viernes, 19 de febrero de 2010

Grecia convertida en protectorado

Jorge Altamira (especial para ARGENPRESS.info)

Grecia se ha convertido en un protectorado oficial de la Unión Europea, fundamentalmente de Alemania (vuelve a la condición que tuvo desde su independencia, en 1830, hasta que pasó a la órbita de la OTAN norteamericana). Cuando los diarios rumiaban con la posibilidad de que saliera un paquete de rescate para Grecia, sus ‘socios’ le impusieron un laxante en fuertes dosis.

En el breve lapso de un mes, el gobierno de Atenas ha sido forzado a aumentar diversos impuestos, cortar gastos presupuestados de capital, reducir los salarios del sector público y aumentar la edad requerida para la jubilación. Ocurre que al cabo de esas cuatro semanas vencen deudas estatales del orden de los 17 mil millones de dólares. Más adelante, bajo la ‘supervisión’ de un comité de la UE, Grecia tendrá que aumentar el IVA, reducir los salarios en la actividad privada e hipotecar los ingresos de aduana. Es el método con el que el imperialismo inglés gobernó al mundo en el siglo XIX. La crisis griega develó, en este episodio, el secreto mejor guardado de la UE: su condición de espacio de explotación semi-colonial de la mayoría de sus Estados por parte de una minoría de pulpos con asiento, principalmente, en Alemania, Gran Bretaña y Francia –y, por supuesto, los Estados Unidos. Los alemanes, especialmente, pretenden repetir en Grecia la política que impusieron en los países Bálticos, Hungría y Ucrania– en los cuales no resolvieron la quiebra financiera de esas naciones pero sí impusieron una recesión descomunal, que en el caso de Letonia produjo una caída de la producción industrial del 38% en el último trimestre de 2009. La receta deberá pasar ahora la prueba de la reacción de las masas griegas que, más allá de los paros generales de 24 horas decididos por la burocracia de los sindicatos, ha desatado también una serie de huelgas, por presión de abajo, en varios sectores del Estado. La recesión que provocará el ajuste en Grecia agravará la crisis fiscal, debido a la caída de la recaudación. La solución alemana es apenas una tentativa para poner a prueba la capacidad reacción de los trabajadores griegos, meter miedo a los de Alemania y azuzar el chovinismo entre los trabajadores de los diferentes países. Pero no podrá contener la cesación de pagos de Grecia o su propagación a otras naciones –como España, Irlanda, Portugal e incluso Italia– sea bajo la forma de crisis fiscales y/o bancarias o industriales (es lo que ocurre en Italia). Por eso ha comenzado una especulación contra el euro.

Lo interesante, de todos modos, es que el caso griego demuestra el agotamiento de la política de intervención del Estado para contener la recesión y para salvar a los bancos. El déficit fiscal y la emisión monetaria se encuentran en crisis. La crisis griega fue desatada, precisamente, por la decisión del Banco Central Europeo de excluir la deuda pública de baja calificación, como la de Grecia, de las garantías aceptables para otorgar préstamos a los bancos que financiaban a esos Estados. China, antes, ya había empezado a restringir la creación de crédito para detener la especulación inmobiliaria y en la Bolsa, el crecimiento de la deuda del Banco Central y la inflación. Los situación fiscal de los países más desarrollados (que le quieren dar lecciones a Grecia) es peor aún que la de Grecia, pues además de tener un déficit de proporciones similares, tienen una deuda pública a plazos aún más cortos que los de Atenas – el promedio de la deuda pública griega es de 7,5 años, el de la de Estados Unidos, cuatro años (The Economist, 13/2). El FMI acaba de señalar, en relación a los países más desarrollados, que “la política monetaria, en todas sus formas, ha alcanzado sus límites” (Financial Times, 16/2), o sea que si continúa, derivaría en una hiperinflación y en devaluaciones en cascada. Con relación a la crisis fiscal señala que, si se agregan a los deficits corrientes de los próximos años los gastos por jubilaciones que no tienen financiación prevista, el desbalance, en 2050, podría llegar al 250% del PBI en Italia; al 300%, en Alemania; al 400%, en Francia; al 450%, en Estados Unidos; al 500%, en Gran Bretaña y al 600%, en Japón. Por eso las propuestas de ajuste giran todas, por sobre todo, en liquidar el sistema jubilatorio, que no es más que el salario cobrado al final de la vida laboral. Esas previsiones son muy interesantes porque van paralelas a estimaciones de crecimiento de la productividad del trabajo, lo que es claramente una contradicción. Pero, bajo el capitalismo, el aumento de la productividad del trabajo significa al mismo tiempo una reducción relativa del valor de la riqueza mercantil, por tanto una tendencia a la caída de la tasa de ganancia sobre el capital invertido y a la sobreproducción, y una tendencia al desempleo masivo. Bajo el capitalismo, la riqueza no se mide por su utilidad social sino por el beneficio que genera al capital –por eso en todas sus crisis la sociedad se hunde rodeada de una riqueza social que es más grande que nunca. El capitalismo no puede garantizar la jubilación prometida, porque no puede garantizar tampoco el trabajo productivo adaptado a los trabajadores de todas las edades.

El editor del Financial Times acaba de escribir que “Grecia no es Estados Unidos”, pero en el desarrollo del planteo prueba, a pesar de él, lo contrario. La crisis de un país no es sólo el espejo para el país que le sigue, sino que importa por el impacto que provoca en el conjunto de las relaciones que forman la economía mundial, y que de este modo aproxima las diferentes estructuras y particularidades nacionales hacia un mismo abismo. Si, por ejemplo, la cesación de pagos de Grecia obligara a su exclusión de la moneda europea (como ya ocurre con Gran Bretaña o los países escandinavos), para muchos esto marcaría el principio del fin de la Unión Europea. Pero no hace falta llegar a tanto: la conversión de Grecia en un protectorado de la UE ya es una manifestación de esa desintegración.

Fuente imagen: RUMBONY

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Palestina: Una tragedia “olvidada”

Homar Garcés (especial para ARGENPRESS.info)

La tragedia sempiterna que padece el pueblo de Palestina a manos de sus verdugos sionistas viene a incrementarse más con la decisión del gobierno de Egipto de construir una cerca de acero que les impida el acceso a los ciudadanos palestinos a alimentos y medicinas que no pueden obtener en su territorio, prácticamente encerrados por las fuerzas militares del Estado de Israel, sin que haya una acción decidida y determinante de la comunidad internacional ante este hecho genocida, racista y fascista sin parangón en la historia humana.

Para nadie es un secreto que tras la impunidad y la prepotencia mostradas por el gobierno israelita, está el apoyo cómplice e incondicional de su socio imperialista, Estados Unidos, el cual -en su loco empeño por configurar un Medio Oriente mejor plegado a sus intereses geopolíticos y económicos- no ha hecho sino estimular el desalojo salvaje de quienes vienen ocupando estas tierras desde hace siglos, siendo violentados todos sus derechos humanos, incluyendo la de su autodeterminación, mediante constantes operativos militares que causan zozobra y muertes a los palestinos.
Ésta es una situación repudiable de la cual deben hacerse eco todos los pueblos del mundo en respaldo a Palestina, desestimando la campaña mediática orquestada por los diferentes medios de comunicación (incluido el cine) controlados por el capital israelita que presenta a los palestinos como furibundos terroristas que deben ser erradicados de la faz de la tierra, tergiversando así la realidad que allí se vive. Por ello, aunque tal realidad acontece muy lejos del territorio de nuestra América es preciso tomar conciencia plena de ello e insertarlo en una posición antiimperialista firme y solidaria, ya que el imperialismo gringo no ha desechado aplicar su política del caos constructor en cualquier región del planeta, ejecutando dispositivos militares para apuntalar su decadente hegemonía mundial, en especial sobre aquellas naciones cuyos gobiernos son catalogados de enemigos de la democracia y de los intereses capitalistas estadounidenses. No podríamos, por tanto, hacer de esta tragedia una tragedia “olvidada”, sin tratar de entender su origen y los intereses de todo tipo allí en juego.
En tal sentido, lo que estaría ocurriendo actualmente en territorio palestino encaja en la estrategia de posicionamiento desarrollada por el gobierno de Barack Obama en la estratégica región de Oriente Medio, sumada a la advertencia hecha respecto a que Yemen estaría siendo convertida en un centro de operaciones terroristas dirigido por Al Qaeda; todo lo cual, visto en conjunto, vendría a crear las condiciones de inestabilidad necesarias para una eventual guerra con la República Islámica de Irán, pretendiendo inutilizar su programa nuclear y anexarse sus ricos yacimientos de gas y petróleo, al igual que ya se hiciera con Irak, cosa que no escapa del ajedrez geopolítico que estaría dispuesto a jugar Washington en este nuevo siglo, imponiendo su visión e intereses, así se condene a la humanidad entera a una destrucción sin igual.-

Autor imagen: Carlos Latuff

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Ricaurte Soler y la cuestión nacional latinoamericana

Olmedo Beluche (especial para ARGENPRESS.info)

Tres hechos me han llevado a revisar estas líneas, que no son nuevas sino que pertenecen al libro Estado, nación y clases sociales en Panamá (1999): en primer lugar, la conmemoración del Bicentenario de la Independencia hispanoamericana, que obliga a repensar en esa tarea inconclusa; en segundo lugar, la celebración de los 50 años de la Revista Tareas , fundada por Ricaurte Soler, que ha sido tribuna y cerebro de la lucha por la liberación nacional en Panamá; en tercer lugar, un par de largas y fructíferas conversaciones con el maestro Guillermo Almeyra que, además, tuvo la gentileza de obsequiarme el libro de Juan José Hernández Arregui, La formación de la conciencia nacional.

