta en una diligencia en la fiscalía con el ex director del Das Jorge Noguera. Me mostraron las carpetas donde aparecen los documentos que acumularon estos sinvergüenzas sobre mí y al lado vi la tuya y la pude revisar aunque de forma rápida. (…) Lo que sí pude observar fue que tenían un seguimiento a minuto tuyo. Correos electrónicos pero en cantidades pues te tenían chuzado el mail y conversaciones telefónicas. Todo lo hacía el G-3 de inteligencia del DAS”.

Esta es la realidad colombiana. Los periodistas que ejercen los principios del periodismo investigativo y cuestionario son sindicados por los organismos de seguridad y de la inteligencia militar como “amenaza a la seguridad nacional” y muchas veces han caido asesinados por estos organismos o los grupos paramilitares creados por el estado colombiano.

Ahora están tratando de materializar esa red de sapos y asesinos afuera las fronteras de Colombia con el motivo de “acabarlos”, como decía Uribe a una emisora local en Colombia a principio del año. Si corríamos muchos riesgos y peligros como corresponsales en territorio colombiano, ahora la cosa no es menos peligrosa en el exterior, sobre todo en países latinoamericanos en donde la extrema derecha ha regresado al poder y en donde el intercambio de “información” puede poner en graves riesgos a los periodistas, incluso en los medios alternativos.

Los estudiantes tienen que volverse ”informantes, o sea, sapos

El plan de Uribe Vélez es realmente narco-paramilitarizar la vida colombiana. Ya no es solamente la militarización de la vida de los colombianos lo que está en juego, sino la adición de un componente mucho más malévolo. Narco-paramilitarizar todas las esferas de la vida nacional. Recordemos sus intentos de institucionalizar el narco-paramilitarismo a través de los remedos de diálogos de Ralito (lugar por las negociaciones entre Uribe y los paramilitares), lo cual afortunadamente contó con el rechazo de los colombianos.

La propuesta de convertir en”informantes” a los estudiantes universitarios es involucrarlos en la guerra, la cual definitivamente está perdiendo el régimen de Uribe. Nadie entendería que si el régimen estuviera ganando la guerra hiciera movimientos desesperados como el de involucrar al cien por ciento a los militares de USA en la guerra interna al dar”7 bases militares”, ”y más”, y ahora ésta propuesta descabellada y obra de una mente enfermiza al igual que la persecución de los refugiados políticos.

La lucha del pueblo es la única solución

La lucha del pueblo colombiano viene desarrollándose contra éstos intentos de dirigir a nuestro país hacia un punto de no retorno. Los colombianos hemos dado miles batallas contra éste régimen putrefacto. En éstos precisos momentos hay que redoblar los esfuerzos para conducir a Colombia por el camino correcto.

Foto 1: Colombia, Fuerzas Armadas, Política (Junio de 2008)- Una moneda con el escudo de armas de las Fuerzas Militares le fue entregada al en ese entonces director de noticias de RCN Televisión y actual embajador de Colombia en Argentina, Álvaro García Jiménez, por parte del general Freddy Padilla de León, Comandante General de las FFAA. / Autor: Elizabeth Filigrana – CGFM

Foto 2: Colombia, Política - Facsímil del memorando del Embajador Álvaro García Jiménez a la comunidad colombiana en Argentina.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Uribe amenaza cineastas argentinos y a refugiados políticos colombianos. Embajador colombiano en Suecia desconoce las declaraciones de Uribe

Dick Emanuelsson (especial para ARGENPRESS.info)

Escucha toda la entrevista en: Entrevista con Rafael Nieto Navia, embajador colombiano en Estocolmo sobre amenazas de Uribe contra exiliados colombianos en Suecia.


El embajador colombiano en Estocolmo, Rafael Nieto Navia, en entrevista con este reportero comenta que desconoce totalmente las amenazantes declaraciones de Álvaro Uribe contra periodistas y cineastas argentinos o refugiados políticos colombianos exiliados en el mundo, pero particularmente en Suecia.

Así decía Uribe en una entrevista radial en Colombia sobre los colegas periodistas argentinos:

“Y pregunto; ¿Quién hace la filmación de las FARC? Y me dicen que por allá hay unos criminales argentinos que les ayudan con esos videos. Nosotros trabajamos con paciencia pero sin pausa a toda hora, a toda hora para combatir esos criminales. Ahí estamos avanzando también PARA BUSCAR ESTOS AUXILIARES DEL TERRORISMO que desde algunos lugares ayudan a las FARC” (1).

Sobre las amenazas de Uribe contra los exiliados colombianos en Suecia, Uribe subraya:

“Y a estos criminales, a este psiquiatra y otros bandidos que son colombianos profesionales que viven por allá en Suecia y otros países, A TODOS, A TODOS TENEMOS QUE ACABARLOS”.

Rafael Nieto Navia es embajador colombiano en Suecia y dialogamos con él:

* Lo que dice el Memorando de la embajada colombiana en Buenos Aires. .

– No, yo no he reproducido eso. Le tocó la embajada allá en Buenos Aires, es una embajada distinta.

* Pero tiene el mismo patrón, la cancillería colombiana.

– Si, pero no, . . . la cancillería no me ha dado instrucciones de hacerlo. No he enviado un memorando a nadie. No tengo por que enviarlo.

La Red de sapos de Uribe en Argentina

Le cito algunas líneas en el memorando enviado desde embajada colombiana en Buenos Aires en donde el embajador Álvaro García Jiménez convoca a toda la comunidad colombiana en Argentina de cooperar para entregar información a la embajada sobre “cualquier actividad que pudieran constituir propaganda o publicidad de los grupos de narcotráfico y terrorismo que operan en Colombia”.

* ¿No ha enviado o no planea enviar algo parecido a la comunidad colombiana en Suecia?

– No, no. No tengo instrucciones de hacer eso.

* Usted estaba presente en la reunión en Bogota con otros 29 embajadores colombianos en el mundo y los doce en videoconferencia?

– Yo estaba conectado en videoconferencia, si.

* Y la conclusión de esa reunión según el canciller Jaime Bermúdez era intensificar el trabajo en el campo internacional, más “audaz”. En forma concreta; ¿Qué quiere decir con eso?

– Tiene que preguntar a él (canciller), a mi no me pregunte eso. Nosotros tenemos que hacer un plan de gestión, y estamos en eso. Lo que haga otras embajadas no me concierne. Nosotros tenemos que seguir las instrucciones que recibimos de la cancillería. Lo que yo entendí que proponía el canciller, es que los embajadores se muevan más, que no se duerman en sus laureles.

¿Cómo acabar a los refugiados políticos colombianos en Suecia?

Según El Tiempo (diario del vicepresidente Santos) el motivo por la reunión de los embajadores en la cancillería era la producción de una película que habían producido cineastas argentinos (2). Escribía El Tiempo: “La estrategia hace parte de lo que en palabras del Canciller debe ser ‘una política exterior más audaz’ y ‘sin complejos’.” Si uno lee el memorando de la embajada colombiana en Buenos Aires y escucha las declaraciones de Uribe sobre Suecia en donde dice que ¡“A TODOS, A TODOS TENEMOS QUE ACABARLOS”!

* ¿Cual es su comentario sobre esa cita?

– Yo no voy a comentar lo que dicen los medios.

* Esta es una grabación en audio de una entrevista que le dio Uribe a RCN en Colombia. ¿Si quiere, yo le pongo acá para que lo escuche?

– Ni lo he oído y no voy a comentar palabras del presidente Uribe. Lo que le voy a decir, es que la reunión de enero fue para avaluar toda la política internacional y los planes de este año, que va a hacer. No fue para hablar de un video o de esas cosas. Lo que diga El Tiempo o que diga RCN no puedo comentarlo por que no tengo nada que ver con eso.

* No es RCN o El Tiempo que lo dice, es presidente Uribe.

– No tengo por que comentar lo que él diga.

* Es preocupante para la población sueca y me imagino también para las autoridades suecas como la cancillería sueca escuchar las palabras de Uribe diciendo que ¡“A TODOS, A TODOS TENEMOS QUE ACABARLOS”!

– Usted puede darlo un sentido, yo puedo pensar en otra cosa. . . yo no….que es un sentido distinto. No representa ninguna amenaza física o por el estilo.

* Tenemos también experiencia del señor Ernesto Yamhure que fue primer secretario de la embajada colombiana en Estocolmo que recientemente fue desenmascarado como asesor político y amigo personal de Carlos Castaño (máximo jefe de los paramilitares de las AUC) , confirmado en una entrevista por el también asesor político de Castaño, Juan García y posteriormente confirmado por Fredy Rendón, ex jefe paramilitar.

– ¿Que quiere que le diga yo? El señor Yamhure no esta aquí, cuando llegaba yo no estaba. Si estaba o no estaba metido con paramilitares o si estuvo y no puedo comentar nada de eso. No sé si el señor Yamhure tiene problema con la justicia en Colombia.

