martes, 9 de febrero de 2010

Entrevista a Eric Toussaint: Más allá del Foro Social Mundial, la Quinta Internacional (Parte I)

Igor Ojeda (BRASIL DE FATO - CADTM)

En la opinión del politólogo Éric Toussaint, uno de los fundadores del FSM, que está en su décima edición, se debe crear un frente permanente de partidos, movimientos sociales y redes internacionales para llevar a cabo acciones políticas conjuntas.

El politólogo Éric Toussaint, es uno de los integrantes del Consejo Internacional del Foro Social Mundial (FSM), y uno de los defensores de la propuesta de que ese espacio se transforme en una plataforma de mayor incidencia política en las luchas sociales a lo largo y a lo ancho del mundo. Por el momento, no le preocupa demasiado la resistencia de ciertos sectores integrantes del FSM, que quieren mantener el formato original del evento. Para Toussaint, la solución es sencilla: “Si el Foro no quiere hacerlo, se debe construir otro instrumento, sin eliminar el Foro”.

En conversación con Brasil de fato |1|, Éric Toussaint, presidente del Comité por la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo (CADTM) de Bélgica, defiende el diálogo entre movimientos y partidos siguiendo la propuesta del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, sobre la creación de una Quinta Internacional. En la entrevista que sigue, habla de la crisis económica mundial, de las iniciativas de integración del subcontinente Latinoamericano y del ascenso de los países del Bric (Brasil, Rusia, India y China) en el escenario internacional, potencias, que a su criterio, no son una alternativa progresista al viejo orden: “Lo que buscan es negociar con los viejos imperialismos su lugar en la división internacional del poder, del trabajo, de la economía global y del acceso a los recursos naturales”.

Entrevista

Brasil de Fato – ¿Cómo evalúa las dos visiones diferentes expuestas en el debate de apertura del Foro Social Mundial: por un lado, la que propone el “uso” del Foro como una plataforma política, con más poder de acción e incidencia política, y por el otro, la que defiende la idea de que el Foro mantenga su formato original, como un espacio para el intercambio de ideas?

Eric Toussaint – Es necesario tener un instrumento internacional para definir las prioridades en términos de demandas, de objetivos. Un calendario común de acción, un instrumento que permita elaborar una estrategia común. Si el Foro no lo permite, se debe construir otro instrumento, sin eliminar el Foro. Pienso que éste tiene su razón de existir, tiene sus ventajas, pero si algún sector no quiere una evolución hacia su transformación en un instrumento de movilización, es preferible construir otro con las organizaciones e individuos que estén convencidos de esa necesidad. Esto no impediría la continuación de la participación activa en el Foro. Digo esto para evitar una escisión, un debate sin fin que paraliza más que ayuda. Está claro que existe un sector que prefiere mantener el carácter de un Foro de discusión, de debate y que no se transforme en un instrumento de acción.

¿Es un sector bastante fuerte, no?

Sí. Es una parte del núcleo histórico que hizo la convocatoria para la formación del Foro. Pero no constituyen la totalidad del núcleo histórico, puesto que el MST |2| también es parte de ese núcleo. Y nosotros también, el CADTM forma parte del Consejo Internacional del Foro desde su creación, en junio de 2001. Pero es evidente que organizaciones como Ibase |3|, y personalidades como Chico Whitaker y Oded Grajew, se oponen a que el foro evolucione hacia un instrumento de lucha. Lo que me preocupó al llegar a Porto Alegre fue constatar que el seminario “10 años después” estaba patrocinado por Petrobras, Caixa, Banco do Brasil, Itaipú Binacional y que había una fuerte presencia del gobierno. Obviamente, eso es preocupante. Preferiría un foro con mucho menos apoyo financiero pero más militante. Podemos apoyarnos en las fuerzas voluntarias militantes, alojamiento solidario en casas, o en el campo, con la infraestructura necesaria, en escuelas, etc.

¿Y cuál sería el nuevo instrumento al que usted se refiere?

Existe una propuesta que, realmente, tuvo bastante poca repercusión. Se trata de la convocatoria realizada por Hugo Chávez a fines de noviembre 2009, para la creación de una Quinta Internacional, reuniendo movimientos sociales y partidos de izquierda. Pienso que la propuesta es, en principio, muy interesante. Puede ser una buena posibilidad si genera una reflexión, un diálogo entre partidos y movimientos sociales: una Quinta Internacional como instrumento de convergencias para la acción y para la elaboración de un modelo alternativo. Sin embargo, desde mi punto de vista, no sería una organización como las Internacionales anteriores, que eran –o todavía son, pues la Cuarta Internacional continúa existiendo– organizaciones de partidos con un nivel de centralización bastante elevado. Considero que la Quinta Internacional no debería tener ese alto nivel de centralización y no debería implicar la autodisolución de las redes internacionales. Éstas podrían adherir a una Quinta Internacional manteniendo sus características, aunque tal adhesión sería una prueba de que todas las redes o grandes movimientos nacionales tienen el propósito de ir más allá de frentes puntuales, como los que se constituyeron con motivo de la Cumbre del Clima de Copenhague, la soberanía alimentaría, la deuda… Tenemos banderas comunes con varias redes, y eso es positivo. Pero si fuese posible llegar a formar un frente permanente… Con esta última expresión, tal vez esté dando un elemento de definición. Para mí, la Quinta Internacional debería ser, en la situación actual, un frente permanente de partidos, movimientos sociales y redes internacionales. El término “frente” implica, claramente, que cada uno mantendría su identidad, pero que daría prioridad a lo que los une para alcanzar determinados objetivos en común y avanzar en la lucha. Los últimos meses fueron una nueva demostración de la necesidad de aumentar la capacidad de movilización, porque la movilización contra el golpe en Honduras fue totalmente insuficiente. Es preocupante, porque como los Estados Unidos apoyaron el golpe legitimando las elecciones, fuerzas golpistas en todo el mundo consideran que esa es nuevamente una opción razonable. En Paraguay, por ejemplo, la discusión de los golpistas es “¿Para cuándo? ¿Cómo?”. Pero están convencidos de que es preciso ejecutar un golpe a partir del Congreso Nacional contra Lugo. Esto muestra que la movilización relacionada con Honduras fue insuficiente, pero también la relacionada con Copenhague y, ahora, con Haití. La respuesta frente a la intervención de los Estados Unidos en Haití es totalmente insuficiente.

¿Entonces cree que es posible, en una Quinta Internacional, conciliar, en torno a acciones políticas comunes, las distintas corrientes de izquierda que formarían esa nueva organización?

Sí, pienso que es necesario comenzar con un diálogo consultivo para intentar llegar a ese resultado. No podemos precipitarnos. La Quinta Internacional, para ser algo realmente efectivo, tiene que escuchar y reunir una cantidad muy significativa de organizaciones. Hacer una Quinta Internacional con una pequeña parte del movimiento no valdría la pena. Sería matar el proyecto o limitarlo. Abrir la perspectiva de un debate sobre ello me parece muy necesario.

En una entrevista usted dijo que el Foro Social de Belem, llevado a cabo en enero del año pasado, fue la primera gran movilización internacional contra la crisis. Ahora dice que no hubo una respuesta satisfactoria contra lo ocurrido en Honduras y en Haití. ¿Qué ocurrió? ¿Qué está faltando?

Sí, tiene toda la razón de hacer notar el defasaje entre el gran éxito de Belem y lo que ocurrió después. El saldo de 2009 es preocupante. No hubo, en las mayores economías industrializadas, en el epicentro de la crisis, manifestaciones sociales importantes. Sólo se realizaron grandes manifestaciones en Francia |4| y Alemania, en particular en Francia, donde más de un millón y medio de manifestantes se lanzaron a las calles en dos marchas durante el primer trimestre. En Estados Unidos, hubo algunas huelgas pero pocas. Allí la movilización es difícil para los sectores que sufren más con la crisis. Es como si la gente estuviese agotada. El desempleo aumentó de manera muy fuerte en el Norte; por ejemplo, en España, se pasó del 10 % al 20 % de la población económicamente activa., algo que no había ocurrido en los últimos 30 años. En cuanto al Sur, gobiernos como el de Lula dan la impresión de que Brasil y otros países del Sur no se verán afectado por la crisis del Norte, debido a que se tomaron medidas económicas y financieras que les permiten blindarse. Entonces, en el Sur hay también un bajo nivel de movilización en relación con la crisis internacional. Pero quiero hacer una comparación histórica. Después de la crisis de 1929 en Wall Street, la lucha social radical en el plano internacional comenzó en 1933, 1934 y 1935. Vemos así que históricamente la reacción de las masas no es inmediata. Si la crisis continúa, y sus efectos se mantienen muy fuertes, al final la gente comenzará a movilizarse masivamente.

¿Pero, además de este análisis histórico, cree que la izquierda tampoco supo prepararse para dar una respuesta adecuada?

Ese es otro aspecto. Hemos visto, por ejemplo, que la juventud brasileña del Estado de Pará estaba muy interesada, asistió en masa al Forum Social de Belem. Y participó en los debates en los que se hablaba de alternativas radicales. Pero como el Foro Social Mundial no es un instrumento de movilización… Además, las dirigencias de los sindicatos están muy burocratizadas. La política de los dirigentes sindicales consiste en esperar que las decisiones del gobierno eviten un gran shock. Acompañan y apoyan las políticas gubernamentales que limitan un poco el costo de la crisis para los más oprimidos. Existe una falta de voluntad por parte de los dirigentes sindicales, de los partidos de izquierda o de los partidos “socialistas”, que hace que los gobiernos continúen aplicando, en los países del Norte, soluciones sociales-liberales o neoliberales. No hay voluntad de implementar ni siquiera una política neokeynesiana. El New Deal de Roosevelt (Franklin Delano, por entonces presidente estadounidense), de 1933, en comparación con las políticas de Barak Obama, o de gobiernos como el de José Luís Rodríguez Zapatero (presidente del gobierno español, del Partido Socialista Obrero Español) y el de Gordon Brown (primer ministro británico, del Partido Laborista), parece de una izquierda radical. Por lo tanto, queda claro que existe una enorme responsabilidad de las direcciones de los partidos tradicionales de izquierda, los sindicatos y una gran debilidad en el Foro Social Mundial para hacer frente a la crisis. Por eso, retorno al primer punto de la entrevista: necesitamos un nuevo instrumento.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Costa Rica: Oscar Arias construye su imperio proyanqui; la Chinchilla sólo figura decorativa

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. Laura Chinchilla, presidente electa de Costa Rica ayer domingo, insiste que ella tiene autonomía y que, a diferencia de lo que dice la oposición, no será una marioneta en manos del expresidente: "a mí nadie me regaló esta candidatura. Yo me la gané, gracias a los costarricenses...lo que viene es mi gobierno, no el gobierno de Óscar Arias".

Sin embargo toda su campaña ha estado marcada por el mensaje de continuidad "aunque la pequeñez de algunos les impide reconocer estos avances, hoy Costa Rica debe decir "Gracias, don Óscar Arias, por poner a Costa Rica a caminar de nuevo'". Además, ella misma ha reconocido que mucho de lo conseguido se lo debe al presidente: "Don Óscar me apoyó. Si no, yo no hubiera salido por una razón fundamental: mi primera obligación era cumplir con el mandato constitucional". Blog: El Instituto Independiente.