En Panamá, ha sido el Ricaurte Soler quien ha estudiado profundamente este tema (1). Sin bien nuestra investigación realizará un sondeo sobre el conjunto de títulos citados, es en Idea y cuestión nacional latinoamericanas (2) el libro en que, de manera magistral, Soler sintetiza sus años de estudio sobre el tema. Es a partir de este trabajo que deseamos empezar nuestra reflexión crítica, en la que encontramos acuerdos y desacuerdos con la interpretación de Ricaurte Soler.
Abordar críticamente el trabajo de un autor de la talla de Ricaurte Soler no implica para nada un demérito, ni una "ofensa". Nada más alejado de la ciencia, no olvidemos que la historia pretende serlo, ni del propio carácter de Ricaurte Soler, el cual fundamentaba sus profundas investigaciones en polémicas políticas estrechamente relacionadas con los más trascendentes problemas de la coyuntura nacional o latinoamericana del momento. Sus ensayos están llenos de picantes comentarios satíricos de autores con los que polemizaba.
Pretendemos imitar al maestro Soler, en el método absolutamente científico, de tomar partido en las polémicas teóricas, y señalar errores donde nos parece que los hay.
Analizar nuestra historia panameña, para intentar explicar el surgimiento de nuestra nación, y de nuestro sentido de "lo nacional", no puede realizarse en el marco de una teorización abstracta o meramente conceptual. Es preciso confrontar los intentos de interpretación histórica con los hechos pasados, pues la realidad misma es la que puede arrojar luz sobre el debate.
Por esa razón, nos parece que ese análisis no puede hacerse al margen de la obra de nuestro más fecundo historiador del período colonial istmeño, el Dr. Alfredo Castillero Calvo; de la obra de Celestino Araúz, o Figueroa Navarro, respecto al Panamá decimonónico; y tantos otros historiadores y sociólogos que han analizado los del estado nacional panameño a lo largo del siglo XX.
Formas sociales de la colonizacion y su papel en la formacion nacional en Ricaurte Soler.
A. Nación y desarrollo capitalista:
Ricaurte Soler parte del acuerdo metodológico antes señalado: hay una relación estrecha entre el Estado nacional y el capitalismo. Pero, para él, existe un orden de presentación histórico entre ambos: el Estado nacional precede, y es condición indispensable, para el desarrollo del capitalismo. Es decir, la existencia del Estado nacional no presupone inmediatamente sistema social y económico capitalista, aunque sí marca el camino de su nacimiento.
Al inicio de su obra se pregunta Soler: "... ¿los estados nacionales se formaron en conjunción con los orígenes del capitalismo, constituyéndose en mediación esencial de su desarrollo o, por el contrario, son la expresión y resultado de su consolidación en el marco de la hegemonía del capital y la burguesía industriales?... Optamos por afirma la corrección y legitimidad del primer término de la alternativa" (3).
Para Soler esto es así, ya que la creación de las modernas naciones recae en dos clases no capitalistas: las monarquías absolutas y la burguesía comercial. Aquí aparece una especie de paradoja, puesto que la burguesía comercial es a todas luces una clase capitalista, pero Soler, refiriéndose al caso español, dirá que era una actividad comercial puesta en provecho de un "despotismo oriental", por el cual la extracción de excedentes comerciales servía para sostener una parasitaria casta aristocrática en la España colonial.
B. El carácter del Estado absolutista:
Es en el marco del Estado absolutista, que mediante la coerción conforma las naciones europeas, a medio camino entre el feudalismo y capitalismo, donde se desarrolla la confrontación de clases que va a dar origen a la sociedad moderna. Esta época de transición y aguda lucha de clases, va a tener en el absolutismo el árbitro por excelencia de estas agudas confrontaciones, lo que le confiere al Estado absolutista un carácter "bonapartista", según Soler.
"Nunca menos que en la modernidad el estado fue, entonces, mero epifenómeno de la estructura económica... A partir de ahora la aristocracia en decadencia, pero no extinguida, y la burguesía en ascenso, pero aún no triunfante, dirimen sus contradicciones, a lo largo de dos y tres siglos. Todo ello en el espacio del estado nacional, monárquico y absolutista. Es por eso por lo que, fijando la atención en su poder arbitral, y empleando el concepto en forma un tanto liberal, ese estado ha sido calificado de "bonapartista"" (4).
Soler insiste, citando a Suren Kaltajchian, que el surgimiento de las naciones modernas se realiza en el marco de "relaciones capitalistas anteriores a la consolidación del capitalismo". Son el capital comercial (relaciones de intercambio) y la monarquía absoluta (coerción estatal) los dos agentes fundamentales que moldean el Estado nacional. Teniendo mucho mayor peso, en la fabricación de la nación, la coerción ejercida por el Estado absolutista que el propio capital mercantil por sí mismo.
C. Ni naciones milenarias, ni lumpennaciones:
Ahora bien, que las naciones precedan al surgimiento del capitalismo como tal, no significa que éstas existan en cualquier tiempo pretérito, ni desligado por completo del sistema capitalista. Las naciones modernas, de acuerdo a Soler, constituyen el precedente inmediato del capitalismo, al cual sirven de base. Soler rechaza, por eso, las afirmaciones de Samir Amin, en el sentido de que pueda existir una milenaria nación árabe vinculada con modos de producción precapitalistas (5).
Para Samir Amin la existencia de una nación viene dada por algunas condiciones elementales como: coexistencia en una contigüidad geográfica, lengua y expresión cultural comunes, y una clase social que unifica la actividad económica desde el aparato estatal. Según Amin, esa clase social no necesariamente debe ser la burguesía, como pretende la teorización "eurocéntrica" del problema. Soler opina que Samir Amin confunde los conceptos diferentes de Estado y Nación.
Dice Soler: "... es precisamente función del estado asegurar, a través del dominio de clases, la unidad económica de cualquier formación social. Y el elemento fundamentalmente nuevo y distinto del estado moderno es el que asegura la unidad económica de la muy nueva y distinta realidad social que es la, o las naciones, según que se trate de un estado nacional o multinacional" (6).
Evidentemente en la interpretación soleriana existe una estrecha relación entre estado nacional y modo de producción capitalista. Sin embargo, Samir Amin parece tener razón en que los elementos que constituyen la "nacionalidad", parte esencial de la nación, no existen sólo en el capitalismo, sino que también se producen en formaciones sociales precapitalistas. Una reflexión más exhaustiva, que podríamos abordar en un futuro ensayo, debiera diferenciar y relacionar los conceptos de nación-nacionalidad, nación-estado y nación-modo de producción.
En el otro extremo de la interpretación del problema nacional, ubica Soler a la llamada "teoría de la dependencia", y a su vocero más reputado André Gunder Frank. Interpretación ésta que, según Soler, peca por privilegiar en el análisis el peso del desarrollo capitalista por encima de la formación de la nación, llegando a catalogar los estados latinoamericanos por un término que Soler estima despectivo y erróneo: "lumpennaciones".
Soler hace tres contundentes críticas a la teoría de la dependencia: 1. Ella niega la importancia de las relaciones sociales propias de la formación nacional privilegiando el peso de la esfera de la circulación; 2. En la relación interno/externo asigna a los condicionamientos externos un determinismo total que difumina la historia interna; 3. Cita a Heinz Dieterich cuando señala que ésta: "reemplaza -y esto es lo decisivo- la 'ilusión autoimpuesta del marco nacional' por otra ilusión igualmente errónea, a saber un condicionamiento mecánico de los procesos sociopolíticos internos del satélite por la prepotente estructura externa" (7).
Reivindicamos aquí la afirmación de Soler en el sentido de que el concepto de "lumpennaciones" puede inducir la idea de que la reivindicación nacional latinoamericana, frente al imperialismo, carece de legitimidad: "...frente al imperialismo, nos desarma al declararse que nuestras naciones y nuestro nacionalismo es "lumpen" por carecer de legitimidad y racionalidad históricas" (8).
Sin embargo, en favor de la teoría de la dependencia hay que decir dos cosas:
1. No necesariamente el concepto de "lumpennación" implica desconocer la importancia de las reivindicaciones nacionales;
2. La teoría de la dependencia introdujo un elemento metodológico decisivo para cualquier análisis histórico de las naciones modernas, la perspectiva mundial, que el capitalismo ha inaugurado. El modo de producción capitalista al unificar el planeta bajo su férula ha creado la historia universal y, desde 1492, al menos, es imposible entender cabalmente la historia americana, o de un país en particular, sin una perspectiva internacional y del comercio mundial, y qué papel juega cada nación dentro de ese marco "universal".
D. ¿Una nación hispanoamericana?
Con algunas variantes respecto a la teoría de la dependencia, pero ubicada en una perspectiva similar, se encuentra la interpretación de la corriente argentina de la llamada "izquierda nacional", a la que Soler también critica. De esta corriente interpretativa destaca Soler la obra de José Hernández Arregui, según el cual la historia de la nación latinoamericana estaría enraizada en las luchas populares frente a una oligarquía antinacional aliada a intereses extranjeros.
Respecto a la historia argentina Hernández Arregui critica la interpretación de origen "demoliberal" que ha señalado el carácter "bárbaro" o retrógado de las masas rurales y sus caudillos durante las guerras civiles postindependentistas. Por el contrario, la "izquierda nacional" considera que es la ciudad porteña, proinglesa y librecambista, el elemento antinacional en dicha fase histórica. Este es un interesante elemento de debate que habremos de retomar más adelante.
Soler critica muy concretamente a esta corriente "el análisis casi exclusivamente político del proceso histórico", lo cual estaría alejado metodológicamente del criterio marxista que da preeminencia a la relación entre la estructura económico social y la superestructura política.
Les critica también su visión de una "nación española", incluyendo a la América hispana, que se ha fraccionado producto de los avatares históricos. El origen de esta "nación española" se encontraría, según Arregui, en el reinado de Fernando e Isabel que habría abierto con la unidad del reino la fase moderna de la historia de España.
Para Soler no existió tal "nación hispana", porque los "reyes católicos", si bien alcanzaron la unidad del estado español, no fundaron una nación, por el hecho de que no inauguraron la fase de desarrollo capitalista, sino la pervivencia de la España feudal. De ahí se explican los persistentes problemas nacionales en la España actual, según Soler.
La derrota de la insurreccción de los comuneros de 1521, según Soler, habría sido el aborto del temprano capitalismo hispano. En su apoyo Soler cita a Marx, el cual compara (9) el efecto "civilizatorio" del absolutismo europeo con el absolutismo español que conservó "formas asiáticas de gobierno". Soler considera que España en este período siguió siendo esencialmente feudal, y su absolutismo tuvo un carácter marcadamente "antimoderno".
E. Ni panfeudalismo, ni pancapitalismo:
De ahí que, respecto al carácter del modo de producción dominante en Hispanoamérica en la fase colonial y la manera como determinó el proceso de formación de las naciones americanas, Soler trace su análisis diferenciado de las interpretaciones predominantes:
1. La liberal, de un Alberdi o Mariano Otero, según la cual la independencia sería nuestra revolución burguesa que nos colocaba en el camino de "alcanzar el estatuto social y político de la república norteamericana o de las democracias burguesas europeas. Sólo faltaría, para ello, que una emancipación mental completase la independencia política" (10).
2. La materialista histórica, heredada de un José Ingenieros y José Carlos Mariátegui (más vinculada con la liberal de lo que advierte Soler), quienes consideraron que la independencia mantuvo las relaciones de tipo precapitalistas que rigieron en la fase colonial, por lo cual la tarea presente sería la de superar dichas formas atrasadas. De esta vertiente surgieron luego las ideas de Rodolfo Puiggrós (De la colonia a la revolución (11), que tanta influencia tuvieron en las interpretaciones "etapistas" de los Partidos Comunistas de corte estalinista en América Latina (esto no lo dice Soler).
3. La vertiente precedente al dependentismo, inaugurada por Sergio Bagú (Economía de la sociedad colonial y Estructura social de la colonia (12), que destaca el carácter capitalista de la sociedad colonial y el peso de la inserción comercial en la economía mundial de las colonias (o "provincias") americanas. Soler responde señalando la imposibilidad de un "capitalismo comercial", y señalando la necesidad de la explotación de mano de obra asalariada como precondición para la existencia del sistema capitalista.
En el marco de estas tres grandes vertientes, Ricaurte Soler, parece acercarse más a la segunda, pues enfatiza el carácter esencialmente feudal de la colonización española en América. Aunque también se diferencia y hace algunas precisiones a la versión fuertemente "feudalizada" de un Puiggrós, puesto que Soler señala que acá no se calcaron las clases sociales e instituciones del feudalismo europeo, y remarca la "especificidad" de nuestra formación social.
"No se trata, por cierto, de un calco de los modos de producción predominantes en la península que luego sólo fueron "transplantados" a América. Pero sí se trata de su implantación violenta ajustada a las condiciones dadas del medio americano. La Castilla feudal, más que la España nacional en precaria gestación, comienza a ejercer su dominio sobre la fuerza de trabajo indígena. El objetivo inmediato era desvincularla de de las sociedades globales preexistentes, desde las tribus a los "imperios" de los mexicas e incas. El total exterminio de los indios antillanos y la hecatombe demográfica del siglo XVI dan fe de la violencia de la ejecución del proyecto. Pero éste inevitablemente tenía que ajustarse a la necesidad de las condiciones dadas. Lo que nos conduce al problema de la especificidad de la formación social americana del período colonial" (13).
Así como Soler cree determinante la fase productiva, con respecto a la circulación, dentro de la primera da preeminencia metodológica al problema de precisar el tipo de relaciones sociales de producción existentes. En el binomio fuerzas productivas / relaciones sociales de producción, componentes estructurales que definen el modo de producción predominante en una sociedad dada, Soler estima determinantes a las segundas. Es más, él considera que, en la medida en que el marxismo considera al hombre como la fuerza productiva básica, son las relaciones sociales de producción las que encarnan a esta fuerza productiva, adquiriendo alguna forma estatal determinada (14).