* La cancillería colombiana expidió un decreto en el 2002 de crear una “Red de 100.000 amigos en el exterior”. ¿Qué expresiones ha tomado (el decreto) en Suecia?

– Yo no he recibido instrucciones de la cancillería.

* Fue el 2002 cuando Uribe asumió la presidencia.

– Yo no estaba aquí, no sé, yo no he visto eso, es la primera vez . . .

* ¿Y los contactos con la comunidad colombiana en Suecia, que expresiones toman?

– Nosotros tenemos un contacto como todas las embajadas a través de correos y e-mails en donde enviamos informaciones y los invitamos a participar en los eventos y les contamos que hay unos cursos, eso es todo lo que hacemos nosotros.

Así termina la entrevista con el embajador Rafael Nieto Navia que obviamente, antes las declaraciones de Uribe que no deja a nadie sin dudas, debe sentirse en ropas incómodas.

Dice el embajador que desconoce las declaraciones de Uribe pero en una entrevista (3) el 15 de enero 2010 a CAFÉ Y NOTICIAS, Radio Nacional De Colombia, órgano gubernamental, descarta protección a Anncol en Suecia:

“Rafael Nieto Navia, embajador de Colombia en Suecia, descartó en diálogo con CAFÉ Y NOTICIAS que el gobierno sueco preste atención al comunicado publicado por tres organizaciones afines a la guerrilla de las Farc en ese país, donde piden protección ante las ‘amenazas del gobierno del presidente Álvaro Uribe’.”

Una cosa es declarar hacia su propio patrón, otra cosa es rendir cuenta a la cancillería sueca y la policía de migración o los organismos de seguridad sueca, al SÄPO.

Fuentes:
1) Declaración radial de Uribe. http://www.box.net/shared/17x00g9o0i
2) Combate a 'diplomacia paralela' de las FARC será eje de la política exterior en 2010 http://www.eltiempo.com/colombia/politica/diplomacia-paralela-de-las-farc-sera-combatida-por-el-gobierno_6908687-1 Canciller Jaime Bermúdez: “Los colombianos y colombianas sabemos perfectamente que se trata de criminales, terroristas y asesinos. Hemos discutido con todos los embajadores (29 y 12 en videoconferencia) la importancia de que los gobiernos extranjeros estén atentos a cualquier divulgación que permita hacer una apología del crimen y del delito como lo pretenden las FARC", dijo Bermúdez, en alusión a la divulgación en Argentina de un video que muestra a los guerrilleros como inofensivos agricultores.
3) Embajador de Colombia en Suecia descarta protección a Anncol en ese país

Foto: Colombia, Política: Ernesto Yamhure, ex primer secretario de la embajada colombiana en Estocolmo, desenmascarado como asesor político y amigo personal de Carlos Castaño, máximo jefe de los paramilitares de las AUC que han confesado 150.000 asesinatos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Colombia: Así fue el ‘servicio paramilitar integral’ para Dole y Chiquita

Dick Emanuelsson (especial para ARGENPRESS.info)

El periodista sueco Dick Emanuelsson, quien ha vivido en Colombia y ha cubierto el tema colombiano durante 30 años con varios extensos reportajes en las zonas bananeras de Urabá y Ciénaga, analiza en este artículo especial para ARGENPRESS las confesiones juradas del jefe paramilitar Carlos Tijeras que da otra visión diferente de la defensa de Chiquita que en 2004 admitió haber pagado al paramilitarismo 1,7 millones de dólares como extorsión o por proteger sus empleados. Tijeras relata que los paramilitares daban todo un paquete de “seguridad” a Chiquita y Dole. El paramilitarismo fue una Aseguradora armada en laz zonas bananeras que incluso sentenciaba y cumplía las sentencias que en el caso del “juez” Carlos Tijeras significaba la orden de matar a 500 civiles, entre ellos el presidente sindical de los obreros bananeros, José Güette, quien los últimos días de noviembre de 2000 guió a Emanuelsson en las fincas bananeras de Chiquita y otras empresas bananeras en la región bananera de Ciénaga.

“Me han dicho que Chiquita ha aseverado que le dio fondos a las AUC, pero lo que hizo fue bajo coerción y como una forma de extorsión. También he oído que Dole sostiene que nunca entregó fondos. Las dos aseveraciones son absolutamente falsas. De hecho, mi acuerdo con Chiquita y Dole fue para prestarles seguridad total y otros servicios”.

Carlos Tijeras, jefe paramilitar en la zona bananera de Ciénaga (http://dickema24.blogspot.com/2010/01/asi-fue-el-servicio-paramilitar.html)

En una confesión franca y abierta, el ex jefe paramilitar “Carlos Tijeras” afirma que el trato con la Aseguradora Armada paramilitar que Dole y Chiquita contrataban en Colombia para solucion
ar “problemas” era equivalente, en muchos casos, a la muerte para la persona “identificada” como “guerrillero” o “miliciano”.

Sostiene que Chiquita no dice la verdad cuando afirma que fue victima de extorsión. El sindicato bananero Sintrainagro en la región Ciénaga, cobraba diez por ciento de la cuota sindical de los miembros, que fue destinado a los paramilitares. Estos colocaban o comprobaban los dirigentes sindicales en sus puestos y así controlaba el sindicato. “Yo era el gobernante de hecho del área”, proclama el ex jefe paramilitar.

Según sus declaraciones las empresas transnacionales Dole y Chiquita no solamente pagaban a los paramilitares tres centavos por cada caja de banano exportada desde Colombia, sino que los llamaban para “solucionar problemas” en las plantaciones del banano, equivalente de “neutralizar” el problema.

“Yo, José Gregorio Mangones, alias “Carlos Tijera”, identificado con cédula de ciudadanía 4.020.271, declaro bajo la gravedad del juramento ante las leyes de los Estados Unidos de America, los estados de California y Florida y el Distrito de Columbia que: . . . “ (1)

Así comienzan 17 páginas de confesión de ‘Carlos Tijeras’, su nombre paramilitar, juradas ante
la fiscalía colombiana y que serán utilizadas por las autoridades judiciales de Estados Unidos en los eventuales procesos contra Dole y Chiquita.

Tijeras fue jefe del Frente William Rivas de las AUC, Autodefensas Unidas de Colombia, el cual operaba principalmente en la zona bananera de la región Cienaga, lugar caliente de donde Gabriel García Márquez tomó sus impresiones para escribir su clásico libro “Cien años de Soledad”.

Cuando este reportero llegó por primera vez en 1991 a la “Zona” parecía que el tiempo había quedado congelado desde los primeros días en diciembre de 1928 cuando el ejército abrió fuego contra las familias obreras. Ellas, con la Biblia levantada hacia el cielo, sólo pedían mejores condiciones de vida y de trabajo en las fincas bananeras de United Fruit Co, hoy llamada Chiquita. Pero la respuesta fue mortal y brutal con el saldo de aproximadamente 3.000 personas asesinadas, entre mujeres, hombres y niños. El silencio reinaba en las plantaciones.

Ese silencio duró hasta 1988 cuando los obreros bananeros en Ciénaga hicieron el primer intento para organizar un sindicato seccional de Sintrainagro, la federación que era el resultado de la
fusión entre Sintagro y Sintrabanano, principalmente en la otra región bananera en Colombia, Urabá *. Pero el intento terminó con el asesinato del presidente seccional, Emiliano Cayetano y cuatro de los integrantes en la primera directiva en Cienaga.

Pero en 1991 cuando llegué ya se había reorganizado el sindicato y contaba con más de 1.500 afiliados, liderado por Reynaldo Maiguel, un flaco, alto, mestizo que en una noche en febrero de 1994 despertó cuando los paramilitares tumbaban la puerta en un barrio proletario de Ciénaga y ante su mujer y dos pequeñas hijas fue asesinado con doce tiros en su cuerpo.

Lo mismo pasó en 1996, cuando el sindicato había tomado más fuerza y registraba más de 2.500 miembros. Humberto Robledo, quien me guiaba por las bananeras de Ciénaga, temía por su vida y poco después de mi reportaje desapareció de la región. Hasta la fecha no tengo claro si fue asesinado, desaparecido o desplazado a las grandes ciudades en Colombia, como miles de habitantes de la región.

Cuando llegué por tercera vez a Ciénaga a final de noviembre del 2000, la situación estaba má
s que tensa.

“Compañeros, ¡mucho cuidado por que los ‘paracos’ les están esperando en la carretera, toma el otro camino!” decía un señor en una bicicleta que nos advirtieron sobre el inminente riesgo. Los rostros de José y Robinson, dos morenos típicos de la costa, quedaron congelados a pesar del calor de 40 grados en la sombra. El chofer que habíamos contratado quedó más preocupado, pero aceptó dirigir el carro en la dirección contraria a la de los paramilitares que nos estaban esperando con su emboscada.