2. La realidad es que aunque Costa Rica es un país pequeño, con escasos 4.5 millones de habitantes, en el contexto de América Latina, sobre todo de Centro América –cuyos siete países: Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá cuentan con 35 millones habitantes y con siete votos- mantiene una posición de mucha influencia. Que Arias mantenga su hegemonía entre los costarricenses y que además cuente con el apoyo absoluto del gobierno de los EEUU, es una importante palanca para que los gobiernos derechistas de Obama, Uribe, Calderón y García sigan adelante en sus planes para golpear y someter a los gobiernos que de alguna manera han mantenido algunos márgenes de independencia: los de Venezuela, Bolivia, Ecuador y otros. Pensamos que en los próximos años los yanquis recuperarán gobiernos.

3. Oscar Arias fue hecho un personaje mundial al otorgársele en 1987 el Premio Nóbel de la Paz por su intermediación en el conflicto de Nicaragua, los Contras y países vecinos. El Plan consistió en que éstos deberían reconocer la legitimidad del gobierno sandinista y no proveerían más apoyo a la Contra; a su vez Nicaragua dejaría de apoyar a las guerrillas marxistas de la región, especialmente de El Salvador. Sin embargo, Arias ha seguido la ruta del viejo José Figueres, fundador del Partido Liberación Nacional en 1951 y presidente de la República dos años después. Figueres hasta 1958 fue socialdemócrata, pero en la segunda presidencia (1970-74) ya puede vérsele como un gobierno proyanqui. Figueres, el político “socialdemócrata”, da paso a Odúber, Monge y a Arias de 1986 y luego 2006. Arias es la estrella del PLN creado por Figueres.

4. El triunfo de Chichilla confirma el predominio de la corriente de Oscar Arias y su hermano Rodrigo en PLN costarricense. Se dice que la designación de Guillermo Zúñiga, Viviana Martín, Alicia Fournier y Francisco Chacón como candidatos a diputados por el PLN en los cuatro primeros puestos por San José, evidencia ese dominio del arismo dentro del PLN. Los cuatro están vinculados a la figura del actual presidente (Oscar) y del ministro de Presidencia (Rodrigo). Además, el control del ejecutivo ha estado estos años en manos de los hermanos. Dado que Rodrigo, el operador político de su presidencia, no podía sucederle al prohibir la constitución la sucesión presidencial entre familiares, “Don Óscar”-como le dicen sus súbditos- se inclinó por Laura Chinchilla pero el proyecto presidencial para Rodrigo no ha muerto.

5. Lo que en política ocurre en ese pequeño país centroamericano se repite en la mayoría de los países del mundo. Por eso los amig@s de Costa Rica que reciben mis artículos sobre México dicen no sorprenderse de la situación económica y política desastrosa y extremadamente desigual de nuestra nación, porque “en Costa Rica es semejante. Costa Rica, según datos consultados, sólo tiene un 4 por ciento de analfabetismo; tiene la más alta escolaridad en Centro América; el número de usuarios de Internet es elevado; en publicación de libros supera nueve veces a los otros países; su PIB es el más alto, así como su crecimiento anual. Pero a pesar del su alto nivel, comparado con los otros seis países de la región, existe como en otros países, al altísimo porcentaje de pobres y miserables. Por eso el pueblo sigue manifestando su descontento.

6. Laura Chinchilla, al ser la primera mujer presidenta en ese país, ha dicho que contó con el apoyo de un 10 por ciento más de mujeres. Sin embargo los asuntos de género en político pueden ser un engaño. Más de 10 mujeres como presidentas o primeras ministras de igual número de países, así como otras miles de mujeres legisladoras, han demostrado que gobiernan exactamente igual que los hombres, en nada se han distinguido de ellos. Han obedecido a sus partidos políticos y al mismo sistema económico de explotación, tal como los hombres lo han hecho durante siglos. La liberación de la mujer no es un asunto de conferencias y exposiciones, mucho menos de búsqueda y acomodo oportunista en cargos políticos o académicos, sino un problema de lucha en las calles junto a los sectores marginados, explotados y miserables.

7. El pueblo costarricense tendrá que seguir luchando tal como lo hizo en 2007 para rechazar el Tratado de Libre Comercio que al fin impuso el gobierno de Oscar Arias en alianza con los EEUU. Recuerdo que esos días escribí dos artículos para que los activistas de aquel país conocieran la desastrosa experiencia mexicana al firmar el TLC que sólo benefició a los más grandes empresarios y gobernantes, dejando a la población con mayor miseria. Ese pueblo, como todos los del mundo, se merece una vida justa y equitativa y nuestro continente tiene que continuar luchando hasta lograr su liberación total del imperio norteamericano de las burguesías nacionales que los explotan y saquean. ¿Qué podrá hacer esa mujer que al parecer sólo va a cubrir cuatro años para dejarle el poder al otro de la dinastía Arias? De todas maneras los acontecimientos en América cambian rápidamente.

Foto: Costa Rica - Laura Chinchilla, presidente electa. / Autor: Presidencia Costa Rica

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Las guerras pírricas del imperio

Manuel E. Yepe (especial para ARGENPRESS.info)

Filológicamente, se denomina victoria pírrica a aquella que se logra a un costo tan grande que no alcanza a ser compensado por la ventaja adquirida en la batalla. Y creo que es eso exactamente a lo que está abocado Estados Unidos, por la ambición desmedida de una oligarquía desenfrenada que ha hecho de las guerras su modus operandi de dominación.

Según el Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, la guerra de Irak costará a Estados Unidos entre tres y cinco billones de dólares ($3-5 trillion dollars). Pero los expertos norteamericanos en cuestiones de seguridad nacional dicen que la guerra de Irak ha incrementado la amenaza del terrorismo en vez de reducirla. En términos de credibilidad, las mentiras de que se sirvió Washington para emprender la guerra de Irak (una supuesta relación del presidente Sadaam Hussein con los actos terroristas del once de septiembre de 2001 y las afirmaciones de que Irak tenía Armas de Destrucción Masiva) han tenido un costo impagable para la diplomacia estadounidense.

Y la actual guerra en Afganistán no está constituyendo un fardo menor para la economía de Estados Unidos ni para la credibilidad de su política exterior. Esta otra ingloriosa cruzada se libra contra un puñado de combatientes de Al Qaeda cuyo número, según fuentes de la inteligencia de Estados Unidos citadas por la emisora ABC, no llega en Afganistán a 100 combatientes. Con el despliegue de 100.000 soldados en esa nación asiática que le cuestan anualmente al Pentágono unos 30 mil millones de dólares, Estados Unidos está comprometiendo mil efectivos y 300 millones de dólares al año por cada combatiente de Al Qaeda que persigue.

Según varios ex importantes altos funcionarios del gobierno de Estados Unidos, incluyendo el ex director de la CIA George Tenet y el ex secretario del Tesoro Paul Neill, la guerra contra Irak había sido planeada antes del 11 de septiembre de 2001. Y hay muchos indicios de que la guerra de Afganistán había sido similarmente proyectada por el Gobierno de Estados Unidos antes que ocurrieran aquellos tristes sucesos en Washington DC y New York. De modo que las debacles que están sufriendo sus fuerzas armadas en estas dos guerras no pueden achacarse a la improvisación.

Se ha escrito reiteradamente que los combatientes talibanes, con quienes Estados Unidos mantenía relaciones muy estrechas en el período en que la Unión Soviética era la superpotencia extranjera determinante en aquel país, propusieron a los norteamericanos en 2001 deshacerse de Osama Bin Laden, y fue Washington quien decidió no hacerlo, por consideración a los viejos lazos de amistad y compromisos de negocios que unían a las familias Bin Laden y Bush desde mucho tiempo atrás. A la luz del acontecer actual, Estados Unidos se habría ahorrado cientos de miles de millones de dólares en gastos de guerra si hubiera pasado por alto tan escrupulosa prevención “ética”.

Ya se perfila una nueva guerra, contra Yemen, sin que haya desaparecido la amenaza de un próximo conflicto contra Irán de gran envergadura.

Tan errática actuación en materia de políticas de guerra y de relaciones internacionales por parte de la más poderosa y hoy única superpotencia del planeta es inexplicable a la luz de la lógica o de la economía, incluso si se prescinde de una valoración moral.

Dicen algunos economistas norteamericanos que las guerras irremediablemente provocan recesión; otros afirman que estimulan la economía, si la victoria es rápida. Pero todos coinciden en que los conflictos bélicos que Estados Unidos sostiene hoy son dañinos a su economía, aunque inicialmente aporten puestos de trabajo por la expansión de la industria militar.

Es una contradicción mayúscula el hecho de que en Estados Unidos, el gran líder del capitalismo mundial y primer defensor de la empresa privada a nivel global, tenga efecto un fortalecimiento de la economía centralizada a causa del auge de la economía militar que es ya varias veces mayor que el resto de la economía y es el único sector que ha creado nuevos empleos en el último decenio.

Es incuestionable que la economía de guerra puede generar y está generando fabulosas utilidades en Estados Unidos a partir de su posición de única superpotencia mundial capaz, al menos en teoría, de doblegar por las armas a cualquier otra nación del planeta en virtud de una amplia superioridad en términos de los recursos económicos que puede movilizar en el terreno de la tecnología militar. Mucho más si cuenta con el apoyo de los más ricos del primer mundo y son los “enemigos de su seguridad nacional” países del tercer mundo que pugnan por el desarrollo.

Pero los favorecidos de esta política de guerra tras guerra que mueve a Estados Unidos casi desde que emergió de las cenizas de la II Guerra Mundial como la potencia que menos dañó el conflicto, no son los ciudadanos de ese país sino la oligarquía que integra el complejo militar-industrial. La ciudadanía de los Estados Unidos, la que pone los muertos y los mutilados y sufre el desempleo y la caída de su nivel de vida, es la que está perdiendo con cada victoria pírrica que su país logra contra las naciones que pretende humillar. Por ahora, las derrotas son en términos de prestigio, respeto y credibilidad y repercuten en sus nexos con el resto de una humanidad cada vez más ingobernable por el imperio.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Haití: “Los gobernadores del rocío”

Manuel Justo Gaggero (especial para ARGENPRESS. info)

Hacia finales del año 1962 y estando en La Habana, la compañera de John William Cooke, Alicia Eguren me obsequió un libro que lleva como título el de esta nota cuyo autor era Jacques Roumain, un escritor e intelectual haitiano, nacido en 1904 en Puerto Principe y fallecido 40 años mas tarde en el exilio. Fundador del Partido Comunista, y de la revista Revue Indígena, dedicó su vida como militante y escritor a lograr que los habitantes de su país tomaran conciencia de su negritud y de su estado de postración.

En esta, su novela póstuma, revela cuestiones cruciales sobre la identidad y la problemática de su tierra natal. Vivió en Cuba durante un largo tiempo y estableció una estrecha relación con el poeta Nicolás Guillen.