En este sentido, Soler considera que los tributos (a la Corona y a los conquistadores) a que fueron sometidos los indios, bajo la forma de la esclavitud o la explotación servil (mita, enganches, etc.), liquidaron la vieja comunidad indígena y, por ende, las relaciones sociales precoloniales. Por eso no se puede hablar de la existencia de relaciones "despótico aldeanas" o asiáticas en la colonia hispanoamericana. Igualmente son casi inexistentes, muy raras o meramente nominales las relaciones de tipo asalariadas, por lo cual no se dio lugar a un esquema capitalista de producción.
"La esclavitud de los negros expropiados de cualquier instrumento de producción, y la coerción extraeconómica de los indios, poseedores o no de instrumentos productivos, constituyeron, pues, los fundamentos reales de la economía colonial" (15).
Incluso en el plano de la "circulación" la colonización fue precapitalista, es decir feudal, de acuerdo a la óptica soleriana. Soler cita una larga lista de obstáculos extraeconómicos que impedían el libre comercio: desde la fijación de precios arbitrarios por los cabildos, hasta la proliferación de aduanas, impuestos, monopolios, etc. Al respecto refuta Soler las tesis de Marcello Carmagnani (16).
E. Soler propone estudiar el problema a partir de la ley del "desarrollo desigual y combinado":
En general, Ricaurte Soler rechaza las tesis extremistas que reivindican, para la colonización americana, tanto la existencia de un "pancapitalismo" como las que sólo ven un "panfeudalismo". Las primeras no explicarían las contradicciones reales que agobian a los países latinoamericanos, los choques permanentes entre los elementos estructurales y superestructurales que representan lo "moderno" y lo "atrasado". Las segundas no explican de dónde surgen los caudillos e ideas independentistas, o peor aún, los presentaría como excrecencias del régimen feudal (17).
Empero, Soler se acerca fuertemente a la segunda vertiente interpretativa, con la que comparte la mayoría de sus premisas, pero no todas sus conclusiones. Veamos: "La tesis del feudalismo autónomo, por su parte, ofrece una imagen de la colonia que comprueba, de la estructura a la superestructura, la solidaridad de sus varias instancias. El modelo no explica, sin embargo, el carácter social de las fuerzas que se constituyeron en actores y gestores de la independencia. Menos todavía puede explicar los términos en que se concreta el problema de la nación y de la organización nacional" (18).
Para explicar su punto de vista metodológico, Soler se apoya en Ernest Mandel y en concepto trotskista de "desarrollo desigual y combinado", con el se explicarían las disparidades del desarrollo histórico y las contradicciones concretas presentadas por la realidad. A la par, rechaza por vacuos conceptos generales ("abstracciones") como "clase feudal", "lumpenburguesía", "antigua oligarquía" y "oligarquías liberal-conservadoras".
Soler otorga a las clases medias, pequeñaburguesía urbana y agraria, un papel trascendente en la conformación de los estados nacionales tardíos. En este sentido, Soler ejemplariza el caso de Irlanda, y se apoya en citas de Eric Hobsbawn (19).
También en América Latina las capas medias habrían jugado (y aún lo estarían haciendo) un papel esencial en la lucha por la independencia y conformación nacional, y consecuentemente en el combate a las clases "antinacionales" (precapitalistas). Estas capas medias, urbanas y rurales, junto al componente de caudillos militares que, desde la cúspide del estado, bregaron por forjar las modernas naciones americanas, constituyen lo que Soler denomina la "democracia radical", por oposición a la "democracia liberal" instituida desde arriba por las clases dominantes, burguesía comercial esencialmente.
Parece derivarse del razonamiento soleriano, aunque nos no está completamente dicho por ningún lado, que estas clases "modernas" ya preexistían en el marco de sociedad colonial, esencialmente feudal, de acuerdo a su interpretación. Pero es con la independencia donde empieza la verdadera "historia nacional" y la ruptura con la coerción extraeconómica precapitalista para inaugurar una fase de transición al capitalismo, aunque persistan todavía elementos de atraso.
"La emancipación tiene, pues, como primera significación trascendente, la de inaugurar una historia nacional dentro de las cuales las clases sociales despliegan sus luchas y la memoria colectiva de las mismas.
La segunda significación trascendente de la independencia la da la ruptura, con la creación del estado, de la autonomía de las relaciones de producción feudales y esclavistas. Ellas, por cierto, sobrevivirán por largo período. Pero ya, desde las luchas mismas por la emancipación, vimos cómo emergieron desde las clases subordinadas los primeros embates nacionales contra las formas de producción y propiedad precapitalistas. Con la emergencia de los diferentes estados nacionales latinoamericanos se creó, pues, el espacio para el desarrollo desigual y combinado del modo de producción capitalista" (20).
IV. ¿Feudalismo o capitalismo en la colonización de América? Un debate no acabado.
Pese a que Soler enfáticamente señala que rechaza tanto la visión panfeudalista, como la pancapitalista, y aboga por un análisis metodológicamente dialéctico del asunto, es decir, fundamentado en la ley del desarrollo desigual y combinado, su crítica central a la opinión de que la colonización hispana tuvo ribetes capitalistas es tan fuerte que no es convincente, y parece confundirse en las filas de los panfeudalistas, que se supone ha rechazado.
El problema está en que Soler da por sentado que la gestación del capitalismo hispánico fue abortada con la derrota de los comuneros de 1521, y reiteradamente argumenta en favor de la existencia de relaciones de producción precapitalistas, y su rechazo a considerar que, ni siquiera a nivel comercial es posible la existencia de elementos capitalista, como señala a Carmagnani.
Por la forma de presentar su argumentación, pareciera que el criterio metodológico de aplicar la ley del desarrollo desigual y combinado en las formaciones sociales hispanoamericanas sólo rige a partir de la independencia, cuando él considera que surgen los verdaderos elementos constitutivos de la nación (más bien naciones) y el capitalismo hispanoamericano. Utiliza Soler esta ley para explicar por qué siguen vigentes formas sociales atrasadas (feudales) en el marco del emergente capitalismo latinoamericano.
Justamente, en su criterio, la historia hispanoamericana del siglo XIX es la lucha entre ambas fuerzas sociales: las que llama clases antinacionales, que bregan por salvaguardar relaciones precapitalistas de producción, y las clases nacionales, que impulsan el desarrollo propiamente capitalista.
Pero, pese a que Soler mismo señala que sin una visión desigual y combinada no es posible explicar el surgimiento de las ideas independentistas en el siglo XVIII, no desarrolla este criterio. Es ahí donde deseamos profundizar.
A nuestro juicio, pese a las formas feudalizadas y arcaicas, existe durante la colonización americana un "capitalismo" hispano, que llegó con Colón, y que tuvo un desarrollo particular, con sus altibajos y limitaciones. Todos los señalamientos socieconómicos que realiza Soler para descartar la idea de un capitalismo hispano, nos parece que son los obstáculos y limitaciones con que este modo de producción se encontró, son los elementos que lo debilitaron frente a sus competidores ingleses, holandeses o franceses. Pero no constituyen su negación absoluta.
Acordes con el criterio marxista, reivindicado por Soler, de que debe existir una correspondencia entre la estructura económica y la superestructura social, opinamos que si no existiera esta combinación de relaciones de producción precapitalistas y típicamente capitalistas, no sería posible explicar el surgimiento de las ideas respecto a la necesidad de constituir esta nación hispanoamericana, incluida y/o excluida España, desde el siglo XVIII. Sin la existencia previa de elementos capitalistas no habría sido posible la idea de una revolución independentista, incluso la idea (fracasada) de una nación hispanoamericana, que fue "burguesa" por sus objetivos.
Cualquier análisis que pretenda enfocar la historia colonial hispanoamericana como exclusivamente feudal o capitalista peca por unilateral. El error de un Puiggrós y sus seguidores es negar la existencia de elementos capitalistas en la colonización, y pretender que acá se calcaron las instituciones feudales del medioevo europeo.
Claro, este esquema tiene una consecuencia política concreta, sostener que aún hoy hay que vencer al feudalismo sobreviviente en alianza con la burguesía liberal (o "progresista"), negando toda posibilidad a formas socialistas de Estado. El error de Gunder Frank consiste en creer que, ya desde el siglo XVI, América vive en el capitalismo, lo que niega toda importancia a la solución de las tareas "democrático burguesas" (independencia nacional, reforma agraria, industrialización, etc.).
Concordando con Soler, en su crítica a la teoría de la dependencia, de que es errónea una interpretación de las relaciones sociales internas de nuestras sociedades determinada absolutamente desde afuera, ya que niega la posibilidad de la historia propiamente "nacional"; debemos señalar que un análisis que pretenda que nuestras sociedades, en la era moderna, pueden desarrollarse completamente al margen del desarrollo del mercado capitalista internacional, también es completamente errónea y unilateral.
¿Acaso el oro y la plata extraídos de América no nutrieron el desarrollo del capitalismo moderno? ¿Vivían nuestras colonias americanas al margen de toda influencia mercantil, política o social del capitalismo europeo, que las mercaderías inglesas representaban por doquier?
La existencia de claros elementos de desarrollo capitalista en la colonización de Hispanoamérica, que convivían junto a relaciones de producción no capitalistas, no es mera especulación teórica, ella salta a la vista en las descripciones objetivas de la vida colonial. En Panamá, la obra de Alfredo Castillero Calvo destaca en este sentido, por eso la abordaremos en apoyo de nuestra tesis en el próximo capítulo.
V. Críticas y coincidencias al esquema teórico soleriano.
1. Con Ricaurte Soler coincidimos respecto a la necesidad metodológica de relacionar los conceptos de Nación, en el sentido moderno, y Capitalismo. En lo que ya no concordamos es en el esquema temporal que traza Soler, según el cual forzosamente la Nación precede al capitalismo. Aceptar lo segundo puede traer dificultades, como explicar el sistema social de las ciudades repúblicas italianas cuya actividad comercial, desde los tiempos de Marco Polo, está en las bases de la modernidad. También lleva al error de pensar que el capitalismo recién empezó en Hispanoamérica luego de la independencia, como dice Soler.
2. Coincidimos en la crítica soleriana al unilateralismo de la teoría de la dependencia que pretende reducir la historia "interior" americana a un determinismo "exterior" proveniente del mercado mundial; así como ya, desde el siglo XVI, las sociedades hispanoamericanas eran plenamente capitalistas. No coincidimos en su negativa aceptar que, sin determinismos, la historia interna debe ser explicada también en el marco de la historia mundial, lo que para nosotros es un aporte de perspectiva positivo de la teoría de la dependencia.
3. Coincidimos con Soler en que los análisis "panfeudalistas" y "pancapitalistas" de nuestra historia colonial son unilaterales y erróneas. Y también coincidimos en aplicar un punto de vista "dialéctico" sobre el asunto ("ley del desarrollo desigual y combinado"). Aunque nos parece que Soler lo propone, pero no lo hace, ya que defiende a fondo la perspectiva de una colonización feudal, y niega absolutamente cualquier posibilidad de desarrollos capitalistas durante la fase colonial. De la obra de Castillero Calvo se evidencia que la sociedad colonial no tenía nada de feudal y sí mucho de capitalismo (sin llegar a serlo de manera acabada, claro).
4. Coincidimos con Nahuel Moreno y George Novack cuando señalan: "¿Qué hicieron de hecho España y Portugal? Crearon formas económicas en el nuevo mundo que tenían un carácter combinado. Ellos soldaron relaciones precapitalistas a relaciones de cambio, subordinándolas así a las demandas y movimientos del capital mercantil" (21). El sistema social español en América es un "híbrido", capitalista en sus objetivos (acumulación mediante el intercambio comercial) y precapitalista (en sus relaciones sociales de producción). Podemos llamarle "capitalismo mercantil", "capitalismo feudal", "capitalismo bárbaro", pero ni es feudal, ni plenamente capitalista (acorde al modelo inglés).
5. No coincidimos con Soler respecto a que, recién con la independencia de España, empieza el capitalismo y por ende la historia "nacional" hispanoamericana, y que ésta sólo es posible en el marco de los países que nuestro desarrollo capitalista fue creando a lo largo del siglo XIX, a la vez que se fragmentaba el "sueño" bolivariano.
Nos parece que la evidencia señala la existencia de fuertes rasgos estructurales de tipo capitalista, encarnados en clases sociales concretas, desde la colonia, que son los que dan sustento objetivo a las aspiraciones revolucionarias y nacionales con perspectiva hispanoamericana de un Miranda, Bolívar, etc. Las limitaciones "feudales" de la sociedad española, descritas por Soler, explican los obstáculos y deformaciones sufridas por el capitalismo hispanoamericano, pero no su imposibilidad de ser.
Notas:
1). Entre otras, podemos citar las siguientes obras de R. Soler sobre el tema: Formas ideológicas de la nación panameña; La independencia de Panamá de Colombia; Justo Arosemena y la idea nacional panameña del liberalismo; Panamá: nación y oligarquía; Clase y nación en Hispanoamérica, etc.
2). Soler, Ricaurte. Idea y cuestión nacional latinoamericana. Siglo Veintiuno editores. México. 1980. 294 págs.
3). Ibidem, pág. 14. Subr. Soler.
4). Ibid., pág. 16.
5). Ibid., págs. 18 a 20.
6). Ibid., pág. 19.
7). Ibid., pág. 20.
8). Ibid., pág. 21.
9). Marx, Carlos y Engels, Federico. Revolución en España. Ed. Ariel. Barcelona, 1973.
10). Ibid., pág. 103.
11). Puiggrós, Rodolfo. De la colonia a la revolución. 5ª ed. ampliada. Carlos Pérez, Editor. Buenos Aires, 1969.
12). Bagú, Sergio. Economía de la sociedad colonial. El Ateneo. Buenos Aires, 1949. - Estructura social de la colonia. El Ateneo. Buenos Aires, 1952.
13). Soler, R. Op. cit. Pág. 108. Subry. OB.
14). Ibidem. Págs. 105 - 108.
15). Ibid., pág. 110.
16). Ibid., pág. 111.
17). Ibid., pág. 112 - 119.
18). Ibid., págs. 116 - 117.
19). Ibid., págs. 26 - 27.
20). Ibid., pág. 118. Subr. R. Soler.
21). Moreno, Nahuel. "Cuatro tesis sobre la colonización española y portuguesa en América". En: Novack, George. Para comprender la historia de George Novack. Ed. Pluma. Bogotá. 1977.. Pág. 166.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Los empeños de Calderón