José Güette, padre de siete hijos, era el presidente seccional de Sintrainagro y el sindicato se había reducido con mil miembros desde 1996. Robinson Olivero era el fiscal.

“Los paramilitares han ocupado la zona en alianza con las Fuerzas Militares (FF.MM.) y nos tienen en la mira”, fue un comentario, de José Güette, fuera del protocolo que nunca cité en el extenso reportaje que salió el 12 de enero en el semanario LO-Tidningen. Es el órgano de la central obrera sueca con un tiraje de casi cien mil ejemplares por semana. Güette sabía que declaraciones duras en aquel momento eran peligrosas. A pesar de que sus comentarios en el reportaje fueron suaves, doce días después de que el reportaje había sido publicado, recibí en mi oficina de Bogotá la noticia que José Güette había sido asesinado.

Lo que no sabía yo es que nueve años después, el 29 de Octubre de 2009, el jefe paramilitar Carlos Tijeras iba a poner sus sangrientas cartas en la mesa, confesando que fue él que dio la orden de asesinar a José Güette esa tarde el 24 de enero de 2001.

La ‘pacificación’ y la erradicación del sindicalismo
Dice el jefe paramilitar:

“También ayudamos a Chiquita y Dole a pacificar el sindicato que representaba a los trabajadores bananeros de la región. Cuando yo asumí el Comando del Frente William Rivas, el sindicato que representaba los trabajadores bananeros era Sintrainagro. Se trataba de un sindicato de izquierda y muy agresivo. Creo que eran simpatizantes de las FARC. Yo ordené la ejecución del presidente izquierdista de Sintrainagro, José Güette Montero”.

Así no más, franco y al grano. Carlos Tijeras no solamente es el autor intelectual y material del asesinato de Güette, él ordenó la muerte de más de 500 civiles en la zona bajo su mando, tildándolos de guerrilleros, milicianos o simplemente simpatizantes a la guerrilla.

Para entender cómo interpretan las AUC la izquierda y movimientos sociales en general, vale la pena regresar a la 1ª Cumbre fundacional de las AUC en noviembre de 1994, en donde un
centenar de grupos paramilitares dispersos por todo el territorio nacional se reunieron y se fusionaron en las AUC. En su documento político consideraban que los sindicalistas representaban la “extrema izquierda”. Y así el documento puntualizó quienes eran y serían sus enemigos:

“Por consenso general se aprueba seguir considerando como blancos militares a los cuadros políticos y sindicales de la extrema izquierda” (2).

¿Y los paramilitares, donde tenían su base ideológica y a quienes servían?

Las AUC se fundaron con el propósito de matar por el status quo político, es decir, preservar lo establecido en la sociedad desde el punto de vista económico y político, y defender al estado. Por eso no pueden ser considerados como “rebeldes” o actores que se han levantado en armas contra el Estado. En el documento del 1994 se estableció la organización naciente paramilitar en tres estructuras:

GRAU, Grupo de Autodefensa Urbano
GRIN, Grupo de Inteligencia
GRAP, Grupo de Apoyo Político, cuya misión, entre otras cosas, será la de promover eventos públicos de derecha y en contra la subversión (Pág. 55).
Eso explica como los 60-70 congresistas actualmente encarcelados en Colombia por formar parte de la ‘para-política’ han utilizado el paramilitarismo para ocupar curules en el congreso u otras instancias públicas.

Sindicato bajo control paramilitar
Dice Tijeras en su declaración, “El 24 de enero de 2001, en Ciénaga, cerca del supermercado Olímpica, entre las calles 17 y 18, le disparamos a José Güette Montero y lo matamos. Entonces yo instalé Robinson Olivero como Presidente del sindicato y hasta el día de hoy los líderes de Sintrainagro son personas aprobadas por las AUC. Una vez que pusimos nuestra gente a cargo de Sintrainagro, el sindicato me pagaba 10% de las cuotas sindicales que SINTRAINAGRO cobraba mensualmente. Este sindicato representaba a los trabajadores de las plantaciones de ambas empresas, Dole y Chiquita.”

El ex soldado del ejército colombiano, que incluso fue seleccionado como el mejor del Batallón de Infantería Mecanizado No 5 “Córdoba” en Santa Marta, fue enviado a la Península de Sinaí donde formó parte del contingente colombiano de las Fuerzas de Paz (Cascos Azules), pero su trayectoria no es nada pacífico ni de solución de conflictos. En 1999, llegó al Magdalena y a Ciénaga y reemplazó un jefe paramilitar dado de baja dirigiendo una guerra sucia y bestial que durante dos décadas ha causado tragedias en las familias más pobres de la zona bananera, dejando miles de niños y jóvenes como huérfanos, como, por ejemplo, los nueve niños de Carmen Elena Riobo, que quedó viuda cuando los matones paramilitares asesinaron a su esposo Audén una mañana de 1996 en el pequeño corregimiento Santa Rosalía en las faldas de Sierra Nevada. Los compañeros del sindicato recaudaban mensualmente una suma para que los nueve hijos de Audén y otros huérfanos de la región no murieran de hambre. Pero era una tarea descomunal porque, según las propias palabras del líder paramilitar; “Yo mismo, dentro del proceso de Justicia y Paz, he confesado más de 500 asesinatos. Esta es una relación parcial, pues mi versión libre aun no ha terminado. Falta aún verificar otros hechos”.

Un paquete paramilitar de seguro integral
El área en el que Carlos Tijeras ejercía su régimen de horror eran los municipios de Pueblo Viejo, Zona Bananera, Aracataca, El Retén, Fundación; en el norte del departamento Magdalena. Y el poder de las AUC era total, admite Tijera:

“Cualquier compañía que tuviese negocio con los dueños y productores de banano, llámese Chiquita Brands o Dole Food o cualquier otro nombre, coordinaba sus operaciones con el Frente William Rivas, que era que tenía control completo en la zona”.

Las transnacionales bananeras de Dole y Chiquita tenían íntimas relaciones con los escuadrones de la muerte más sangrientas que ha tenido Colombia en toda su historia, y aprovechando el control total de los paramilitares en la zona acordaron de un paquete integral de seguridad, como si las AUC fueran una aseguradora armada.

“Había una relación abierta y pública de las autodefensas (léase AUC) con los capataces de las fincas, sean Dole o Chiquita”, aclara Tijeras.

En la confesión escrita por Carlos Tijeras, éste menciona personas y rutas y cómo las bananeras pagaban a los jefes paramilitares la cuota de tres centavos por cada caja de banano que salía por el puerto de Santa Marta.

“Los pagos que nos realizaba Chiquita Brands, enviados a través de la empresa de seguridad, eran la contraprestación por los servicios de seguridad y cooperación que les prestábamos, no una extorsión forzada”.

Este último dato es importante ya que Chiquita, ante los fiscales y jueces en Estados, ha sostenido que fue extorsionada por los paramilitares y querían proteger sus trabajadores. Sin embargo cuenta Tijeras que:

“Nosotros vigilábamos las plantaciones y los camiones que llevaban la fruta hasta el puerto para que no fueran atacados por la guerrilla o saqueados y robados por delincuentes comunes, protegíamos a sus directivos, bienes y empleados y estábamos muy pendientes para que los trabajadores y sindicatos colaboraran con la empresa y no hicieran reclamaciones laborales injustas o exageradas o se dejaran a convencer por la subversión para promover paros y huelgas bananeros. Los pagos se realizaban en bloque porque eran liquidados luego de realizar la exportación de la fruta, a razón de tres centavos de dólar por caja exportada”, escribe Tijeras.

Dole y Chiquita principales financiadores a las AUC
“Los ingresos que obtenía el Frente William Rivas de Chiquita y Dole eran esenciales para nuestra operación. En un mes normal, 80% ó 90% de los ingresos del Frente William Rivas provenían de las compañías bananeras. El Frente William Rivas tenía un ingreso de 100 millones de pesos al mes (aproximadamente 51.000 US-dólar, nota del redactor). Los comerciantes aportaban un 10% o un 20%, el resto provenía de las bananeras, por que nosotros no trabajábamos con el narcotráfico”.

Subraya el jefe paramilitar que “los servicios que les prestábamos a Chiquita eran los mismos que prestábamos a Dole y a todas las comercializadoras bananeras que tenían plantaciones y operaciones en el territorio del Frente William Rivas” (….) Desde las bases y los subcomandos y retenes móviles, les garantizamos condiciones de seguridad”.

