lunes, 8 de febrero de 2010

¿Avanzamos o retrocedemos? (Borrador de preguntas sobre ética para cuando nos sobre el tiempo)

Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS.info)

“El poder de un hombre es la debilidad de otro”
Charles Wright Mills

¿Hay progreso en la historia humana? La respuesta depende de qué entendamos por progreso. La tendencia casi inmediata en nuestra cotidianeidad marcada por un sesgo economicista es concebirlo como "mejoramiento", como "superación", de suyo ligado al ámbito material. En general, sin embargo, esta reflexión no nos la planteamos en términos subjetivos: ¿se progresa espiritualmente?, ¿hay progreso cultural? La ética, ¿progresa? ¿Se mejora la calidad de lo humano?

Observada la historia en su faceta material, desde el hombre de las cavernas hasta nuestros días, es más que obvio que se ha registrado progreso, un progreso enorme, monumental. Al menos en lo técnico. La duda se abre en el otro ámbito, en lo más propiamente humano: ¿ha habido progreso en este sentido?

La pregunta puede ser capciosa: ¿en qué sentido estamos "mejor" moralmente hablando: ahora o en la época de los faraones? ¿Se goza más ahora que hace cuatro mil años? ¿Nos respetamos más ahora? ¿Es mejor buscar el respeto entre todos como se pretende en la actualidad, o es mejor el derecho de pernada, un régimen aristocrático o un sistema de castas? Aunque en principio parezca absurdo plantearse estas cosas, su elucidación puede conducirnos a un verdadero progreso, genuino y sostenible para la totalidad de seres humanos, sin discriminaciones.

En principio podríamos estar tentados de decir que, aunque muy lentamente, la humanidad va progresando en términos éticos. Hoy, distintamente a la antigüedad clásica de tantos pueblos, ya no se practican sacrificios humanos; hoy contamos con leyes que protegen, cada vez más, la vida y su calidad. Se legisla el aborto y la eutanasia. Hoy la tendencia es buscar repartir los beneficios del progreso material entre todos, y no reservarlos para la familia real, el sacerdote supremo o el brujo de la tribu. El machismo, aunque aún se practica día a día, comienza a ser puesto en la picota. Y otro tanto sucede con el racismo, aunque como práctica social concreta siga existiendo. Todo lo cual, entonces, nos puede hacer llegar a la conclusión que, sin dudas, hay progreso social.

Arribados a este punto, es necesario puntualizar un par de consideraciones fuertes, que sin dudas no pueden agotarse en este pequeño trabajo, y que llaman a su profundización: por un lado es siempre muy relativo (¿precario quizá?, siempre en condiciones de retroceder) el "avance" que se da en la condición humana, en su esfera ética. Los "progresos" espirituales son de una naturaleza radicalmente diversa a aquellos otros del orden material. Podemos estar absolutamente seguros que no volveremos –siguiendo un presunto camino evolutivo del progreso técnico– a las cavernas y a las hachas neolíticas; pero no podemos estar tan seguros que se ha afianzado de una vez y para siempre la cultura de la no violencia, la tolerancia y la convivencia pacífica entre todos los seres humanos. Una rápida mirada a la coyuntura mundial nos lo recuerda de modo feroz.

¿Cómo explicar, si no, que en la Rusia post soviética, y en ese experimento tan singular que es la China socialista con economía de mercado, los otrora cuadros comunistas se tornen tan rápida y fácilmente despiadados capitalistas explotadores? Toda la fascinante tecnología que hemos desarrollado en milenios y nos llevó, entre otras cosas, a la energía atómica, no impidió que se lanzaran bombas nucleares sobre población civil no combatiente con una crueldad que puede empalidecer ante cualquier "primitiva" civilización del pasado. Esto, sólo por poner algún ejemplo. O para abundar algo en esta línea: la tecnología que permite el espectacular mundo moderno, con vehículos que surcan la faz del planeta a velocidades siempre crecientes, lleva al mismo tiempo a una catástrofe medioambiental de proporciones dantescas, ocasionada en muy buena medida por los motores que impulsan a esos vehículos. Progreso, valga decir, que nos va dejando paulatinamente sin agua dulce para continuar la vida. ¿Puede decirse seriamente que hay "progreso" social si un habitante término medio de un país ¿desarrollado? como Estados Unidos consume un promedio de 100 litros diarios de agua mientras que un habitante del África negra sólo tiene acceso a un litro? ¿Cuál es el "progreso" humano en que asienta ese monumental absurdo? Porque lo peor de todo es que a ese blanco término medio que riega su jardín 3 veces por semana y lava sin cesar sus varios vehículos, no le interesa la sed de un semejante africano; es más: ni siquiera está enterado de ello. La tecnología, definitivamente, no tiene la culpa de esta locura en juego. La lectura serena y objetiva del estado del mundo nos fuerza a reflexionar sobre todo esto: ¿avanzamos o retrocedemos en términos éticos?

El poder sigue siendo el eje que mueve las sociedades; poder que se articula con el afán de lucro, que no es sino la contracara de la idea de propiedad privada, todas ellas absolutas creaciones humanas.

Justamente como la sed de poder no se ha extinguido, el trágico disparate en curso en la actualidad, con los halcones fundamentalistas manejando la hiperpotencia mundial, nos puede llevar de nuevo a las cavernas y al período neolítico (la guerra nuclear generalizada, aunque ya no exista la Unión Soviética, no es una fantasía de ciencia ficción; sigue siendo una posibilidad y podría estar a la vuelta de la esquina). Y en tal caso no sería la "evolución" técnica la que nos devolvería a ese estadio sino –una vez más– nuestra dificultad para progresar en lo moral. Salvando las formas económicas, ¿es muy distinta en términos éticos una empresa petrolera o fabricante de armas de los Estados Unidos actual comparada con un faraón egipcio, por ejemplo? ¿Y qué diferencia en esencia a estas empresas "legales" de un cartel del narcotráfico? "Es delito robar un banco, pero más delito aún es fundarlo", decía sarcásticamente Bertolt Brecht. Las guerras –cíclicas, obstinadamente repetitivas– nos recuerdan de manera dramática estos desgarrones de nuestra mortal y evanescente condición: progresa la técnica, pero lo ético sigue siendo la asignatura pendiente. Hablamos cada vez más de derechos humanos y de respeto a la vida, pero en las guerras se sigue premiando como héroe de la patria a quien más enemigos mate. ¿Cómo entender eso?

Más allá de esta primera consideración –de un talante pesimista seguramente– cabe un segundo comentario, no menos importante que el anterior, y con el cual se relaciona: aunque lento, tortuoso, plagado de dificultades, casi con valor de conclusión podemos decir entonces que efectivamente ha habido progreso social. Repitámoslo: hoy no se quema vivo a nadie por hereje; se pueden quemar libros, pero eso no es lo mismo. Hoy, aunque estamos aún lejísimos de alcanzarla, el tema de la justicia –económica, social, de género, étnica– es ya un patrimonio de la agenda de discusión de toda la humanidad; hoy ya no existe el derecho de pernada, en más de algún lugar no se penaliza la homosexualidad y las leyes –ya universalizadas– fijan prestaciones laborales (aunque el capitalismo salvaje de estos años recién pasados está intentando borrar esos avances sociales).

En esta línea de pensamiento se inscribe una cantidad, bastante grande por cierto, de temas referidos a lo socio-cultural, que son incuestionables avances, mejoras, progresos en lo humano. La lista podría ser extensa, pero a los fines de mencionar algunos de los puntos más relevantes, podríamos decir que ahí entran todos los pasos que conciernen a la dignificación humana. No con la misma intensidad en todos los rincones del planeta, pero en el transcurso de los últimos siglos, con la modernidad que trajo una visión científica de la realidad, los derechos humanos hicieron su entrada triunfal en la historia. Hoy por hoy son ya una conquista irrenunciable. Ya nadie puede matar por capricho a un esclavo, porque hoy ya se ha superado ese "primitivismo" de la esclavitud. Aunque hay que aclarar, no obstante, que la Organización Internacional del Trabajo ha denunciado que pese a nuestro "progreso" en materia laboral persisten cerca de 30 millones de trabajadores esclavizados en este inicio de milenio, en muchos casos produciendo las maravillas tecnológicas que se consumen alegremente en lugares donde la vida es alegre y próspera y nadie piensa en esclavos.

El siglo XX, luego de mostrar hasta dónde es posible llevar el hambre de poder de los humanos con la Segunda Guerra Mundial (tendencia de los varones, valga precisar, que son quienes realmente lo ejercen), dio como resultado el establecimiento de gestos muy importantes para asegurar esa dignidad de la que hablábamos arriba: se constituyó el sistema de Naciones Unidas y se fijó la Declaración Universal de Derechos Humanos. Pero la historia de estos últimos sesenta años mostró que, más allá de una buena intención, esas instancias no resolvieron definitivamente problemas históricos de las sociedades; ahora que vemos naufragar esos tibios intentos luego de las "guerras preventivas" que impulsa Washington (incluido el actual mandatario, curiosamente Premio Nobel de la Paz, quien nos tentaría llevar a decir que ahora "los negros tomaron el poder", pero que, bien pensado, sabemos no es tan así), ahora, entonces, no podemos menos que afirmar que "estamos retrocediendo" en esos recientes avances. Esta, entonces, diría que es la segunda aseveración fuerte: si ha habido progreso en lo cultural, ahora lo estamos perdiendo. O, dicho de otro modo, hay una tensión perpetua en la que se avanza y retrocede en un balance siempre inestable.

Lo que en el curso de los últimos dos siglos fueron avances en la esfera social, desde la caída de la Unión Soviética (primer y más sostenido experimento socialista de la historia), han venido cayendo sistemáticamente. Hasta incluso en el mismo seno de las Naciones Unidas se perdieron conquistas laborales, aunque suene paradójico (en general el personal trabaja ahora por contratos puntuales, sin prestaciones laborales, precarizados). Si allí sucede eso, ya no digamos cuál es el grado de avasallamiento de los derechos de los trabajadores a escala global. Caído el muro de Berlín, el capital se siente dueño absoluto del mundo; en estos pocos años se han perdido conquistas sindicales históricas, se retrocedió en organización político-sindical, se desmovilizaron actitudes contestatarias; en otros términos: creció lo que podríamos llamar "la cultura light", la sobrevivencia no crítica, el "amansamiento" colectivo. Es decir: se criminalizó la protesta como nunca antes. ¡Trabaje y no proteste, consuma y no piense!, pasó a ser la consigna universal.

Lo curioso, o complejo –¿trágico quizá?, ¿patético?– en todo este problemático y enmarañado ámbito del progreso humano es que mientras por un lado nos alejamos de los prejuicios más estereotipados y se comienzan a tolerar, por ejemplo, matrimonios homosexuales o que un afrodescendiente llegue al sillón presidencial en el racista país que hoy hace las veces de potencia principal, al mismo tiempo ese mismo país (no el presidente, claro, sino los que tienen el poder decisorio final: blancos multimillonarios que manejan corporaciones multinacionales) diseña planes geoestratégicos que irrespetan las nociones elementales de derechos humanos modernos, permitiéndose invadir cuando quieren y en nombre de lo que quieren. Sin dudas que todo esto es contradictorio, complejo, difícil de entender. Avanzamos y retrocedemos al mismo tiempo.