Gerardo Fernández Casanova (especial para ARGENPRESS.info)

“Que el fraude electoral jamás se olvide”

Calderón está empeñado y se empeña en no desempeñarse, prefiere el despeñadero. Está empeñado porque su persona quedó en garantía del crédito envenenado que le extendieron los dueños del país (los de mero arriba) que avalaron el fraude electoral, incluidos sus colegas del PRI, con cuya abyecta cooperación instaló su espuria presidencia. Es una verdadera adicción a honrar los nefastos compromisos adquiridos y a deshonrar al estado que espuriamente dice presidir. Su compromiso es desmantelarlo y dejar que sus patrocinadores se sirvan con la cuchara grande y, por consiguiente, a los del resto nos toque el papel de viles servilletas. Está empeñado en celebrar los centenarios mediante la puesta en escena de los acontecimientos conmemorados con el más crudo realismo, siguiendo el libreto con lujo de verosimilitud.

Cananea, ese mítico sitio de la historia a conmemorar, está siendo el capítulo modelo de la conmemoración. Los trabajadores en huelga prolongada reclaman condiciones mínimas suficientes de seguridad para laborar; el patrón las niega empeñosa y desdeñosamente; el neoporfirismo de opereta se vuelca en contra de los trabajadores y pone al ejército a disposición del patrón; ya sólo falta que vengan los rangers yanquis para que le ayuden a reprimir a quienes se resistan. Lo mismo sucede con el caso de los trabajadores electricistas de la extinta Luz y Fuerza del Centro; de un plumazo se les deja sin trabajo y se aplica todo el peso del estado para ahogar sus justas reclamaciones. El garrote enhiesto es la respuesta a las demandas de justicia.

Ciudad Juárez no se queda atrás en la puesta en escena. Simboliza a la ciudadanía sometida al fuego cruzado entre un régimen que dice hacer la guerra al crimen organizado y los criminales mofándose de la incapacidad oficial para imponer la ley. Es el ejemplo más claro de que el delito no puede combatirse mediante el delito. En aras de su guerrita, las garantías de la ciudadanía han sido conculcadas; la gente ya no sabe a quién temer más, si a los delincuentes civiles o a los delincuentes uniformados. Como en toda la historia, fue suficiente un estúpido desliz, el que calificó a un grupo de jóvenes masacrados como simples pandilleros, para que se colmara el vaso del aguante de la sociedad juarense. Sobre el agravio de la permanente violencia, el de la insensibilidad del espurio. El ofrecimiento de disculpas, desde luego mentirosas, sólo sirve de acicate a quienes, con todo derecho, reclaman la renuncia de Calderón, vistas sus incapacidades y, sobretodo, su mendacidad.

Los desastres naturales ocurridos en la zona metropolitana de la Ciudad de México ofrecen otro capítulo de los prolegómenos del estallido social. En su perverso afán por destruir al gobierno de izquierda de la capital, el nefasto director de la Comisión del Agua, preclaro líder panista yunquista espuriamente investido de funcionario técnico, se deslinda de su responsabilidad y politiza el desastre en beneficio de sus intereses partidarios. Es otro de los empeños de Calderón; está empeñado en entregar la presidencia en el 2012 a Peña Nieto, antes de que López Obrador le haga rendir cuentas.

En otro escenario de este circo, sale a relucir el contubernio mafioso entre el PAN y el PRI para intercambiar intereses en el manejo del país. Ahora se sabe que los priístas en la cámara de diputados vendieron su voto a favor del aumento de los impuestos propuesto por Calderón, a cambio de que su partido no se aliara con el PRD en los comicios de este año. Para taparle el ojo al macho, el secretario de gobernación se envuelve en la bandera de la dignidad y renuncia a su militancia panista, alzando los hombros para justificar que él quería honrar el compromiso adquirido, pero le ganó la ineficacia. Lo importante no es el juego de renuncias y su manejo mediático, sino el fondo del asunto: el PRI respalda las triquiñuelas fiscales de Calderón a cambio de que sus cacicazgos locales continúen intocables. Mientras, los mexicanos seguimos pagando los errores. Agravio sobre agravio.

El régimen actual, al igual que el de Porfirio Díaz, se esmera por ser competitivo para atraer la inversión extranjera, al grado de insistir en su terca pretensión de borrar las leyes que protegen el patrimonio de todos, incluso violándolas cuando no logran eliminarlas. Ahora resulta que el reglamento operativo de las disposiciones relativas a la actividad de PEMEX corrige a la propia ley que reglamenta, pasándose por el arco del triunfo la legalidad. Calderón va a Suiza y a Japón a convencer a los inversionistas petroleros de que, sin importar lo que diga la ley, su gobierno garantiza que pueden hacer lo que la ley prohibe. Lo mismo con el patrimonio multimillonario de la infraestructura de telecomunicaciones, entregado a los particulares para que lleven a sus arcas las utilidades de su aprovechamiento.

El ejército en las calles cumple su misión de amedrentar a la población cada vez más encabronada. Cananea y Ciudad Juárez están mostrando que todo tiene un límite y, con todo y la amenaza de represión, deciden por la resistencia activa. La demanda ahora es por la salida de Calderón y el cambio de régimen. La temperatura aumenta vertiginosamente y por todo el país corre la identificación de los agraviados por el régimen espurio. Se preparan un paro nacional y un referéndum para exigir la renuncia de Calderón. No están solos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, como Grecia

Pablo Séller (PRENSA OBRERA, especial para ARGENPRESS.info)

La suerte del Fondo del Bicentenario quedó sellada antes de pasar por la prueba del Congreso. Las promesas de utilizar el Fondo del Bicentenario para “proyectos industriales”, “obras de infraestructura” y otras iniciativas similares se desvanecieron con la misma rapidez que el avance de la crisis mundial.