¿Pero como era posible que las AUC montaran retenes de 24 horas día tras día en las principales carreteras de la zona bananera sin que el ejército hiciera algo? Tijeras explica la relación con el ejército colombiano:

“El Frente William Rivas también colaboró abiertamente con las fuerzas armadas de Colombia. Teníamos bases y retenes de seguridad en las vías públicas, y el ejército pasaba por estos retenes. El principal batallón de mi área era el Batallón de Infantería Mecanizado No 5 ‘Córdoba’, y con ellos coordinábamos, compartíamos información. Nuestra actividad se coordinaba con las Fuerzas Militares”.

Las aseveraciones de Dole y Chiquita “son falsas”
Chiquita admitió en 2004 haber pagado a las AUC 1,7 millones de dólares mientras Dole ha insistido en su posición que no ha sabido ni ha pagado un centavo a las AUC durante años de operaciones por parte de la empresa transnacional estadounidense. Carlos Tijeras sostiene lo contrario:

“Esto es desafortunado porque no es verdad. (….) Establecí un arreglo con las plantaciones de Dole de mi área, según el cual me pagarían 70.000 pesos por hectárea, por año. Ese arreglo se hizo, directamente, con los administradores de las plantaciones. Los pagos de Dole me fueron recogidos por ‘Poncho’. Nico era el encargado de tener relaciones directas con los administradores y capataces de las fincas, porque era el comandante de las compañías móviles del Frente William Rivas que operaban y cuidaban los municipios de de la zona bananera del Magdalena”.

¿Y el Dole? ¿Será que Dole puede seguir negando todo tipo de vínculos con las AUC cuando miles de habitantes de la zona eran testigos de las íntimas relaciones entre los paramilitares y todas las empresas que operaban en la zona bajo control paramilitar?

“Me han dicho que Chiquita ha aseverado que le dio fondos a las AUC, pero lo que hizo fue bajo coerción y como una forma de extorsión. También he oído que Dole sostiene que nunca entregó fondos. Las dos aseveraciones son absolutamente falsas. De hecho, mi acuerdo con Chiquita y Dole fue para prestarles seguridad total y otros servicios”.

Identificar para matar “el problema”

“A mis hombres los buscaban regularmente los administradores de Chiquita y Dole para que les ayudaran frente a una acción criminal o para que les arreglaran otros problemas. También nos llamaban desde las plantaciones de Chiquita y Dole para identificar a personas especificas como ‘problemas de seguridad’ o simplemente de ‘problemas’. Todo el mundo sabía que esto significaba que teníamos que ejecutar a la persona identificada. En la mayoría de los casos los que cayeron eran líderes o miembros de los sindicatos o personas que buscaban apropiarse o reclamar terrenos que Dole o Chiquita querían para cultivar el banano, y los administradores de Dole o Chiquita les decían a las AUC que estos individuos eran sospechosos de ser guerrilleros o criminales.”

Como ejemplo de esos asesinatos pedidos por los representantes de la empresa estadounidense Dole, Carlos Tijeras enumera doce casos de “muchísimos ejemplos”, como dice, de servicios específicos que las AUC provenían a las compañías.

“Enumero algunos de los más representativos en los cuales unidades bajo mi mando dieron de baja a personas con base en las informaciones, solicitudes y peticiones de los gerentes, administradores, supervisores o capataces de Dole. (…) De igual manera, gran parte de las ejecuciones que llevamos a cabo pueden vincularse o a Dole o Chiquita o a las dos empresas”.

Los casos de asesinatos mencionados por Tijeras se extienden entre 2001 hasta 2005. Jorge Alberto, Miguel Ángel y Gustavo Enrique Téren Pérez fueron asesinados el 7 de septiembre de 2001 en la Hacienda “La Francisca” en la zona bananera. “Fueron señalados por Dole de ser milicianos de la guerrilla”, escribe Tijera y ese señalamiento de Dole era suficiente para Tijera para tomar una decisión tan fatal como quitar la vida de tres personas.

Refuerza sus relatos hacia Dole y Chiquita, agregando que “en cuanto a Dole le prestábamos seguridad armada desde las plantaciones hasta las bodegas de Dole en Río Frío. Cuando era el momento de embarcar, le prestábamos la seguridad para llevar el banano hasta el puerto. Lo mismo hacíamos con Chiquita. Nosotros les cuidábamos las plantaciones, estábamos pendientes que no les robaran la fruta o maquinaría. Atendíamos sus solicitudes de ayuda (cursivo del citado). Obviamente, todo esto requería coordinación y cooperación entre Chiquita, Dole y el Frente William Rivas”.

“¡Yo era el gobernante!”
El relato de Carlos Tijeras en estas 17 páginas es impactante y sin vacilar entrega sus cartas en la mesa, descubriendo la maquinaría de muerte que eran y son los paramilitares colombianos. Sus capos con manos manchadas de sangre colombiana confiesan, que ellos mataban de la forma más bestial a los que consideraban a sus enemigos, que es el movimiento popular; sindicatos, partidos o movimientos de izquierda, es decir; el pueblo organizado, tildándole de ser parte de una u otra forma de la guerrilla, que sí tenía mucha gente que colaboraba con la insurgencia guerrillera.

Esa autodefensa para la oligarquía colombiana en muchas regiones fue convertida en el verdadero poder. Hay muchos reportajes en la prensa, como la Revista Semana, Cambio y El Tiempo, en donde latifundistas, terratenientes o políticos locales han dado testimonios de que el paramilitarismo y una corriente de la oligarquía colombiana se hicieron dueños de la tierra y poder político-económico en la región. El caso expuesto de Carlos Tijeras es ilustrativo en ese sentido:

“Durante el tiempo en que fui comandante del Frente William Rivas, operé a plena luz del día y tenía mi base principal en el Municipio de Zona Bananera (casco urbano del municipio de Ciénaga). Yo era el gobernante de hecho del área, ya que las autoridades civiles habían sido incapaces de sacar a las FARC del área. Durante el tiempo en que ostenté ese papel de gobernante de hecho, actué en total y abierta cooperación con las autoridades civiles legales. Me reunía con los alcaldes locales, tales como Marcelino Daza, Jesús Avendaño, Fulgencio Olarte de Zona Bananera, y coordinábamos nuestros esfuerzos. Yo me consideraba un socio de las autoridades civiles de Colombia, y nuestra misión conjunta era de derrotar a las FARC, mantener a la población local bajo control para que no apoyaran a las FARC, y ejercer el mando en el área. Yo asumí muchas responsabilidades como gobernante. . . “.

“Estábamos defendiendo al Estado”
En esas tareas de gobernante armado no faltaba la colaboración con los militares.

“El Ejército Colombiano y las AUC tenían un enemigo común, la guerrilla, y no debíamos enfrentarnos. Era la principal forma de colaboración; no enfrentarnos, hostigarnos, ni dispararnos entre nosotros, que estábamos defendiendo al Estado. Les avisábamos sobre la presencia de guerrilleros, cuando la guerrilla les atacaba, nosotros atacábamos a la guerrilla por la retaguardia para aliviarlos la presión y permitir que el ejército se defendiera. Procuramos siempre evitar enfrentarnos con el ejército y las Fuerzas Armadas”.

La confesión de este líder paramilitar es basada, como dice, en el hecho de que fue uno de miles de participantes en lo que él considera como la guerra “por la futura dirección de mi país. Estábamos al lado de la democracia y el capitalismo y combatíamos a los comunistas y guerrilleros. Esperaba que mi país agradeciera mis servicios, y de hecho los líderes políticos manifestaron claramente su apoyo por lo que yo hacía. Sin embargo, los vientos de la política cambiaron y ahora los políticos que fueron nuestros aliados nos repudian. Esto me deja apenas con la verdad de lo que hice, el porqué lo hice, y debo asumir las consecuencias”, termina Carlos Tijeras las declaraciones de sus 17 de páginas de confesión que dice, “van en contra mis intereses personales”. Está conciente este jefe paramilitar, que ha retado sectores sumamente poderosos y que lo confesado puede convertirse en penas de prisión muy largas.

“Además, no cabe duda que con esta Declaración me estoy poniendo a un mayor riesgo al vincular gente muy poderosa con estos delitos, los cuales, sin la menor sombra de duda, van a tratar de silenciarme o matarme. Sin embargo, espero quedarme en la cárcel durante el tiempo de mi condena y mi deber religioso y moral es confesar todo lo que hecho”.