Con las estrategias imperiales en curso mantenidas por Washington se han perdido importantes avances en relación al respeto y al entendimiento entre seres humanos, aunque se haya dado el importante paso de permitirse superar un racismo histórico que llevó a linchar negros hasta hace apenas unos años. ¿Avanzamos o retrocedemos entonces? Quizá haya grupos de poder que ya están concibiendo –¿quizá implementando?– estrategias para instalarse en otros planetas, condenando a quienes se queden en esta maltrecha Tierra a sobrevivir como puedan… si es que pueden. Con lo que –una vez más– la edad de las cavernas y las hachas de piedra no se ven tan lejanas, metafórica y literalmente.

En definitiva, decidir en términos académicos, en nombre de alguna pureza semántica, si avanzamos o retrocedemos moralmente, puede ser intrascendente. Si miramos la historia de la especie humana, hay avances; pero eso si hacemos una mirada de muy largo alcance, de siglos, o de milenios. Lo importante es hacer algo para que las relaciones humanas sean menos oprobiosas aquí y ahora. Y en eso, sin dudas, queda muchísimo por hacer.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

México: 50 diputados de Televisa, 40 de Slim, 20 de TV Azteca, 60 de la embajada yanqui, dos del sector campesino, etcétera

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. Hace 15 días, el pasado 21 de enero, la Corte Suprema de los EEUU dictaminó que el Gobierno no puede prohibir que las grandes compañías empresariales aporten cantidades millonarias en las elecciones.

Para los editores de The New York Times, el fallo "golpea el corazón mismo de la democracia" al haber "facilitado el camino para que las corporaciones empleen sus vastos tesoros para inundar [con dinero] las elecciones e intimidar a los funcionarios elegidos para que obedezcan sus dictados “Ahora, los gerentes de las compañías podrán, de hecho, comprar directamente comicios, eludiendo vías indirectas más complejas. Es bien sabido que las contribuciones empresariales, en ocasiones envueltas en paquetes complejos, pueden inclinar la balanza en las elecciones y, así, dirigir la política. La Corte acaba de entregar mucho más poder a ese pequeño sector de la población que domina la economía”.

2. En México el PAN –partido empresarial- lleva décadas peleando, para beneficio propio, porque se reduzca el dinero público en las campañas políticas y que se otorgue amplia libertad a los sectores privados para invertir en ellas. Incluso antes de 1987 el PAN se negaba a recibir los subsidios públicos oficiales con el fin de engañar con su “independencia” y una falsa honestidad. Basta con contabilizar el origen y la actividad de cada uno de sus principales dirigentes y gobernantes para ver cómo el 90 por ciento de ellos tiene origen empresarial y clerical. Fox, siendo presidente lo declaró de manera abierta: “soy un gobierno de empresarios y para empresarios”. Por eso al aprobar la suprema corte de los EEUU que “no se puede prohibir que los empresarios aporten…”, el sector privado mexicano tiene la oportunidad de legitimar, de hacer legal su abierta intervención para que legisladores estén en la nómina de las empresas.

3. Hasta los años ochenta el PRI –que monopolizaba todo- repartía abiertamente las candidaturas para legisladores, gobernadores, incluso el presidente de la República, entre los tres sectores en que se dividía su partido, por ejemplo: 80 para el “sector campesino”, 100 para el “sector obrero” y 150 para el “sector popular”. Los políticos buscaban al sector que los pondría en su lista y se encargaría de cubrirlo en su campaña. El gobierno federal y de las entidades se encargaban de pedir cuotas a los empresarios para cubrir las campañas políticas. Muchos de éstos colaboraban en especie poniendo aviones, autobuses, automóviles, hoteles, restaurantes, etcétera. Los magnates no compraban directamente al funcionario o diputado priísta, pero eran compensados con políticas de gobierno a su favor. El gobierno aún era más fuerte que la iniciativa privada e imponía su política. En 1982 los empresarios se adueñaron directamente del poder.

4. El PRI perdió, con sus tres sectores, el monopolio del gobierno; ahora todos son legisladores y funcionarios por partido, aunque es público que la empresa Televisa tiene directamente a por lo menos 20 legisladores, que el empresario Slim tiene otros tantos, pero la mayoría de ellos actúan en función de las determinaciones de sus partidos. En los EEUU los legisladores se reeligen de manera permanente porque son empleados de las empresas más poderosas: las petroleras, las del acero, las del automóvil, las armamentistas, etcétera y, con la aprobación por la Corte, ahora las empresas no tendrán que esconder nada y podrán convertir a todos los legisladores en sus simples empleados. Incluso el gobierno ya no tendrá que gastar en campañas políticas todo lo pagarán los empresas a cambio de que las cámaras sólo estén bajo sus órdenes. La reforma de Calderón ha recibido con ello un fuerte respaldo.

5. En México el gobierno espurio de Calderón insiste en que se apruebe su reforma política en la que propone la reelección de legisladores y presidentes municipales con el fin de profesionalizarlos. Se propaga que así los electores tendrían la oportunidad de “reelegirlos si cumplieron y de no votar por ellos si fallaron”. Es una falacia absoluta. Desde hace más de un siglo en México los electores “han elegido” a sus representantes sin conocerlos y luego sin haber recibido ninguna información y menos alguna visita de ellos. La realidad es que el 95 por ciento de los votantes apenas se enteran por la televisión y la intensa propaganda que llena con plásticos las calles como si fuera un carnaval. Se acude a la casilla a votar por el partido que más regalos haya repartido, por el que más se haya propagado o por el que su vecino de más confianza le indique. La gente sale a votar por las presiones y para “cumplir”.

6. La reforma política-electoral de Calderón se aprobará como siempre se ha hecho, mediando las negociaciones entre el PRI y el PAN, pero también estando muy cerca el PRD. ¿Puede algún inocente observador imaginarse cuantas determinaciones de política son producto de acuerdos entre partidos? Se cambian gubernaturas, por senadurías, presupuestos económicos o reformas políticas; se negocia todo y el voto sólo es una farsa. Los electores –mucho menos el pueblo- no tendrán algo que ver con las reformas porque en México no existe el plebiscito, el referéndum o algún tipo de consulta pública. Los legisladores son representantes indiscutibles y pueden hacer lo que les de la gana; no necesitan consultar la orientación de sus votos en las cámaras. Los planteamiento de “servir al pueblo” o de “gobernar obedeciendo” son simples frases populistas para los políticos ávidos de poder.

7. En EEUU los legisladores de los partidos republicanos y demócratas son verdaderos gansters empistolados que, rodeados de mafiosos, imponen intereses empresariales a los diferentes gobiernos. Los diputados en adelante formarán parte de las nóminas de empleados y se ordenará cuantas reelecciones sean necesarias mientras estén cumpliendo con el grupo empresarial. El voto ha sido siempre dirigido y lo grave es que los electores siguen pensando ilusamente que son independientes. La lucha contra los legisladores será mucho más difícil si no es poder económico delincuencial frente a otro poder igual. Si ahora un legislador nuevo tarda un año para aprender todas las mañas y acomodarse al sistema, en adelante los parlamentarios serán unos experimentando, unos “sabios” para aprovecharse de todas la trampas que el sistema. ¿Será el futuro de México?

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Chile: Un mundo político sin legitimidad

Héctor Vega (especial para ARGENPRESS.info)

Los 4 años de gobierno del presidente Aylwin constituyeron una búsqueda frustrada de identidad nacional que había perdido la sociedad chilena en 17 años de dictadura. Fueron 17 años en que se atropellaron brutalmente los derechos humanos y sus valores culturales. Sorprendentemente nunca hubo en este período una clara decisión en relación a la vigencia de la amnistía de 1978 decretada por la dictadura con el objeto de asegurar la impunidad de sus crímenes y que resultó inaceptable para la conciencia democrática de Chile y del mundo.

Burocráticamente en el gobierno Lagos y después de 15 años (2005) se pretendió dar por cerrada la transición con reformas constitucionales cosméticas. Su gobierno, como el que lo sucedió y los precedentes de la Concertación nunca entendieron que no bastaba modificar el aparato del Estado para legitimar el gobierno que presidían. Embarcados en acuerdos (en hombres, partidos e instituciones) los gobiernos de la Concertación, de factura propia y particular, transfirieron la soberanía popular al reino de los negocios. No vieron o no quisieron ver que al igual que en la dictadura trasladaban el quehacer de la política a las cúpulas empresariales y financieras.

Las organizaciones de trabajadores, de consumidores, de vecinos en cuanto instituciones relevantes del mundo social fueron relegadas al carácter de medios de apoyo electoral de los gobiernos de turno. Fue el Obispo Goic de la Iglesia Católica quien llamó la atención al gobierno de la Concertación acerca de la necesidad de consagrar un salario digno para los trabajadores. Preocupación que el próximo gobierno de la Alianza pretende sustituir – a instancias de la OCDE – por el objetivo de mayor productividad, anunciándose desde ya reglas para imponer una mayor flexibilidad laboral y una menor indemnización por años de servicio.

El modelo neoliberal: una continuidad planificada

El funcionamiento del modelo neo-liberal en su forma actual no habría sido posible sin la negociación de los cerrojos constitucionales con la dictadura (1989) que impedirían en las dos décadas siguientes romper las bases del modelo. No sólo no hubo intención de transformar la institucionalidad de la dictadura sino que ella fue adoptada consciente y planificadamente por la Concertación en un verdadero cogobierno con la Alianza. Por ello nunca se recuperaron los espacios sociales perdidos durante la dictadura. El Estado quedó así relegado a roles asistenciales y la pobreza fue considerada como un residuo social inevitable del mercado. Se había consagrado así la desmovilización social en Chile. Mientras el Estado aumentaba los beneficios tributarios para las transnacionales, los altos ingresos, fondos de inversión y grandes empresas, se incrementaban los bonos y subsidios con los cuales el Estado debía satisfacer las necesidades sociales. En esta estrategia se distribuyeron los roles entre los dos conglomerados políticos, donde hoy la Alianza postula hacer lo “mismo pero mejor”, asegurando así la continuidad de la Concertación.

Si bien la Ley Constitucional de Concesiones Mineras (LOCCM) fue dictada durante el gobierno de Pinochet (1982), así como el DL 600 de inversiones extranjeras y las franquicias tributarias que redundarían en mayores inversiones en el cobre no fue sino durante el gobierno de la Concertación que se produjo la desnacionalización de nuestra principal riqueza. Es en esa época cuando ilegalmente el Estado de Chile se deshace en beneficio de las transnacionales de las minas de reposición. El pueblo de Chile debe saber que sus tribunales se han negado sistemáticamente a hacerse cargo de las demandas iniciadas por el Comité de Defensa del Cobre para recuperar riquezas naturales que pertenecen al patrimonio de Chile, ilegalmente transferidas a inversionistas privados, con la complicidad de autoridades de gobierno de la época y de CODELCO en particular.

Las reglas del mercado

Bachelet no lo hizo mejor que sus antecesores. Creyó que los subsidios, fruto del precio del cobre, permitirían gobernar con las reglas del mercado neoliberal y el ropaje de la sensibilidad social. Vano intento porque en definitiva las platas del Estado se canalizan según las reglas del mercado del dinero – Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) e instituciones financieras entre otras – otorgando cuantiosas ganancias a los administradores del dinero del público. Es así como el gobierno Bachelet dejó en manos del mercado la educación en desprecio absoluto de lo que se pactó en un inicio con estudiantes y profesores en 2006. Agréguese a ello las jubilaciones, la salud, la vivienda popular…, bienes públicos hoy sometidos a las leyes del mercado.