En la nueva fase de la crisis empieza a dominar la escena la quiebra fiscal. El default de Grecia y el desbarranque de España y de Portugal han puesto en peligro el canje de deuda de Kirchner-Boudou; algunos bancos asesores ya han puesto en duda la conveniencia de avanzar con la operación. En todo caso será imposible conseguir nuevos créditos baratos, pues el ‘riesgo país’ de Argentina, de 1.100 puntos, es casi tres veces superior al griego –de 450 puntos. Esta evolución también afectará el precio de las materias primas que exporta Argentina.

Esto es lo que explica la preocupación de Kirchner por “cuidar las reservas” (La Nación, 7/2). En la última semana, ya ha se ha producido una huida de capitales de 1.000 millones de dólares. Los capitales especulativos comienzan a abandonar la “periferia” en la búsqueda de plazas más seguras.

Entre la deuda pública, el déficit fiscal nacional y la quiebra de las finanzas provinciales, el rojo podría alcanzar los 50.000 millones de pesos, algo así como dos “fondos del bicentenario”. También la vía de un endeudamiento internacional de las provincias ha quedado clausurada a partir del default de Grecia. Por esto, Mario Blejer renunció a la pretensión de presidir el Banco Central.

La crisis política

“La muerte del Fondo del Bicentenario no representa sólo un replanteo económico sino también un tembladeral político”, dice Crítica (14/2). La mayoría de los medios coincide en vaticinar que el gobierno no reuniría los votos favorables para que se apruebe el Fondo en el Senado. Un tercer desempate de Cobos indicaría, definitivamente, que la capacidad de decisión del Ejecutivo ha quedado licuada. Pero el vicepresidente ni siquiera goza de la confianza del partido que alienta su candidatura. Las posibilidades de gobernar por decreto y por medio de vetos se licúa a ojos vista. Esto explica los sondeos para un compromiso. “Estamos dispuestos a escuchar y si la ley está en sintonía con el DNU no tendríamos inconveniente”, dijo el senador oficialista de Santa Cruz, Nicolás Fernández –un pingüino (Clarín, 13/2).

Por su lado, los “legisladores nacionales de la UCR anunciaron un proyecto para reformular la ley de Presupuesto. La dirigencia radical aceptaría el uso de reservas del Central como garantía (podría ser por medio de bonos, nunca “cash”) para el canje de la deuda con los holdouts” (Clarín, ídem). Ocurre que, como en el caso griego, el Presupuesto 2010 es un dibujo –su rediscusión pondrá al desnudo el ‘default’ del régimen K (que es la razón por la que quieren la plata del Central). Por estas razones, no se puede excluir la posibilidad del llamado a elecciones adelantadas, en especial si vuelve a plantearse el escenario de la fuga de capitales.

Lucha anticapitalista

Los trabajadores tenemos que tomar conciencia de las condiciones sociales, económicas y políticas que vamos a atravesar. La bancarrota capitalista ya ha afectado duramente a Argentina desde 2007 (salieron 40 mil millones de dólares, o sea un tercio de todo el ahorro nacional) y ha obligado a los K a operaciones de rescate de los capitalistas (incluida la estatización de las AFJP) y a subsidiar salarios de empresas de todo tipo. Este rescate explica el crecimiento de la inflación, que subleva a la población y la perspectiva de una nueva cesación de pagos. Es necesario que enfrentemos la bancarrota del capital y del régimen político con un programa de conjunto, para que la crisis la pague el capital y no la fuerza de trabajo. La defensa del salario y los puestos de trabajo, por medio de las ocupaciones de empresa. El desconocimiento de la deuda externa, la nacionalización sin pago de la banca y el comercio exterior para impedir la fuga de capitales y concentrar el ahorro nacional en una reindustrialización del país bajo dirección de la clase obrera. Necesitamos un reagrupamiento de fuerzas sobre estas bases.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina, Llancanelo: Un plato exquisito en la mesa de YPF

OBSERVATORIO PETROLERO SUR

La combinación justa de sumisión y falta de vocación por el cumplimiento de la ley en un solo bocado.

A mediados de enero la noticia ocupó la primera plana del diario Los Andes: “YPF relanza su plan para extraer petróleo en Llancanelo”. En la década pasada ONG Oikos Red Ambiental libró una dura batalla administrativa y judicial que frenó las apetencias de la subsidiaria argentina de Repsol con un fallo de la Corte Suprema mendocina. A cinco años de aquella sentencia vuelve la tensión al humedal, declarado área protegida provincial en 1980 y amparado por la Convención Ramsar.

Para profundizar sobre los riesgos de la actividad hidrocarburífera en la laguna nos comunicamos con Eduardo Sosa, de Oikos. En una extensa entrevista con el OPS, habló de las luchas libradas para la protección de Llancanelo, los antecedentes petroleros en el humedal y la relación de los gobernadores con las empresas. También se refirió a la flexibilización de los controles ambientales y a sus temores y expectativas de cara a la Audiencia Pública que se realizará el próximo 26 de febrero.
-¿Podrías contarnos un poco sobre las características de la laguna, de ese ecosistema, y por qué lo nombran reserva?

Llancanelo es una laguna ubicada a unos 500 km al sur de Mendoza. Es un humedal de importancia internacional, así lo reconoció la Convención Ramsar en el año ’95, y previamente fue declarada reserva provincial en el año ’80. Esto es por su increíble biodiversidad. Hay una avifauna muy interesante para la zona árida en que se encuentra este humedal, más de 130 especies de aves -algunas son migratorias y vienen tanto desde Tierra del Fuego como desde Alaska. Va formando como un corredor migratorio junto con Laguna Blanca –en el Neuquén-, con otras lagunas hacia el sur, y con otras hacia el norte, como la Laguna Mar Chiquita (Córdoba).

Esta área (protegida) se superpone con un área petrolera, que corresponde a la Cuenca Neuquina. Debajo de la laguna hay formaciones con petróleo que se vienen explotando desde los años ’30, fueron pasando desde la YPF estatal hasta empresas extranjeras como la californiana Unión Oil, que abandonó el yacimiento en los ’80. En los años ’90, mediante el Plan Houston, le otorgan el área de concesión a YPF, después YPF-Repsol, y ahí arranca todo el proceso.

Repsol-YPF presenta un proyecto (para la perforación) de un pozo exploratorio en el año ’99, que es aprobado de manera irregular por el gobierno de la provincia. Al año siguiente presentan su plan para el área, que incluye una primera etapa de explotación de 8 pozos y, en una etapa siguiente y final, (la perforación) de 80 pozos. La etapa de los 8 pozos también iba a servir para ubicar el yacimiento y ver la geometría de la formación.

Allí empieza el conflicto en la Justicia, el segundo (para definir los límites de la reserva provincial y preservarla de la explotación petrolera). Porque hubo un primer conflicto en los años ’80, que es un caso único en el país, (en el fallo) se reconoce el derecho al ambiente cuando todavía no estaba incluido en la Constitución Nacional (1). Nosotros tomamos varios antecedentes y en el año 2003, luego de una batalla mediática, administrativa y política fuimos a la Justicia, y en el 2005 la Corte Suprema de la provincia declaró la inconstitucionalidad de la aprobación gubernamental de esos 8 pozos.

Después de todo eso se abre un proceso de negociación, del que Oikos formó parte. Ese proceso después se vició, porque la Corte había propuesto la elaboración participada de los límites de la reserva y de su manejo, y el gobierno de Julio Cobos (2) lo boicoteó. Esto viene de la gestión anterior, del gobernador (Roberto) Iglesias, del cual Cobos era ministro de Ambiente.

-¿De qué manera boicotea la negociación?

La sentencia de la Corte manda a realizar un mapa que considere los límites biológicos. Hacer esto era un poco ambiguo, porque en definitiva los límites biológicos de todas las especies reunidas llegaban hasta Norteamérica. Entonces se llegó a un consenso de científicos en definir un área que respetaba –llamémosle- los límites ecológicos mínimos de supervivencia de las especies, algo que asegurara las zonas de conservación. Pero esto prácticamente dejaba adentro de la reserva el bloque de concesión de la empresa, sin posibilidades de explotarlo.

El gobierno intenta imponer un mapa que era, a todas luces, contrario a la sentencia de la Corte y a la opinión científica. Nosotros nos retiramos de esa mesa y ofrecemos un mapa alternativo que protege las zonas principales de la reserva, que contaba con el aval del municipio de Malargüe, de la propia empresa -que termina reconociendo y sacrificando un gran porcentaje de su área- y el sindicato petrolero. Esto deja solo al gobierno provincial y termina imponiéndose ese mapa, que en el año 2007 se transformó en el mapa oficial de la Reserva de Llancanelo.

-¿El mapa que diseñaron ustedes?

Sí, el mapa que diseñamos nosotros, con algunas pequeñas correcciones dadas por los científicos. En definitiva, de 40 mil has que tenía originalmente la reserva provincial pasa a 95 mil has.

-¿A nivel nacional hay antecedentes de fallos como este, que limita la actividad petrolera?

En principio no, creo que es el único antecedente desde esa perspectiva. Como fallo sienta una jurisprudencia importante, porque, en principio, la sentencia declara que tener la concesión de un área, tener un derecho adquirido, no implica el derecho a contaminar. Y un fallo similar no se había dado desde 1883, con los saladeros de Barracas.

Este fallo es utilizado hoy para muchos otros juicios, como por ejemplo, el que tienen los superficiarios de la Patagonia, que está en la Corte Suprema (de Justicia de la Nación) contra las empresas petroleras, entre las cuales Repsol está. Entonces, a nivel jurisprudencial, generó un antecedente bastante importante. Como el que hizo en el año ’86 (el amparo) de estos dos señores.

-¿Podrías hacer una breve reseña de ese caso judicial?

En el año ’86 dos personas, José Rinaldini y Víctor Hugo Morales, hicieron una acción de amparo contra una resolución del gobierno provincial que autorizaba la pesca en la laguna. El área tenía una veda, por la misma ley de áreas protegidas, que es levantada. Estos dos naturalistas van a la Justicia y reclaman, sobre todo, el derecho a la vida y a poder gozar de ese lugar, a poder disfrutarlo. El juez -en aquel momento, el doctor José Balducci- sin tener a la mano todo el aparato constitucional que hoy está vigente, le otorga el amparo a esas dos personas y constituye uno de los primeros casos de jurisprudencia en este sentido. Sin estar especificado el derecho al ambiente en la vieja Constitución el juez entendió que se estaban vulnerando esos derechos, y haciendo uso del derecho a la vida y la jerarquía de las leyes y demás, le da el amparo a este grupo y permite salvar al sector de la pesca indiscriminada.(3)

-Decías que la actividad petrolera en Llancanelo comenzó en los años ’30 ¿Cómo ha impactado?

Sí, la hubo, pero la producción fue pequeña. Ha habido aproximadamente 14 pozos exploratorios, algunos entraron en producción, pero por las características del petróleo de Llancanelo, sobre todo por su viscosidad… Es un crudo muy pesado, entonces hacía muy difícil, con tecnología de la época, poder recuperar una fracción rentable.