Hoy su patria se ve afectada por el sismo mas fuerte que soportara este país desde 1770 y la misión de ayuda de Cuba, la primera en llegar, con dos hospitales de campaña, 400 cooperantes, entre ellos, 344 médicos, lleva el nombre de este intelectual, escritor y patriota haitiano, que con su obra logró revelar los mitos ancestrales de la cultura popular de ese país caribeño, de cerca de 10 millones de habitantes y una superficie de 27. 750 kilómetros cuadrados. Esta misión solidaria atendió en los primeros días a l8. 000 haitianos y realizó 1. 200 intervenciones quirúrgicas y hoy la componen 700 médicos y lleva realizadas más de 3. 000 operaciones

La historia moderna de esta nación caribeña se confunde con la historia dominicana hasta la firma del Tratado de Ryswixk en 1697, a través del cuál España cedió a Francia la parte occidental de la Isla Hispaniola, ”descubierta” por Cristóbal Colón en su primer viaje a América en 1492.

Al asumir el control de la Isla, o de esta porción. Francia comenzó a explotarla económicamente, introduciendo un promedio de veinte mil esclavos por año. En poco tiempo el azúcar se transformó en el principal producto de exportación de la región, donde abundaban plantaciones de café, cacao, algodón y añil. -

Cuándo estalló el movimiento revolucionario en la metrópoli en 1789, el número de esclavos africanos en la colonia se calculaba en 500 mil, contra sólo veinte mil blancos.

La gran concentración esclava, un desarrollo acelerado y la propia incorporación de los ideales de la Revolución Francesa, crearon las condiciones, para que los haitianos, liderados por el ex esclavo Toussain L, Ouverture proclamaran la primera republica negra del mundo, convirtiéndose en el primer país en América Latina en romper la dependencia colonial.

La derrota de las tropas napoleónicas se produjo en 1803 y el 1º de enero de 1804 se proclamó la Republica. -

Pese a todo el esfuerzo desplegado por las nuevas autoridades, el hecho es que durante un siglo esta joven nación se sumergió en conflictos intestinos entre las masas populares de cultura africana y la elite afrancesada que poseía los medios de producción-fincas, aserraderos, ingenios azucareros, ect. -

Ello no impidió, sin embargo, que el gobierno de Alexandre Petion brindará amplio apoyo en armas y dinero a Simón Bolívar, convencido de que sólo la independencia de todo el continente garantizaría de la de Haití.

En los comienzos del siglo XX, los financistas internacionales, especialmente estadounidenses, construyeron puertos y ferrocarriles, endeudando el país hasta convertirlo en dependiente de los acreedores norteamericanos. Cuándo no pudo cumplir con los compromisos asumidos, los marines la ocuparon militarmente en 1915, y se quedaron hasta 1934, dándole poder a una elite ”afranchi”, cuya docilidad había sido modelada desde le época de la colonia.

Integrante de ese sector Francois Duvalier, ”Papá Doc” instauró una cuasi monarquía, proclamándose “presidente vitalicio” en 1964, y legando el cargo a su hijo Jean Claude -“Baby Doc” en l971. -

En el ínterin Haití se transformó en un rico productor de azúcar y café, produciendo el 9i0 % de los alimentos que consumía-hoy importa el 55%, y su producción está prácticamente destruida. -

La represión desatada por los Duvalier, con su ejército privado los “tonton macoutes”, determinó que los opositores que no eran asesinados tuvieran que exiliarse. En Cuba conocí a muchos de ellos que formaron diferentes movimientos de liberación que fueron sistemáticamente derrotados y aniquilados.

El proyecto de Estados Unidos de convertir esta pequeña nación en la “Taiwán del Caribe” llevó a conceder extraordinarias facilidades a las trasnacionales, que instalaron fábricas de bolas de béisbol y juguetes, al mismo tiempo que se hacían cargo de los escasos servicios públicos privatizados.

La caída de la producción de azúcar y café y los bajos precios internacionales de estos determinó que aumentará la desocupación y la miseria, incrementándose la inequidad.

Hoy el 80% de los habitantes vive con menos de 1 dólar por días y sólo 2 de cada 10 haitianos tienen algún trabajo, por lo general precario y mal pagado.

El 4% de la elite dominante controla el 64 % de la riqueza, y más de dos millones de haitianos viven en el exterior enviando remesas a sus país por 700 millones de dólares por años, siendo la principal entrada de divisas.

El 7 de febrero de 1986, Jean Claude Duvalier, huyó del país en un avión de la fuerza aérea norteamericana, en medio de una ola de protestas, asumiendo el gobierno el Jefe del Estado Mayor del Ejército que prometió “elecciones libres”, promesa incumplida ya que este era un miembro conspicuo del régimen duvalierista.

Luego de muchas frustraciones, la llegada al gobierno de un sacerdote tercermundista Aristide generó expectativas, sin embargo la creciente corrupción y la no resolución de la pobreza y marginalidad, frustraron esta experiencia.

Estados Unidos, que nunca se resignó a perder el control de esta pequeña nación, bajo el paraguas de las Naciones Unidas constituyó una Misión de Paz, que integran entre otros países latinoamericanos Argentina, Uruguay y Brasil.

La misma no ha modificado las condiciones de vida de la mayoría de los haitianos y ha sido denunciada por las prácticas corruptas de algunos de sus integrantes, y el ejercicio de una represión indiscriminada contra los sufridos haitianos, que hoy enfrentan la mayor catástrofe sísmica de su historia.

Como diría el poeta “los gobernadores del rocío” no solo enfrentan la lucha por el agua, sino la tragedia de un terremoto que se ha cobrado miles de víctimas y ha destruido esta pequeña Nación, que fue la primera en reconocer al Cabildo del 25 de Mayo de 1810 como la autoridad de la argentina independiente.

Manuel Justo Gaggero es abogado, ex Director del Diario “El Mundo”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: “La reforma política”

Luis Brunati (especial para ARGENPRESS.info)

¿Que es? ¿Cuales son sus objetivos? ¿Cuales son sus exigencias? ¿Quienes facilitaron su aprobación? Posibles derivaciones y consecuencias.

Que es “la reforma política”

En sus orígenes, fines de 2007, intentó ser un proyecto de reforma al Código Electoral Nacional, impulsado al calor del amplio triunfo electoral de Cristina Fernández de Kirchner, quien duplicó en votos a Elisa Carrió.

En teoría, el proyecto procuraba hacer más simple, económico, moderno y transparente el vetusto sistema electoral argentino y de paso, taparle la boca a la oposición, con respecto a las numerosas denuncias de irregularidades que acompañaron aquellas elecciones.

En base a esas ideas, pero en el marco de un gran desprestigio, el gobierno resucitó y apresuró el tratamiento de la “reforma” como un intento desesperado para favorecer la reelección de Néstor Kirchner en una carrera contra el reloj, pues el 3 de diciembre habría de perder su mayoría en el Congreso, a raíz de la incorporación de los nuevos legisladores.

Con el acelerador a fondo, el oficialismo hizo aprobar la iniciativa el 18 de noviembre en diputados, el 2 de diciembre en senadores y el 14 de diciembre fue publicada en el Boletín Oficial, con el veto presidencial de dos artículos, como Ley 26.571.

Objetivos de la reforma

Combina dos objetivos. Uno de ellos en el plano local y de utilidad tanto para la UCRL como el PJ, razón por la cual también se la conoce como Pacto de Olivos 2. En el caso del radicalismo le permitiría superar la diáspora impulsando una reunificación y en el caso del justicialismo favorecer las chancees reelectivas de Néstor Kirchner para el 2011.

El segundo objetivo, en línea con los intereses del Departamento de Estado de los Estados Unidos de Norte América, es “evitar la fractura del bipartidismo en América Latina”. Este objetivo, de gran importancia para el país del Norte y los intereses del “sistema” ha sido expresado recientemente en varios documentos, dado que la “indisciplina” de varios países de la región, como son los casos de Bolivia, Brasil, Uruguay, Ecuador, Venezuela, Paraguay, etc., se halla directamente relacionada con el surgimiento de terceras opciones.

Como es y en que consiste la reforma

El proyecto original fue tomado de la propuestas de Orlando J Ferreres, viceministro de economía de Carlos Menem ligado al Grupo Bunge & Born, pero incluyo tantas modificaciones destinadas fundamentalmente a cerrarle el camino a Solanas (el único que continúa creciendo en las encuestas), que terminó convertido en un hibrido prácticamente irreconocible y de muy difícil aplicación.

En su origen preveía un sistema de elecciones primarias similar al de los EE. UU., trasformado aquí en “internas abiertas simultáneas y obligatorias”. Para lograr ingresar en esas primarias se fijan requisitos que solo dejarían en pié al PJ y la UCR, eliminando al 98% de los partidos, incluyendo a los propios aliados k, que participan de las reuniones de oposición a la reforma, pero tienen temor a firmar los documentos y recursos judiciales que se vienen presentando.

La ley no solo no incorpora ningún elemento de economía, modernización ni transparencia, además de no incorporar siquiera la boleta única, (en América Latina solo resistida por Uruguay y Argentina), sino que encarece el sistema obligando a la ciudadanía a votar en las internas del PJ y la UCR, además de prácticamente impedir la participación de los pequeños partidos.

Sin pretender reivindicar el sistema electoral norteamericano, se debe señalar que en ese país ni siquiera las elecciones generales son obligatorias y su legislación no impide la participación de partidos pequeños, como es el caso de los partidos Libertario, Verde y de la Constitución entre otros. El bipartidismo de los Estados Unidos es consecuencia de la preeminencia de los dos partidos mayoritarios, Demócrata y Republicano, y no una realidad forzada por ley.

“Reforma Política” viola la Constitución Nacional, los principios más elementales del estado de derecho y hasta el artículo 21 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Pero el veto presidencial de Cristina a los artículos 107 y 108 de la Ley 26.571 en favor de su esposo, la convierten en un verdadero bochorno más propio del fascismo o el feudalismo que del sistema republicano.

Quienes apoyaron la reforma

Aunque la reforma solo favorece a la UCR y el PJ, el gobierno logró 106 votos a favor, sumando al Frente Para la Victoria; numeroso votos de la derecha y centro derecha. 6 del Frente Cívico por Santiago; 3 de la Concertación; 3 del Movimiento Popular Neuquino; 2 del Partido Renovador Salteño; 2 de la Corriente Peronista Federal (ex Unión-PRO); 2 de Unión Peronista (Beatriz Halack y Jorge Montoya, peronistas disidentes); uno del Peronista Federal (el periodista Arturo Heredia) y uno de Claudio Morgado (su compañera de bloque, Silvia Vázquez, votó en contra). Además, el Gobierno contabilizó el respaldo de bloques unipersonales como el cordobés ex radical Francisco Delich, el ex arista fueguino Leonardo Gorbacz; el peronista misionero Emilio Kakubur; el jujeño ex K Mario Martiarena; el catamarqueño Eduardo Pastoriza; la ex pattista Adriana Tomaz, la ex menemista Paola Spatola y el exmacrista Eduardo Lorenzo "Borocotó".

Posibles derivaciones y consecuencias

La normativa vulnera los más elementales preceptos constitucionales y principios básicos del estado de derecho.