Confundir las artes del mercado con el gobierno conllevó la pérdida inevitable de legitimidad política de la Concertación. Causa fundamental de su derrota electoral. Porque el orden político no solo no fue legitimado en sus resultados – quiero decir la participación popular – sino que además no logró canalizar las demandas políticas y sociales que surgieron durante la dictadura y desde el plebiscito del SI y del NO. Fue una época donde se acuñaron gestos de unidad y solidaridad y que nunca más volverían a repetirse en la sociedad chilena.

Lo político surge de lo social

En su afán de rectificación, la izquierda oficial, o tradicional, no lo hizo mejor pues cuando la militancia, en un acto de catarsis buscó la legitimidad en el pasado allendista, mediante formulaciones idealistas de la revolución social, de golpe ese acto se transformó en un tema trivial. Pues, la política no nace de un ideario abstracto. Eso es precisamente lo que practica y conoce la Concertación. Desvaloriza la política. Ejerce la política a partir de lo político, esto es, nunca entendió que la política procede de lo social. Lo social no es agotar la gestión en plazas ciudadanas, en campañas sociales, en hacer puerta a puerta, o repartir bonos y subsidios. Es mucho más que eso. Lo social significa transformar las inquietudes y necesidades de la población en poder político; transformar una noción estadística, electoral, como la de población o gente, grupos etarios, etcétera, en la noción de pueblo. El pueblo expresa su voluntad soberana cuando decide tomar su destino en sus propias manos. Es decir se convierte en actor político. Todo eso fue reemplazado por una sociedad que hoy vive la política a partir de la política. Es decir convirtió al pueblo y su participación en algo irrelevante; valedero solo en época de elecciones.

De esa práctica se desprendieron consecuencias mayores para el futuro republicano. El Congreso continúa siendo correa transmisora de intereses discutidos y resueltos en las instituciones patronales del comercio, la banca, instituciones financieras y los negocios. Los verdaderos foros se instalan en la Asociación de Bancos, la Sociedad Nacional de Agricultura, el Consejo Minero, la Sociedad Nacional de Minería, la SOFOFA, la Confederación de la Producción y el Comercio, la Cámara Chilena de la Construcción…

El 17 de enero pasado las mismas instituciones que durante 20 años fueron determinantes para el ejercicio de los acuerdos Concertación-Alianza, dieron al traste con la Concertación. No obstante, Concertación y Alianza expresan el mismo orden y sus mismas formas de vivir lo político (ethos). Sin embargo, al igual que todo orden político, es necesaria la lealtad de la población para asegurar su legitimidad. Pues los valores mediante los cuales se constituye la identidad de la sociedad se ejercen a través de instituciones que deberán emplear el poder político como parte del proceso de integración social de la sociedad chilena. La legitimidad se pierde cuando el actor social del cambio, rehuye o se abstiene de llevarlo a cabo.

Un mundo que ya no existe

Todo indica que la institucionalización del cambio en la sociedad chilena está lejos de detenerse. Eso juega tanto para la Concertación como para la Alianza. Pues convivimos en un marco de dependencia global mutua donde las especulaciones financieras del mundo desarrollado llevaron a una crisis mundial de recesión. Sin embargo, el reclamo y demanda sociales del presente no se parangonan con la época ya lejana del NO. Hoy, la magnitud de la demanda está alentada por las grandes transformaciones sociales en un mundo global donde los bajos salarios del sudeste asiático provocan desempleo en Suramérica y donde las Transnacionales fijan las condiciones y precios de mercado de las materias primas y manufacturas del Tercer Mundo. Ello sin olvidar los conflictos de baja intensidad que cruzan las fronteras y asolan la población civil en sus consecuencias. Más aún se trata de un mundo donde la crisis energética y el calentamiento global plantean problemas que amenazan la supervivencia del género humano en el planeta.

Por eso, lo que ayer los actores políticos del pasado definieron como instituciones y prácticas dispuestas para asegurar la gobernabilidad, y que más aún creyeron en su legitimidad, ya no son válidas en un mundo que ya no existe.

Héctor Vega es Doctor de Estado en Ciencias Económicas (Francia). Profesor del doctorado en Procesos Sociales y Políticos en América Latina. Universidad ARCIS.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Entrevista con Héctor Kol, activista central contra la privatización del mar chileno: “La lucha por la naturaleza es una lucha estratégica”

Andrés Figueroa Cornejo (especial para ARGENPRESS.info)

Héctor Kol es encargado del Programa Salmonicultura de la AGO-Pescadores Artesanales de Aysén, desde febrero del 2008. Fue responsable del Programa Salmonicultura de la Confederación Nacional de Pesqueros Artesanales en 2007, durante la presidencia de Cosme Caracciolo. Sin militancia política, pero profundamente anticapitalista, es “un convencido de que el capitalismo es incompatible con la vida y el principal problema a resolver desde todos los ámbitos”.

¿Por qué se habla de la privatización del mar?

“Porque estamos en un proceso de reformas a la Ley General de Pesca y Acuicultura (LGPA) que introduce cambios en el régimen de las concesiones acuícolas, permitiendo que estas sean objeto de empeño o hipotecas por parte de las empresas que las operan. En este caso, se trata de reformar la ley para que las empresas salmoneras puedan ser hipotecadas ante la banca privada, con la que mantienen deudas por unos US$ 4.000 millones, una deuda equivalente a dos años de exportaciones salmoneras en su mejor momento. Es decir, ante la nula posibilidad de que esta industria tóxica se recupere, los bancos se van a quedar con el mar chileno austral.

Estas reformas fueron introducidas por la Presidenta Bachelet en enero de 2009, en el marco de un plan de salvataje a la arruinada industria salmonera y el 20 de mayo de 2009 pasó su primer trámite legislativo, cuando la Cámara de Diputados, por 92 votos contra 1, aprobó ese paquete de reformas. Sólo votó en contra el diputado René Alinco de Aysén.

El 19 de Enero del 2010, el Senado aprobó esta Ley “progresista” de Privatización del Mar y se dio por resuelto el asunto. Pero 24 horas más tarde la Cámara de Diputados paralizó el proceso….lo que habían votado 92 a 1 en mayo de 2009, ahora fue votando en contra por 46 votos a 43…Un “milagro” marítimo."

La industria tóxica

¿Cuáles son las características centrales de la explotación salmonera en Chile?

“Una especie de minería acuática. Destrucción localizada de la naturaleza y traslado a zonas aún por destruir. En Chile, la empresa noruega MARINE HARVEST llegó a ocupar hasta 36.600 veces más antibióticos que los que usaba Noruega. Por eso hablamos de una “industria tóxica”, por el peligro que representa su operación en el territorio marítimo donde trabaja la pesca artesanal que cubre el 70% de la demanda de productos del mar en el mercado chileno.

En lo laboral, sobre explotación de sus trabajadores hasta niveles que rayan con la esclavitud y bajo una campaña de alienación constante y de violación de los mínimos derechos laborales que contiene la normativa vigente. Además de ser inviable en lo social y en lo ambiental, la salmonicultura chilena es inviable en lo económico: depende exclusivamente de los subsidios estatales para sobrevivir. Esta farra de 20 años que duró este mito chilote, la pagamos todos los chilenos…y la seguimos pagando.”

¿A cuánto asciende en kilómetros, el litoral involucrado?

“El proceso de privatización del mar que inició el gobierno de la Concertación involucra a las tres regiones australes del país, unos 2.500 kilómetros lineales de territorio marítimo chileno y más del 90% del borde costero nacional. Es un asalto al patrimonio natural de todos los chilenos y a la soberanía nacional. La industria salmonera está dominada por capitales noruegos, españoles y japoneses. Ellos son los que se quedarán con nuestro mar para finalmente entregárselo a los bancos Santander (español) y Rabobank (holandés), entre otros.”

¿Qué responsabilidad le cabe a la Concertación en esta situación?

“La industria salmonera es como la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE) que liquidaron los “pingüinos”. Es una industria creada por Pinochet, pero operada exclusivamente por la Concertación. Ella le facilitó todo, le regaló miles de millones de pesos de todos los chilenos, le promulgó normas ambientales absurdas para reducirles los costos y además desfinanció a los servicios públicos con competencia fiscalizadora para que, más encima, nadie pudiera fiscalizar esas insuficientes normas. SERNAPESCA, por ejemplo, no tiene una sola lancha para salir a inspeccionar. Deben llamar a las empresas para que les faciliten una lancha…y con 24 horas de anticipación. Ahora, para salvar a su “industria estrella”, llena de piojos y de enfermedades, la Concertación le quiere pasar el mar para que los “exitosos” lo empeñen como si fuera un refrigerador o una plancha.

La industria salmonera fue el niño símbolo de esta “teletón” para beneficio de los empresarios que levantó la Concertación durante los 20 años que gobernó.”

Hasta ahora, ¿Cómo se ha manifestado la resistencia de la sociedad frente a la privatización?

“Lo primero fue romper el círculo de la desinformación que encubre a la industria salmonera. Desde El Mercurio hasta la Estrella de Chiloé no se ha hecho más que repetir las mentiras que genera la agencia publicitaria Salmón-Chile. Eso lo hicimos pedazos en las regiones intervenidas por la industria tóxica y en la comunidad internacional. Ahora aspiramos a transformar esta pelea en algo nacional, para sacudirnos del último resabio de la incapacidad de la Concertación.

Hemos salido a la calle a juntar firmas y volantear con dípticos que muestran una realidad que la Bancada Salmonera que dirige el “patriota” Senador Horvath en el Congreso, quiere ocultar. Hemos publicado videos en Youtube; yo mismo he dado más de 100 conferencias y charlas en los últimos 3 años. Creo que he publicado unos 50 artículos sobre Salmonicultura y Pesca Artesanal, que rebotan en los medios de comunicación de contra-información y expanden no sólo la realidad de la salmonicultura chilena, sino la realidad de lo que es el “Progresismo” en Chile.

Creo que hemos contribuido a esclarecer que la imagen-país que proyecta Chile no es distinta a las mayores farsas que se han sostenido sobre la Tierra. Chile era tan “progresista” y “democrático” como plana era la Tierra. Esa es la razón del montaje que el Gobierno agónico y la industria salmonera (igualmente agónica) han armado en mi contra para sacarme de esta lucha.”

¿Cuáles son las medidas movilizadoras urgentes para encarar desde los trabajadores y el pueblo el flagelo privatizador?

“Salir a la calle a informar a la gente y a comprometer su voluntad contra este asalto al Patrimonio Natural de los chilenos y de toda la Humanidad, como es la privatización del 91% del borde costero nacional Ese compromiso de oponerse al asalto debe expresarse inmediatamente mediante su firma en las planillas contra la Privatización del Mar. Tenemos sólo 6 semanas para informar y aumentar la recaudación de firmas, ambas cosas simultáneamente, pues en marzo volverán al ataque los Parlamentarios Salmoneros, incluidos Escalona y Frei.