Las preguntas que quedan en el aire
¿Y quienes son la “gente muy poderosa” que podría intentar de matar o silenciar a Carlos Tijeras?
¿Quiénes han sido expuestos en las 17 de páginas de Carlos Tijeras?
¿Quiénes han negado el hecho de la contratación de la Aseguradora Armada en la zona Bananera?
¿Quiénes atacaron en una carta enviada el 7 de febrero de 2001 el reportaje publicado en el LO-Tidningen (semanario de la central obrera sueca el 12 de enero de 2001) y en donde acusa a este reportero por crear desempleo entre los obreros bananeros y por crear conflictos entre trabajadores y Chiquita?
¿Quiénes han negado los vínculos entre el paramilitarismo y el general (r) Rito Alejo del Río, haciendo homenaje a este general por Uribe llamado “El Pacificador de Urabá?”
¿Quiénes han intentado absolver el ejército por su masacre en San José de Apartadó el 21 de febrero de 2005 para acomodarse en la silla de poder en una sede sindical atacando, la ex alcaldesa de Apartadó, Gloria Cuartas, que “señalaba al Ejército como autor de la masacre de 8 personas de la comunidad de San José de Apartadó, entre ellos tres niños. Consideramos que con declaraciones tan irresponsables como estas, no se contribuye a la aclaración de los hechos ni ha lograr la consolidación de una paz duradera en la región de Urabá” (3).

Más temprano que tarde la verdad siempre le alcanza a uno. Y Carlos Tijeras ha pisado en muchos dedos delicados y, como él mismo teme, seguramente lo van a silenciar.

* Ha cubierto Latinoamérica durante treinta años para la prensa sueca. De esos años vivía 1999-2005 en Colombia pero tuvo que dejar el país por las constantes amenazas de muerte por su trabajo periodístico. Vive y trabaja desde 2006 en Honduras y colabora con varios medios alternativos latinoamericanos, entre ellos Argenpress, Anncol, Radio Café Stereo, Noticolombiapress, entre varios.

Notas:
1) “Yo, José Gregorio Mangones, alias “Carlos Tijera”, identificado con cédula de ciudadanía 4.020.271, declaro bajo la gravedad del juramento ante las leyes de los Estados Unidos de America, los estados de California y Florida y el Distrito de Columbia que: . . . “
2) Primera Cumbre de las Autodefensas de Colombia, pag. 54-55

Foto 1: Colombia - Obreros bananeros de diferentes plantaciones en la región bananera de Ciénaga, entre ellas Chiquita en donde fueron premiados los “mejores trabajadores”. El hombre armado es un vigilante de Chiquita. / Autor: Dick Emanuelsson
Foto 2: Colombia - José Güette (Izq), presidente del sindicato bananero de Sintrainagro en la región de Cienaga, Güette fue asesinado el 24 de enero de 2001. El jefe paramilitar Carlos Tijera (Centro) ordenó la ejecución de más de 500 personas, muchos de ellos sindicalistas, por solicitud de los directivos, administradores o capataces en las empresas de Dole o Chiquita, según la confesión de Tijeras. Robinson Olivero (Der), fiscal en la seccional de Sintrainagro en Cienaga, que, según el jefe paramilitar Carlos Tijera, fue impuesto en el cargo de presidente seccional de Sintrainagro después que Tijeras ordenó la ejecución de José Güette el 24 de enero de 2001. / Autor: Dick Emanuelsson
Foto 3: Colombia – (Arriba) La confesión de Carlos Tijeras el 29 de octubre de 2009 en la cárcel de Barranquilla en donde reconoce que es responsable de la ejecución de José Güette. (Abajo) “En el lugar de Güette fue impuesto Robinson Olivero, fiscal en la seccional de Sintrainagro, por el jefe paramilitar. Las AUC recibieron diez por ciento de la cuota que Sintrainagro cobró de sus afiliados, según Tijeras y todos los sindicalistas fueron primero comprobados por los paramilitares”. / Autor: Dick Emanuelsson.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Piñera sin anestesia

Álvaro Cuadra (especial para ARGENPRESS.info)

La noche del 17 de enero, muchos de los entusiastas adherentes de la triunfante candidatura de la derecha, encabezada por el multimillonario empresario Sebastián Piñera, eran trabajadores que ganan el sueldo mínimo de poco más de doscientos dólares mensuales y otros cuantos, simplemente, jóvenes desempleados. Todos ellos, víctimas de una legislación laboral concebida durante la dictadura, cuyo cerebro fue nada menos que José Piñera, hermano del candidato ganador, ex funcionario del régimen de Augusto Pinochet.

La paradoja se hace evidente cuando el actual presidente electo, pasado ya el tiempo de la anestesia demagógica electoralista, plantea entre sus prioridades una reforma laboral que termina con los últimos beneficios para los trabajadores que todavía persisten en la actual legislación como la indemnización por años de servicio. Como era de esperarse, los dirigentes empresariales justifican y aplauden las medidas tendentes a fortalecer el capital en desmedro de los trabajadores.

En el lenguaje de la derecha, términos como “modernización” y “cambio”, significan una acentuación del “modelo chileno”, es decir, un ajuste neoliberal para dinamizar la economía sin mayores trabas. En pocas palabras, la vieja receta de aumentar las ganancias de las grandes empresas, disminuyendo los salarios y los derechos de la gran mayoría de los chilenos. Todo ello con la bendición de grandes burocracias de nivel mundial que expresan los intereses de corporaciones multinacionales. Chile ha sido admitido, recientemente, a la OCDE, el “club de países ricos”, una membresía que ya exige las primeras condiciones. Según los argumentos de un alto funcionario de dicho “club”, los trabajadores de nuestro país tienen una protección tan alta, con un elevado costo en los despidos que se hace difícil contratar. Por lo tanto, se hace imprescindible la “flexibilización laboral”.

Estas son malas noticias para todos los ingenuos que creyeron en los cantos de sirena de la candidatura de derecha y le dieron una mayoría en las últimas elecciones. Pero también son malas nuevas para los miles de trabajadores chilenos que verán, una vez más, postergadas sus aspiraciones de una vida más digna. El actual gobierno de la señora Bachelet, tiene la posibilidad de tomar algunas medidas en el plano legislativo para evitar que los sectores más retrógrados del empresariado impongan sus criterios.

Una última iniciativa gubernamental en torno a la legislación laboral, sería también una de las primeras medidas como coalición opositora. Un indicio claro de que más que una “política de acuerdos” con la derecha, en la hora presente se impone la política de una oposición democrática en defensa de los derechos fundamentales de las mayorías. Si bien es cierto, el margen legal que permite la actual constitución es limitado, el gesto político de la actual mandataria para con los trabajadores chilenos adquiriría una importancia histórica.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Discurso de Barack Obama: Un sistema económico en búsqueda de un sistema político (Parte II - Final)

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

En el ajuste a la economía, se produce un desajuste en el plano ideológico, en el sentido de que el “modelo” político de estado liberal y sus componentes (el sistema político y de partidos, y el carácter de esa representatividad) no se cuestionaba. Si se cuestionaba, era un argumento ideológico, fuera del pragmatismo tecnócrata de un sistema que debe aceptarse por sistema.

Es así que el ajuste a la economía de los 80, que se instaló bajo la rúbrica del neoliberalismo, encontró un sistema político que no lo cuestionaba y aparecía como nacido desde las mismas barbas del liberalismo puro de la justicia social y el pluralismo.

Esa fue la gran trampa a la cual se cayó durante los años 80 y 90, porque en forma “gratuita” se le concedía el epíteto de liberal de nuevo tipo, a una masa de ideólogos y tecnócratas profundamente conservadores en no cambiar un ápice aquellos aspectos de la matriz capitalista que más daño le estaban haciendo al proyecto liberal: justicia social y participación ciudadana.
Surge todo lo que ya sabemos: la salud es una fábrica de rentabilidad de compañías y no una fábrica de bienestar social con un margen de rentabilidad para sustentarse; la educación no es primero una fábrica de conocimientos y formación social productiva primero; debe funcionar como una industria para la rentabilidad. El bienestar social supeditado al banco y al mercado.
El sistema político se suponía correcto y funcional de antemano, acogiendo a la lógica neo- utilitarista de Joseph Schumpeter (1883-1950), de su teoría económica de la democracia.

Para este influyente pensador, la democracia es vista como un sistema análogo al mercado de libre competencia, en el cual los electores son los compradores que con su voto adquieren los políticos que prefieren entre los que les son propuestos por los empresarios políticos, los cuales con la venta de sus políticas, adquieren o conservan el poder, o sea, ocupan las oficinas del gobierno. (A.Pizzorno. Los Límites de la Democracia. P.12, 1985 CLACSO. B. Aires).

La analogía de Schumpeter ha calado hondo en la forma de adaptar el sistema político a este requerimiento de la economía, produciéndose un sistema unificado o integrado de “a tal sistema económico tal sistema político”.

Mientras más se homologaba el sistema económico con el sistema político y su matriz que es la representatividad, - mayor sincronía existiría para asegurar eficacia, rentabilidad, y también para que el sistema que da vida a los bienes económicos y que “dan vida a la vida”, fluyera sin contratiempos.

El instrumento central de la representatividad que son los partidos políticos y el sistema electoral – que consiste en el cómo, qué y para qué se elige- formaba parte de esa homologación y debía operar con la mayor sensibilidad posible, o el mayor acoplamiento posible si se quiere, respecto a la demanda o la determinante económica.