Si al perjuicio ocasionado a la casi totalidad de partidos políticos, tradiciones, culturas democráticas y los derechos humanos se añade que la medida de corte neofascista es acentuada por el veto de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, muy probablemente en beneficio del Diputado Nacional y Presidente Consorte Néstor Kirchner, se concluye un grotesco de proporciones, propio del feudalismo y que hace dudar de incluso la posibilidad de atravesar con éxito los estrados judiciales.

Cuanto antes advierta y corrija sus errores el gobierno, menor habrá de ser el costo a pagar y menor la erosión al sistema democrático.

De persistir en la aplicación de la Reforma Electoral en los términos de que expresa la Ley y el sostenimiento del veto, aún llegando a atravesar con resultado favorable la instancia judicial, lo más probable es que se termine desembocando en una grave abstención de la ciudadanía y consecuencias imaginables.

Tal como sucediera con “la distribución de la renta” en la 125, el “tren bala”, la “nacionalización” de Aerolíneas y el Fondo del Bicentenario, entre otras iniciativas del gobierno, una retórica patriótica ha servido para camuflar negocios personales, la defensa de intereses neocoloniales y la violación de la Constitución Nacional y los derechos humanos, integralmente considerados.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Deuda pública, reservas internacionales y BCRA

Julio C. Gambina (especial para ARGENPRESS.info)

Los debates del verano de 2010 se concentraron en la Deuda Externa y la autonomía del Banco Central. Fueron discusiones que incidieron en el cambio del escenario económico y político previsible a mediados de diciembre pasado, cuando se difundió el “Fondo del Bicentenario para el desendeudamiento y la estabilidad” creado por Decreto de Necesidad y Urgencia.

Es probable que hasta marzo, cuando comience el periodo ordinario de sesiones parlamentarias, no haya definición sobre el Fondo de 6.569 millones de dólares, que en el imaginario del gobierno iba a servir para bajar el costo del crédito externo para actores privados y públicos. La polémica del verano ha dado lugar a un crecimiento de la tasa de interés para operaciones de crédito a realizar desde el país. Dicho de otro modo, volvió a subir el “riesgo país”, con tasas usurarias para el financiamiento externo de actividades en Argentina. Claro que un interrogante es si el país necesita en la coyuntura de fondos externos, o si modificando las orientaciones de la política económica que definen el modelo de acumulación, se puede pensar en utilizar fondos propios (reservas) para un desarrollo alternativo.

Sobre fines del año pasado se viene trabajando en una secuencia de arreglo con el Club de París por 7.000 millones de dólares, una deuda mayoritariamente asumida en tiempos de dictadura y por ende sujeta a ser considerada ilegítima y “odiosa”; la seguridad de los pagos para el 2010 con el Fondo del Bicentenario (cubre el 50% de los vencimientos del año) más los fondos previstos en el presupuesto; y la reapertura del canje de deuda del 2005 (beneficio para los que no aceptaron canjear deuda hace un lustro), votado mayoritariamente en el Parlamento, dando muestras de voluntad de cancelación de la deuda por parte de los diputados del oficialismo y la oposición legislativa de derecha. Es una secuencia asociada a la búsqueda de caminos para normalizar la situación del país con el FMI, que desde 2006 no realiza el monitoreo de la economía local, como ocurre con todos los países miembros (asociados) del organismo internacional. Aparece como una necesidad desde el momento que Argentina participa en el G20, ámbito de análisis de la crisis contemporánea en el sistema mundial. No olvidemos que el G20 establece como estrategia central la liberalización de la economía para superar la crisis y una reasignación privilegiada de funciones al FMI como entidad rectora del sistema financiero mundial.

La realidad económica y política de la Argentina se desordenaron y se reinstalaron viejos temas, impensados hace poco tiempo, entre ellos, la discusión sobre algunos estatutos neoliberales como la autonomía del BC, la ley de entidades financieras de la dictadura, una de las reformas centrales de la reestructuración reaccionaria del capitalismo local; y el tema de las reservas, su composición, utilidad y destino, que nos lleva al debate de fondo sobre la deuda pública, un asunto escamoteado desde el gobierno y el poder. Se enuncia una política de desendeudamiento, mientras esta política es asociada a la búsqueda de condiciones para reinstalar al país en el sistema financiero mundial. Nuestro interrogante se vincula con la necesidad de una crítica al sistema y la posibilidad de avanzar en una nueva arquitectura financiera mundial, conscientes de que parte de esta experiencia ya se lleva adelante en la región latinoamericana y caribeña, especialmente en los países del ALBA.

Los temas en debate
Autonomía del BCRA. ¿Sí o no?

Se trata de una institución de los 90´, resultado de la hegemonía política de Menem y Cavallo, totalmente funcional al paradigma de liberalización de la economía sustentada en el libre movimiento de los capitales internacionales y un BC al servicio de ese proceso. La modificación de la Carta Orgánica (C.O.) del BC del 92 completó la reforma financiera de la dictadura militar (1977). Lo curioso a destacar es que el gobierno de Néstor Kirchner (2003-2007) y el de Cristina Fernández propusieron y mantuvieron en la presidencia del BC a un orgánico de la autonomía y la ortodoxia neoclásica o neoliberal, como Hernán Martín Pérez Redrado. El debate de estas horas habilitó un discurso crítico que reclama la modificación de la C. O. del BC, incluso se reflotó un proyecto legislativo de Mercedes Marcó del Pont, actual Presidente del BC, que siendo Diputada por el oficialismo (FPV) presentó un proyecto sin éxito entre sus compañeros de bancada parlamentaria. Un interrogante es si Marcó del Pont bregará desde su función actual por los anteriores propósitos contra la institucionalidad liberalizadora.

Ley de Entidades Financieras

El debate se extendió a la intocada legislación financiera, que data de 1977 y que fuera calificada como el instrumento más revolucionario del gobierno de la dictadura por su propio mentor, el Ministro de Economía, Alfredo Martínez de Hoz. En rigor, no solo se trata de la legislación, sino de la política financiera, cuando la Argentina presenta una de las menores relaciones entre préstamos y capacidad de producción de riqueza y donde el escaso crédito es a tasas muy elevadas. Junto a la Ley de Inversiones Externas, ambas leyes constituyen parte inseparable de la estrategia jurídica para adaptar el régimen local a la demanda liberalizadora y de concentración requerida por los capitales transnacionales. Nadie duda de la extranjerización del sistema financiero local y de la dominación transnacional en todas las ramas de la economía.

Reservas Internacionales (RI)

Se discutió su utilidad y cuál es el monto real de las mismas, pues además de los activos financieros en poder del BC, deben computarse una serie de pasivos que hacen disminuir el saldo de RI. Un debate no menor alude al carácter de reservas excedentes, producto de la vigencia del régimen convertible, aunque se haya modificado la paridad uno a uno entre el dólar y el peso, para pasar a un mecanismo de flotación administrada de la paridad cambiaria. Pero más importante que la cantidad de reservas, es la discusión que se abrió al uso de las mismas, cuando desde el oficialismo se pensaba en un destino de pago de los vencimientos de deuda y liberar recursos corrientes para gasto público, los legisladores y el arco político de la derecha y sus legisladores demandaron pagar la deuda con recursos fiscales corrientes, es decir, a costa del presupuesto y de la mano de un profundo ajuste en el gasto público social. Otros sectores, enmarcados en la izquierda parlamentaria, se pronunciaron por una investigación de la deuda, al estilo de la Auditoría realizada por Ecuador y que devino en una quita de la deuda exigible. Es cierto también, que en otros sectores políticos y sociales, más allá del debate parlamentario, se insistió en privilegiar la deuda social interna, repudiando cualquier estrategia de cancelación de deuda externa.

Lo que queda hasta ahora es el cambio en la presidencia del BC, que fue sorpresa, ya que el candidato con pergaminos favorables para el establishment del poder económico local e internacional, Mario Blejer, quedó en el camino por Mercedes Marcó del Pont que viene de presidir el Banco de la Nación Argentina (BNA). La trayectoria de Marcó del Pont explica expectativas de cambios legislativos y de política financiera a contramano de la orientación ortodoxa hegemónica en el BC. Mientras tanto y con la carta orgánica actual, para acercar más al BC con las necesidades de política económica se creó un “Consejo Económico” que integran los titulares del Ministerio de Economía y del BC, inspirados se dice, en la experiencia brasileña. Consultados varios colegas del país vecino señalan que la impronta la define Henrique Meirelles, el Presidente del Banco Central que proviene del Bank Boston y que fuera la carta de confianza y seguridad otorgada al poder económico mundial de parte de Lula. Dicen que el Ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega es neo desarrollista y el titular del BC un neoliberal consumado. Queda el interrogante si en política se aplica la máxima matemática relativa a “que el orden de los factores no altera el producto”, ya que Marcó del Pont proviene del desarrollismo y Amado Boudou (Ministro de Economía de Argentina) registra antecedentes en la UCD, el partido que inspiró el pope del neoliberalismo argentino: el inefable Álvaro Alsogaray.

La experiencia de Brasil

Desde diciembre de 1964 funciona en Brasil el Consejo Monetario Nacional (CMN) (1) con el objetivo de coordinar la política macroeconómica con la política industrial, comercial, etc. Estamos hablando de un periodo desarrollista en el Brasil, de acelerada industrialización y el CMN funcionaba con los aportes de funcionarios de los ministerios de planeamiento, agricultura, industria, comercio, trabajo, interior; pero también lo hacían representantes de la banca regional o del propio Banco de Desarrollo (BNDES), e incluso expresiones del movimiento de trabajadores. La idea apuntaba hacia la convergencia de la política monetaria y fiscal, con presencia (por lo menos en la letra) de fuerzas sociales. Desde 1995 con el Plan Real (Fernando Henrique Cardoso), el CMN se redujo a las presencias de los ministerios de Hacienda y Planeamiento, junto al Presidente del BC.

La modalidad que inspira a la Argentina está más próxima a esta versión que a la originaria, aún cuando Marcó del Pont sostiene que se tratará de “profundizar el modelo económico de desarrollo industrial”. Algunas opiniones desde Brasil sostienen que el CMN en nada impide el accionar tradicional del BC, máxime con la titularidad de Henrique Meirelles, puesto en dicha función en la Presidencia Lula. Algunos esperaban que con la llegada de Guido Mantega al Ministerio de Hacienda en 2006 hubiera límites a la orientación del BC, especialmente luego de la convergencia de Meirelles con Antonio Palloci, primer ministro de hacienda del gobierno de Lula y claro promotor de la continuidad de las políticas neoliberales.