Hay que transformar esta lucha en una lucha política potente frente al nuevo gobierno: si usted señor Piñera pretende hacer lo mismo, en 4 años más tendrá que salir a buscar pega en otra cosa, tal como los “progresistas”. Pero también hay que hacer entender a la gente que esta situación no es sino un síntoma más del capitalismo que profundizó la Concertación en sus 20 años de gobiernos desastrosos. Y hay que hacer entender a los partidos y movimientos anticapitalistas, de una vez por todas, que la lucha por la Naturaleza es una lucha estratégica, que no se puede sólo tener la voluntad de alcanzar el poder, sino que debe haber un Planeta vivo donde ejercer ese poder alcanzado.”

Foto: Chile - Héctor Kol, activista central contra la privatización del mar chileno. / Autor: REPUERTERO

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Walter y el país goleado

Carlos del Frade (APE)

-Vivió y murió por Ñuls – dijo Carlos Cáceres, el papá de Walter, de solamente catorce años, asesinado de tres balazos en su cabeza como consecuencia de un ajuste de cuentas entre los integrantes del grupo de tareas que se hace llamar barra brava del club del Parque Independencia de la ciudad de Rosario.

Algunos medios de comunicación suman cadáveres y amontonan a Walter en una cifra, el muerto número 244 en la historia del fútbol argentino. En realidad es una coartada para los matadores. La cancha chica del fútbol es consecuencia de la cancha grande de la historia, de la realidad. Son los mismos factores de poder los que hacen posible que los ganadores siempre sean los menos y que los perdedores, como siempre, sean los que son más en estos arrabales del mundo. Mientras tanto, en la cancha chica del fútbol y en la cancha grande de la historia, las mayorías son meros espectadores del negocio que reduce la felicidad a ser la propiedad privada de unos pocos. Walter es algo más que la víctima 244 del fútbol argentino.

En la madrugada del jueves, cuando el colectivo que transportaba las banderas de la hinchada rojinegra estaba por ingresar a Rosario, fue emboscado desde uno de los costados de la autopista que conduce a Buenos Aires.

-Llovía plomo – fue la declaración de un sobreviviente. Era la consecuencia de las peleas entre los que se quedaron afuera del club con la derrota del ex presidente Eduardo López y los que ahora dicen gobernar los destinos del renovado grupo de tareas.

Walter le encontró sentido a la vida a través de los colores de la camiseta del club del que era hincha. No pudo, no lo dejaron descubrir otros sentidos a esta aventura cósmica que es la existencia humana. Y el que vive sin sentido termina muriendo sin sentido. Más allá del fatalismo implícito en la feroz síntesis que hizo su padre ante los medios de comunicación de la ciudad de Rosario.

Hace rato que la violencia es un negocio además de una de las principales herramientas del sistema capitalista. Y eso se ve con claridad en el territorio del fútbol.

Porque los grupos de tareas llamados barrabravas no son más que la mano sucia de los delincuentes de guante blanco.

Los que hacen posible que ex jefe de la barra esté libre y que sus sucesores hayan exhibido una indiscutible zona liberada para concretar la emboscada y la cacería que terminó con la vida de Walter.

Pero del lado de los micros de la actual conducción de la barra, hubo una respuesta que no tuvo nada que envidiarle a la agresión inicial. Los pobladores de las casillas de latas que intentan todos los días inventarle un sentido a la palabra vivir, a la vera de la autopista, mostraron decenas de cápsulas de proyectiles que salieron desde los vientres de los colectivos.

A Walter lo mató toda una estructura impune e invicta que viene desde los años noventa, donde la violencia y la droga terminan dándole sentido a la vida de miles de adolescentes que no lo encuentran en otro lado.

La Santafesina SA –es decir la policía de la ciudad de Rosario-, algunos jueces, algunos dirigentes políticos, gremiales y empresariales, son corresponsables de este asesinato.

Aunque las víctimas estén siempre del mismo lado, alguna vez habrá que buscar entre los delincuentes de guante blanco el por qué el país que ama el fútbol, hace rato, se ha convertido en un país goleado. Walter Cáceres lo confirma.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Policías en acción: Sale la metropolitana

CORREPI

El debut de la Metropolitana, la tan deseada fuerza policial propia del gobierno de la ciudad, llega con demora, después de la remoción anticipada de sus dos primeros jefes (uno de ellos preso), y una seguidilla de escándalos, algunos de más trascendencia, como el del espionaje telefónico de Ciro James, y otros más reservados, como la designación del pastor alemán –Daniel Pastor, el abogado que elaboró la defensa del gobierno argentino en la causa Bulacio ante la Corte IDH- como director del instituto de formación.

Desde el viernes 5 de febrero, los pitucos uniformes (aparentemente comprados a Kanoore Edul, implicado en la masacre de la AMIA) serán vistos en algunos barrios de la ciudad, y se irán extendiendo hasta llegar, a mitad de año, a 2.000 efectivos en la calle.
Medio centenar de modernos (y caros) patrulleros, marca Chevrolet Meriva, 15 motos Honda Deauville 700, pistolas Beretta 9 mm y efectivas tonfas constituyen el “ajuar” de los nuevos policías. Para la unidad “antidisturbios”, además de lo clásico (bastones, escudos, cascos, pecheras), la ya famosa pistola-picana Taser, que inmoviliza al “sospechoso” con una descarga de 50.000 voltios.
Las calles de la ciudad serán, desde ahora, predio compartido por cuatro fuerzas: la federal, con sus 53 comisarías y delegaciones ferroviarias, su sistema de patrullaje y consignas permanentes; la metropolitana, que irá avanzando hasta cubrir todos los barrios, con sus propios “precintos” y cuadrícula; la prefectura, con control del corredor portuario (que cubre tanto la villa 31 como Puerto Madero) y otros objetivos puntuales, y gendarmería, con sus retenes y zonas asignadas. No tardarán en hacerse visibles los choques y conflictos por el control territorial, el manejo de los distintos negocios criminales de unos y otros y otras situaciones que siempre “resuelven” a tiro limpio y armando “operaciones”.
“Todo el personal que sale a la calle cuenta con experiencia previa, ya que fueron policías de la Federal, Gendarmes, Prefectos o miembros de las policías del interior del país”, dice el informe que acompaña el debut. Y, por si no se entendiera, aclara: “Esto es fundamental, porque la Policía Metropolitana no podía arrancar con personal que no estuviera formado desde la experiencia”.
También el pueblo trabajador cuenta con experiencia previa con esas fuerzas, responsables, desde diciembre de 1983, de casi 3.000 fusilamientos y muertes en la tortura en todo el país.

Fuente imagen: NEW TIMES

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Se agrava el conflicto de los choferes de larga distancia: Una matanza silenciada en las rutas

Carlos Saglul (ACTA)

Cuando se escribe este despacho la Unión de Conductores de la República Argentina (UCRA-CTA) convoca a sus afiliados a marchar a la sede de la empresa Rápido Tata- San José ante el despido de dos choferes en otro caso de persecución y discriminación gremial. Días atrás, ese sindicato de la Central de Trabajadores de la Argentina bloqueó los accesos a la Terminal de Retiro para denunciar estas y otras irregularidades. En dialogo con ACTA, Silverio Gómez, secretario general de UCRA se refirió a las acciones en marcha.

- Cuantos son los despedidos?

- Los afectados son los compañeros de Rapido Tata- San José Eduardo Albornoz y Rodrigo Narvaez, ambos habían sido brutalmente agredido durante el último conflicto en la Terminal de Retiro por un delegado de la Unión Tranviarios Automotor. En estos momentos nos estamos organizando para marchar a la sede de la empresa y obviamente vamos a agotar todos los medios para que se vuelva atrás con las cesantías.

La persecución patronal trata de amedrentar a los compañeros

- Pero no tiene efecto. Todo lo contrario. Esta mañana van a volver a verlo como el otro día en Retiro Los choferes están artos de las patotas, la explotación, por eso nos acompañan masivamente. Ya no tiene miedo. Tenemos cada vez más afiliados en todas las empresas. Qué piensan hacer, quedarse sin choferes?.

- Ustedes tienen además otras demandas.

- Seguimos pidiendo que las empresas paguen los 2.800 pesos no remunerativos que se pactaron . El gobierno le dio la plata a las patronales para que nos abonen ese suplemento pero se hacen las distraídas. Por otra parte, no queremos más choferes muertos, pedimos que se respeten los descansos. Tenemos compañeros que hacen 500 viajes al mes entre Formosa y la Capital Federal. No los dejan descansar.

- Como influye esto en los accidentes?

- Esta semana murieron 2 compañeros en la ruta 34 y son justamente de una de las empresas con las que estamos en conflicto. Hemos denunciado la situación con el jefe de inspectores de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte y todas las autoridades, pero siguen sin tomar medidas. En lo que va del mes ya van 10 muertos. Es una matanza silenciada.

- Una matanza con poca prensa…

- Lo que pasa que detrás de este esta el poder de los monopolios del transporte. Tres empresas manejan todo el negocio, hacen lo que quiere en complicidad con algunos gremios complacientes. Estoy hablando de Flecha Bus, La Barilochense y Plaza. Aca no solo se trata de defender los derechos laborales de los trabajadores. Hay que impedir que siga murieron más gente en accidentes. Si por un lado no nos pagan ni siquiera la suma fija, por otro, las compañías ganan cada vez más. Acá no hay crisis del sector, lo que sobra es la impunidad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Córdoba: Crisis previsional

María Teresa Romero (ACTA)

Ante el debate abierto respecto a la crisis crónica de la Caja de Jubilaciones de Córdoba, hacemos público perspectiva sobre el problema que tiene en vilo a miles de jubilados provinciales, y que amenaza con pauperizar aun más que en la actualidad el ingreso de los trabajadores pasivos.

A nuestro criterio, el debate debe girar alrededor de los siguientes ejes:

1) El gobierno de José Manuel De la Sota, junto a Juan Schiaretti, realizó 25mil jubilaciones anticipadas de trabajadores que se encontraban en plena etapa de continuar aportando al sistema, con la mayor capacitación y experiencia de cada área del Estado provincial. La medida tuvo como objetivo político beneficiar a contratados designados por el mismo gobierno, pasándolos a planta permanente, según promesas de campaña preelectoral.

2) En la actualidad el gobierno provincial paga, en promedio, 35% del salario en negro (sin aportes previsionales, ni al Apross). Esto significa que en la masa salarial total, que el Estado debería descontar a cada trabajador y aportar al sistema en términos de contribuciones patronales, el gobierno se ahorra 520 millones al año, ahorro contable que incide de forma determinante en la desfinanciación de la Caja de jubilaciones. Esta cifra surge del cálculo entre la masa salarial reconocida para el 2010, de donde debe calcularse el 27% de aportes previsionales al 30% que los trabajadores cobran de forma irregular.

3) No hay constancia del destino del Fondo Complementario, recursos que derivan del 7% del aporte de los trabajadores que el proceso de armonización estableció que serían depositados en una cuenta espacial. Hay denuncias judiciales al respecto que se tramitan en la Fiscalía Anticorrupción de la provincia. A la fecha se estiman en 3000 millones esos fondos que el gobierno no rinde cuenta y que podrían haber cubierto los déficit de la Caja los año precedente, así como en el futuro.