En los ’80 se hicieron inyecciones de vapor pero tampoco se logró un yacimiento rentable. Vino la nueva tecnología, los pozos horizontales, Repsol sacó sus cuentas, el precio del petróleo empezó a subir y empezó a ser negocio.

-Más allá de este ‘boicot’ que mencionas en la mesa de negociación, ¿cómo fue la relación de la provincia con Repsol YPF?

Si tuviera que resumirlo en una palabra, fue de ‘sumisión’, porque en aquellos años estaba la crisis. El 2001 agarra muy mal parado a todo el país, Mendoza había emitido los bonos Aconcagua unos años antes y en ese momento estaba pagando los intereses de esos bonos –que se pagan en dólares. Repsol le ofrece a la provincia pagar los bonos Aconcagua con tal que le entregaran el yacimiento de Llancanelo -que a la vista de los últimos resultados parece ser muy importante.

Eso fue lo que intentó hacer el gobierno de la provincia, que no pudo lograr. En aquel momento Repsol tenía un ascendente muy grande sobre el gobierno de Cobos.

-¿Y en la actualidad?

En la actualidad creo que más una sumisión, el gobierno provincial directamente tiene poca vocación por el cumplimiento de la ley, de hecho ha relajado el Procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental para la actividad petrolera. Salvo en este caso, que ya venía de antes, las empresas hoy tienen las cosas mucho más fáciles para explorar o explotar petróleo en la provincia. Los organismos de control prácticamente están desarticulados, la situación es muy mala.

-¿Este relajamiento de los controles ambientales tiene un correlato nuevas concesiones de áreas petroleras?

Absolutamente. En el gobierno anterior se habían iniciado los procesos de licitación de las áreas secundarias. Muchas áreas revertidas de la provincia (4) quedaron abandonadas de la época en que YPF dejó de ser la empresa estatal. Las empresas concesionarias se dedicaron a explotar las (áreas) más productivas, las que tenían menor riesgo. Con las tecnologías actuales muchas de esas áreas abandonadas pueden ser recuperables y (desde la provincia) se hizo un procedimiento de concesiones: la entrega de bloques para la recuperación secundaria. Varias empresas obtuvieron esos bloques, Repsol entre ellas. Cuando entra este gobierno acelera todo el proceso y las entrega.

-¿En este desarmar mecanismos de control ambiental se modificó la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental?

Se ha reglamentado, de hecho entendemos que la reglamentación es inconstitucional porque avanza desarma prohibiciones que están establecidas en la ley 5961, como por ejemplo, la autoridad “puede” llegar a pedir informes sectoriales o dictámenes técnicos, que antes eran obligatorios; “puede” exceptuar a las empresas de la Evaluación de Impacto Ambiental, cosa que la ley no lo contempla. Estamos en proceso de ver la inconstitucionalidad de esa resolución.

La ley marco ambiental de Mendoza está siento analizada por el gobierno, ha hecho todo un proceso y, a la luz de todas estas situaciones, tenemos muchas dudas y mucha preocupación respecto de lo que puede salir como resultado.

-Volviendo a Llancanelo, ¿cómo se llega a esta segunda avanzada de Repsol sobre la laguna?

Bueno, cuando se define el área protegida, en 2007, queda liberado el tema central, que era que fuera del área protegida, con todos los cuidados y las leyes vigentes, se puede explotar hidrocarburos. Entonces la empresa presenta un nuevo proyecto, arranca en el 2008 y 2009 sigue el procedimiento. Esto se llevó a cabo bajo total silencio de las autoridades, recientemente se hizo público porque el proyecto salió de los organismos públicos para las universidades y organismos de investigación, que son los que dictaminan.

-¿El proyecto trasciende a partir de la nota publicada en enero en el diario Los Andes?

Se venía hablando desde fines de 2009. Ya con los dictámenes del Instituto Nacional del Agua y el Instituto Argentino de Zonas Áridas (Iadiza), de alguna forma, la información se filtró y nos empezamos a enterar de que se estaba haciendo un proyecto.

En enero convocaron a una Audiencia Pública, que es el próximo 26 de febrero, y ahí recién tuvimos acceso al expediente. No hemos tenido todavía acceso a la totalidad del expediente, porque curiosamente la parte más importante del procedimiento administrativo no estaba cuando se fue a consultar, pero imagino que va a estar en los próximos días.

-En la nota aparecida en Los Andes planteas una serie de dudas en torno al proyecto porque faltaban estudios de base, no había información sobre el funcionamiento de los acuíferos. ¿En el tiempo transcurrido pudiste despejar esas dudas?

No, al contrario, ya son certezas. Observando los informes del Instituto Nacional del Agua y del Iadiza, sobre todo, se nota que falta mucho trabajo para hacer, para completar. De hecho, la falta de estudios sobre la hidrogeología del lugar, que es fundamental. Sobre todo porque es un humedal, no se sabe qué hay abajo además del petróleo, y esto requiere de una cierta certidumbre para poder explotar sin riesgos. Eso es algo que se viene arrastrando de 10 años, cuando surgió el conflicto que llegó a la Corte Suprema.

El tema hidrogeológico ya era una carencia, así que la preocupación es que en 10 años no hemos avanzado en este tema. Igualmente hay herramientas para utilizar, está la Audiencia Pública.

-¿Qué expectativas tienen respecto en la Audiencia Publica?

Las expectativas son diversas. Considero que la Audiencia Pública, a pesar de su falta de credibilidad, es una herramienta muy poderosa, porque tiene efecto jurídico importante. Si uno sabe manejarse dentro de ese ámbito de participación puede obtener muchas cosas importantes, puede presionar a las autoridades y obligarlas a que tomen ciertas y determinadas medidas para asegurar la preservación del ambiente y la regularidad del trámite administrativo. Pero cuando uno va a la Audiencia Pública, y está pasando mucho últimamente, hay una cantidad de personas que van -que no son ni afectados directos ni interesados, en el sentido de lo público- y arman lío, dejan hablar poco y la autoridad hace poco para llamar al orden.

En este sentido del relajo, del incumplimiento de la ley, también la instrucción de las audiencias públicas ha ido perdiendo más credibilidad. Porque las audiencias públicas son una instancia de participación muy importante y en Mendoza se han logrado cosas importantísimas, pero en sí mismo el proceso se ha viciado.

-A nivel de la población, ¿este tema se está discutiendo?, ¿cómo fue tomada la noticia?

Creo que respecto a este tema hay una mayor conciencia ambiental en Mendoza que hace 10 años. En aquel momento pocos conocían el tema y después, con todo lo que pasó, se hizo como un caso emblemático.

No han sido muy positivas la reacciones, en términos generales. De todas maneras la actividad petrolera tiene una historia muy larga en la provincia y tiene una mayor licencia social que otras actividades como la minera, que prácticamente no la tiene.

-Cuando decís que no fueron muy positivas, ¿a qué te referís específicamente?

Hay una idea general de que este gobierno está haciendo las cosas mal, que con sus decisiones está privilegiando a pequeños sectores en desmedro de amplias mayorías. Hay toda una idea, que está dando vueltas en la población, que lleva a desconfiar de todo este proceso.

El gobierno tiene un descrédito enorme, la ciudadanía ha perdido la confianza en el sistema político. Debo recalcar que Mendoza siempre tuvo una institucionalidad pública, que no puedo decir que ha sido modelo, pero siempre ha tenido una mayor calidad que en el resto del país. Mendoza nació, creció y se desarrolló gracias a una institucionalidad pública que respetó el imperio de la ley, la independencia de los poderes, y hoy eso no está a la vista. Fundamentalmente con las dos últimas administraciones, la radical y la peronista.

Llancanelo tiene dos leading case, dos casos paradigmáticos, dentro del derecho ambiental nacional. Pareciera ser que no se ha aprendido mucho de todo este proceso. En algunos sectores pareciera que esto no ha calado y espero que este procedimiento se encarrile, que comience a ser regulado con mayor control. Creo que estos pasos finales que quedan hacia la aprobación o hacia la probable aprobación del proyecto son decisivos para saber si hemos aprendido de estos 10 años de lucha. De la parte nuestra vamos a seguir manteniéndonos en la misma postura, vamos a controlar que el procedimiento sea regular, que no se vulnere ningún derecho y, si llegara a ser el caso, apelaremos a todas la herramientas que hemos venido utilizando y que nos han ido dando éxito: las administrativas y las judiciales. Pero nos gustaría creer que no va a ser necesario y que se puede llegar a un procedimiento que respete la ley y que preserve el ambiente.

Referencias:
1) El artículo 41 de la Constitución Nacional, que garantiza el derecho a un medioambiente sano fue incorporado en la reforma de 1994.
2) Julio Cobos es actualmente vicepresidente de la Nación.
3) Morales, Víctor H y otro c/ Provincia de Mendoza, s/ nulidad del decreto 986/85 de la Provincia de Mendoza. http://www.dsostenible.com.ar/leyes/jurisp-sobre-impacto.html
4) Se refiere a los bloques que estaban en poder de la Nación y pasaron a las administraciones provinciales a partir de la “federalización” de los hidrocarburos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Tras la huella del trabajo esclavo en las granjas avícolas

Marcelo Maggio (BIODIVERSIDADLA)

Niños de 4 ó 5 años trabajando como recolectores de huevos de gallina, familias enteras cercadas por una alambrada eléctrica, jornadas laborales de sol a sol sin franco ni reconocimiento legal. A estos graves hechos, por los que es denunciada la empresa Nuestra Huella, se suma una serie de complicidades dentro de los entes estatales de control y del sindicato de los trabajadores rurales (UATRE).

“Fuimos el día del niño disfrazados de Boy Scouts para comprobar si era como nos contaban. La realidad superaba lo relatado: todo un sistema de producción diseñado para que lo hagan chicos, desde juntar huevos y revolver el guano hasta manipular agrotóxicos”, recuerda Juan Grabois. Esa visita fue registrada con una cámara oculta y las imágenes son una prueba contundente. Desde aquel día de agosto de 2008, las familias trabajadoras vienen tratando de reclamar condiciones justas de empleo a la empresa Nuestra Huella en sus diferentes granjas y con la ayuda de la Fundación Alameda y del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), donde participa Juan Grabois.

Según cuenta Grabois, los Luaces, propietarios de Nuestra Huella, son “una familia muy poderosa en Pilar. Por ejemplo un ex intendente es abogado de la empresa. Tienen fuerte vinculación con el establishment político y judicial de la zona”. Carlos Luaces es también conocido por haber sido piloto de Turismo Carretera. Como corolario de su ideario poseen un colegio religioso que se llama Nuestra Señora del Pilar.

A mediados de 2009 un grupo de trabajadores se organizó para reclamar condiciones dignas de empleo (blanqueo y derechos básicos como el descanso semanal) y para pedir que cese la utilización de mano de obra infantil. Agustín Navarro, pese a ser elegido delegado, encabezó la lista de los despidos sin causa realizados por Nuestra Huella a partir de ese reclamo. Le siguieron seis despidos “aleccionadores” más. Pese a que en los juzgados laborales se ha ordenado la reincorporación y a que Nuestra Huella acumula 14 causas judiciales y multas por trabajo infantil, la empresa insiste en continuar con su modus operandi.