La experiencia brasileña reconoce también el Consejo de Desarrollo Económico (CDE) creado por la administración de Lula en 2003, inspirado conceptualmente en la composición del primer CMN, por lo menos tal como funcionó en los 60´ y 70´ y que luego mutó en los 80´ y como señalamos con la crisis de mediados de los noventa. La realidad de incidencia del CDE es escasa ante la presencia hegemónica de las concepciones subordinadas al mainstream, la corriente principal en política económica. Más allá de las voluntades políticas en el gobierno y los funcionarios del BC, sectores del movimiento social de Brasil insisten en la ausencia de una presencia más importante de la dinámica social “resistente” para constituir una fuerza sociopolítica que bregue por otro orden económico y social. La correlación de fuerzas políticas es lo que define la hegemonía a favor de la banca y su proyecto liberalizador. La práctica del CMN y más precisamente del Comité de Política Monetaria (COPOM), integrado por funcionarios del BC de Brasil, está concentrada en la metas de inflación, una estrategia sugerida desde los organismos financieros internacionales y que en la Argentina pretendió instrumentar Alfonso Prat Gay cuando estuvo al frente del BC (diciembre 2002 a setiembre 2004). Es la concepción mayoritaria de la banca central mundial y se asocia a la concepción monetarista de control inflacionario, con independencia del efecto que genera en el empleo y la producción de los países en que se aplica. Una de las políticas centrales del COPOM se concentra en la fijación de la tasa de interés. Los sectores menos concentrados de la economía brasileña reclaman por el excesivo nivel de los intereses que conspiran para el desarrollo de una producción no monopolista y se presentan presiones para extender la participación del movimiento popular en los ámbitos de decisión del COPOM. En Brasil como en Argentina, la cuestión se define según sea la capacidad de acumulación política de poder de las clases subalternas o de las dominantes.

La deuda como condicionante estructural

La deuda comprometida entre 1976 y 1983 condiciona el régimen constitucional hasta nuestros días. Sin esa hipoteca no habría habido financiamiento para la militarización del país, el conflicto con Chile y Gran Bretaña; pero sobre todo para la represión y disciplinamiento del movimiento popular. El objetivo final del régimen dictatorial apuntaba a debilitar la capacidad de resistencia para avanzar en la reestructuración regresiva del capitalismo en Argentina. El endeudamiento externo fue el mecanismo económico privilegiado para ese fin liberalizador.

Los recursos ingresados sirvieron para endeudar empresas públicas, usado luego como argumento para las privatizaciones en los 90´, con la secuela de desempleo, marginación, empobrecimiento, desarticulación del aparato productivo y extranjerización de la economía. Los préstamos obtenidos a bajo interés, pero con tasas variables elevaron los servicios de la deuda ante la política estadounidense que llevó la tasa de interés a casi 20% a fines de los 70´ (la iniciativa Volcker de 1979 bajo la administración de Ronald Reagan). Eso hizo impagable la deuda y motivó los recurrentes procesos de negociación en cada turno constitucional.

Del default con bancos transnacionales en 1983 se pasó, Plan Brady (1992) mediante, a la cesación de pagos con tenedores de títulos a fines del 2001. El cambio de acreedores (de bancos a titulares de bonos) resulta de la maniobra realizada por los banqueros, el tesoro estadounidense y el gobierno de Menem y Cavallo. Buena parte de esa deuda impagable estaba en manos de tenedores locales de títulos, situación que afectó a los fondos previsionales, propietarios de deuda por decisión gubernamental asociada a la privatización de las jubilaciones.

La deuda es ilegítima en origen y promovió una amplia concentración del ingreso y la riqueza. Ante la continuidad de una hipoteca impagable y ya cancelada varias veces, la sociedad necesita resolver su independencia, más aún en tiempos de bicentenario. Por lo tanto el debate prioritario es si Argentina continúa sometida a la disciplina del sistema mundial en crisis, o repudia la deuda y encara con decisión la construcción de una nueva arquitectura financiera mundial.

Es un camino que se recorre en la región, con la Auditoria de la deuda ecuatoriana; la salida de Bolivia del CIADI; la construcción del Banco del ALBA y el SUCRE, como moneda regional de intercambio. Un paso en ese sentido sería el funcionamiento del demorado Banco del Sur y el manejo compartido de reservas regionales que superan los 500.000 millones de dólares para cambiar el modelo productivo y el patrón de consumo. Todo con el fin de resolver las necesidades sociales insatisfechas y salir de la crisis capitalista con soberanía alimentaria, energética y financiera.

Julio C. Gambina es Profesor de Economía Política en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario. Presidente de la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas, FISYP. Miembro del Comité Directivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, CLACSO. Fundador de ATTAC-Argentina.

Nota:
1) http://www.bcb.gov.br/?CMNCOMPOS Puede encontrarse en esta página oficial del BC de Brasil el listado de todos los participantes del CMN desde su creación, incluso los representantes de la clase trabajadora, de la banca regional y de los distintos ámbitos oficiales. No resulta un dato menor verificar que la información está en el sitio del Banco Central, lo que define el peso de la entidad en el Consejo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: El kirchnerismo prueba su propia medicina (privada)

Marcelo Ramal (PRENSA OBRERA, especial para ARGENPRESS.info)

Néstor Kirchner tuvo que pasar de largo del Argerich para que la catástrofe hospitalaria tuviera reconocimiento oficial. Su médico personal y ex director del hospital fue claro: ningún paciente podría pasar una operación compleja en el Argerich sin poner en riesgo su vida por la falta de medicamentos y de insumos.

La aseveración puede extenderse a todos los hospitales públicos de la Ciudad. Las “obras” de Macri sólo han mejorado sus fachadas. El objetivo es facilitar la tercerización de los servicios de facturación a obras sociales, o sea, la privatización. El presupuesto de salud 2010 prevé un congelamiento salarial para médicos y enfermeras. Desde comienzos de año, un gran movimiento de protesta sacude a los hospitales porteños, debido a los recortes de servicios e ingresos que se le imponen a los profesionales de la salud. Los mil despidos que acaba de anunciar Macri, por otra parte, se concentran en el área sanitaria.

Pero el sayo que el Dr. Donato Spaccavento le ha calzado al gobierno PRO le cabe, por igual, al kirchnerismo. ¿Acaso los legisladores “K” no votaron junto al macrismo los presupuestos de la Ciudad, con estos brutales ajustes en la atención hospitalaria? En materia de vaciamiento, el sistema nacional de salud pública no tiene nada que envidiarle a la gestión macrista. Por caso, el presupuesto nacional 2010 dispuso una reducción de 436 millones de pesos en el área de salud, lo que implicó una caída del 7,1% respecto de los niveles del año anterior. Los hospitales bonaerenses sólo sobreviven por la lucha de sus trabajadores, como lo demostró el Larcade de San Miguel. En Tucumán, los trabajadores de la salud debieron ir a la huelga general en defensa del hospital público para enfrentar en este caso al hiperkirchnerista Alperovich. Con la misma energía salieron a luchar los médicos y enfermeras de Río Negro, contra el radical –kirchnerista Miguel Saiz.

La liquidación de la salud pública alimenta al filón capitalista de la “industria” de la salud, sus prepagas, laboratorios y clínicas. El gobierno “nacional y popular” profundizó la privatización del sistema sanitario. Sus “empresarios”, finalmente, se destacan en la lista de financistas a su campaña electoral.

Con la internación del ex presidente, el kirchnerismo ha bebido de su propia medicina. El gusto se parece, y mucho, al jarabe que ofrece Mauricio Macri en la Ciudad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Arquetipos de perversidad

Claudia Rafael (APE)

Hacia 1986, la Organización Mundial de la Salud definió al desempleo como una de las catástrofes epidemiológicas de la sociedad contemporánea. En verdad, el desempleo -ese fenómeno social definido como epidemia- es atravesado individualmente desde la angustia y la desesperación propias del desamparo y la vulnerabilidad.

En agosto de 2009, la presidenta lanzó lo que llamó un megaplan para resistir al avance de la crisis y frenar la caída en la generación de empleo. Cristina Fernández habló de “inequidad social” y de respeto a los “sectores más vulnerables”. Y una vez más, como tantas, a lo largo de la historia y de las décadas se volvió a decretar el QEPD para el clientelismo político asegurando la transparencia de un sistema de cooperativas que quedó reconcentrado en el conurbano bonaerense. Y no en cualquier año. En el año previo de trabajo a las elecciones presidenciales de 2011. Después de todo, el conurbano aglutina en sus entrañas los paradigmas más cruentos de la perversidad. Resume el arquetipo de la no-justicia y el modelo más macabro para simbolizar la brecha social. Pero además, combina las políticas más descaradas del sojuzgamiento en donde unas cuantas migajas esporádicas suelen ser el pago esclavizante para asegurar la perpetua fidelidad.

Ajenas a todos esos discursos y teorías, dos mujeres vigilaban por estos días la plaza La Foresta, en La Matanza. Ese es el rol que les asignaron en la cooperativa. Sesenta cooperativistas que están abocados a limpieza o a vigilancia de las plazas. En Rafael Castillo, otro grupo de cooperativistas pinta de blanco los cordones de la avenida Casares. Prioridades que no cambian la vida ni la dignidad azotada de los vulnerados que viven a escasos metros del lugar. Pintar los cordones cuando la barriada no tiene desagües, no tiene veredas ni calles asfaltadas. Y menos aún cordones. Ni siquiera suelen asomar a los planes sociales. Ciertas barriadas quedan ajenas a todo atisbo de institucionalidad. Ni siquiera llegan las partículas residuales de los favores del poder.

Leonardo P. es el nombre con que aparece el hombre en la crónica del diario La Nación. Dieciséis horas haciendo cola. Para nada, piensa seguramente pero continúa allí. Irse sería renunciar definitivamente a la utopía de lograr algún día tener qué llevar a casa para alimentar a los chicos y alguna vez, quien sabe, comprarles un juguete. Pero el suyo es un nombre más entre el de miles de desocupados que esperan que sus brazos se llenen de trabajo que les asegure un sueldo de 1500 pesos que “un referente” prometió. Leonardo P. igual que tantos otros leonardos que hacen interminables filas para saltar las fronteras que dividen tajantemente la desocupación de la ocupación, intuyen que es una promesa más. Que ya pasó demasiado tiempo desde que los punteros les esperanzaron el alma con ese sueño inalcanzable que significa trabajar, aquel día en que además se quedaron con los datos de la familia, con las fotocopias del documento, con la partida de nacimiento.

Javier Auyero plantea en “Clientelismo político, las caras ocultas” que cuando Graciela Fernández Meijide derrotó a Chiche Duhalde en 1997, los expertos aseguraban que “el fenómeno Graciela” se había llevado consigo “los resabios de la vieja política”. Y que, por ende, el aparato duhaldista había sido herido de muerte. Dos años más tarde, la victoria de la Alianza hizo que se vaticinara una vez más que las formas tradicionales de hacer política habían pasado a ser cosa del pasado. En 2001, el espejismo de la unidad entre cacerola y piquete convenció a muchos de que la vieja concepción política había sido enterrada para siempre.

Fatal engaño. Bastaría, para entenderlo, con remontarse a la clientela romana, que era el vínculo de personas de estatus desiguales que se basaba en el intercambio de favores. En su Diccionario de Política, Norberto Bobbio, Nicola Mateucci y Gianfranco Pasquino definen que “estas relaciones implicaban la presencia de individuos de rango elevado, patronus, propietario de la tierra y con influencia sobre las políticas centrales que ofrecían tierras y protección a uno o varios clientes, a cambio de su sumisión y obediencia”.

La extensa fila que atraviesa horas y horas al rayo del sol e interminables madrugadas frente a la Fundación Padre Mario, en González Catán, está atiborrada de esperanzas que se truncan ferozmente a cada rato. Que se quiebran en mil pedazos cuando el tiempo pasa y no aparecen respuestas. “La primera vez, me prometieron que iba a cobrar en enero, pero sigo sin tener noticias y me vine a inscribir de nuevo”, dijo A.S. al diario La Nación. “En enero dejé de recibir el plan Jefes y Jefas, y sólo cobré la asignación por un hijo, pero tengo cuatro”, relató para completar el rompecabezas de su historia.