4) Los regímenes especiales (policial y penitenciario) no deberían formar parte del mismo sistema que el resto de la administración, en tanto cuentan con menos años de aportes y, por tanto, más años de cobro de jubilación o pensión.

5) En cuanto al déficit actual, calculado por el Interventor Osvaldo Giordano en 1170 millones de pesos, el Estado nacional se comprometió por convenio a cubrir alrededor de 800 millones de pesos anuales. La diferencia, que debe ser aportada por el Estado provincial según el mismo convenio, es de 370 millones. Si el gobierno de Schiaretti blanqueara la totalidad de la masa salarial, la Caja debería contar con los 520 que evita pagar actualmente. Por lo tanto, la Caja tendría un excedente de 150 millones anuales.

6) La intervención permanente de la Caja de Jubilaciones, de todos los gobiernos democráticos (ni hablar del período dictatorial), a pesar que la Constitución provincial establece claramente que la conducción del organismo debe estar integrada por representantes de los aportantes al sistema, ha impedido que los trabajadores fiscalicemos, discutamos y conozcamos a ciencia cierta el real estado contable y administrativo de la Caja de Jubilaciones.

Ante este estado de situación, exigimos que todo cambio del sistema se realice atendiendo previamente lo planteado arriba. Para ello es prioritario el fin de la intervención y el blanqueo salarial. De esta forma la institución cumplirá con la normativa vigente y podrá darle transparencia al manejo económico, financiero y contable de la entidad.

Por otro lado, vale señalar que el proyecto de armonización con el sistema previsional del Estado nacional sólo traerá mayores penurias a los jubilados provinciales, toda vez que las condiciones en que se jubilan los compañeros nacionales son peores a las que sufren sus pares de Córdoba; estas condiciones fueron impugnadas por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en sucesivas resoluciones, como el conocido "Fallo Badaro".

María Teresa Romero es Secretaria General de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE-CTA) de Córdoba.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Eduardo Ramos, el periodista que nunca más pudo contar la historia

Luciano Nuñez (BAJANDO TECLAS - PRIMERA FUENTE)

Nota publicada en la revista Bajando Teclas, en su edición especial por los 30 años del golpe militar, impresa en marzo de 2006.

A los 19 años, el periodista Eduardo Ramos ya estaba casado con Alicia Cerrota y era un sólido intelectual que había trabajado en los diarios Noticias y La Tarde. El 1 de noviembre de 1976, cuando tenía 21 años y tras ser despedido de Canal 10, el hombre que amaba su profesión hasta la exasperación, fue secuestrado de su casa junto a su esposa y pasó a formar parte de la lista de desaparecidos durante la dictadura en Argentina. Eran épocas de veredas limpias, cordones blancos, palmeras y miedo. Épocas en las que los hombres de botas prometían: “Caerán los que simpatizan y los que se les parecen”. El recuerdo de su padre, el periodista Pedro Ramos y sus amigos.

Eduardo Ramos era un niño cuando bajaba por una pendiente de la mano de su abuelo, un hombre sencillo al que le preguntó: ¿por qué este camino me hace correr? Acaso desde esa inocencia presintió que su vida sería una carrera: a los 14 años ganaba premios de poesía, a los 19 ya estaba casado y era un sólido intelectual que había pasado por los diarios Noticias y La Tarde. Después de ser despedido en 1976 de Canal 10, y cuando tenía 21 años, fue secuestrado de su casa junto a su esposa y pasó a formar parte de la lista de desaparecidos durante la dictadura en Argentina.

Segundo hijo de cinco hermanos, antes de elegir al periodismo como medio de vida, “El Pollo”, como lo llamaban sus familiares y amigos, había logrado a temprana edad una solvencia intelectual fruto de su insaciable lectura. Siendo todavía un niño y a había buceado compasión las obras fundamentales de César Vallejo: Trilce, Los Heraldos Negros y Poemas Humanos, y tanto llegó a admirar al poeta peruano, que de ahí en adelante firmaría sus trabajos poéticos como Trilce. Tuvo contacto, además, en tempranas tertulias con personajes entrañables par su familia como Walter Adet, Jacobo Regen, Rogelio Ramos Signes, Alberto Rojas Paz, “y es en ese clima de poetas, músicos y pintores en el que se convierte en un soñador”, dirá su entorno.

Fue durante su cursado en al escuela de Agricultura cuando obtuvo –dos veces- el primer premio de poesía en concursos organizados por la Universidad Nacional de Tucumán. Y por su necesidad de dedicarse con más tiempo a su profesión, rindió el último año libre del secundario y comenzó a sumergirse hasta el fondo, mar adentro, en el mundo del periodismo. Sus primeros pasos profesionales los dio en el Diario Noticias, donde trabajaba junto a su padre Pedro Ramos, un destacado hombre de prensa; después ingresa en el diario La Tarde, el vespertino de La Gaceta, y unos meses después, con 19 años y recién casado con Alicia Cerrota, pasa al equipo de Canal 10.

“Hicimos algunas notas con personajes de la ciudad –recuerda Pedro, su padre- y encajábamos perfectamente porque era un niño con una tremenda madurez”. Su hermana Ana lo describe como un apasionado total: “En la forma de vivir, de relacionarse, vehemente con lo que pensaba y sentía. Se caracterizaba por su creatividad, por su capacidad. Y, antes que nada, era un autodidacta que se mostraba con crudeza en sus poemas. Ahí está lo que sentía”.

Dicen sus familiares que Eduardo era un muchacho de contextura atlética que pese a que nunca vio en los deportes el menor atractivo, que gesticulaba con las manos y que tenía la estampa de un muchacho tranquilo y conciliador. Tal vez su imagen de intelectual bajaba de los gruesos y aparatosos anteojos que usaba desde los seis años. “Hasta se metía en la pileta sin darse cuenta que los tenía puestos”, rememora su padre entre los destellos felices que llegan como olas apacibles.

Su hermana compinche, que fue Ana y quien tenía 14 cuando perdió a su hermano, narra que Eduardo siempre encontraba humor en situaciones que para otros pasan desapercibidas. “Era una mezcla de hombre con niño. Y no lo digo porque esté desaparecido, se ponía a jugar en la puerta de la casa con su perrita. La Piojo –una fox terrier que nunca tampoco supimos qué pasó con ella- y se revolcaba como un chico”.

Si bien el periodista –cuyo nombre puede leerse en una calle tucumana como una forma de homenaje-, estaba relacionado con los gremios, no fue un activo militante. Dato que confirma la misma Ana, quien asiente que su hermano siempre actuó en defensa de los trabajadores y de la vida. “Defendía la libertad de pensamiento, pero no militaba en ningún partido. Era simplemente un muchacho solidario”. Lo mismo dice el ahora fotógrafo Hugo Heredia, entrañable amigo, ex compañero de Eduardo. “Vivimos un tiempo en una pensión y jamás hizo mención sobre la intención de irse, porque nunca pensamos que la historia nos podría alcanzar de esa manera. Teníamos en claro lo que pasaba y no pensábamos que la solución pasara por una revolución armada”, recuerda con frases que salen intermitentes: el dolor regresa para él impacable después de 30 años. Pero lo consuela saber que su amigo fue “un ser humano lindo, capaz, intelectual, tranquilo con el que nos divertíamos mucho”.

La persecución

Aunque el golpe militar se produce en el ´76, la “limpieza ideológica” ya estaba instalada desde comienzos de los ´70 en Tucumán bajo la conducción de Acdel Vilas, general de la Brigada y Jefe del Operativo Independencia. Fue por esos años que ya comenzaron las desapariciones y el enrarecimiento del clima político. Acostumbrados a las intervenciones, los militares lo hicieron con Canal10, donde arribó un personaje supuestamente de seguridad, más conocido como “Cabo Sabino”. Los allegados a Eduardo cuentan que era un hombre que conocía de medios de comunicación y que tuvo problemas con el desaparecido periodista desde un comienzo. Por esos años Ramos conducía un programa de interés general en la pantalla tucumana y tuvo como invitados a algunos políticos locales. Hubo un álgido debate que condujo a un altercado con golpes de puño por los pasillos donde se produce la primera amenaza de muerte: “Esto te va a costar muy caro”, anunció Sabino. Eduardo, días antes de desaparecer junto a su mujer, le confirmó a su padre que uno de los hombre de Domingo Bussi (gobernador de Tucumán tras el golpe del ´76) le pidió que lo acompañara a los lugares donde se desarrollaban los combates con las fuerzas del ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo).

El cronista se trasladó y advirtió que se trataba de una suerte de montaje de “escena de combate” y finalmente se negó. El Cabo Sabino le diría por segunda vez: “Estas condenado”. El 1 de noviembre de 1976 Eduardo Ramos, el hombre que amaba su profesión hasta la exasperación, que tempranamente perdió a su madre y que escribía poemas a máquina, fue llevado violentamente desde su domicilio en Soldati 226. Unos meses antes ya había sido echado del canal junto a un grupo de compañeros entre los que estaba el artista plástico Gerardo Ramos Gucemas, por ese entonces escenógrafo.

La condena

Pero su familia coincide en que el hecho que terminó de condenar al periodista, fue el haber alojado por algunas horas a un militante llevado a su casa por su amiga Mory Sánchez, también desaparecida. Dicen los testimonios que Sánchez era integrante de Montoneros y que era vigilada desde hacía tiempo. Según confirman sus familiares, Eduardo tuvo miedo porque sabía lo que pasaba en nuestra provincia, y por eso finalmente el desconocido fue trasladado a otro sitio. “Montoneros –opina su amigo Heredia, aclarando que no simpatiza con la Derecha- fue perverso en su cúpula dirigente porque dejó a sus cuadros abandonados y que cada uno de ellos fuera a casas de gente con actitud solidiaria, progresistas que quedaron involucradas. Eduardo no tenía nada que ver con la Guerrilla”. Curiosamente, se supo después, que donde recibió asilo aquel muchacho que ahora vive en el sur de la provincia, quedó una estela de secuestros.

El día de la desaparición del periodista -15 días después de aquel incidente- hubo un asado con amigos en la casa de Eduardo. La mañana siguiente, un llamado anónimo dio cuenta de lo sucedido (“anoche ha habido un gran operativo, andaban los policías por toda la manzana”, decía la voz), y llegaron los familiares que se encontraron con la puerta abierta, restos del asado, lasa cosas revueltas y el saqueo. Se habían llevado, como era costumbre para las hienas, el único bien de valor: un Audinac (tocadiscos) con enormes parlantes en el que Eduardo escuchaba a Mercedes Sosa, Le Luthiers, rock y música clásica. No era un secreto que ya habían desaparecido también muchos hombres y mujeres relacionados con la cultura. Eran épocas de veredas limpias, cordones blancos, palmeras y miedo. Épocas en las que los hombres de botas prometían: “Caerán los que simpatizan y los que se les parecen”. Pedro, que siempre le daba una vuelta y hasta le había abierto una cuenta en un almacén, recuerda que veía a su Eduardito angustiado: “Pienso que no pensó, como muchos, que se llegara al extremo del genocidio como fue todo esto. Si yo sabía de esto, de sus temores, lo hubiera sacado del país”.