En otras palabras, sistema económico y sistema político era una maquinaria bien ordenada que no permitía fisuras para la eficacia y eficiencia del sistema mayor.

Es así que el sistema de representatividad es cooptado por la razón económica en un período que va desde mediados de los años 80, hasta el comienzo del nuevo milenio que es cuando empiezan a surgir los desajustes de la maquinita ordenada en diferentes partes del globo, como en India, Filipinas, Indonesia, Nepal, y posteriormente en América Latina.

La clave consistía en, mientras menos desajustes menos zozobras en el sistema económico.

Y esto se producía con una interpretación económica del sistema democrático, por lo tanto la representatividad debería dar cuenta del sistema sobre el cual estaba montado esa eficacia. De allí la sincronía como elemento positivo y el desajuste como elemento negativo.

En este sentido la definición de J.Schumpeter se acerca a la definición de poder y sus ramificaciones de sistemas jerárquicos, de legitimidad y autoridad que sostiene Talcott Parsons.

Si recordamos la definición de poder compuesto “por un sistema organizado para obtener metas y resultados en un colectivo que acepta las reglas del juego, la legitimación de la autoridad o del liderazgo y del sistema jerárquico está basada en la eficacia para obtenerlos”.

O sea, la democracia y el conjunto de sistemas que la sustenta, sobretodo el político y su brazo operacional principal de la representatividad, que son los partidos políticos con el sistema electoral a través del cual funciona, empieza a experimentar desajustes cuando la eficacia del sistema de democracia económica o sistema político del poder, es amenazada por la imposibilidad de continuar esa homologación entre economía y sistema político o democracia.

Cuando la eficacia decrece el sistema de desajusta.

Este desajuste producto de la eficacia extraviada, es una motivación de debate desde que el sistema económico produce efectos negativos en las partes más vulnerables de la sociedad y en los países más vulnerables.

Las desigualdades de base en la economía y las profundas diferencias en la estructura social y de clase no han sido componentes centrales en la tesis de homologar la economía con el sistema político.

En Europa se destacan diversas expresiones políticas de la población, como por ejemplo: el rechazo inicial a la constitución única europea. El ejemplo de Alemania. Dos partidos de Centro no han podido realizar las reformas económicas que profundizan el ajuste de los 80 porque la horizontalidad de expresión y representatividad política no las han permitido.

Es claro que la gente por una parte no está aceptando el sistema económico, al menos en la velocidad de la aplicación de su matriz central de privatización y desregulación, sin embargo el sistema político está organizado de tal forma que al final la gente vota a los líderes propulsores del sistema.

El lobby de las compañías aseguradoras de salud en EEUU ha montado una propaganda inteligente y gigantesca en estrecha connivencia con aquellos representantes con escaños parlamentarios, frente lo cual la maquinaria del gobierno se ha visto merca o impotente. Es así que la reforma a la salud está trabada.

Esa diferencia de poderío económico y de redes entre Gobierno y aseguradoras está ilustrada en el excelente film Traffic sobre el narcotráfico. Los gobiernos no manejan el nivel de capital y libertad de uso, de las compañías aseguradoras o los carteles del narcotráfico.

La elección en los EEUU también da cuenta de esta sincronía de un sistema político que se embotella en todos los estamentos políticos y no está dando cuenta de la diversidad de posiciones que enfrenta el sistema económico.

El caso de Chile también es emblemático porque siendo un alumno privilegiado de las medidas del ajuste de los 80, y con una trayectoria de 25 años de implementar el sistema económico de los 80, hoy día el sistema político de representatividad está en cuestionamiento.

Los partidos se sostienen sobre sistemas rígidos de reproducción de liderazgo y permanecen protegidos al cambio, mostrando facetas de confrontación y división que se confunde con debate y democracia.

Son manifestaciones donde la cultura que prevalece es la del control y la desconfianza, para dominar, con el uso de redes que se superponen a las que votan y eligen delegados.
La estructura de los partidos políticos que se han consolidado en la era pos segunda guerra mundial, han conformado estancos rígidos de poder con partidos blindados y protegidos absorbiendo todo el clima de confrontación.

Son partidos de carácter antagónico y beligerante cuyos objetivos son eminentemente electorales para acceder a cuotas de poder y mantenerse en un sistema corporativo de poder político, donde poder político, poder económico y poder militar forma un sistema mayor que se expresa en el sistema de Gobierno y en última instancia en el Estado.

Conclusión

Los sistemas políticos y de partidos en este escenario de poder corporativo, reducen las posibilidades de una representatividad efectiva y real en el sentido de no poder representar las diferencias de la población y la evolución de sus intereses.

El sistema económico que se ha impuesto a partir de los años 80 socava las bases mismas del Estado liberal y del liberalismo.

El sistema económico no concibe un sistema político de carácter más horizontal y participativo que lo sustente, porque con este tipo de horizontalidad pierde eficacia.

El sistema económico solo puede aplicarse con autoritarismo y verticalidad a través del poder de los grandes consorcios económicos que secuestran las bases del Estado, y a través de un Estado cooptado al máximo para poder fabricar bienestar social en la población y abrir espacios de participación ciudadana que cuestione el sistema.

Ver también:

Foto: Estados Unidos, Política - El presidente Barack Obama durante el discurso anual del estado de la Unión. / Autor: Pete Souza - White House

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Deuda pública y censo acreedores

Héctor L. Giuliano

En el marco de la tradicional complicidad que existe entre los gobiernos de turno y los acreedores financieros del Estado junto con sus permanentes bancos intermediarios, la Administración Kirchner pugna actualmente por cerrar en forma acelerada y secreta un acuerdo con los bonistas que no entraron en el Megacanje Kirchner-Lavagna del 2005 (los Holdouts) sin identificar, entre otras cosas, una información clave en estas negociaciones: a quiénes les debe hoy la Argentina.

La esencia del Plan Brady de 1992 fue pasar la Deuda Externa del Estado, arrastrada desde el Proceso con una serie fuertemente concentrada de Bancos Acreedores, a Deuda “anónima” expresada en Títulos Públicos.

Lograda esta maniobra básica, la servidumbre al Sistema de la Deuda Perpetua venía consolidada por añadidura porque el argumento acordado de ahí en más entre los verdaderos acreedores y los gobiernos que rotasen en el poder formal del país iba a ser que las nuevas Administraciones no podían identificar a los tenedores de bonos.

Este replanteo fundamental de la relación del Estado con su Deuda Pública – precedida por el Acuerdo de Nueva York de 1985, en que el gobierno Alfonsín emitió Bonods y Promissory Notes en respaldo de las acreencias nominativas de los grandes bancos y acreedores – fue consolidado después con la transformación de la Deuda Externa en Bonos Brady durante 1992-1993 y constituyó el hito principal en la nueva etapa de endeudamiento público de la Década del ´90: la Ola de Deuda Nueva, después de la Primera gran Ola de “Deuda Vieja” durante la Administración del Proceso Militar de 1976-1983.

Los Bonos Brady fueron luego canjeados en su mayoría por nuevos títulos a través de la operación cuasi-delictiva del Megacanje De la Rúa-Cavallo del 2001, pactada con una serie de grandes bancos bajo la coordinación del Credit Suisse-First Boston, dirigido por David Mulford (el mismo que, como Subsecretario del Tesoro de los Estados Unidos, había intervenido en la gestación del Plan Brady y que, junto con el titular del Comité de Bancos Acreedores, William Rhodes, recibiera las máximas condecoraciones del Estado Argentino por parte del Gobierno Menem).

Cuando el Gobierno Kirchner acordó su Megacanje de Junio de 2005 no sólo reconoció y absorbió entonces la mayor parte de los títulos originados en el negociado del Megacanje anterior del 2001 (pese a que esa operación está siendo investigada por la Justicia Federal) sino que cedió además en un punto clave que fue boicoteado por los Acreedores: la identificación de los tenedores de bonos.

Esto configuró una actitud tan importante como insólita: los Acreedores – al contrario de lo que ocurre, por lógica, en todo Concurso Privado – se negaron a identificarse; y la Administración Kirchner lo terminó aceptando así.

Es que el anonimato en las grandes renegociaciones de la Deuda es consustancial al mecanismo de la Deuda como Instrumento de Dominio.

Es una de las piezas-clave a través de la que los gobiernos de turno aceptan la sumisión al poder de la Banca Acreedora y los Fondos de Inversión que actúan mimetizados a través de la pantalla de ser representantes de bonistas anónimos.

Ésta es, repetimos, una de las piezas esenciales dentro de las negociaciones secretas de todas las reestructuraciones de Deuda; y los gobiernos de turno son, en este punto, cómplices de los Acreedores en contra del Interés Nacional.

No existe justificación alguna para que estos acreedores sigan siendo titulares no identificados: si la Administración de Gobierno actuara con la mínima transparencia y honestidad lo primero que debe hacer es exigir la identificación de todos los acreedores no sólo involucrados en la presente refinanciación sino la de todo acreedor del Estado en general.