Hablan de “comisiones” que exigen los punteros. De hartazgos que se nutren de una violencia estructural que suele ser el germen indispensable del sistema clientelar. Que tiene su caldo de cultivo perfecto en el trauma de origen social que representa el desempleo. En 1930, Sigmund Freud escribió en “El malestar de la cultura” que el trauma social genera “estupor inicial, paulatino embotamiento, anestesia afectiva, narcotización de la sensibilidad...abandono de toda expectativa...y alejamiento de los demás”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Ahora no se sabe cuándo se realizará el debate: Internaron a Menéndez y podría suspenderse el juicio en Tucumán

PRIMERA FUENTE

El represor Luciano Benjamín Menéndez permanece internado desde el 4 de febrero en el Hospital Militar de Córdoba por un cuadro de neumopatía aguda. Así lo confirmó la jefa de la sección Neumonología del Hospital Militar de Córdoba, María del Carmen Carreras, a través de un fax que fue enviado ayer al Tribunal Oral Federal de Tucumán. Según la médica, el ex jefe del Tercer Cuerpo del Ejército debe estar internado por un lapso de entre 25 y 30 días. Esto puso en riesgo el inicio del juicio previsto para el 16 de febrero. Ahora, el Tribunal Oral decidirá si posterga o no el debate y para ello esperará un informe de un médico forense de Córdoba.

Está casi todo listo para el inicio del segundo debate histórico por los crímenes de lesa humanidad que está previsto realizarse a partir del 16 de febrero en Tucumán, pero en las últimas horas se volvió incierto su inicio. El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tucumán recibió ayer un fax en el que se confirma que el represor Luciano Benjamín Menéndez permanece desde el 4 de febrero pasado internado en el Hospital Militar de Córdoba por un cuadro de neumopatía aguda.

“El proceso de internación demandará entre 25 y 30 días, hasta la recuperación completa, aunque supeditado a la evolución del mismo, siempre sujeta a eventuales imponderables”, asegura la jefa de la sección Neumonología del Hospital Militar de Córdoba, María del Carmen Carreras, en el escrito enviado al Tribunal Oral Federal de Tucumán.

A partir del inesperado escenario, el secretario de Derechos Humanos del Tribunal, Mariano García Zavalía, informó a primerafuente que hoy se enviará un oficio a la Justicia Federal de Córdoba para que designe a un médico forense a fin de que constate la situación de salud de Menéndez. "Requiérase al Cuerpo Médico Forense del Poder Judicial de la Nación en la provincia de Córdoba, informe a éste Tribunal Oral -con carácter de urgente- si el imputado mencionado puede concurrir en calidad de tal a la audiencia de debate oral y pública en estos autos a iniciarse el día 16 de febrero de 2010, debiendo tener presente que durante la estadía en esta provincia y durante el desarrollo del juicio estará alojado en un domicilio particular, cumpliendo la prisión preventiva bajo la modalidad de prisión domiciliaria", expresa el decreto firmado ayer por los jueces del Tribunal Oral.

Una vez que los jueces del Tribunal Oral, Gabriel Casas, Carlos Jiménez Montilla y Josefina Curi (camarista santiagueña), conozcan el informe del perito cordobés, tendrán que decidir si postergan el inicio del juicio hasta que el ex jefe del Tercer Cuerpo sea dado de alta o separan al imputado del debate, es decir, comienzan el juicio sin Menéndez.

Menéndez es requerido por el Tribunal Oral para ser juzgado, junto a su ex subordinado Antonio Domingo Bussi y otros cinco imputados, por los delitos de lesa humanidad cometidos en la ex Jefatura de Policía, uno de los centros clandestinos de detención más sangrientos que funcionó durante la última dictadura en la provincia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Salta: ex ypefianos reclaman daños perjuicios y muertes por abandono del estado

COPENOA

El dirigente Hugo Cesar Gonzáles, ex trabajador de lo que fuera Yacimiento Petrolíferos Fiscales, denuncia el abandono sistemático que realiza tanto el estado provincial como nacional sobre este sector. Acusa la continuidad de la política represiva del ex gobernador Juan Carlos Romero, la que según Gonzáles se acentúo con el gobernador Juan Manuel Urtubey.

Gonzáles converso vía telefónica desde los estudios de la emisora FM Mosconi, durante el programa que conduce el periodista Julio Rojas quien realizo un dúplex desde Mosconi con el periodista Marco Díaz Muñoz de la redacción de la Agencia de Noticias Copenoa, en la ciudad de Salta.

Para Gonzáles: “Acá en el Departamento el gobernador Urtubey sigue con la misma política del ex gobernador Juan Carlos Romero los que demuestran un desprecio tremendo sobre la gente del Departamento San Martín, en las ultimas elecciones Urtubey vino a mentir prometiendo trabajo genuino con la inauguración de una planta industrial de lo que fueran los tallares de Yacimientos Petrolíferos Fiscales y hasta el momento no hay absolutamente nada. Trabajo genuino no hay, solo se encuentra trabajo temporario de dos a tres meses. Ahora la expectativa del gasoducto que construirá la empresa Contreras Hermanos serán para 50 años extirpando los recursos naturales no renovables mientras que los trabajo serán temporarios para la mayoría, mientras entre las organizaciones sociales se pelean por un puesto de trabajo y ahora se intensifico la represión por pedir trabajo, ahora reprimen continuamente, gendarmería paro un poco, ahora trata de dialogar, la que reprime continuamente es la policía de la provincia de Salta que tiene un destacamento represivo”. Afirmo Hugo Cesar Gonzáles.

Riquezas para pocos y pobreza para muchos

“Los gasoductos de gas y petróleo pasan por debajo de tierras aborígenes, y cuando estos piden algo, para mejorar sus paupérrimas vidas, no les dan absolutamente nada ni chapas, ni fuente de trabajo nada, no tienen para comer y cuando reclaman y denuncian lo que les sucede los amenazan con represión. Está todo mal se aplican las mismas políticas de antes, con pura mentira y demagogia, es desesperante la situación que tenemos que vivir.

Marcha y reclamo

“Estamos llamando a una reunión y posterior marcha para congregar a los ex trabajadores de Y.P.F. hoy desocupados, y fallecidos una centena de ellos solicitando que se pague por daños y perjuicios porque hay muchas viudas que criaron los hijos con los miserables 150 pesos, haciendo pan casero para poder sobrevivir”. Dijo finalmente el Dirigente Hugo Cesar Gonzáles.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El Salvador: Caso Jesuitas puede abrirse como “Cosa Juzgada Fraudulenta”

Gloria Silvia Orellana (COLATINO)

Gissela De León, abogada del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), sostuvo que sin importar el Caso Jesuitas haya sido juzgado en El Salvador, el derecho internacional permite iniciar un nuevo proceso judicial.

El Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) es una organización de defensa y promoción de los derechos humanos en el hemisferio americano, cuyo objetivo principal es garantizar la plena implementación de normas internacionales de derechos humanos en los Estados miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA).

CEJIL fue fundado en 1991, por destacados defensores de derechos humanos del continente con el propósito de asegurar el acceso al Sistema Interamericano para las víctimas de violaciones de derechos humanos.

La apertura del Caso Jesuitas, en España, es una nueva oportunidad de invocar la justicia, y lejos de considerarlo un caso cerrado, De León afirmó que se puede utilizar la figura “Cosa Juzgada Fraudulenta” (poner en duda la justicia de la sentencia, para emprender un nuevo examen del asunto), y brindar la oportunidad a los familiares de las víctimas.

El proceso judicial abierto por el Magistrado Juez Eloy Velasco, de la Audiencia Nacional de España, contra 14 militares salvadoreños, miembros del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, por su supuesta participación en la Masacre de los Jesuitas y dos de sus trabajadoras, en 1986, es para De León, la “oportunidad histórica de justicia”.

“La Audiencia Nacional de España, tiene jurisdicción y puede pedir al Órgano Judicial salvadoreño que practique diligencias acá en El Salvador, o puede convocarlos a ellos (imputados) a declarar en España”, comentó.

- COLATINO - El ex presidente de la república Alfredo Cristiani, afirmó que el Caso Jesuitas ya había sido juzgado ¿Qué opina?

Gissele De León – Sí, pero en principio lo que se hizo en el caso de los Jesuitas no fue justicia, se les aplicó una ley eventual (Ley de Amnistía) a los responsables y no fueron …

- Pero entonces, si hubo un proceso judicial en este caso

Sí, pero eso no fue un proceso de justicia, hay una figura que en el derecho internacional se llama “Cosa Juzgada Fraudulenta”, que la Audiencia Nacional española puede utilizar en un nuevo proceso.

- ¿Los militares citados por el Juez Velasco en España, pueden negarse asistir?

En principio ellos estarían obligados a hacerlo, de hecho, ya ha pasado en otros casos, como Guatemala, son casos pendientes que tiene ahí la Audiencia Nacional de España.

- Tiene jurisdicción el juez Velasco para citarlos

Claro, es un delito de “lesa humanidad” pero las declaraciones y todo ese proceso dependerá de la voluntad del Órgano Judicial salvadoreño, quienes tienen la potestad de “obligarlos” a cumplir.

- ¿Depende entonces de voluntad política?

Todo va a depender de la voluntad y actitud de ambos sistemas judiciales, es un diálogo que se establece entre el Órgano Judicial español y el Órgano Judicial salvadoreño, eso será definitivo.

Porque, aun cuando exista un proceso judicial en otro país, pero al demostrar que en ese proceso judicial, no se llevó al castigo a los responsables, puede abrirse de nuevo el caso.

- ¿ Y es lo qué ocurrió en el juzgamiento de los jesuitas?

Sí, ocurrió, el juez (Eloy Velasco), puede abrir el proceso judicial y se pueden volver a juzgar (a los responsables) pero todo dependerá de la voluntad política del Órgano Judicial salvadoreño.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Bolivia: Los eternos jóvenes del ‘70

Antonio Peredo Leigue

La revolución del ’52 le entregó a Bolivia una valiosa expresión intelectual. Almaraz, Zavaleta, Quiroga Santa Cruz, pese a que dos se formaron en círculos externos a la ideología predominante, nos dieron una extraordinaria visión de ese proceso con sus desventuras, pero también y más importante, con sus grandes avances. Su participación política no se restringió a la producción intelectual, sino que fueron actores de primera línea en las luchas populares de ese tiempo. No mencionamos a los ideólogos de aquella revolución, pues fueron anteriores a ésta. Tampoco a esa camada actora y relatora, que reflejaron las inquietudes de entonces.

Este es el antecedente para entender que, aquella generación, partícipe del impulso inicial del proceso, iba a entregar la posta a una nueva y altamente prometedora columna de pensadores y luchadores. Estos ya conocían los aportes innegables y los retrocesos imperdonables de aquellas jornadas. Estaban conscientes del papel que les tocaba jugar en el escenario que se armaba, después del prematuro agotamiento de la revolución, que fue entregada a las transnacionales, en aras de un entendimiento con el imperio.