Como los Ramos, son miles los hogares que se agrietaron por los hechos más oscuros de nuestro país. De eso conoce el para siempre tembloroso corazón de Pedro: “Lo más perverso de todo esto es la destrucción de la familia. Y el dolor que voy a llevar es que se me haya negado la posibilidad de disfrutar de mis hijos”. Heredia asegura que Eduardo prisionero, “debe haber durado muy poco, porque los debe haber enfrentado de esa manera que enfrentaba la vida”. Cuando Eduardo Ramos subía por la pendiente de su vida, seguramente volvió a preguntarse: ¿ por qué este camino me hace correr?.

Foto: Argentina, Tucumán - Maurice Jeger y Eduardo Ramos (derecha) son los dos periodistas desaparecidos durante los años negros de los ´70, en la provincia. / Autor: PRIMERA FUENTE

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

¿Llegará el lomo a $ 80 como dijo De Angelis?

Claudio Scaletta (TMO)

La sobreoferta de ganado del año pasado a raíz de la sequía y la necesidad de recomposición de stocks en esta etapa, con una baja de los envíos de hacienda a faena, redundó en una recomposición de precios. Será difícil revertir la tendencia.

El aumento acumulado en los últimos dos meses, “la mitad obedeció a la suba en los precios de los alimentos, de la cual, a su vez, la mitad está explicada por el aumento en los precios de la carne, que acumulan un 16 por ciento”, pero del 25 por ciento (en dos meses) cuando se toman únicamente los cortes de carne vacuna, destacó la consultora. Para Adeuco, en tanto, el rubro carnicería creció en enero el 16 por ciento en los supermercados y hasta el 31 por ciento en las carnicerías.

En enero se registró una tendencia al aumento de los precios por encima de la media de los últimos meses. La inflación oficial recién se conocerá el próximo viernes 12, pero según las consultoras privadas más consistentes, durante el primer mes del año el nivel general de precios habría crecido por encima del 2 por ciento. Para el Estudio Bein, la expansión de enero fue del 2,4 por ciento. El dato más preocupante en términos sociales fue que las subas se concentraron en alimentos, lo que sobreafecta a los sectores de menores ingresos. De acuerdo con las asociaciones de consumidores, la canasta alimentaria en las principales cadenas de supermercados habría aumentado por encima del 5 por ciento. Para el Estudio Bein, la suba del rubro Alimentos y Bebidas fue del 2,8 por ciento. Además del aumento acumulado en los últimos dos meses, “la mitad obedeció a la suba en los precios de los alimentos, de la cual, a su vez, la mitad está explicada por el aumento en los precios de la carne, que acumulan un 16 por ciento”, pero del 25 por ciento (en dos meses) cuando se toman únicamente los cortes de carne vacuna, destacó la consultora. Para Adeuco, en tanto, el rubro carnicería creció en enero el 16 por ciento en los supermercados y hasta el 31 por ciento en las carnicerías.

Para muchos economistas se estaría enfrentando un ajuste de precios que no sería sólo de naturaleza macroeconómica, sino una respuesta a “retrasos del pasado”. El análisis es muy similar al que se hace en materia de servicios públicos: la intervención del Gobierno habría reprimido los aumentos en el pasado y una actitud más laxa en el presente redundaría en los saltos actuales.

Pero el análisis es más interesante cuando se comienza por el lado de la oferta. Los productores destacan que las sequías del año pasado obligaron a bajar la carga de animales en los campos, con lo que los envíos de hacienda a faena crecieron por encima de lo habitual. De acuerdo con los números del Area de Economía y Estadísticas del Ipcva, el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina, 2009 cerró como el segundo año de mayor faena en la historia, sólo superado por 1978. Así, el año pasado se faenaron 15,9 millones de bovinos, 10 por ciento más que en 2008, de los cuales el 48 por ciento fueron hembras y 12 por ciento del total, terneras de menos de 15 meses. La producción de carne resultante fue de 3,4 millones de toneladas, también 10 por ciento por encima del año anterior. Las exportaciones, en tanto, alcanzaron 640 mil toneladas de res con hueso por un valor aproximado de 1660 millones de dólares. El crecimiento interanual fue de casi el 50 por ciento en volumen, pero de sólo 5,8 por ciento en divisas debido a la caída de los precios internacionales. De los números surge que alrededor de 2,75 millones de toneladas, el 80 por ciento del total, se destinaron al mercado interno, donde en el marco de una oferta abundante y precios estables se alcanzó un consumo record de unos 70 kilos por habitante. Ya a fines de 2009, la recuperación de la capacidad de carga de los campos sumada a las necesidades de recomposición de stocks redundaron en caída de los envíos de hacienda a faena, con el consecuente efecto sobre la recomposición de los precios.

A lo descripto se suman algunos elementos adicionales. El principal es que la zafra de terneros 2009/2010 será particularmente baja como otra consecuencia de la dramática sequía que afectó la condición de las madres disminuyendo las tasas de preñez. Contra 14 millones de terneros de la zafra 2008/2009, se espera que la actual descienda a 11 millones, al tiempo que aún se mantiene la debilidad de la cadena forrajera afectada por la sequía. Al menos en los próximos dos años la oferta de carne será irremediablemente menor a la de 2009, lo que, con prescindencia de la ideología de los economistas, se traducirá en los precios. Será más que difícil evitar, en caso de que sea posible, que el asadito sea más caro.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Costa Rica: Laura Chinchilla se impuso en primera ronda con el 46,8% de los votos

.

La candidata presidencial costarricense Laura Chinchilla, del partido Liberación Nacional(PLN) se impuso anoche en primera ronda electoral con el 46,8% de los votos, al estar escrutados poco más del 64,7% de los sufragios.

Chinchilla aceptó el triunfo con un emotivo discurso, al convertirse en la primera mujer que asumirá la Presidencia en Costa Rica.

"Este es ciertamente un momento de alegría, pero también de humildad y agradecimiento. Hoy me han dado el más preciado de sus bienes, me han dado su confianza y no la desperdiciaré", dijo Chinchilla.

La presidenta electa agregó que ahora le toca justificar cada día esa confianza actuando con con rectitud y con "absoluta independencia de criterio y con la mirada puesta exclusivamente en el interés del país".

"Hoy el pueblo nos ha dado otra importante lección de democracia y madurez, agradeciendo la buena obra del actual Gobierno", destacó.

Los votantes "agradecen que el país esté caminando de nuevo y no permite que ese avance se detenga", dijo en referencia al gobierno del saliente Oscar Arias.

También se refirió a una figura histórica y emblemática del PLN, el ex presidente José Figueres Ferrer, creador del partido, quien es recordado por una canción que dice que el PLN es un "estandarte que no ha caído y nunca caerá".

"Agradezco a Otto Guevara y Ottón Solís, el reconocimiento público que he recibido en sus mensajes", dijo con respecto a sus rivales en las urnas.

"A pesar de nuestras diferencia, no tengo duda de que los ha animado el profundo amor por Costa Rica", destacó Chinchilla.

Les presentamos a continuación el perfil de la nueva presidenta.

Chinchilla, nacida el 28 de marzo de 1959 en San José, se graduó en Ciencias Políticas en la Universidad de Costa Rica en 1977. Estudió una maestría en política pública en la Universidad de Georgetown, en Washington DC, en 1986, y regresó a Costa Rica en 1989. Después comenzó su carrera profesional como consultora.

En 1994 asumió el cargo de vice ministra de Seguridad Pública, y después se convirtió en la primera mujer en ostentar la cartera de Seguridad Pública, entre los años 1996 y 1998. Chinchilla fue elegida miembro de la Asamblea Legislativa en 2002, y en 2006 se convirtió en la vice presidenta del aún presidente Oscar Arias.

En noviembre de 2008, Chinchilla dimitió de su cargo de vice presidenta para presentarse como candidata a la presidencia. Con el 43,8 por ciento del apoyo de su Partido Liberación Nacional, se convirtió en la candidata a la presidencia por su partido.

En su campaña electoral, Chinchilla prometió crear más empleo, mejorar el nivel de vida para los niños y los ancianos, y eliminar el tráfico de drogas y otros crímenes.

Está casada y tiene un hijo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Ucrania: Víctor Yanukóvich gana la segunda vuelta de las presidenciales

RIA NOVOSTI

El líder del opositor Partido de las Regiones, Víctor Yanukóvich, gana la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Ucrania, al reunir el 48,23% de los votos tras el escrutinio del 95,04% de los sufragios, informó hoy la Comisión Electoral Central (CEC).

La primera ministra Yulia Timoshenko ocupa el segundo lugar con el 45,79% de los votos.

Según los datos de la CEC, el índice de afluencia a las urnas fue del 69,07% frente al 66,76% en la primera vuelta, celebrada el 17 de enero pasado, y "no se registraron infracciones graves durante las elecciones".

El 4,4% de los electores votaron contra los dos candidatos.

Los observadores del Consejo de Europa calificaron de "transparentes y libres" los comicios presidenciales ucranianos.

En Ucrania tienen el derecho a voto 36,5 millones de personas.

Partido de Yanukóvich acusa a Timoshenko de preparar fraude electoral

El opositor Partido de las Regiones ucraniano encabezado por Víctor Yanukóvich acusó al equipo electoral de la primera ministra, Yulia Timoshenko, de preparar un fraude electoral de gran envergadura en las provincias occidentales del país eslavo.

Según un comunicado difundido por el partido, la demora en la entrega de los datos de la participación electoral en las regiones que más apoyan a Timoshenko, es "una señal preocupante de que se está tramando un fraude para introducir papeletas falsas" a favor de la jefa del Gobierno ucraniano.

Esta mañana, un millar de seguidores de Yanukóvich se congregaron en una plaza de Kiev frente a la sede de la Comisión Central Electoral de Ucrania. En una pantalla gigante instalada en la plaza se muestran consignas como "Protejamos el voto de los electores", "No al fraude de las autoridades", "Yulia, basta de histerias", etc.

Los organizadores del acto, que fue convocado ya el pasado 3 de febrero, confían en que sea secundado por unas 50.000 personas.

Según la ley electoral ucraniana, en la segunda vuelta gana el candidato que obtenga la simple mayoría.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Brasil: La Reforma Agraria

Bruno Peron Loureiro (BARÓMETRO INTERNACIONAL, especial para ARGENPRESS.info)

La Reforma Agraria es uno de esos temas que se reservan a los superhéroes de las políticas públicas. Aunque dentro de lo deseable, posible y necesario para una sociedad más justa, las propuestas de división de tierras en Brasil inciden sobre intereses en conflicto. De un lado los insatisfechos con lo poco que tienen, del otro los canes que gruñen con el hueso en la boca.

La concentración de propiedad es abusiva en este país, por lo tanto es necesario implantar un nuevo modelo de apropiación agrícola que rescate los errores del pasado.

Es verdad que no basta con tener acceso a la tierra. Una dificultad que surge inmediatamente de tener acceso a la propiedad rural es la falta de entrenamiento de los nuevos propietarios y la escasez de infraestructura para el aprovechamiento agrícola, del capital, la irrigación, la semilla, las vías de penetración y el transporte. Debemos tomar en cuenta que la mayor parte del territorio del país no es usada para cultivos ni otra actividad de producción económica.

Desde esta línea argumental, muchos sostienen que el problema estaría entonces en el exceso de tierras ociosas y la falta de inversión en productividad con técnicas modernas de agricultura, planeamiento del plantío y de la cosecha.