Hoy en día no existe excusa válida para rehusar la constitución de un Banco de Datos que contenga los registros de todos y cada uno de los Acreedores del Estado, empezando por aquéllos que se presenten hoy al Canje de los Holdouts.

Este mecanismo sería simple y directo: a cada tenedor de Bonos se le debieran pedir básicamente cinco tipos de datos: 1. Su identificación personal (que en caso de ser persona jurídica debiera identificar además los titulares personalizados de la firma), 2. El lógico detalle de los títulos de Deuda Argentina en su poder, 3. La fecha y operación de compra de esos títulos, 4. A quién se los compró (esto es, la identificación del Vendedor), y – punto clave – 5. A qué Precio los pagó en su momento, ya que este último dato es fundamental a los efectos de cuantificar el resarcimiento monetario pertinente, si es que se tratase de una Deuda Legítima; porque en principio, el Estado, por fundadas razones de fuerza mayor – incapacidad de repago – no estaría obligado a rescatar dichos títulos a mayor valor que el precio abonado por el acreedor.

Jactarse el Gobierno, el día de mañana, de haber “conseguido” una quita del 40, 50 ó 60 % sobre títulos que los acreedores especulativos anónimos compraron al 30, 20 o menos por ciento de su valor es, en principio, una burla a la Opinión Pública; y convalida un negociado de tales acreedores. Es justamente lo que configura la ganancia típica de los Fondos Buitre.

La identificación de las operaciones de adquisición es importante no sólo como dato sino también como fuente de información – nacional e internacional – sobre eventuales operaciones de lavado de dinero. Y ésta es una de las razones por las que los Acreedores tratan siempre de evitarla escondiendo así sus operaciones de triangulación financiera.

Este sólo proceder estatal – si existiera la mínima voluntad de confrontar y no convivir con el problema de la Deuda - constituiría un giro copernicano frente a todos los falsos planteos gubernamentales que se sostienen en complicidad con los acreedores y sus intermediarios financieros.

Detrás de las operaciones de reestructuración de Deuda Pública están los más grandes negociados de la Corrupción Argentina y la identificación de los actores - el Censo de Acreedores – es la herramienta idónea para empezar a desarmar el mecanismo de complicidad de la Deuda Perpetua.

Si el Gobierno Kirchner estuviera actuando hoy con un mínimo de transparencia y honestidad, antes de cerrar ningún trato u oferta tendría que llevar a cabo este Censo de Acreedores; y darlo a publicidad: por qué es secreto ser Acreedor Financiero del Estado?

Se trata de un pre-requisito elemental para el inicio de la defensa del Interés Soberano de la Argentina: saber a quiénes le estamos hoy debiendo.-

Imagen: Acreedor. / Fuente: DEFINICION ABC

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

La discusión sobre la deuda externa se coló en el culebrón

Eduardo Lucita (LA ARENA)

Si algo tuvo de positivo este culebrón de verano que es la remoción del presidente del BCRA y el uso de reservas es que puso otra vez en el centro de la escena política la siempre postergada discusión sobre la deuda externa.

Ni el oficialismo cuando lanzó el Fondo del Bicentenario para el Desendeudamiento, ni la oposición cuando se opuso a los DNU que creaban el Fondo y destituían al Presidente del BCRA, ni la izquierda más crítica, que denuncia la vocación pagadora de ambas fracciones, previeron la crisis política que se instalaría en el país.

Ese entrañable periodista deportivo que fuera Dante Panzeri encontró en la expresión literaria "Dinámica de lo impensado" la fórmula para describir la sorpresa, la impronta disrruptiva que es la esencia del fútbol bien jugado. Claro que esta dinámica está totalmente alejada de la actualidad de nuestra selección nacional pero es posible aplicar esta fórmula a la situación planteada por la intención gubernamental de usar reservas como garantía y pago de la deuda externa y sus impensadas derivaciones.

Porque la dinámica de la crisis actual, los cruces en uno y otro sentido, la maraña judicial en torno a los DNU o las idas y vueltas en el Congreso Nacional, resultaban impensados poco tiempo atrás. ¿Quién o quiénes en el oficialismo o en la oposición pensaban que se desatarían los debates actuales? ¿O que la deuda externa, expresamente guardada en el arcón de los recuerdos, retornaría al centro del escenario político?

Debates a la carta

La crisis política ha devenido en situaciones conflictivas todavía inconclusas. Una serie de presentaciones en los juzgados se ha desatado a partir de la estrategia de la derecha de judicializar tanto el conflicto por el uso de las reservas como la destitución del presidente del BCRA. La secuencia de este verdadero embrollo es complejo de sintetizar, al día de hoy la Cámara en lo Contencioso Administrativo falló a favor de la prohibición del uso de reservas para pagar deuda externa, en paralelo ratificó al Congreso para tratar la remoción de Redrado. Finalmente la comisión bicameral logró reunirse esta semana, se supone resolverá en los próximos 15 días. Como se sabe su dictamen no será vinculante.

Por si algo faltara en este culebrón el (¿ex?) titular del Banco Central intentó poner como condición de su comparencia ante la comisión la derogación del DNU que lo removía, al mismo tiempo habría avisado que tiene en su poder la lista de quienes compraron dólares en la última corrida, serían todos amigos del gobierno. Luego desmintió los dichos y al momento de redactar este artículo se presentaba en la cámara sin condicionamiento alguno.

Así el Fondo del Bicentenario parece haber entrado en un cono de sombras y todos dan por descontado que el llamado "golden boy"ya fue.

Estos chisporroteos en la superficie no alcanzan a ocultar debates más profundos:

Algunas preguntas

¿Cual es el nivel óptimo de reservas? Es claramente una discusión técnica pero tiene, como vemos, implicancias políticas. Podría decirse que en nuestro país cuanto más a la derecha se ubiquen los críticos mayores serán las exigencias para determinar las llamadas reservas de libre disponibilidad, en esta coyuntura porque en los '90 no presentaban mayores exigencias. Esto es, si normalmente las reservas deben cubrir al circulante más lo depositado en cuentas corrientes y de ahorro, a este volumen se le pueden adicionar los montos depositados a plazo fijo e incluso aquéllos que surgen de computar las deudas del BCRA de corto plazo, como las letras y notas del Tesoro. Según el criterio que se siga habrá o no reservas excedentes.

¿El BCRA debe ser autónomo? Ni el gobierno ni la oposición de derecha hubieran deseado que este tema saliera a la superficie. La oposición porque estaba cómoda con la situación hasta el presente; el gobierno porque queda en evidencia que durante seis años nada hizo para sacarse de encima esta rémora del neoliberalismo de los '90. Sin embargo lo han puesto en discusión, unos por convicción, otros por necesidad. La derecha porque comparte ideológicamente los presupuestos del liberalismo económico. El gobierno por necesidad coyuntural en esta pelea por el uso de las reservas, y porque la crisis pone en evidencia, lo que sabemos de hace mucho tiempo atrás: que la política monetaria debe ser funcional a la estrategia económica más general.

¿Es legítima la deuda? Si alguna virtud tiene la actual crisis política es haber colocado nuevamente en el centro del debate la cuestión de la deuda, cuando por el canje del 2005 y el posterior pago adelantado al FMI toda la propaganda oficial -con la tácita complicidad de la derecha- daba la cuestión por cerrada. Pero el perverso mecanismo de la deuda ha desmentido esas afirmaciones y el gobierno no encuentra financiamiento para 6.500 millones de dólares que vencen este año, por eso su intento de recurrir a las reservas internacionales.

Investigar la deuda

La deuda ha vuelto al centro de la escena nacional. La suspensión de los pagos hasta tanto una investigación determine cuánto de la deuda es legítima y debe pagarse y cuanto ilegítima y debe repudiarse, que en soledad sostenían algunas personalidades y grupos sociales y políticos, entre ellos quienes integramos EDI, adquiere hoy renovada vigencia.

Todos, gobierno y oposición, saben cuál es el origen de esta deuda tan inmoral como fraudulenta. Todos conocen los perversos mecanismos de las renegociaciones, canjes y negociados de las comisiones pagadas. Todos hicieron caso omiso en los últimos 27 años a la investigación Olmos y en los últimos 10 años al fallo del juez Ballesteros.