Los tiempos eran agitados y la impaciencia revolucionaria no se había revestido de la paciencia necesaria para esperar el momento adecuado. Es que el comandante Che Guevara llegó a estas tierras, proclamando que la liberación nacional y la construcción del socialismo eran una tarea inmediata, pues había llegado la hora de los hornos y no iba a verse más que la luz. No era vana proclama de observador externo, sino de hombre comprometido que llevó su consecuencia hasta dejar sus restos en esta tierra.

Así, los jóvenes del ’70, fueron a encontrar la luz en la intrincada geografía donde la fiebre del oro obnubila la visión de los hambrientos y el ensordecedor ruido de las motosierras insensibiliza al jornalero automatizado. Escaparon de la ciudad, donde habían roto con la plática que, paradójicamente, los había preparado para la lucha. Dejaron la universidad, que los había elegido como sus mejores representantes. Pero, en aquella celosa región a la que llegaron, no encontraron la luz, sino la oscuridad.

Esa heroica gesta, que quiso continuar la hazaña libertaria del Comandante Che Guevara, se conoció como la Guerrilla de Teoponte. Comenzó a organizarse desde el momento en que Inti lanzó su proclama “Volveremos a las montañas”. Convocó a mujeres y hombres de Bolivia y de toda América, proponiendo seguir el ejemplo que los llevaría al escalón más alto del ser humano: el revolucionario.

En la segunda quincena de 1970, aprovechando un plan de alfabetización que les permitía llegar hasta la zona de operaciones sin despertar sospechas, iniciaron las acciones. Habían dejado una declaración que anunciaba: “Volvimos a las montañas”. El primer episodio, cuidadosamente planificado, atacó un centro de explotación transnacional que empobrecía aún más a los famélicos buscadores de oro. Logró un impacto internacional, al canjear dos técnicos extranjeros por diez presos políticos que, el régimen militar, se vio obligado a transar. Estableció un principio revolucionario: no se toma rehenes para pedir rescate, pues eso es delincuencia.

Pero no estaban preparados. Además, los mandos militares enseñados por la dura experiencia de Ñancahuazú (1967), cercaron al contingente, trabaron pocos combates y los dejaron deambular hasta que el cansancio y el hambre los diezmó. La brutal consigna de no tomar prisioneros, iba acumulando episodios espeluznantes de asesinatos. Quedaron con tanta culpa, los autores de esos crímenes que, años después, rogaban entrevistarse con camaradas o familiares de sus víctimas, para confesar que sólo cumplieron órdenes, por lo que eran culpables sus mandos. A su vez, éstos se cuidaban de difundir la versión de que, los criminales, actuaron por su cuenta vulnerando la ética militar. Pero no es en ellos que vamos a centrar la atención.

Parte importante de la columna que entró a Teoponte, estaba formada por dirigentes universitarios. Su partida, de hecho, dejó inactiva la dirección del movimiento estudiantil. Sus mejores hombres empuñaron el fusil y fueron a combatir. Lo hicieron también obreros y campesinos, artistas como Benjo Cruz y religiosos devotos, brillantes profesionales chilenos y hombres de otras procedencias, incluso un estadounidense.

Allí murieron como resultado de su inexperiencia, de la improvisación, del aislamiento y, por supuesto, de los fríos planes de aniquilamiento en los que se habían preparado los oficiales asignados a este episodio. Esos combatientes aniquilados por el hambre o por la ejecución criminal, trascendieron la acción armada. Dejaron un patrimonio de visiones y voluntades que capturó la conciencia de obreros y campesinos, de intelectuales y profesionales, hasta de los mismos militares. Es que éstos, dos veces golpeados por la evidencia de que mataban, tanto en Ñancahuazú como en Teoponte, a una juventud que luchaba por la liberación nacional, no pudieron sostener por más tiempo la falsa estrategia de identificar al pueblo como el enemigo.

Los guerrilleros nos dejaron el patrimonio de su primera, extraordinaria y múltiple enseñanza. El diario de Francisco, en coloquio con su pueblo y con su dios, a través de su compañera, se desespera por explicar su realización como persona, mediante la entrega de su vida en aras de la justicia y la libertad. De una y otra manera, varios combatientes de aquella gesta escribieron y dejaron su mensaje de amor a la vida, de consecuencia combativa y de coherencia libertaria.

La historia oficial quiso enterrarlos definitivamente. No pudo hacerlo de ninguna forma. La Central Obrera Boliviana reivindicando los métodos de lucha de la guerrilla. Los campesinos rompiendo alianza con la cúpula militar y proclamando la lucha por recuperar su soberanía.

Y ahora, cuando en Bolivia se abre la esperanza de una nueva sociedad, de aquella sociedad por la que ellos lucharon, como tantos obreros, miles de campesinos, hombres y mujeres de esta patria, nos reencontramos con ellos. Estamos recuperando sus restos. Debemos recuperar su historia, la historia de su recorrido azaroso pero heroico en aquella geografía inhóspita. Uno por uno, los combatientes de Teoponte, latinoamericanos todos ellos, son un patrimonio histórico de la humanidad. Tenemos que lograr recuperarlos por completo.

Hoy recuperamos sus cuerpos. Mañana deben ser su ejemplo y su intensa vida. Porque, después en este tiempo, no se ha de ver más que la luz.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Doble carácter de la descolonización

Eduardo Paz Rada

Si bien la historia de los pueblos tiene características singulares, existen rasgos compartidos que se articulan a las condiciones internacionales y a ondas políticas e ideológicas que trascienden las particularidades y marcan las tendencias en regiones y espacios geográficos de acuerdo a la potencia de las fuerzas sociales que protagonizan los cambios en la sociedad.

En relación a los procesos de descolonización, dos son los grandes flujos que caracterizan estas manifestaciones. El primero, vinculado a los quince años de la Guerra de la Independencia de los pueblos de América Latina contra los imperios europeos representados por la Corona Española que, en la primera mitad del siglo XIX, fue precedido por los levantamientos indígenas y la revolución negra de los haitianos.

Significó la conjunción de luchas de guerrilleros mestizos e indígenas con ejércitos libertarios, republiquetas, juntas tuitivas, levantamientos y cercos a las incipientes ciudades. El objetivo común era derrotar a los ejércitos realistas y a los representantes político-administrativos del Rey. Tupac Katari, Petión, Morazán, Pedro Domingo Murillo, Simon Bolivar, Antonio José de Sucre, José de San Martín, el cura Morelos, los hermanos Lanza, José Artigas, Juana Azurduy son algunos de los egregios nombres de esta campaña.

La Patria Grande de los pueblos de América Latina y el Caribe impulsó su lucha y se convirtió en sueño incumplido de Bolivar, Morazán y San Martín, quienes fueron derrotados por las oligarquías locales que fragmentaron la región y priorizaron su relación con las potencias de Europa y Estados Unidos.

El segundo flujo descolonizador está constituido por la experiencia de los procesos de Liberación Nacional de los pueblos de Africa y de Asia en las post Segunda Guerra Mundial. Nuevamente esta lucha enfrentó a las los pueblos organizados contra las potencias imperialistas Europeas, desde Argelia hasta Mozambique y Angola, desde la India hasta Indonesia.

La consigna de la Unidad Africana, el impulso de la solidaridad y lucha común contra el imperialismo, la conjunción de los países del Tercer Mundo, la creación de la organización de los Países No Alineados fueron el impulso mas importante para avanzar en la emancipación de los pueblos. El más claro pensador de esta lucha fue Franz Fanon.

Fanon, en “Los condenados de la Tierra” decía: “Se trata, para el Tercer Mundo, de reiniciar una historia del hombre que tome en cuenta al mismo tiempo las tesis, algunas veces prodigiosas, sostenidas por Europa, pero también los crímenes de Europa, el más odioso de los cuales habrá sido, en el seno del hombre, el descuartizamiento patológico de sus funciones y la desintegración de su unidad; dentro del marco de una colectividad la ruptura, la estratificación, las tensiones sangrientas alimentadas por las clases; en la inmensa escala de la humanidad, por último, los odios raciales, la esclavitud, la explotación y, sobre todo, el genocidio no sangriento que representa la exclusión de mil quinientos millones de hombres”

Los procesos históricos de descolonización han estado vinculados, en los países y pueblos dominados por los imperios o el imperialismo, a la doble tarea de destruir los lazos de opresión del poder externo y, al mismo tiempo, construir un poder nacional soberano capaz de representar a quienes forman parte de una comunidad nacional.

Ante ambos procesos descolonizadores, sin embargo, el capitalismo imperialista se impuso con mayor oprobio y sometimiento a los pueblos, la explotación de sus riquezas naturales y la imposición de un sistema semicolonial, fundado, en los últimos cincuenta años, en el neoliberalismo y el triunfo de las corporaciones transnacionales.

En el caso boliviano actual, la descolonización impulsada por el gobierno de Evo Morales, debería estar marcada por ambas tareas. Por una parte, el desmantelamiento del colonialismo interno con la formación de un movimiento patriótico nacional y popular que impulse la unidad nacional frente a los intentos autonomistas que tienden a la fragmentación y, por otra parte, la ruptura con el dominio imperialista que aún impera a través de poderosas transnacionales petroleras, mineras, bancarias y comerciales.

La “desconexión”, categoría trabajada por el egipcio Samir Amin para expresar la necesidad de romper los lazos de la dominación, generando un proceso autocentrado de desarrollo en los pueblos del Tercer Mundo, no es otra cosa que la propuesta endógena de desarrollo nacional y latinoamericano que parta por conseguir la autosuficiencia de alimentos, vestido y vivienda con una revolución productiva, moral y participativa.

En Bolivia, la propuesta de plan de gobierno de Morales con el Salto Industrial, utilizando y transformando los recursos naturales como el litio, el gas y el hierro, la Revolución Vial que integre al país, la producción agrícola y ganadera a gran escala para asegurar la soberanía alimentaria puede convertirse en la ruta de la emancipación nacional.

Los vaivenes de la geopolítica latinoamericana actual, con un movimiento agresivo del imperialismo estadounidense, respaldado por los gobiernos de Colombia y México y con las fluctuaciones de gobiernos en Argentina, Chile y Brasil, hacen imprescindible que el proyecto integrador y unitario de América Latina y el Caribe con el ALBA y UNASUR, a pesar de sus dificultades, sean impulsados y potenciados ante los desafíos y peligros que acechan a la región y al planeta.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Las precauciones del anticapitalismo en Chile

Andrés Figueroa Cornejo (especial para ARGENPRESS.info)

La versión mecánica de que bajo un gobierno como el de Piñera, automáticamente los trabajadores y el pueblo se tomarán las calles y le “quitarán la sal y el agua” al multimillonario en el Ejecutivo, corresponde a una lectura más que discutible. Ello es como creer que los asalariados y los pobres estaban simplemente acuartelados durante estas últimas dos décadas y que ahora, frente al establecimiento de un gobierno de la vieja derecha, se levantarán mágicamente.