Para que todo no quede empantanado en los cajones de los juzgados, el pasado lunes 8 un grupo de trabajadores de las granjas junto a La Alameda y el MTE realizaron una acción de bloqueo al Molino de Nuestra Huella. En ese predio la empresa tiene tres silos donde almacena la materia prima que abastece a las decenas de galpones. “Es uno de los puntos neurálgicos, de ahí sacan el alimento para las gallinas, entonces era un punto simbólico, porque los siete trabajadores despedidos son de distintas granjas”, explica Grabois. Tras nueve horas de bloqueo y con una larga fila de camiones esperando, se hizo presente en el molino Marcelo Martino, del ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires. Tanto él como Jorge Matos, inspector de la misma cartera, se negaban a tomar registro de las denuncias por trabajo infantil que allí mismo le hacían los menores presentes junto a sus familias. Luego de una discusión febril, accedieron tomar algunas notas (1).

Métodos decimonónicos

Juan Grabois fue testigo del funcionamiento de una de las granjas de Nuestra Huella, llamada La Escondida, en la localidad de Pilar, donde asegura que “tenían cercas electrificadas y el trabajo infantil era masivo”. “Algo que pone en evidencia que esto no era algo episódico, y yo lo planteo en mi declaración judicial, es que las canaletas de los huevos estaban a la altura de un chico de 5 años y el nivel de precisión con el que los pibes los juntaban y ponían en los palets era tal que quedaba excluida la posibilidad de que lo habían hecho dos o tres veces solamente, eran chicos ya capacitados en la tarea”. Grabois habla del trabajo de niños con edades que iban de los cuatro a los doce años aproximadamente y que trabajaban junto a su familia dentro de un galpón lleno de polvo, excrementos y agrotóxicos. ¿Cómo hacía Nuestra Huella para ocultar este sistema? “En cada granja puede haber entre 4 y 5 galpones y contratan una familia para cada galpón. Sólo le pagan y reconocen al jefe de hogar y tienen trabajando a toda la familia”, detalla.

Todo un sistema que resulta en la implementación de un “trabajo infantil masivo, con migrantes en situación irregular que fueron traídos con engaños y destinados al medio del campo, sin comunicación con el resto de la sociedad, muy vulnerables a las maniobras de las empresas”, afirma Grabois. Como consecuencia de esta explotación económica, el conflicto ha tomado dos vías judiciales vinculadas. En primer lugar queda en exposición toda una serie de denuncias por violación de derechos humanos. Se trata de delitos penales gravísimos como la explotación infantil, trata de personas y reducción a la servidumbre. En segundo lugar está lo estrictamente gremial, que implica tanto los reclamos por despidos y blanqueo como el no reconocimiento por parte de la empresa de los derechos sindicales fundamentales.

Como el caso tomó estado público y los abogados de los trabajadores intimaron repetidas veces a Nuestra Huella, la empresa se ocupó de blanquear al jefe de hogar a cargo del galpón. Pero, explica Grabois, “en cada galpón hay miles de gallinas y cada gallina pone un huevo por día y tiene sus necesidades alimentarias e higiénicas, por lo que es un trabajo para 4, 5 o incluso más personas. Entonces contrataban familias numerosas, le pagaban el sueldo al jefe de hogar y tenían trabajando en forma gratuita a la mujer y a sus hijos, sin importar la edad, de los 4 años para arriba todo les sirve. Esta situación calamitosa se da en una de las principales empresas avícolas del país”. Gustavo Vera, de la Fundación Alameda, espera que pronto se inicie el juicio a los dueños de Nuestra Huella por las causas de reducción a la servidumbre y trata de personas. Esta fundación viene trabajando en Argentina fuertemente en la denuncia de estos delitos cometidos por los propietarios de talleres textiles clandestinos (tráfico y esclavización de personas, de origen boliviano principalmente) y por proxenetas que regentean prostíbulos y generan una red de trata y desaparición de jóvenes mujeres. Los delitos de trata y reducción a la servidumbre ahora se hacen evidentes también en el trabajo rural (2).

Un negocio redondo, casi como un huevo

Nuestra Huella le vende casi el 80% de su producción a la empresa austríaca Ovoprot. Esta compañía procesa en plantas que posee en Argentina la materia prima que le compra a los Luaces y exporta gran parte de los productos que derivan del huevo. Polvo de la cáscara de huevo, yema en polvo y albúmina (clara) en polvo, son los principales derivados que obtienen a partir de un proceso de deshidratación similar al de la leche en polvo.

“Ellos compran a precios muy baratos acá, basados en el trabajo esclavo”, denuncia Grabois, y luego venden el producto principalmente a Europa a un precio de mercado internacional. Según un informe del diario La Nación, Ovoprot “exporta el 80% de su producción, y sus ventas representan más del 70% de lo que la Argentina exporta de huevo en polvo a multinacionales alimenticias como Kraft, Unilever, Danone y Nestlé” (3). En la página web de Ovoprot se afirma: “¿Puede el huevo hacerse perfecto?

Uno puede. Nosotros podemos. Nosotros lo hacemos. 100% huevos puros y frescos se producen diariamente con los standards tecnológicos mas altos” (4).

Las condiciones económicas generales en las que se desarrolla este tipo de trabajo esclavizante son especiales. Según Grabois, “la industria avícola está en expansión, los huevos tienen propiedades nutritivas muy buscadas por los europeos, por eso se exporta en cantidad. Estamos ante empresarios que realizan su acumulación sobre la base de la explotación de los trabajadores para poder capitalizarse, pero que aún así fracasan y terminan vendiendo sus empresas al capital multinacional. Nos vamos a encontrar con que, seguramente en poco tiempo, los siete años de explotación asquerosa que sufrieron los compañeros culmina con una empresa con un alto nivel de producción y un mercado asegurado bajo el mando de un titular de una multinacional. Esta supuesta burguesía nacional que termina entregada al capital transnacional es un ejemplo muy claro y paradigmático”.

UATRE, la fuerza del campo está en el trabajo (esclavo)

Las relaciones entre los trabajadores de granja y el gremio que los debería proteger van de mal en peor. En 2008, cuando aparecieron las primeras denuncias por trabajo infantil, fue gente de la propia UATRE (José Luis Cáceres) la que gestionó una coima para silenciar al trabajador denunciante (Oscar Taboada) y proteger de ese modo a Nuestra Huella. La Fundación Alameda registró todo en grabaciones (5).

Pasado un año, y sin que se registre apoyo sindical alguno, en agosto de 2009 trabajadores de distintas granjas de Nuestra Huella se reunieron en La Mimosa II (una de las granjas) para conformar el gremio Unión de Trabajadores de Granjas Avícolas (UTGA) con trámite de inscripción gremial iniciado. Agustín Navarro, principal activador de aquel nucleamiento sindical, recibe a los cinco días de realizada la reunión una carta en la que se le comunica que “Nuestra Huella Sociedad Anónima prescinde de sus servicios”.

El pasado 10 de febrero se realizó una audiencia en la delegación que tiene el Ministerio de Trabajo bonaerense en Pilar. Y UATRE siguió dando la nota, no sólo por afirmar impunemente allí que “son falsas las denuncias y los dichos públicos sobre trabajo infantil”, sino también por concurrir con una patota de 130 supuestos afiliados a UATRE que amenazaron a los despedidos y a la gente que los apoya. Grabois explica que “nosotros somos respetuosos de la personería gremial de la UATRE pero no podemos convalidar la connivencia que tienen con la empresa. El contacto más estrecho que tuvimos con la UATRE fue en la audiencia del miércoles (10 de febrero) cuando mandaron esa patota y decían que nos iban a pasar a cuchillo a mí y a Gustavo Vera y amedrentaban a los trabajadores que habían realizado la denuncia”.

Todos los caminos parecen cerrados para este sector de trabajadores, vulnerables a todo tipo de arbitrariedad. La participación dentro de UATRE y la protección por parte de este gremio aparece como imposible con la dirigencia actual. La creación de un gremio propio es resistida claramente por la empresa. Los funcionarios del Estado y el poder judicial son dubitativos o directamente están en contra de la libertad gremial. Por el momento la acción en las calles, la difusión de sus reclamos y la solidaridad popular aparecen como el único bastión que mantiene vivos los derechos de estos trabajadores de granjas avícolas.

Notas:
1) Ver el video que ha publicado la Fundación Alameda sobre este bloqueo: aquí
2) El abogado de la causa, Pablo Sernani, explica: “Una jueza ya dictó una reincorporación a uno de los puestos de trabajo por un amparo. En la causa penal el fiscal llamó a indagatoria por trata de personas. La reducción a la servidumbre está próxima a ser elevada a juicio. Hay más causas, pero estas son las tres principales. La reincorporación está siendo tratada en el Laboral 17, la trata de personas en el Federal 2 de Zárate-Campana y la reducción a la servidumbre en el de Garantías 2 de Campana”.
3) “La industrialización de la granja”, en diario La Nación, 2/10/2007.
4) http://www.ovoprot.com/es/home.htm
5) Sobre el final del mismo video citado antes (aquí).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

El crimen educativo

Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

Es imprescindible y urgente discutir y problematizar sobre políticas educativas en este Bicentenario.

Paulo Freire acierta: “No se trata de enseñar sino de aprender con reciprocidad (1)”.

Sonará anacrónico pero mientras eduque el Estado todo recaerá en ficciones para controlar que pensamos y sentimos.

En el 47 º Curso de Rectores del Consejo Superior de Educación Católica (Consudec) la diatriba confesional fue contundente: de los 5.200.000 jóvenes de 13 a 19 años que viven en la Argentina; 900.000 no estudian ni trabajan. “Nos hallamos ante una profunda emergencia educativa, que en caso de no revertirse con inteligencia y celeridad gravitará negativamente en el porvenir de las jóvenes generaciones” se atrevió a exclamar Monseñor Aguer, presidente de la Comisión de Educación Católica del Episcopado argentino (2).

Es más, desde el Ministerio de Desarrollo Social de la provincia de Buenos Aires se creó el proyecto “Envión” para asistir a 500.000 chicos que no trabajan ni estudian (3).

Conviene citar a Bernardo Klisberg: “La tasa de desempleo juvenil promedio dobla la de desempleo general, uno de cada cinco jóvenes está desempleado en América Latina. (…) Solo uno de cada dos chicos termina la escuela secundaria y uno de cada 100 termina la universidad en América Latina (4)”.

Un estudio del Instituto Superior de Ciencias de la Salud indica que el consumo de drogas ilegales entre los estudiantes secundarios de Capital Federal y el Gran Buenos Aires aumento un 62 %. Del 8,98 % de adolescentes que reconocían el uso de narcóticos ilegales en 1999 se elevó al 14, 60 % en el 2009 (5).

Me parece que es claro el contexto que rodea a los jóvenes argentinos del Bicentenario. Empobrecidos –la mayoría- desde que nacen no les queda otra que pugnar por encontrarle sentido a sus vidas.