Según las voces que se oponen a la Reforma Agraria, la población necesitada está lejos de corresponderse con la necesidad de tierras, ya que es mayoritariamente urbana. Por eso, para estas voces no tiene sentido repartir tierras rurales, que están muy bien en manos de unos pocos.

Ahora, ¿cómo Brasil podrá invertir en tecnología para la productividad agrícola, si todavía no superó la etapa de distribución de tierras? El país está atrasado en Reforma Agraria. Desde el punto de vista de los grandes propietarios rurales es natural que se demonicen los movimientos sociales y las protestas que promueven una mejor distribución de tierras, es que no existe una conciencia colectiva del problema.

El uso de la palabra “invasión” en lugar de “ocupación” contribuye a reiterar esa visión de los latifundistas sobre toda la sociedad. La “Imagen del MST” que fuera solicitada por la Confederação da Agricultura e Pecuária do Brasil (CNA), indica que la mayoría de los propietarios reprueba la ocupación de tierras. ¿Quién daría una respuesta favorable a que un extraño entrase en su casa sin permiso? Se desvía así el foco de la lucha por la justicia social hacia el ataque a la propiedad privada.

La defensa necesaria de la Reforma Agraria desborda las respuestas agresivas de otros tiempos. El camino del reparto justo de tierras en Brasil es fundamental para promover la reducción de las desigualdades sociales. Concuerdo con que no basta dar las tierras si no existe una continuidad de inserción en el sistema productivo de las familias beneficiadas con la Reforma. Pero si no se supera la primera etapa de la distribución de la propiedad, no es posible impulsar la del desarrollo.

El Instituto Nacional de Colonização e Reforma Agrária (INCRA) elabora evaluaciones y políticas de acceso a la tierra, fiscaliza inmuebles rurales para averiguar si cumplen una función social, combate la posesión indebida de tierras lograda mediante la expulsión de sus propietarios originales y la presentación de documentos falsos de propiedad y traspasa recursos a entidades de apoyo a la Reforma Agraria. Esta institución fiscaliza de seis a siete millones de hectáreas por año.

El INCRA dispone de un presupuesto para 2010 de 4,6 millardos de Reales. Los recursos destinados a la Reforma Agraria son cada vez mayores.

Este tema exige una postura radical tanto de gobernantes como de activistas, bajo el riesgo de sucumbir ante las mentiras lanzadas por los intereses de los grandes propietarios. Una de ellas es descalificar a los movimientos sociales que luchan por los oprimidos. Otra es la de argumentar que en vez de repartir las tierras, la tecnología de agricultura en los latifundios generará por sí sola un retorno de beneficios a la sociedad.

La discusión y divulgación sobre la Reforma Agraria ha sido hasta ahora monopolizada por los que se oponen a ella. Falta la representatividad a nivel de toda la sociedad de las opiniones divergentes.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Décimo Foro Social Mundial: síntomas de decadencia

Raúl Zibechi (ALAI)

Una década es tiempo suficiente –en el terreno políticosocial- para el crecimiento, madurez y, tal vez, decadencia de un “movimiento de movimientos” que se propuso cambiar el mundo. Aunque su declinación es un dato de la realidad, sus mentores pueden contentarse con que su oponente, el Foro Económico de Davos, atraviesa dificultades aún mayores.

Los síntomas son bien conocidos: debatir hasta el cansancio si lo que se está haciendo tiene sentido, si debe continuarse el mismo camino o torcer el rumbo en alguna dirección que permita encontrar soluciones a los males y malestares que se perciben. En efecto, tanto el seminario “10 años después” realizado en Porto Alegre, como el Foro Temático, con sede en Salvador, dedicaron buena parte de su tiempo a constatar la pérdida de vitalidad de un movimiento que pretendió ser la alternativa a la globalización neoliberal.
Este año, el Foro Social Mundial no contó con un evento central sino que realizó actividades en una veintena de ciudades de diferentes partes del mundo, entre ellas las dos capitales estatales brasileñas. La opción por la descentralización es un indicador de que los grandes eventos de decenas de miles de personas jugaron un papel importante en su momento, a comienzos de la década, pero en esta etapa no tendría sentido repetirlos ya que, según se pudo constatar en las últimas ediciones, el formato se fue desgastando.
El evento de Porto Alegre, a partir del 25 de enero, consistió en un conjunto de debates entre intelectuales y miembros de ONGs, con escasa participación de los movimientos sociales que son, en los hechos, la razón de ser del Foro. Por cierto, no era la intención de los organizadores apostar por la masividad que arrastró a más de 150 mil personas en las ediciones anteriores, pero los debates atrajeron ahora a menos del diez por ciento del anterior pico de participación.
En Salvador, por el contrario, en el Foro Temático realizado entre el 29 y el 31 de enero, la presencia de los movimientos era esperada con cierta expectativa. La opción por descentralizar el evento, con mesas de debates en hoteles de la ciudad y las actividades de los movimientos relegadas al recinto de la Universidad Católica, tuvo un efecto negativo para la participación social. A diferencia de lo que sucedía en Porto Alegre años atrás, cuando la ciudad giraba por unos días en torno al Foro, en la capital de Bahía la gente no se enteró del evento altermundialista.
Buscando nuevos rumbos
El viraje en la situación política mundial y en América Latina, parece estar en la base de un cierto desconcierto que se plasma en la aparición de propuestas notoriamente divergentes. En las primeras ediciones de los Foros, se registraba un fuerte ascenso del conservadurismo comandado por George W Bush, a caballo de las invasiones a Irak y Afganistán. En este continente, se estaban estrenando los gobiernos del cambio y se registraba aún una oleada de movilización social que desembarcó con sus múltiples colores en los eventos multitudinarios de Porto Alegre.
La crisis mundial, el ascenso de Barack Obama a la Casa Blanca, el otoño de los gobiernos progresistas y de izquierda de la región y la creciente desmovilización social, pautan una coyuntura bien distinta. El tono de la Carta de Bahía, documento final aprobado por una asamblea de movimientos, delata el nuevo clima. La declaración enfatiza en el rechazo a “la presencia de bases extranjeras en el continente sudamericano”, la defensa de la soberanía y de los grandes yacimientos de petróleo descubiertos en el litoral brasileño.
La Carta hace una defensa cerrada del gobierno de Lula. “En Brasil, muchos avances fueron conquistados por el pueblo durante los siete años del gobierno Lula”. Menciona que aún falta realizar reformas estructurales, pero llama a apoyar a los diversos oficialismos “en este período de embate político que se aproxima”, en clara alusión a los procesos electorales venideros.
En este punto, aparecen fuertes divergencias. El Movimiento Sin Tierra, muy crítico con Lula por no haber hecho la reforma agraria prometida, no movilizó sus bases hacia el Foro como en ocasiones anteriores. En Salvador, el movimiento más potente es el de los Sin Techo, que en diferentes talleres mostró claras distancias tanto con el gobierno federal como con el estatal, comandado por el petista Jacques Wagner.
La distancia, social antes que política, entre movimientos y gobiernos fue una de las características del Foro de Salvador. Uno de los “intercambios” con los movimientos se realizó en un hotel de cinco estrellas, con la participación del gobernador Wagner, el ministro de Desarrollo Social Patrus Ananias y el Secretario Especial para Asuntos Estratégicos de la Presidencia, Samuel Pinheiro. No era ese el mejor ambiente para movimientos de base que, como los de Salvador, están integrados en su inmensa mayoría por negros pobres que viven en favelas, que son sistemáticamente rechazados en esos espacios.
En la visita que realizamos a tres ocupaciones urbanas de los Sin Techo, pudimos comprobar que las bases de esos movimientos no tenían la menor idea de lo que sucedía en el centro de la ciudad, ni mostraban intención de asistir cuando se les informaba que debían registrarse en otro hotel, también de cinco estrellas, ubicado en el corazón elitista de la ciudad racista. Si alguna vez los foros fueron un genuino encuentro de movimientos sociales, en los hechos se convirtieron en encuentros de elites, intelectuales, miembros de ONGs y representantes de organizaciones sociales.
En palabras de Eric Toussaint, miembro del Consejo Internacional del FSM, un dato central es que el encuentro “fue patrocinado por Petrobrás, Caixa, Banco do Brasil, Itaipú Binacional y con fuerte presencia de gobiernos”. O sea, grandes multinacionales que están también en el encuentro empresarial de Davos, donde Lula fue proclamado “estadista global”. En su opinión, el núcleo histórico de fundadores del Foro, donde tienen especial presencia brasileños vinculados al gobierno, son los más reacios a buscar otros formatos, que “se apoyen en fuerzas militantes voluntarias y se alojen en casas de activistas”.
Cuestión de Estado
En cuanto al formato, las propuestas son muy variadas. El portugués Boaventura de Sousa Santos, cree que el Foro fracasó en Europa, Asia y África al no haber conseguido “conquistar la imaginación de los movimientos sociales y los líderes políticos” como sucedió en América Latina. Cree que el FSM debería haber acudido con una posición propia a la cumbre de Copenhague y que el próximo encuentro, a realizarse en Dakar (Senegal), deberá “promover algunas acciones colectivas” en la dirección de buscar “una nueva articulación entre partidos y movimientos”.
Toussaint va más lejos y aspira a que los movimientos recojan la propuesta lanzada por Hugo Chávez de crear una Quinta Internacional, que sería un “instrumento de convergencia para la acción y para la elaboración de un modelo alternativo”. En el otro extremo, el sociólogo brasileño Emir Sader cree que el Foro ya fracasó porque al no estrechar vínculos con los gobiernos progresistas, “quedó girando en el vacío”.
Dos temas siguen estando en el centro de los debates, como estas posturas manifiestan: la relación entre gobiernos y movimientos y el grado de centralización y de organización que debe dotarse el Foro. Hay quienes, como Toussaint, defienden un modelo tradicional, que se resume en “un frente permanente de partidos, movimientos sociales y redes internacionales”, porque es la mejor forma de impulsar la movilización. Cree, por añadidura, que el golpe de Estado en Honduelas se consolidó porque la movilización “fue totalmente insuficiente”.
De Sousa Santos echa más leña al fuego al abordar el otro tema en debate. Sostiene que “ahora existe un novísimo movimiento social que es el propio Estado”. Defiende su tesis señalando que si al Estado se lo deja librado a su lógica, “es capturado por la burocracia y por los intereses económicos dominantes”. Pero si los movimientos, que siempre han trabajado por fuera de los estados, lo toman en cuenta como “un recurso importante”, ese Estado “puede ser apropiado por las clases populares como está ocurriendo en el continente latinoamericano”.
En su comunicación al seminario “10 años después”, Immanuel Wallerstein presentó una perspectiva que incluye una variante más, estirando las diferencias entre los militantes. Sostuvo que los impactos mayores de la crisis vendrán en los próximos cinco años, con un posible default de la deuda de los Estados Unidos, la caída del dólar y la aparición de regímenes autoritarios, incluyendo algunos países de América Latina, y la creciente demonización de Obama en Estados Unidos. Cree que se están formando varios bloques geopolíticos que excluyen a Washington: Europa Occidental-Rusia; China-Japón-Corea del Sur; Sudamérica liderada por Brasil.
En ese escenario, opina que en las dos próximas décadas la izquierda social y la política irán percibiendo que “la cuestión central no es poner fin al capitalismo, sino organizar un sistema que lo suceda”. En ese lapso, la confrontación entre derechas e izquierdas, cuyas fuerzas se han expandido a todo el mundo, será inevitable, pero no será una batalla entre estados sino “entre las fuerzas sociales mundiales”. Y cree, además, que a las izquierdas y a los movimientos “les falta una visión estratégica de medio plazo”. Esto último se ha mostrado enteramente cierto, por lo menos en el último Foro Social Mundial.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Cuba: Reflexiones del Compañero Fidel. La Revolución Bolivariana y Las Antillas

.