El pacto de gobernabilidad capitalista sellado entre la Concertación y el pinochetismo en el último tercio de los 80 del siglo pasado, contempla la posibilidad de que la derecha antigua también llegue a La Moneda. Y mientras esté garantizada la consecución del modo primario exportador, la preeminencia ordenadora del capital financiero y especulativo sobre el conjunto de momentos del capital, la democracia sin pueblo, los ajustes estructurales demandados por el crédito imperialista, la contención y control social, y la alienación ampliada, en rigor, no hay problemas. Salvo, claro, para los funcionarios de confianza política de la Concertación que tendrán que buscar trabajo en otro lugar, menos aquellos que hayan tomado las previsiones del caso y ya sean accionistas de empresas, dueños de ONG’s, consultoras, etc.
La “unidad nacional” y el “consenso” entre la vieja y la nueva derecha también era la forma predominante de dotar de gobernabilidad a los gobiernos de la Concertación. Lo que ocurre es que ahora es el turno de Piñera. Y eso es lo que recuerda permanentemente “Berlusconi chico” a través de los medios de comunicación. Tanto él, como miembros de la propia Concertación.
Piñera no es Pinochet, ni Bachelet, Allende. El actual período corresponde a la democracia burguesa, restringida, tutelada, encorsetada por los intereses de la clase propietaria y sus instituciones, y coronada jurídicamente por la Constitución del 80. Y la contradicción actual no es dictadura / democracia; sino hegemonía de los intereses de la burguesía versus las tareas necesarias para imponer con lucha multidimensional, de menos a más, la hegemonía de los intereses de los trabajadores y los pueblos. Lo demás es propaganda.
La Concertación, durante 20 años, cumplió como alumno mejor el compromiso considerado en el contrato con la derecha vieja de despolitizar al pueblo y hacer trizas las expresiones de la autoorganización popular que en la dictadura, decisivamente, apresuraron y justificaron el propio pacto de gobernabilidad por arriba.
Por ello, y debido a las debilidades y descomposición de las fuerzas anticapitalistas de Chile –golpeadas por las relaciones de fuerza internacionales, cooptadas por la Concertación, en crisis de sentido y en tránsito entre la resignación y el acomodo-, la actual Central Unitaria de Trabajadores, por ejemplo, con fortuna representa una fracción de los empleados públicos, mientras las mayorías empobrecidas se rebuscan la vida en jornadas de trabajo infinitas, bregando contra el narcotráfico, gastando parte del ingreso en tragamonedas, víctimas de una organización del trabajo impuesta por el capital caracterizada por el subcontratismo, la fragmentación, el cuentapropismo, el emprendimiento imposible.
Efectivamente, hoy existen destellos esperanzadores de reagrupación anticapitalista. Pero, no hay duda de que la construcción de la alternativa política e independiente de la Concertación –con ese u otro nombre- de un socialismo de los pueblos y los trabajadores recién comienza su derrotero necesario.
El horizonte estratégico de la recomposición de la fuerza y el proyecto –condicionada por la propia lucha de clases en una relación simbiótica e interdependiente- es la construcción ampliada del poder del pueblo en clave contrahegemónica para hacerse del gobierno y garantizar su sobrevivencia. Ese es un punto de llegada, que inmediatamente se vuelve punto de partida en cuanto se realice.
La creación heroica, la lucha permanente, la vista fija puesta en la formación del estado mayor de la emancipación social; la imaginación, la generosidad que no hipoteca principios, pero que no se corta las piernas por faltar a manuales producidos en contextos bien diferentes al presente; el trabajo colectivo, el análisis concreto de la realidad concreta, la convicción de mayorías y poder, son algunas pistas que deben regir la táctica (que es como el habla de la lengua, es decir, la actualización política de acuerdo a las condiciones concretas de las fuerzas populares, respecto de la estrategia) de las agrupaciones de inspiración revolucionaria y anticapitalista.
Nunca hay que olvidar que la Concertación le teme al pueblo y a la pobreza. Que es parte del problema y no de la solución. Por eso sus próximos pasos en relación a alentar la movilización social serán limitados y siempre subordinados al objetivo de retornar al Ejecutivo en 4 años más. Por tanto, la táctica del anticapitalismo es disputar la conducción participativa y sus contenidos en todo momento. De lo contrario la unidad emancipatoria de los intereses de los pueblos y los trabajadores será simplemente utilizada con mano ajena –como ha ocurrido frecuentemente en la historia de Chile y el mundo- y otra vez traicionada.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Venezuela: La tentación

José Vicente Rangel (APORREA)

¿Sucumbirán a la tentación de otra aventura los opositores a Chávez? Probablemente. Es el sesgo que toman los acontecimientos de las últimas semanas, marcados por la violencia. Por la manipulación grotesca de lo que sucede. Por el empleo compulsivo del recurso mediático para influir sobre la población. Particularmente en jóvenes estudiantes, muchos de ellos menores de edad, sin claridad acerca de lo que acontece.

A través de sus declaraciones uno observa que están motivados por informaciones manipuladas y mal digeridas y por el afán de estar en algo. De ir a la calle en busca de emociones fuertes. Ya que realmente no es posible pensar que el tema de un canal elitista, y la condición social de sus propietarios, influyan en sus conductas. Es patético observar cómo esas manifestaciones, aprovechadas al máximo por medios de comunicación con inequívocos planes subversivos, se magnifican y se les presenta como reacción de la población, cuando más bien despiertan creciente rechazo.

No hay conducción en esas acciones -al menos visible-. Las direcciones partidistas de oposición no aparecen por ninguna parte, salvo en el plano declarativo, y los jóvenes movilizados las rechazan. Por lo cual se plantea un cuadro que, poco a poco, deriva hacia el caos. En otras palabras, la oposición, la mediática, la partidista y los jóvenes estudiantes, se aproximan cada vez más a los episodios que vivió el país hace siete años. También, ¿por qué no decirlo?, a los que condujeron al movimiento revolucionario de los 60 y 70 a acciones sin conducción -o divorciadas del contexto de entonces-, y a situaciones que apuntalaron a los factores de poder que se combatían.

Una oposición sin claridad en sus objetivos y con precaria organización, que pretende conjugar lo cívico con la guarimba, que participa en procesos electorales al mismo tiempo que los cuestiona, y, lo que es peor, que quiere utilizar las dos vías, la pacífica y la violenta simultáneamente, corre un gravísimo riesgo. Ya vivió las consecuencias de ese dualismo letal -también ocurrió a un sector de la izquierda durante la Cuarta República, cuando creyó tomar el cielo por asalto-, en abril de 2002, con el golpe militar, el paro petrolero y las guarimbas, error que luego repitió cuando pensó que absteniéndose en las elecciones parlamentarias crearía condiciones para el derrocamiento de Chávez.

Pero todo ha fallado hasta ahora. Y la experiencia no puede ser más desastrosa, por contraste con los logros que esa misma oposición alcanza cuando transita la senda legal y se acoge a la opción electoral. Mas la tentación golpista ejerce una atracción fatal sobre ella, dado que la capacidad de conducción es muy frágil. El resultado del nuevo intento, desesperado, patético, en breve se podrá evaluar. Porque el actual descuido del trabajo de masas, de la organización para unas elecciones, de la definición de líneas inequívocamente democráticas, tiene un elevado costo político. No obstante, la incapacidad para rectificar errores y la obsesión de sacar a Chávez de Miraflores los condena a la fatalidad del aislamiento y a perder valiosas oportunidades. ¿Cuándo habrá un poco de lucidez en el mundo opositor venezolano?

LABERINTO

El Nacional publicó una entrevista de Miguel Otero Silva el 5 de mayo de 1948, a raíz del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, en la que el maestro del periodismo y hombre público excepcional, quien jamás traicionó su militancia progresista, decía (copio textualmente): "Sobre el dolor de Colombia, sobre la enloquecida reacción de un pueblo que expresaba su furia ante el cadáver del héroe asesinado, se ha tejido la más interesada y absurda leyenda. Los grandes laboratorios de noticias, no destinados a reseñar lo que sucede en el mundo sino a aderezar los acontecimientos de acuerdo con la conveniencia de poderosos intereses económicos, son expertos en mentiras de colosales dimensiones. Ellos suelen convertir los patriotas en filibusteros, transformar los dirigentes obreros y campesinos en terroristas, trocar los usureros en filántropos y transmutar los instigadores en humanistas…"

Cuánta falta le hace Miguel Otero Silva a Venezuela y a El Nacional cuando -repito lo dicho por el escritor- "los grandes laboratorios de noticias, no destinados a reseñar lo que sucede en el mundo sino a aderezar los acontecimientos de acuerdo con la conveniencia de poderosos intereses económicos, son expertos en mentiras de colosales dimensiones". Sabias palabras de un hombre justo…

Hay creciente preocupación en algunos líderes opositores por la manera como se les escapa de las manos la situación de la calle. Los jóvenes, a los que pretenden utilizar como carne de cañón, han reaccionado contra ellos, contra los partidos puntofijistas y marcan diferencias. Es recomendable observar lo que ocurre sin prejuicios. La manera como el Canal 8 manejó la relación con los estudiantes cuando éstos llegaron hasta la planta, y la entrevista de una delegación con Yuri Pimentel, fue un acierto. Los jóvenes revelaron matices frente al esclerosado mensaje del liderazgo tradicional de la oposición…

Lamento la muerte de Atilio Cazal, periodista y político paraguayo, exiliado desde los tiempos de Stroesner en Venezuela donde hizo aportes a la cultura y al periodismo nacional, siempre con humildad y consecuencia con el ideario social en el que creyó…

La cloaca del DAS, servicio de inteligencia colombiano que opera conectado a la presidencia de Colombia, explotó de nuevo: 7 altos funcionarios, entre ellos Miguel de Narváez, subdirector del organismo, fueron acusados por interceptación de comunicaciones, espionaje y persecución de periodistas y dirigentes de oposición…

Resulta que los muertos y heridos cada vez que estalla la violencia estimulada por los medios de comunicación y la tácita aprobación de la cúpula opositora, siempre los ponen el chavismo y los cuerpos de seguridad del Estado. Para los jóvenes asesinados, como el líder estudiantil Yorsiño Carrillo en Mérida, para más 250 dirigentes sociales del campo, víctimas de sicarios contratados por los latifundistas, y para los guardias nacionales y policías golpeados y lesionados por manifestantes guarimberos, no hay ONG que condenen ni organismos internacionales que se pronuncien. Luther King decía: "Se requiere coraje para no ser violento", y la frase encaja perfectamente en lo que ocurre con la violencia del fascismo criollo…

Los laboratorios de guerra sucia (medios y partidos opositores) que inventaron que la "garra de hierro" que emplea la GN para despejar obstáculos en las manifestaciones violentas es un instrumento de tortura, olvidaron, primero, informarse.

Habrían comprobado que se trata de un recurso antimotín de larga data, utilizado en varios países. Y, luego, evitar el rechazo que despertó en la institución armada la deformación de la noticia. El propósito era claro: descalificar ante el país a la GN y en general a la Fuerza Armada Bolivariana. Es decir, humillar a los militares venezolanos; presentarlos como torturadores y represores. Seguramente que esa estrategia mediática le dará dividendos a la oposición entre los hombres de uniforme y atraerá su simpatía. No hay duda: son unos genios de la política…

Retornan los dinosaurios a la política a través del llamado a salidas violentas y al golpe de Estado.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...