Silvana Melo es terminante: “La escuela se transforma en un espacio vacío de contenido donde las clases carecen de todo interés, los edificios expulsan por deterioro, la convivencia es sólo un enunciado y los docentes desaparecen con demasiada frecuencia. Entonces, los alumnos se van: sienten que no tienen nada que hacer allí. La escuela ensaya un estruendoso fracaso. Y los deja en la banquina de la vida. La escuela se desertiza (6)”.

Por más que el gobierno nacional anuncie la construcción de 200 escuelas, la refacción de otras 1000 y la edificación de 16.000 aulas para la educación secundaria obligatoria (7)… no habrá transformación verdadera si la Argentina sobrevive bajo las órdenes de la plutocracia.

Yo lo sentenció Simón Rodríguez en el siglo XIX: ante un pedido de las colonias españolas “Carlos IV no disimuló su pensamiento: “Su majestad –escribió- no considera conveniente que se haga general la instrucción (8)”. Compréndase que otrora el analfabetismo era servil a la Corona.

En definitiva: la decisión clave es político económica y no pedagógica. La actual obligatoriedad del nivel secundario huele a neocontrol social para bien de ingentes intereses.

Carlos Marx es aleccionador:

“Al capital le horroriza la falta de beneficio.

Cuando presiente un beneficio razonable, se envalentona.

Al 20 % se entusiasma.

Al 50 % es temerario.

Al 100 % arrasa todas las leyes humanas, y al

300 % no se detiene ante ningún crimen (9)”.

Pensemos –entonces- cómo actúan los criminales…

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) informó que de los 104 millones de jóvenes que viven en América Latina y el Caribe, 7 millones están desocupados (10)*. Según Antonio Prado, Secretario Ejecutivo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), “mientras más bajo sea el nivel educativo de los jóvenes, menor será su acceso a los empleos de calidad y alta productividad, particularmente entre las mujeres (11)”. Y desde el II Foro América Latina y el Caribe-Unión Europea (ALC-UC) “sugirieron priorizar la capacitación laboral de los jóvenes, y que los Estados deben ampliar la matrícula, la cobertura preescolar y los esquemas de transferencias condicionadas (11)”.

Romina De Luca en su análisis del Congreso Pedagógico de 1984 como “cobertura ideológica de la reforma educativa menemista” quizás también describa las intenciones de la Ley de Educación Nacional Nº 26.206: “El aumento de la obligatoriedad escolar difícilmente responda a un aumento de la complejidad del mundo contemporáneo, acentuada en la última veintena de años. Tampoco se trata de que el tiempo de “aprendizaje”actual para desempeñarse en el mundo del trabajo (debido a las nuevas tecnologías) sea más largo. Los contenidos educativos de la reforma, que ya están presentes en el Congreso cuando habla de “preparar para la vida”, privilegian los aspectos actitudinales por sobre los cognitivos. Algo coherente con las tendencias propias del capitalismo a la descualificación del trabajo y a la creación de una vasta población sobrante. Que se porte bien, aunque no aprenda nada. Muy concientemente, los “congresistas” expresan la necesidad de retardar lo más posible el ingreso al “mercado” de una fuerza de trabajo sobrante a escalas gigantescas (12)”.

En síntesis: empobrecidos, vaciados, escolarizados, desempleados, narcotizados u explotados los jóvenes argentinos padecen los designios e intereses de la plutocracia dominante. Un crimen perfecto con arengas “progresistas”.

Y sobre ello hay que pensar cuando nos referimos a políticas educativas. ¿Acaso Stella Maldonado (Ctera), Sonia Alesso (Amsafe provincial) u Alberto Maurino (Amsafe Gral. López) se sienten inmunes a la opresión capitalista?

Que el Consudec en Salta organice un congreso de rectores me parece correcto… pero que se dignen a dar consejos presentándose como impolutos: me causa desagrado.

¿Acaso el Capitán Martín Rodríguez, Lic. En Ciencias Políticas, conspicuo represor y torturador en Campo de Mayo, no dirigió la carrera de Relaciones Internacionales de la Universidad Católica Argentina (UCA) de Salta y fue profesor hasta horas antes de ser detenido el 12 de febrero de 2010 (13)?

Carlos Pérez Companc (fundador del grupo económico Pérez Companc) fue Presidente del Consejo de Administración de la UCA desde su creación hasta su muerte en 1978 (14).

Y hay mucho más…

Pero para otra oportunidad.

Ahora me quedo reflexionando en la definición de Francisco Isaura Arancibia: “No hay maestro cierto y auténtico si no trabaja por la liberación de los pueblos (14)”.

Mientras el Estado y/o el mercado nos eduquen… la democracia es una quimera.

A no resignarse que la plutocracia no es invencible.

Notas:
1) Pedagogía del Oprimido. Paulo Freire. Siglo XXI. 49 Edición. 1997.
2) Alerta de la iglesia por la educación. La crisis del secundario. Carlos Pastrana. La Nación. 11/02/10
3) Un programa busca insertar a 500 mil chicos que no trabajan ni van a la escuela. Rosario3.com. 29/01/10
4) Mano dura vs. inclusión social. Natalia Aruguete. Página 12. 17/09/08
5) En una década subió el 62 % el consumo de drogas en estudiantes secundarios. Rosario3.com. 28/01/10
6) El desierto escolar (y los desertores). Silvana Melo. APE. (Argenpress) 05/02/10.
7) La escuela secundaria se renueva. Página 12. Informe: Federico Poore. 15/02/10
8) El maestro de Bolívar. Simón Rodríguez, el utopista. Pedro Orgambide. Editorial Sudamericana. Mayo 2002.
9) Citado en Víctimas del libre comercio. Pedro Pablo Ramos. Argenpress. 05/02/10
10) Hay 7 millones de jóvenes desempleados en América Latina y el Caribe. Pulsar. 11/02/10 * Obsérvese también discrepancias con los datos brindados por Klisberg.
11) CEPAL destaca importancia de elevación del nivel educativo. Adital. 11/02/10
12) La cobertura ideológica de la reforma educativa menemista: el Congreso Pedagógico de 1984. Razón y Revolución, Nº13. Invierno 2004. Reedición electrónica
13) De torturador a profesor. Página 12. Diego Martínez. 13/02/10
14) La oruga sobre el pizarrón. Francisco Isaura Arancibia, Maestro. Eduardo Rosenzvaig. Ediciones del Pensamiento Nacional. 1993

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...

Argentina: Acabar con los tiempos de vacas gordas y obreros en la miseria

Carlos Saglul (ACTA)

El Frigorífico Rioplatense es uno de los mayores del continente. Su dueño, Rodolfo Constantini, sabe tener amigos en cargos públicos que le permitieron recibir millones de pesos en subsidios. Historia de vacas gordas y obreros flacos. Subsidios estatales millonarios, sueldos magros y despidos. Algo empezó a cambiar en la gigantesca planta de General Pacheco; fue antes de los 80 despidos que desataron el último conflicto.

Precisamente esas censantías de los últimos días, que los delegados que dialogaron con ACTA están seguros “no pasarán”, constituyen la violenta reacción de la patronal a un nuevo activismo gremial que inexorablemente comenzó a construir una nueva historia en el gremio de la carne.

El Frigorífico Rioplatense, uno de los más grandes del continente, está ubicado en General Pacheco. Trabajan en sus instalaciones alrededor de un millar de obreros. Cobró notoriedad cuando se supo que el Estado lo había compensado con más de siete millones de pesos con fondos destinados a los establecimientos dedicados al engorde de ganado (feed lots).

Pequeño detalle: el Rioplatense, uno de los mayores exportadores de carnes del país, no se dedica al engorde ni tiene instalaciones para ello. Los únicos que engordan con los fondos públicos son sus propietarios. Carlos Zerrizuela y Cristian Padilla, delegados del personal del Frigorífico recuerdan que “la empresa es auxiliada por el Ministerio de Trabajo que paga 600 pesos de cada salario”, amparados en la crisis por la que supuestamente pasan.

No obstante, despiden gente. Los dirigentes están convencidos que las 78 cesantías que originaron el conflicto ante el cual, casi automáticamente, el Ministerio de Trabajo de la Nación dictó la Conciliación Obligatoria, están relacionados con la creciente organización obrera.

A continuación parte del diálogo mantenido por ACTA con los delegados de los trabajadores de la carne del Frigorífico Rioplantese:

¿Cómo reaccionaron ustedes ante los despidos en la planta?

Lo primero fue parar y salir a cortar la ruta 9 frente a la planta para denunciar lo que estaba pasando. La medida de Ministerio de Trabajo nos da tiempo para planificar como seguimos si la patronal persiste en las cesantías. Vamos a dar la pelea y estamos seguros de que estos despidos no pasarán.

¿Cuáles son las características de la organización de los trabajadores del Rioplatense?

Fuimos elegidos junto a otros compañeros como delegados del Sindicato de la Carne. En el andar, especialmente ante distintos conflictos que se fueron dando, se empezaron a notar algunas diferencias. Nosotros nos manejamos con asambleas, hacemos lo que deciden los compañeros. No creemos que los dirigentes, por más arriba que estén, puedan suplir las decisiones de sus bases. Eso ha pasado, y por eso muchos dirigentes están desacreditados.

¿La empresa tomó nota de estos cambios?

También la patronal notó que nos comportábamos distinto. No nos reconocen tareas gremiales. Nos boicotean con el pago del sueldo. Por los descuentos que nos hacen, hay meses que terminábamos debiéndole a la empresa. Habíamos llegado a un acuerdo en este tema gracias a la presión de las bases, pero ahora volvieron a no pagarnos, desde que empezó este conflicto.

¿Cómo se mide el cambio de conciencia en los compañeros?

En las últimas luchas que, por ejemplo, dieron como resultado un aumento de 400 pesos. El grado de movilización fue histórico. Por más que quisieran los dirigentes de arriba no tenían margen para negociar. Lo que pasa es que la empresa venía interpretando como quiere el convenio y las leyes laborales. Ellos, ante la caída de la producción, están obligados a pagarte el setenta por ciento del salario. El problema es que como siempre “están en crisis”, tu salario real pasa a ser ese. Nadie puede vivir con 300 pesos. Pensamos que después de esta batalla que ganamos el año pasado, se quedaron con la sangre en el ojo, y por eso estos despidos.

¿De qué manera sigue la pelea?

Desde la patronal nos cuestionaban porque nos solidarizábamos con los compañeros de Terrabusi que estaban en conflicto. Si sos solidario, ellos te ven como un agitador profesional. Nosotros creemos que la solidaridad entre los trabajadores y la organización es el único camino. Por eso le pedimos a los delegados de los otros frigoríficos que vengan a rodear el conflicto. Así como nosotros fuimos a Terrabusi, nos han venido a acompañar gente de sindicatos de la CTA, de los frigorificos Runfo, Ecocarsa, Paty, Surmar. Tenemos en claro que sólo la unidad de los trabajadores nos permitirá terminar con estos tiempos de vacas gordas y obreros en la miseria.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ver texto completo...