Me gustaba la historia como a casi todos los muchachos. También las guerras, una cultura que la sociedad sembraba en los niños del sexo masculino. Todos los juguetes que nos ofrecían eran armas.

En mi época de niño me enviaron para una ciudad donde nunca me llevaron al cine. Entonces no existía la televisión y en la casa donde vivía no había radio. Tenía que usar la imaginación.

En el primer colegio adonde me llevaron interno, leía con asombro sobre el Diluvio Universal y el Arca de Noé. Más tarde consideré que era quizás un vestigio que la humanidad guardaba del último cambio climático en la historia de nuestra especie. Fue, posiblemente, el final del último período glacial, que se supone tuvo lugar hace muchos miles de años.

Como es de suponer, más tarde leí con avidez las historias de Alejandro, César, Aníbal, Bonaparte y, por supuesto, todo cuanto libro caía en mis manos sobre Maceo, Gómez, Agramonte y demás grandes soldados que lucharon por nuestra independencia. No poseía cultura suficiente para comprender lo que había detrás de la historia.

Más adelante centré mi interés en Martí. A él le debo en realidad mis sentimientos patrióticos y el concepto profundo de que “Patria es humanidad”. La audacia, la belleza, el valor y la ética de su pensamiento me ayudaron a convertirme en lo que creo que soy: un revolucionario. Sin ser martiano, no se puede ser bolivariano; sin ser martiano y bolivariano, no se puede ser marxista, y sin ser martiano, bolivariano y marxista, no se puede ser antiimperialista; sin ser las tres cosas no se podía concebir en nuestra época una Revolución en Cuba.

Hace casi dos siglos, Bolívar quiso enviar una expedición al mando de Sucre para liberar a Cuba, que mucho lo necesitaba, en la década de 1820, como colonia azucarera y cafetalera española, con 300 mil esclavos trabajando para sus propietarios blancos.

Frustrada la independencia y convertida en neocolonia, no se podía en Cuba alcanzar jamás la dignidad plena del hombre, sin una revolución que pusiera fin a la explotación del hombre por el hombre.

"…yo quiero que la ley primera de nuestra república sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre”.

Martí, con su pensamiento, inspiró el valor y la convicción que llevó a nuestro Movimiento al asalto de la fortaleza del Moncada, lo que jamás habría pasado por nuestras mentes sin las ideas de otros grandes pensadores como Marx y Lenin, que nos hicieron ver y comprender las realidades tan distintas de la nueva era que estábamos viviendo.

Durante siglos, en nombre del progreso y el desarrollo, se justificó en Cuba la odiosa propiedad latifundista y la fuerza de trabajo esclava, que había sido precedida por el exterminio de los antiguos habitantes de estas islas.

De Bolívar, Martí dijo algo maravilloso y digno de su gloriosa vida:

“…lo que él no dejó hecho, sin hacer está hasta hoy: porque Bolívar tiene que hacer en América todavía.”

“Déme Venezuela en qué servirla: ella tiene en mí un hijo.”

En Venezuela, como en las Antillas hicieron otras, la potencia colonial sembró caña, café, cacao, y llevó también como esclavos a hombres y mujeres de África. La resistencia heroica de sus indígenas, apoyándose en la naturaleza y extensión del suelo venezolano, impidió el aniquilamiento de los habitantes originales.

Con excepción de una parte al Norte del hemisferio, el inmenso territorio de Nuestra América quedó en manos de dos reyes de la Península Ibérica.

Sin temor puede afirmarse que, durante siglos, nuestros países y los frutos del trabajo de sus pueblos han sido saqueados, y continúan siéndolo por las grandes empresas transnacionales y las oligarquías que están a su servicio.

A lo largo de los siglos XIX y XX, es decir, durante casi 200 años después de la independencia formal de la América Ibérica, nada cambió en esencia. Estados Unidos, a partir de las 13 colonias inglesas que se rebelaron, se expandió hacia el Oeste y el Sur. Compró Luisiana y Florida, le arrebató más de la mitad de su territorio a México, intervino en Centroamérica y se apoderó del área del futuro Canal de Panamá, que uniría los grandes océanos al Este y el Oeste del continente por el punto donde Bolívar deseaba crear la capital de la mayor de las repúblicas que nacería de la independencia de las naciones de América.

En aquella época, el petróleo y el etanol no se comercializaban en el mundo, ni existía OMC. La caña, el algodón y el maíz eran cultivados por esclavos. Las máquinas estaban por inventarse. Avanzaba con fuerza la industrialización a partir del carbón.

Las guerras impulsaron la civilización, y la civilización impulsó las guerras. Estas cambiaron de carácter, y se hicieron más terribles. Finalmente se convirtieron en conflictos mundiales

Por fin éramos un mundo civilizado. Incluso, lo creemos como cuestión de principios.

Pero no sabemos qué hacer con la civilización alcanzada. El ser humano se ha equipado con armas nucleares de inconcebible certeza y aniquiladora potencia, mientras desde el punto de vista moral y político, ha retrocedido bochornosamente. Política y socialmente, estamos más subdesarrollados que nunca. Los autómatas están sustituyendo a los soldados, los medios masivos a los educadores, y los gobiernos empiezan a ser sobrepasados por los acontecimientos sin saber qué hacer. En la desesperación de muchos líderes políticos internacionales se aprecia la impotencia ante los problemas que se acumulan en sus despachos de trabajo y las reuniones internacionales cada vez más frecuentes.

En esas circunstancias, tiene lugar en Haití una catástrofe sin precedentes, mientras en el lado opuesto del planeta continúan desarrollándose tres guerras y una carrera armamentista, en medio de la crisis económica y conflictos crecientes, que consume más del 2,5% del PIB mundial, una cifra con la que podrían desarrollarse en poco tiempo todos los países del Tercer Mundo y tal vez evitar el cambio climático, consagrando los recursos económicos y científicos que son imprescindibles para ese objetivo.

La credibilidad de la comunidad mundial acaba de recibir un duro golpe en Copenhague, y nuestra especie no está mostrando su capacidad para sobrevivir.

La tragedia de Haití me permite exponer este punto de vista a partir de lo que Venezuela ha hecho con los países del Caribe. Mientras en Montreal las grandes instituciones financieras vacilan sobre qué hacer en Haití, Venezuela no vacila un minuto en condonarle la deuda económica, de 167 millones de dólares.

Durante casi un siglo las mayores transnacionales extrajeron y exportaron el petróleo venezolano a ínfimos precios. Venezuela se constituyó durante decenios en el mayor exportador mundial de petróleo.

Es conocido que cuando Estados Unidos gastó cientos de miles de millones de dólares en su guerra genocida de Vietnam, matando e invalidando millones de hijos de ese heroico pueblo, también rompió unilateralmente el acuerdo de Bretton Woods suspendiendo la conversión en oro del dólar, como estipulaba el acuerdo, y lanzando sobre la economía mundial el costo de esa sucia guerra. La moneda norteamericana se devaluó y el ingreso en divisas de los países caribeños no alcanzaba para pagar el petróleo. Sus economías se basan en el turismo y las exportaciones de azúcar, café, cacao y otros productos agrícolas. Un golpe anonadante amenazaba las economías de los Estados del Caribe, con excepción de dos de ellos exportadores de energía.

Otros países desarrollados eliminaron las preferencias arancelarias a exportaciones agrícolas caribeñas, como el banano; Venezuela tuvo un gesto sin precedentes: le garantizó a la mayoría de esos países suministros seguros de petróleo y facilidades especiales de pago.

Nadie se preocupó, en cambio, por el destino de esos pueblos. De no haber sido por la República Bolivariana una terrible crisis habría golpeado a los Estados independientes del Caribe, con excepción de Trinidad-Tobago y Barbados. En el caso de Cuba, después que la URSS colapsó, el Gobierno Bolivariano impulsó un crecimiento extraordinario del comercio entre ambos países, que incluía el intercambio de bienes y servicios, que nos permitió enfrentar uno de los períodos más duros de nuestra gloriosa historia revolucionaria.

El mejor aliado de Estados Unidos, y a la vez el más bajo y vil enemigo del pueblo, fue el farsante y simulador Rómulo Betancourt, Presidente electo de Venezuela cuando triunfó la Revolución en Cuba en 1959.

Fue el principal cómplice de los ataques piratas, los actos terroristas, las agresiones y el bloqueo económico a nuestra patria.

Cuando más lo necesitaba nuestra América, estalló finalmente la Revolución Bolivariana.

Invitados a Caracas por Hugo Chávez, los miembros del ALBA se comprometieron a prestar el máximo apoyo al pueblo haitiano en el momento más triste de la historia de ese legendario pueblo que llevó a cabo la primera Revolución social victoriosa en la historia del mundo, cuando cientos de miles de africanos al sublevarse y crear en Haití una República a miles de millas de sus tierras natales, llevaron a cabo una de las más gloriosas acciones revolucionarias de este hemisferio. En Haití hay sangre negra, india y blanca; la República nació de los conceptos de equidad, justicia y libertad para todos los seres humanos.

Hace 10 años, en instantes en que el Caribe y Centroamérica perdieron decenas de miles de vidas durante la tragedia del huracán Mitch, se creó en Cuba la ELAM para formar médicos latinoamericanos y caribeños que un día salvarían millones de vidas, pero en especial y por encima de todo, servirían como ejemplo en el noble ejercicio de la profesión médica. Junto a los cubanos estarán en Haití decenas de jóvenes venezolanos y otros latinoamericanos graduados en la ELAM. De todos los rincones del continente han llegado noticias de muchos compañeros que estudiaron en la ELAM, que desean colaborar junto a ellos en la noble tarea de salvar vidas de niños, mujeres y hombres, jóvenes y ancianos.

Habrá decenas de hospitales de campaña, centros de rehabilitación y hospitales, donde prestarán servicios más de mil médicos y estudiantes de los últimos años de la carrera de Medicina, procedentes de Haití, Venezuela, Santo Domingo, Bolivia, Nicaragua, Ecuador, Brasil, Chile y los demás países hermanos. Tenemos el honor de contar ya con un número de médicos norteamericanos que también estudiaron en la ELAM. Estamos dispuestos a cooperar con aquellos países e instituciones que deseen participar en estos esfuerzos para prestar servicios médicos en Haití.

Venezuela aportó ya casas de campaña, equipos médicos, medicamentos y alimentos. El gobierno de Haití ha brindado toda su cooperación y apoyo a este esfuerzo por llevar los servicios de salud gratuitamente al mayor número posible de haitianos. Será para todos un consuelo en medio de la mayor tragedia que ha tenido lugar en nuestro hemisferio.

Fidel Castro Ruz
Febrero 7 de 2010
8 y 46 p.m.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...