Un conjunto de diputados de centroizquierda ha condicionado su participación en las negociaciones en el Congreso a que se discuta la legitimidad de la deuda, sorpresivamente la Coalición Cívica se mostró a favor de la investigación. Se abre así una oportunidad

No es verdad lo que dice la presidenta de la Nación que una vez aprobada la primera renegociación, en los años '80, no hay más deuda ilegítima. La investigación Olmos cubre el período 1976/1982 y la deuda puede ser declarada "odiosa" según la jurisprudencia internacional. Es posible analizar el período posterior y sacar a la luz todos los negociados en cada reestructuración, y aún si se llegara a la conclusión que los bonos emitidos ya no son cuestionables siempre queda la deuda con el Club de París, nada menos que 7.000 millones de dólares, de ellos 1.000 fueron tomados por el gobierno de la Alianza, sirvieron para financiar la fuga de capitales, el grueso corresponde a la dictadura militar. Se sospecha que parte de esos fondos nunca ingresaron al país.

Es cuestión de tener decisión política. En la voluntad de diputados y senadores está la posibilidad de "hacer patria", al menos por una vez en sus vidas. Caso contrario se seguirán dilapidando recursos escasos y el destino del país, salvo un vuelco total en la situación política, estará sellado.

Eduardo Lucita es integrante del colectivo EDI (Economistas de Izquierda).

Foto: Argentina, Política - Cristina Fernández junto al titular del Banco Central de la República Argentina, Martín Redrado (izq.), y su par de Brasil, Henrique Campos Meireles. / Autor: Presidencia de la Nación

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Ciudad no tan feliz

Claudia Rafael (APE)

“Cada año llegan, como los peregrinos de un santuario, largas caravanas que se forman en los rincones más opuestos del país. Mar del Plata es, así, la ciudad-imán hacia la cual convergen los grupos dispares pero que, sin embargo, en su conjunto son los que van fundiendo el crisol de la nacionalidad”, decía el director de cine Josué Quesada hacia 1951.

Mar del Plata lleva –aún entre los girones que fueron dejando las históricas crisis- el mote de “la Feliz”. Es el eterno balneario que condensó las transformaciones del país y que movilizó a millones, año tras año, en una irrefrenable pasión por la equidad social. A pesar de los golpes y contragolpes de la historia hubo quienes se empeñaron en sentirse felices por un rato, por tres o cuatro días, una semana, un viaje de bodas, un pedacito de suerte desde cualquier esquina que pague las vacaciones merecidas después del yugo de un año entero o de toda una vida.

Elisa Pastoriza y Juan Carlos Torre la definieron como “un sueño de los argentinos” a esa playa que “como sobre un lienzo en blanco” fue dibujando “los cambios sociales de la Argentina moderna que fueron dejando su marca en Mar del Plata”.

No siempre fue así. La burguesía creciente que proliferaba en tiempo del boom de las exportaciones agropecuarias fue haciendo gala de esos veraneos en una playa para su exclusivo consumo. En donde la vida era ocio y el disfrute, para esa clase social, eterno.

El diario “El censor”, nacido a la vida en diciembre de 1885, reflejaba en una crónica del 6 de febrero de 1889, que “el gerente del Bristol Hotel no transige en cuanto a la calidad de las familias que solicitan albergue en el vasto establecimiento. La sociedad congregada allí está a salvo de encuentros desagradables. El mundo del Bristol Hotel es uniforme, pertenecen sus componentes a una misma categoría y se halla exento de contrastes inconvenientes”.

Pasaron desde entonces muchos otros países dentro de un mismo país. Generaciones enteras tienen su fotografía en blanco y negro con los lobos marinos como testigos silenciosos, dejando las huellas de un veraneo sindical o de un matrimonio recién celebrado. Mar del Plata era, ni más ni menos, que la promesa para la inclusión.

Tras esa vana ofrenda llegaron Juan o Raquel. Decididos a ganarse el premio de las vacaciones pagas con el sudor de unos cuantos días de limpiar vidrios, cuidar coches o vender un manojo de bijouterie que brilla como un talismán de la buena fortuna. Si tienen suerte –decía Juan al cronista del Diario Hoy- “aprovecho y me quedo una semana”. Juan tendrá que cruzar los dedos y encomendarse a todos los dioses de los vulnerados de la historia para que lo protejan de los inspectores que labran de 15 a 20 actas diarias. Es que en “la Feliz”, hay límites muy tajantes y precisos para la felicidad de unos cuantos. Una ordenanza municipal prohíbe el trabajo de los limpiavidrios. Y “esto se traduce en el secuestro de los baldes, los cepillos y todos los elementos. Sin embargo, no dan abasto: el número de personas que realizan esta actividad es exponencialmente superior. El funcionario marplatense señala que un 80% de la gente que detectan no es de Mar del Plata”, declaró Eduardo Bruzetta, titular de Inspección General, al diario Hoy.

Para Raquel las cosas serán más duras, en cambio, si los inspectores se topan con ella. Es que no será sólo el balde y los cepillos el botín de los inspectores. Le decomisarán la ropa, la bijouterie, las herramientas y todo aquello que cargue en sus bolsos en ese afán por ganarse un poquito de cielo al que aspira año tras año mientras deja a los chicos corretear por la arena y sentir que la playa y el mar son un universo que por derecho les pertenece.

Pero no sólo Mar del Plata es la meca de los vendedores ambulantes y los limpiavidrios. El océano Atlántico cobija a infinitos trabajadores precarios que buscan hacerle zancadillas al sistema -el mismo cruel sistema que los sacó de todo círculo de supervivencia- y pujar por sobrevivir.

Pinamar no sólo es el destino de los yabranes de la historia. También puede soñarse por un rato horizonte para muchos desarrapados de todo destino. Y allí, la especialidad es otra: cuidar coches. “Las autoridades de esta ciudad resolvieron reglamentar una nueva ordenanza para regular la actividad. Cada persona debe registrarse y se le entrega un chaleco amarillo para poder trabajar. Eso sí: la norma establece que el pago de la gente es `a voluntad´. Muchas veces, ocurre todo lo contrario, los `franelitas´ -como se los identifica aquí- piden hasta veinte pesos por cuidar los autos. Los turistas tienen la posibilidad de denunciar este tipo de acciones, pero, más allá de irse mascullando bronca, ninguno extiende la queja”. Y la rueda sigue girando para unos y otros. Para los cuidacoches, que logran hacerse de un plus en los bolsillos y zanjar la diferencia entre comer y no comer. Y a los que pagan, no les duele demasiado si, después de todo, los mayores niveles de evasión impositiva entre turistas se encuentran en lugares como Cariló o Pinamar.

Eso sí: ni los limpiavidrios de “la Feliz” ni los cuidacoches de Pinamar saben que si se aprueba el nuevo Código de Faltas y los multan, deberán pagar de diez a veinte sueldos de un oficial de policía como sanción. Es decir, de 18.000 a 36.000 pesos. En donde el Estado, el mismo Estado que primero los expulsó, los vuelve a condenar una y mil veces por salir a pelear por un trozo de pan cotidiano. Y les cercena cada uno de los peldaños de acceso a la dignidad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Mendoza: Encuentran en San Martín a dos niños de 11 y 6 años trabajando en plantaciones de cebolla y tomate

MDZOL

El operativo fue hecho por la Subsecretaría de Trabajo. Además, había más de una docena de adolescentes de entre 15 y 17 años. Los chicos fueron encontrados en las fincas de las empresas "Guerrero Asencio" y "Villa Roque".

El operativo encabezado por inspectores de la Subsecretaría de Trabajo y del gremio que reúne a trabajadores rurales (UATRE) detectó a 15 adolescentes de entre 15 y 17 años y dos niños de 11 y 6 trabajando en plantaciones de fincas del este, en abierta infracción a la ley que prohíbe el trabajo infantil.

El director de Inspección y vigilancia de la Subsecretaría de Trabajo, Darío Gutierrez señaló que la inspección fue realizada junto al delegado regional de UATRE, Jose Luis Zarate y abarcó cuatro empresas de El Central y Tres Porteñas en el departamento de San Martín. Allí se relevaron sesenta trabajadores de los cuales, un niño de 11 años cosechaba tomates y el de seis arrancaba cebollas. El primero fue encontrado en empresa “Gerrero Asencio” y el segundo en “Villa Roque”. En el lugar se labraron actas de infracción por trabajo infantil y se requirió la documentación que avale el registro legal de los trabajadores. Asimismo, se labraron actas de higiene y seguridad para verificar ambiente y condiciones de trabajo.

En la misma actuación, los seis inspectores de Trabajo y cinco integrantes del gremio rural llegaron hasta la empresa La Pampa Trading S.A, ubicada en Ruta 7 y Carril Chimbas, donde esta mañana se produjo la muerte de un joven de 31 años por asfixia mientras trabajaba en un silo cerealero. En el lugar se labró un acta de infracción por incumplimiento de los procedimientos de trabajo seguro para la tarea que desempeñaba el operario y se verificaron las condiciones de medio ambiente a fin de evitar accidentes similares en el futuro. Gutierrez señaló que el año pasado esta empresa había sido paralizada mientras se estaba construyendo, por infringir la normativa de higiene y seguridad, circunstancia que luego subsanó y pudo seguir trabajando.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...